Friday, 30 January 2009

Un plato de puré de San Germán para el Apóstol por cortesía de Medvédev

Rusia dona un lote de 25 mil toneladas de guisantes secos...

Por Jorge A. Pomar, Colonia

Base del "potaje de chícharos"
en la cocina tradicional cubana, los guisantes secos adquieren carta de nobleza en los manuales del giro y los menús de restaurantes finos, donde se les rebautiza con el pomposo y a menudo engañoso nombre de "puré de San Germán". Previamente torrefactados o "achicharrados" en los tostaderos, estiran desde hace décadas la cuota de café molido destinada a los comunes mortales.

Pues bien, en ocasión de la visita oficial del septuagenario presidente cubano a su joven homólogo ruso Medvédev, Moscú acaba de anunciar un donativo de nada menos que 25 toneladas de granos. (Si aún no se ha enterado, pinche para leer la noticia en Yahoo.) No serán frijoles negros, colorados o blancos, ni garbanzos o lentejas, sino aquellos amarillentos chícharos antaño aborrecidos en las mesas insulares y hogaño, dadas las penosas circunstancias posciclónicas, agradecidos con un ojo sonriente y el otro lagrimeante.

Como recordará el lector criollo, algunos guasones ocurrentes concibieron a principios del Período Especial, cuando el brusco recorte de los subsidios soviéticos precipitó a la Isla en la actual crisis económica, la idea de profanar el busto de yeso del Apóstol en parques y escuelas sirviéndole sobre el pedestal un humeante plato de sopa de chicharos rusos a capella, acompañado de un irreverente grafiti que rezaba algo así como: "Despierta, cabrón. No sueñes más. Ahí tienes la ración que te toca en la patria que soñaste".

Desde luego, aquel inaudito relajo, aquella bufonesca falta de respeto con el gran prócer de los próceres, con el segundo "Padre de la Patria" (al primero, Carlos Manuel de Céspedes, que le dio candela a Bayamo por gusto en 1868, lo depusieron los mambises; al tercero no ha nacido quien lo deponga y va camino de fallecer de muerte natural, mandando hasta el postrer aliento desde su lecho palatino) caído en combate por pura desorientación, venía a ser una clara alusión al ubicuo abuso oficial con el legado martiano.

Con todo, en última instancia hay que admitir que, al menos en su avatar más truculento de la fatídica carta testamento a su amigo testamento. Hablo del José Martí (1853-1995) belicoso hasta el suicidio, de la "guerra necesaria" y, en particular, el del silencio conspirológico que confesara en carta a su amigo Manuel Mercado:

"Ya estoy en peligro de dar mi vida por mi país y mi deber puesto que lo entiendo y tengo ánimo con que realizarlo...de impedir a tiempo con la inde­pendencia de Cuba que se extienda por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestra tierra de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso... En silencio ha tenido, que ser porque hay que cosas que para poder realizarse han de andar ocultas".



No cabe la menor duda de que aquel Martí trágico y macabro, intransigente, líricamente fundamentalista, aspiraba a contemplar hasta las calendas griegas, desde su tumba con "un ramo de flores y una bandera" (¿qué concepto metafísico de la muerte tendría el bardo de "Yugo y estrella"?) en el mausoleo de la necrópolis santiaguera de Santa Ifigenia a los cubanos consagrados en cuerpo y alma a la misma sacra misión eterna que el jefe del asalto al cuartel Moncada, perpetrado con alevosía y nocturnidad la saturnal madrugada del 26 de julio de 1953 por un comando de jóvenes desaprensivos a las órdenes Fidel Castro.

En ese sentido, escriban lo que escriban hoy académicos e historiadores, duélale a quien le duela entre los millares de obreros de la cultura y la docencia que viven de esa vasta, siempre floreciente industria hagiográfica, Martí fue, en efecto, el legítimo "autor intelectual del asalto al cuartel Moncada" (Fidel). Yerran nuestros Herodotos, habida cuenta de que, sustentada en ese o cualquier otro hecho histórico, se trata de una tozuda realidad subjetiva de factura intelectual en la mente de millones de cubanos a ambas orillas del estrecho de la Florida. Sus repercusiones no sólo son tangibles en la actualidad, sino que se proyectan hacia el futuro.

Y lo que es peor, además de perpetua manzana de la discordia historiográfica entre el criollaje culto e inculto, político o apolítico, a justo título don José Julián Martí y Pérez, de padres españoles leales a la Corona y delirante mentor habanero (Rafael María de Mendive), es corresponsable del medio siglo de hambre, miseria, guerra y desolación subcontinental instaurado por la megalomanía de ese otro pichón de español monárquico que es el Magno Paciente, cuyo fervor patriótico es igual de consustancial a su bastardo estatus de cubano de primera generación.

Sé que pocos estarán de acuerdo con esta valoración histórica, arguyendo que hubo otros avatares martianos. Pero Fidel, tan desprovisto de sentido del humor y escaso de sentido común como José Julián, tenía derecho a escoger justo el más conveniente a su insaciable voluntad de poder. Pues, a todas luces, el Martí Intransigente tampoco era sólo el "santo de América" que nos han venido inculcando rutinariamente en la escuela a más tardar desde el tercer decenio de la era republicana. Por entonces, la generación del 33
, bajo la batuta ñángara de Mella y Villena, acopla por primera vez el culto a la polivalente personalidad martiana al dogma marxista, allanando el camino hacia la exégesis castrista en el Año del Centenario Martiano.

En todo caso, nadie que no esté dispuesto a darle guerra armada a la tiranía castrista con la misma intransigencia que los revolucionarios antimachadistas del 33 o sus émulos antibatistianos del 53, tiene derecho a tomar como referente histórico al Martí violento de la "guerra necesaria". De ahí que, menos que nadie, los "dialogueros" no puedan ni deban remitirse con justicia a él ni al mambisado de la tea incendiaria y la táctica de tierra arrasada del 95-98. El único modo creíble de ser martiano es ser consecuentemente liberal, conservador o socialdemócrata ortodoxo, que es la idiosincrasia más afín al pensamiento de Martí.

Además, Martí estaba imbuido de ínfulas mosaicas de fundador de religiones nacionales. Sólo que, como claramente nos revela el Diario de campaña, su
romántica estrategia de poder pereció de muerte súbita al primer choque frontal con las crudas realidades humanas y sociales de la "manigua redentora", donde prevalecían la raza, la región y el caudillaje. Por lo demás, siendo siempre la historia con minúscula materia --o sea, el imposible recuento del infinito caos fractal de sucesos, criterios y emociones inherente al polifacético flujo existencial--, el Comandante en Jefe está en su derecho de interpretarla como mejor cuadre a sus espurios intereses.

De manera que Martí, como dice la canción, "no debió de morir, ay de morir...". De hecho,
al menos en los ensayos de algunos historiadores que no acaban de entender que una nación no se funda a partir de epopeyas pretéritas sino del firme propósito actual de compartir un presente común proyectado al futuro, Martí "vive", "no ha muerto", es "obra que es vida", "vida que es obra", etcétera, etcétera.

No en vano el yacente "compañero Fidel" acaba de subirle la parada a Obama, reclamándole como condición-sin-la-cual no para negociar en su penúltima Reflexión, titulada Descifrando el pensamiento del nuevo presidente de Estados Unidos la devolución de la Base Naval de Guantánamo (único territorio libre restante en la Isla).

Al mismo tiempo, se confabula explícitamente con Rusia y China en contra del martiano "Norte revuelto y brutal que n os desprecia". The show must go on hasta después de las Magnas Exequias. Ahora ya no la "
hermana" Unión Soviética, la Rusia neoliberal del capitalismo salvaje es la que pugna por caer, "con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América", jugando de nuevo a la vieja guerra fría con Uncle Obama a expensas de nuestra desgraciada Isla.

El consumado poeta de los Versos sencillos y otros textos literarios es inolvidable, inmortal si se quiere. Valga la aclaración; sólo para consumo de los más exaltados, claro está. En cuanto al patriota, el estadista sin Estado que le reprochara al dominicano Máximo Gómez entre un par de tiendas de campaña aquella perogrullada fuera de contexto de que "¡Un pueblo no se funda, General, como se manda un campamento!", pasaría a ocupar el lugar que le corresponde en el nutrido panteón mambí, compartiendo protagonismo histórico con cientos de ilustres opacados por su talla intelectual.

¿"...odio invencible, rencor eterno"?



Presuntuoso "escolar sencillo" ése, aleccionando sobre cuestiones patrióticas a doña Leonor Antonia de la Concepción Micaela Pérez Cabrera, su madre, nacida y criada en Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias, y casada con el celador de la fortaleza de La Cabaña Don Mariano Martí y Navarro, cuyo natalicio y muerte por algo jamás han sido celebrados en la Isla.

Igual, por alguna razón de exceso verbal una mano previsora arrancó del Diario de campaña los comentarios del delegado del Partido Revolucionario Cubano acerca del sonado altercado con el general mulato Antonio Maceo en la dramática entrevista de La Mejorana.

En las altas dosis administradas a pulso a nuestros "escolares sencillos", paradójicamente inmunizados desde el jardín infantil contra el asombro dialéctico del "canario amarillo que tiene el ojo tan negro", el Martí didáctico y divulgador ducho en tesis buenistas surte visibles efectos contraproducentes. La vida y la psiquis humana --alcanzó a comprobarlo con amargura poco antes de morir-- no son del color rosa con que él las pintaba en sus arranques de sublimidad.

Justo de esos conflictos con la vida real nacen los mejores chispazos de lucidez en los 27 tomos de sus Obras completas, cuya polvorienta existencia en los anaqueles de bibliotecas y oficinas estatales los adultos ignoran respetuosamente. Jamás las han leído ni leerán de cabo a rabo.

Saludable desdén, pues esa egocéntrica estrella juvenil suya "ilumina y mata" a vivos y difuntos por igual desde que, con tanto celo como cálculo fundacional, comenzara a esculpir en plena adolescencia la estatuaria patrística de sí mismo que legó a la posteridad al inmolarse premeditadamente en aquella escaramuza del 95.

Vicio con réplicas tragicómicas a lo Chibás en una República no soñada por su mente calenturienta. En realidad, la culpa Maese José Julián ni la tiene ni deja de tenerla. Como sus Obras Completas, donde lo uno suele darse la mano con lo opuesto de una página a la siguiente, como en Wikipedia.


Quienes perjuran amar a Martí y aún abogan por aquella utópica república "con todos y por el bien de todos" pecan evidentemente por anacronismo, puesto que tanto el escenario como los actores para los que el Martí Demiurgo la concibiera han sido radicalmente barridos de la faz del archipiélago por el vendaval castrista de enero del 59.

Al cabo de cincuenta años hace ya largo rato que la última generación supuestamente portadora de "esencias martianas" inició su desfile por los cementerios.de la Isla y la Diáspora. Y nada indica que los cínicos, descreídos "pinos nuevos" del siglo XXI, integralmente educados bajo el totalitarismo insular o en democracias consumistas del mundo libre, estén por la labor...

Eso sin contar que, en el mejor de los casos, el pretendido amor al Apóstol no puede ser otra cosa que una abstracción mística. En el peor, y por desgracia el más socorrido, oculta el deseo de legitimación de las elites políticas de turno. No en balde, las notorias ambivalencias y vaguedades martianas han servido sucesivamente a todos los gobiernos y partidos de oposición lo mismo para un roto que para un descosido.

Aquí los martianos anticastristas redargüirán citando las consabidas críticas de su ídolo al marxismo. En efecto, aunque le creyese merecedor de honor porque "se puso al lado de los humildes", Martí sabía de qué pata renqueaba Karl Marx y jamás comulgó con los socialistas "científicos".

Ahora bien, lo que nadie capaz de raciocinio dialéctico puede negar es la siguiente lógica incontrovertible: de la eclatante desproporción entre la pequeñez de una Isla de, a la sazón, apenas tres millones de habitantes (en su inmensa mayoría todavía blancos indecisos entre la lealtad a España y a Cuba independiente, o libertos africanos bozaloparlantes de los barracones cañeros sin motivos plausibles para apreciar a la sacarocracia insurrecta) y la enormidad de la misión histórica de atajar la expansión del pujante imperialismo anglosajón en América del Sur, se desprende necesariamente el mandato de que en lo adelante los cubanos viviésemos en perpetuo estado de sitio frente a un todopoderoso enemigo externo a 90 millas de nuestra costa norte.

Y el único correlato sociopolítico de semejante estado de sitio a perpetuidad es justamente el comunismo de guerra, cuyos corolarios son a su vez el régimen de ordeno y mando,
la exacerbación nacionalista, el culto selectivo a los héroes intransigentes, la fobia contra los gringos, la supresión de cualquier disidencia interna, el monopolio estatal de la información, la tribuna y movilización permanentes, la irracionalidad orwelliana, el igualitarismo a ultranza, el colectivismo económico, plus el estricto racionamiento de los siempre escasos bienes de uso y consumo.

Desde ese ángulo visual, Fidel Castro no sólo está en su derecho a reclamar para sí la herencia testamentaria del Apóstol, sino que ha sido, de facto y de jure, el más consecuente de sus discípulos desde la proclamación --popularísima, por cierto-- de la Primera República en mayo de 1902 por unos veteranos de las guerras de independencia más bien satisfechos con el statu quo postocupacional y emocionalmente, quienes más quienes menos, distantes de un Martí de carne y hueso al que habían tenido el gusto y/o disgusto de conocer más en vida que en obra.

Por lo demás, que en el fondo Fidel tampoco comulgaba con Marx era un dato biográfico del dominio de la vox populi a más tardar desde la famosa declaración del "carácter socialista" de su Revolución la víspera del ataque a Playa Girón en 1961. Por si quedarán dudas al respecto, han vuelto a demostrarlo fehacientemente la irrupción de la flota rusa en el puerto habanero y la pleitesía oficial rendida por el Hermanísimo al Kremlin neoliberal de Putin y Medvédev.

Al fin y al cabo, también en esta marcada propensión castrista al cambio de banderías en aras de la causa nacional hay un nexo psíquico-libresco entre la sobrehumana misión asignada por Martí a los cubanos, su exagerado culto a los muertos heroicos y la génesis de España (ahora mismo, para más semejanza con lo que sucede en la Perla de la Corona, puesta de nuevo en peligro secesionista en la Península por el esperpento zapaterista de la "Nación de Naciones"). A saber, que en el fondo dicha misión de sacrificarse sine die en aras del triunfo de la hispanidad en América del Sur no sería más que una reminiscencia del arquetipo ancestral de la Reconquista Española.

Discontinua y azarosa epopeya que dura 800 años y tiene como centro al legendario Rodrigo Díaz de Vivar. E
l Cid Campeador ponía su espada indistintamente al servicio de las taifas celtibéricas como de las mahometanas. Y cuenta la leyenda que, cadáver a caballo, realizó la póstuma hazaña de ahuyentar a los moros.

Martí, conocedor de ambas fábulas fundacionales desde la infancia, la habría sublimado, asignándole por analogía a la variopinta taifa criolla la misión preventiva de salvar a la cultura española en Sudamérica. Por suerte, el creciente tumulto frente al Consulado de España es la prueba irrefutable de que los hedonistas cubanos ni éramos ni somos aptos para tan quijotesca faena:
unos 400 mil patriotas martianos de raza blanca acreditan "limpieza de sangre" para aspirar a los beneficios de la Ley de Abuelos. En cuanto a negros y mulatos, no se largan en masa por falta de hacia dónde.

Rotundo, brutal mentís, pues, a
l "Santo de América" al cabo de 156 años del natalicio. A despecho de sus idólatras y biógrafos. Por consiguiente, ese Martí viviente, que ciertamente era cualquier cosa menos veleta en asuntos patrios, a la vista de su fracaso estará revolcándose de rabia dentro del sarcófago.

Lo que no quita que merezca con creces el plato hondo de sopa de chícharos a capella que a buen seguro le servirán dentro de poco a pie de busto algunos guasones del patio gracias al primer lote de 25 mil toneladas de granos dizque desinteresadamente donado por Putin y Medvédev.

En fin, lo dicho: los camareros clandestinos expertos en puré de San Germán largos de agua y cortos en sazones criollos & embutidos peninsulares hacen una labor de profilaxis patria en un país donde los últimos afortunados que conocieron en persona al Apóstol, y por ende podían quererlo u odiarlo de veras, platican con él en el Más-Allá desde hace medio siglo largo.

Por cierto, en la cuchara de campaña de Martí, exhibida si mal no recuerdo en el museo de la humilde casa paterna sita en el 314 de la Leonor Pérez (antigua calle de Paula), Habana Vieja, cabría fácil en dos o tres bocados la cuota per cápita mensual de picadillo de res distribuida en Navidad por las espléndidas Oficinas de Control y Distribución de Alimentos (OFICODA).

A buen seguro esa cena para indigentes servida en breve al busto a nombre de Liborio, genotipo caricaturesco del cubano de a pie, ni siquiera es para el torpe jinete suicida de Dos Ríos, épico difunto al que es indispensable relajar un poco, amansarle el cráneo, acostarlo de una vez a dormir el bien ganado sueño eterno.

Sin pesadillas, para que quizás por fin empiecen a vivir sobriamente los cubanos comunes y corrientes, hoy apenas de cuerpo presente.
Esa sopa de chícharos rusos por cortesía de Putin-Medvédev es, sin colas ni discusiones, exclusivamente para los hermanos Castro y sus secuaces.

Por ese lado, duerman tranquilos los martianos furibundos. Pero a mediano o largo plazo sería tan fatal como al arriarse en el castillo del Morro la bandera de las barras y estrellas el 20 de mayo de 1902 (apenas una generación más tarde el espectro martiano le jugaría a la Isla la mala pasada que culminó en la apoteosis castrista del primero de enero del 59) que la libertad volviera a llegarnos por iniciativa de un inquilino lincolniano (Martí no supo o no quiso descifrar al maquiavélico Lincoln real) y proteccionista de la Casa Blanca, por muy prieto que sea...

Secuestrador afroamericano refugiado en Cuba pide clemencia a Obama

William Potts, la excepción que confirma la regla

Por Jorge A. Pomar, Colonia

"En mi ingenuidad revolucionaria --declara William Potts a la entrevistadora-- realmente vine aquí buscando entrenamiento militar". Según le dijo a la reportera de CNN Shasta Darlington, bajo falsa amenaza de bombas, trasmitida vía intercomunicador desde su asiento sólo para impresionar al piloto, el 27 de marzo de 1984 desvió hacia La Habana un jet comercial de Piedmont Airlines en vuelo de Newark a Miami. [Foto: Potts en casa.]

Por fin en la Meca de sus románticos sueños, bajó la escalerilla del avión Infatuated with Cuba's communist way of life, o sea, con el pecho inflado de tanta ansiedad por conocer de cerca una "utopía social y racial que podría recrear en casa". Todavía hoy, debido a aquella temeraria aventura juvenil, pende su cabeza en la Florida sentencia de 20 años de cárcel por un delito de piratería aérea.

A la sazón, usaba el seudónimo de Lt. Spartacus ("Tte. Espartaco"),
a soldier of the Black Liberation Army. Sin embargo, ya en esa fecha alega haber estado lejos de considerarse a sí mismo "a marxist" o de militar en alguna violent sect: "Yo no soy un terrorista --acaba de escribirle al primer inquilino negro de la Casa Blanca--. Ni siquiera en el apogeo de mi idealismo sofomórico [mongólico] habría podido condonar ningún tipo de terrorismo". Baltimore Sun (18 de enero de 2009).


De donde se deduce que desde el principio Potts, que tiene ahora 52 años de edad y llegó a la Isla a los 27, no debía de encajar del todo en la imagen del
black panther como hace falta para ganarse la deferencia interesada y el correspondiente tratamiento de favor concedido a los revolucionarios en la Isla. (No existe un tratado de extradicción entre Estados Unidos y Cuba, donde el FBI tiene ubicados a 70 y tantos reos de delitos de sangre y estafa.) Pese a que en aquel secuestro aéreo de 1984 no hubo que lamentar víctimas y el joven protagonista negro no carga con ningún muerto en su conciencia, pasó sin transición de la cordial bienvenida en el aeropuerto a una jaula.

En el Combinado del Este, la tristemente célebre ergástula capitalina, estuvo alojado durante más de la mitad de sus 25 años en el Mar de la Felicidad Caribeña. En contraste, su "parametrada" paisana y correligionaria Asatta Shakur, fugitiva condenada a cadena perpetua por el asesinato de un policía en New Jersey en 1973.

Tránsfuga recalcitrante con razones de peso para no querer ver ni en pintura cualquier posible trueque de reos entre el Palacio de la Revolución y la White House, Asatta pidió asilo en Cuba un año antes del infeliz arribo de nuestro ingenuo secuestrador. A ella, a diferencia del número ocho hecho a Potts, el Máximo Líder en persona la declaró "verdadera prisionera de conciencia". Magnanimidad que le permitió gozar de entrada de todos los beneficios y garantías de impunidad, siempre en paradero desconocido.

Sin duda, ha de haber tenido sus roces fuertes también con la jefatura de los Panteras Negras en Estados Unidos. Al cabo de un cuarto de siglo en contacto vivo y participante con la cruda cotidianidad de los indígenas de a pie tanto en la cárcel como en la calle, el desencanto, la grisura existencial y la nostalgia exiliar le han llevado a escribirle una petición de clemencia a Obama.

Divorciado por segunda vez, su última media naranja le hizo la usual gracia de largarse del scruffy (mugriento) Havana apartment con casi todo el mobiliario, dejándole apenas la cama, una pila de libros y la computadora con el software), amén de dos hijas menores de 7 y 4 años de edad. [Foto: Poster de solidaridad con Asatta.]

Querido y apreciado por todo el barrio, reside en una de las ciudades dormitorios de edificios prefabricados construidas por el Estado en los suburbios habaneros. Allí, entre otras entradas, "resuelve" facilitándoles a sus vecinos acceso a la Red de Redes en un improvisado Café Internet que le deja al mes unos 110 dólares limpios de polvo y paja. Ingreso que, en medio de la penuria circundante, no está mal para los natives sons pero dista mucho del estándar en Harlem o el Bronx.

Por más que su caso no sea más que la clásica excepción que confirma la regla (el ex revolucionario violento que a la postre aprende la lección) el Abicú y yo no podemos menos que dejar constancia aquí de nuestra profunda empatía con este hombre, así como de nuestro deseo de que Obama comprenda su drama familiar y se apiade del más inocente y penitente de los felones yanquis en el "país de la siguaraya".

Desde luego, eso suponiendo que a su retorno a casa no se tope con la desagradable sorpresa de que el flamante Mesías de la progresía occidental haya avanzado más de la cuenta en su controversial empeño de subvertir el para tanto progre de dientes para fuera "abominable"
American way of life. Ojalá que no, porque sería ése el peor castigo infligible a este revolucionario desencantado. Y a la vez el mejor premio a la incorregible Asatta, que al fin podría cansarse de vivir bien en la Isla del Doctor Castro para irse a vivir mejor en una Yuma de encanto para Panteras Negras y otras alimañas del progreso posmoderno...

Zoé Valdés este domingo en la Puerta del Sol

ABC (30-01-2009): "La escritora cubana leerá, este domingo en Madrid, el manifiesto que pondrá el broche a la concentración contra el régimen cubano en la Puerta del Sol".

CONVOCATORIA A MANIFESTACIÓN EN BARCELONA

El pasado 1 de enero de 2009 se cumplieron cincuenta años de régimen castrista. Un aniversario cerrado que no debería ser motivo de celebración para quienes defendemos los derechos humanos y las libertades políticas fundamentales.


A lo largo del último medio siglo, los cubanos hemos conocido un solo gobierno, un solo partido, un solo discurso oficial. Más del 10 por ciento de la población de la isla ha marchado al exilio huyendo de la falta de oportunidades, la represión a la diferencia y la sinrazón de un país gobernado por Fidel Castro —y ahora por su hermano Raúl— con mano férrea y dogmatismo militante.

Antonio Guedes (PP): Cuatro razones para
protestar este domingo en la Puerta del Sol




El cincuentenario de la Revolución cubana no debe ser, por tanto, motivo de festejo.
Al contrario, se trata de una magnífica ocasión para mostrar nuestra solidaridad hacia todo el pueblo de Cuba, que merece poder decidir su propio destino, gozar de libertades de asociación y expresión, manifestar su derecho a disentir y dar rienda suelta a la iniciativa empresarial de sus ciudadanos sin temer la represión de un estado policial.

Mediante este comunicado, un grupo de exiliados cubanos en Cataluña invita a una manifestación reivindicativa y pacífica ante las puertas del Consulado de Cuba en Barcelona, Paseo de Gracia, el próximo domingo 1 de febrero, a las 12.00 hrs.

Los ciudadanos amantes de la libertad no debemos permanecer impasibles ante un régimen que se ufana de su inmovilidad y desprecia todos los llamados a impulsar una transición hacia la democracia.

Thursday, 29 January 2009

Raúl Castro: Moscú bien vale una misa...

Change we can believe in?

Por Jorge A. Pomar, Colonia

o "Moscú no cree en lágrimas". Empero, con lo mal que anda el desabastecimiento en las bodegas y agromercados de la Isla, no cabe duda de que el comeback de las latas de carne rusa y los barcos repletos de chícharos del chiste (una multitud creciente de habaneros llorando en el Malecón cada vez más desconsolada ante un solitario carguero soviético que al final se convierte en toda una flota cuyas arboladuras se pierden en el horizonte; moraleja: "Moscú no cree en lágrimas", título de una película rusa de los 80) serían un alivio, antes llorado con ambos ojos y ahora con uno húmedo y el otro tristemente risueño.

Aunque mucho me temo que el nuevo presidente de 77 y medio calendario no haya vuelto al Kremlin en busca de víveres sino a reactivar viejo pactos antiyanquis. Vale decir, de armas y alianzas para seguir sometiendo a "nuestro pueblo". El objeto estratégico de la visita de Estado no puede ser otro que comprar tiempo suficiente para garantizarles a los herederos de la alta nomenclatura un tránsito decoroso al capitalismo salvaje estilo Putin o Deng Xiaoping.

Así, pues, el antiguo matrimonio de conveniencia ideológica bajo la égida del Magno Paciente reciclado bajo el Hermanísimo como concubinato entre Estados rufianes de cara al eterno enemigo común. De paso --admitámoslo-- es la manera más barata de hacerse perdonar la enorme deuda externa acumulada durante los
good old time gone with the wind de la hermandad proletaria entre la cuna del comunismo internacional y el "primer Estado socialista de América".



No obstante, me asalta la siguiente duda: esas caras de grima (pinche para ver el resto en la fotogalería del Nuevo Herald) al pasar revista a la guardia de honor en el aeropuerto moscovita, ¿reflejan los efectos del brusco cambio de temperaturas debajo del ortopédico gabán, nostalgia senil por la ausencia de la vieja guardia bolchevique o angustia generada por la conciencia de la futilidad del viaje?

No sé por qué a mi Alter Ego se le antoja que quizás en esta ocasión el antiguo konsomol estalinista de los años 50 ha volado a Moscú en contra de su de por sí insoberana voluntad? Por otra parte, cualquiera diría que, a pesar de todo, el viajero no se fía ni mucho ni poco que en tibias promesas de cambio hechas por Barack Hussein Obama pasen en breve a mayores.

O sea, del levantamiento de las restricciones de viaje y remesa a la derogación de la Ley Helms-Burton. Y de paso, desde luego, junto con la "criminal" póliza de escape clintoniana de los "Pies secos, pies mojados", a fin de cerrarles por fin la "cuarta pared" de la libertad a balseros y demás tránsfugas del "Mar de la Felicidad".

¿Change insular en el que quienes fuera y dentro (por ese orden) aún porfían en apostar a ciegas o a tuertas al continuismo raulista pueden creer, o más bien putinesca vuelta de tuerca testicular al nuevo presidente de los Consejos de Estado y Ministros, similar al ucase impuesto por el difunto Leónidas Brezhnev al descarriado Fidel Castro a raíz del rotundo fracaso de la "Zafra de los Diez Millones" a principios de los 70?

Las semanas o, a todo reventar, meses venideros dirán. Por lo pronto, Moscú bien vale una misa. Tan así es que el huésped antillano no ha tenido a menos desairar al mismísimo Apostol con su, para los martianos, escandalosa ausencia ayer en los actos por el aniversario de su 156 natalicio...

Wednesday, 28 January 2009

Y nosotros, ¿estamos vivos?

"Más de dos siglos de irresponsabilidad histórica de todos"

Por Miriam Celaya, Centro Habana

[Tomado de sinEVAsión, 27-01-2008]

Desde el 31 de julio de 2006 Fidel Castro ha muerto varias veces y de diversas maneras. A raíz de su proclama, en la que pasaba el poder a un gobierno “colegiado” entre algunos de sus adeptos, encabezados por su hermano menor, la gente comenzó a entender que el líder era, en efecto, un tipo mortal como cualquier otro.

El “nuevo” gobierno, por su parte, en evidente conjura con el Ancianísimo, urdió una trama teatral para mantener a la población en la creencia de que éste estaría siempre para guiarnos tan pronto su sapiencia para gobernarnos fuera invocada, dejando así sentada de paso la incapacidad de los sucesores para tomar decisiones por sí mismos.

Es así que en estos dos años y medio el caudillo solo ha existido en los medios de difusión o en los testimonios de aquellas personalidades extranjeras que, de visita en la Isla, han declarado haberse entrevistado con él. Desde su retiro obligado, algunas escasas fotos y una presentación en un vídeo que pasaran en la TV han sido consideradas como las pruebas contundentes de que Castro “vive”; eso, sin contar las “Reflexiones”, recurso casi infantil para prolongar su presencia de efigie invisible, más allá de los límites de cualquier razonamiento lógico.

Estas intermitentes muertes y “apariciones”, sin embargo, han traído como consecuencia la más absoluta indiferencia popular respecto al otrora invicto y omnipresente comandante. La “noticia” del falso muerto corría pero nadie hablaba de eso, para bien ni para mal. La más clara de las conclusiones que ha sacado la gente es que, en definitiva, con o sin él todo está igual que antes: la misma pobreza, igual falta de libertades, la desesperanza.

****************************************************************************
Extractos del análisis digital hecho para la revista Perfil por el periodista argentino Christian Sanz sobre la foto de Cristina y Fidel. En el tercer párrafo Sanz cita a un experto en edición de imágenes digitales.

La foto de al lado es el resultado de un montaje hecho por Néstor, el personaje que aparece a la izquierda. La polémica al respecto puede rastrearse en la prensa sudamericana. Pinche el subrayado para leer el artículo de marras en El Intransigente (26-01-2009). Foto y citas en lila no aparecen en el post de Miriam; han sido insertados por el Abicú.)

LAS DUDAS SOBRE EL ENCUENTRO ENTRE FIDEL Y CRISTINA (extractos)

Por Christian Sanz, Perfil

A las pocas horas, este cronista --junto al colega Fernando Paolella-- se encontró con un importante funcionario de la Cancillería argentina, apellidado igual a un conocido abogado mediático. Se trataba de la misma persona que este periódico había consultado no bien se rumoreó sobre el encuentro entre Cristina y Fidel y que no había querido hacer declaraciones al respecto.

Confieso que me siento indignado por la operación que han llevado a cabo. Una cosa es inventar un encuentro entre mandatarios, pero otra diferente es falsificar una fotografía, como lo han hecho. Eso no lo tolero", confesó el empleado público. "Es todo muy claro, por algo la imagen no fue publicada en ningún diario cubano", agregó, al tiempo que invitó a quien escribe estas líneas a analizar detalladamente la toma: "mirá con atención y compará con otras fotos de Fidel", finalizó el funcionario.

"Analicemos a continuación el rostro de Fidel en relación a los últimos encuentros mantenidos con personajes de relevancia. Aquí puede verse a Fidel en un encuentro con el presidente de China, Ju Hintao, ocurrido el 18 de noviembre de 2008. El deterioro físico que presenta es mucho mayor que el que ostenta en la foto difundida por el kirchnerismo. Incluso posee menos cabello que en la imagen junto a Cristina ¿Cómo es posible?"

"Lo primero que puede observarse acercando la imagen de Cristina y Fidel es la diferencia de pixelado entre la cara de uno y otro. Véase a continuación que la calidad del rostro de la mandataria argentina es técnicamente diferente que la de Fidel".

"La foto está obviamente trucada, la más arreglada es Cristina… El cuerpo de Fidel es en realidad el de otra persona y le insertaron una foto de su cabeza. El recorte de la barba lo delata (...) No parece el cuerpo de Fidel, comparado con otras fotos en esta tiene hombros más anchos. [...] El jogging que viste Fidel no aparece en ninguna otra foto del líder cubano y su rostro tiene pocas ‘manchas de edad’ en relación a otros fotos que han visto la luz pública en los últimos meses".

"Además pone en duda la diferencia de estatura entre las dos figuras y estima que la altura de Castro es de 1,9 metros aproximadamente, similar a la del ex presidente Kirchner, pero en la foto 'Cristina apenas es más bajita que Fidel', mientras que al lado de su esposo, las diferencias se hacen más notorias".

***************************************************************************

Las expectativas iniciales que despertaran la Proclama, la ulterior “elección” de Raúl Castro como presidente y las falsas promesas de cambios que éste hiciera, han ido cediendo paso a la más completa abulia. La falta de fe y de confianza en los gobernantes es hoy un patrón generalizado en la sociedad cubana y no parece que exista nada que pueda cambiarlo… ni siquiera la supuesta muerte definitiva del tantas veces finado-resucitado.

Esta última vez –llamémosle “la penúltima muerte”- ha venido a confirmar que F. Castro no solamente vive exclusivamente en los medios de difusión, sino que también muere allí. La prensa extranjera, los cubanólogos, los analistas y los druidas han estado haciendo cábalas durante casi todo el mes de enero acerca del más reciente conato de deceso, hasta que apareció la princesa del cuento, bajo la forma de la esposa de Néstor Kirchner, y ha resucitado al zombie. Cosas de la prensa, ya ven.


En lo que a mí respecta, la eventual muerte del caudillo no sería más que el final de un “algo” y el principio de otro. Es lamentable que para tal principio los cubanos deban esperar a su verdadero deceso: otro resultado de medio siglo de dictadura y de más de dos siglos de irresponsabilidad histórica de todos.
[Ilustracion del original: Y la noche que se acumula, obra del pintor cubano A. Montoto.]

Porque precisamente para que sea “otro” el destino de los cubanos, tendríamos que apostar desde ahora, si no queremos esperar 50 años más a merced de los caprichos de alguien. Nadie parece entender que en el contexto cubano actual, lo más importante en realidad no es que Fidel Castro esté muerto o no; sino si nosotros estamos realmente vivos.

Tuesday, 27 January 2009

"Tengo una pregunta para Usted"

Zapatero contra las cuerdas en la tele...

Por Jorge A. Pomar, Colonia


Tal como era de esperar, el presidente Zapatero se vio contra las cuerdas a lo largo de casi todo el programa de preguntas y respuestas. Deslució a ojos vistas: de nada le valieron sus reiteradas apelaciones a la esperanza ante unos cuantos interrogantes e inquietudes de un centenar de interlocutores escogidos a dedo.

La "sonrisa perfecta" y el supuesto carisma del leonés brillaron por su ausencia, predominando el atortajamiento histriónico del Mr. Bean que porta en rostro y alma. En comparación, la niña con síndrome de Down que, micrófono en mano, leyó el listado de reclamos de los suyos ante las cámaras, pareció más segura de su causa.

Con todo, siendo ya de sobra conocidas, la manifiesta falsedad de las promesas de pleno empleo o la confesión pública de la realidad de una crisis económica largo tiempo negada por la Moncloa son aquí lo de menos. Lo de más: el estado de idiocia buenista a que ha llegado España bajo la batuta del PSOE, claramente reflejado en ese increíble abuso con la infancia y la minusvalidez en nombre de las sublimes intenciones y el igualitarismo a ultranza del progrerío hispano.

Tengo una pregunta para Usted (26-01-2009)



Prueba irrefutable de los efectos cretinizantes del zapaterismo son las escandalosas sentencias de alejamiento y prisión dictadas por jueces retroprogres contra madres por el delito de, por ejemplo, abofetear a un mocoso malcriado de diez años que no sólo se negaba de plano a hacer sus deberes escolares sino que además le arrojó una zapatilla a la autora de sus días y, acto seguido, se encerró en el baño.

Sucedió el año pasado en Pozo Alcón, Jaén. Doña María del Saliente, sordomuda para más señas, tuvo la mala pata de que, al bajarle el referido soplamocos al rapaz, la mala cabeza del chaval rebotó contra el lavabo. Consecuencia, un ligero sangramiento nasal cuyas huellas nota a la mañana siguiente el maestro en la escuela y denuncia el caso a la policía.

Veredicto humanitario: María del Saliente "cometió un delito de agresión contra su hijo al cogerle por el cuello para levantarlo de suelo y darle un tortazo en la cabeza. [...] Por lo que se cumplen todos los requisitos de tipo maltrato, aun cuando hubiese sido ésta la primera agresión cometida. [...] Dos actos de agresión de cierta intensidad que produjeron lesiones [...] En tanto y por cuanto, no pueden considerarse comprendidos dentro de los conceptos de razonabilidad y moderación...".

La sentencia no pudo ser más ejemplarizante:
45 días de cárcel plus prohibición de acercarse al menor durante más de un año. Monumental, y tan inútil como la desesperación del humilde padre-marido, el berrinche del vecindario. El caso de la discapacitada doña María del Saliente no es el único, pero sí un botón de muestra de las bondades de la novedosa Educación para la Ciudadanía.

Aumentan a 67 días la condena a María del Saliente



Veamos, un hijo que agrede a su madre por haberle obligado a hacer las tareas escolares; un pedagogo que conmina al alumno a denunciar a su madre; una mujer en el rol de jueza que condena a prisión y subsiguiente alejamiento del hogar a un ama de casa por semejante bagatela; un núcleo familiar arbitrariamente dividido y un padre obrero que no sabe cómo ingeniárselas para trabajar y, a la vez, ocuparse de la prole.

Fazit: el gobierno "progresista" del inefable Zeta ha logrado la proeza de superar con creces los más rancios preceptos pedagógicos de ambos totalitarismos del siglo XX. Pues, si bien es cierto que tanto el fascismo como estalinismo (variante castrista incluida) asignan a hijos y maestros la misión de espiar a los padres, no lo es menos que ambos la limitan estrictamente a las desviaciones de la norma político-ideológica.

O sea, ni remotamente se les ocurre cuestionar la esencia misma de la llamada Patria Potestad, extremo al que hasta la fecha sólo ha llegado en el mundo entero la tal Educación para la Ciudadanía. "Bueno --redargüirá el lector--, pero al fin y al cabo la política educacional no pasa de ser uno de los aspectos inquietantes del rutilante paquete mejormundista del PSOE".

Razón que convence. Existen otros igual de siniestros, como la espectral "Alianza de las Civilizaciones", la desvertebrante "Nación de Naciones", el carnavalesco "multiculturalismo", la zerolesca versión de la igualdad de géneros, el "efecto llamada" de la Ley de Abuelos en un país con cuatro millones de desempleados, el diálogo de sordos con los etarras, el contubernio con la "izquierda carnívora" sudamericana y el fundamentalismo islámico, y un largo etcétera de moratinescos desatinos.

Pero sin la menor duda la labor de zapa del zapaterismo más preñada de consecuencias psicológicas imprevisibles, probablemente fatales para el porvenir de la hispanidad, es esa esperpéntica Educación para la Ciudadanía en una sociedad hedonista de hijos únicos con tasa de natalidad en caída libre.

De ahí que la mala noticia en este caso venga dada por la incontestables evidencias de que los primeros efectos de este vasto experimento de ingeniería social sean la merma del sentido común y del humor, apreciable tanto en el señor presidente como en sus escogidos interpeladores en esta última edición de Tengo una pregunta para Usted.

Pérdida aún más notoria en el cine y la televisión peninsulares, que se han vuelto indigeribles a fuerza de sangronería buenista. El mejor ejemplo de ello es el moderador principal del noticiero de TVE, cuyo nombre no recuerdo ahora porque en casa Anna y el Abicú le apodamos "Muequitas", debido a que su mímica facial de ese caricato progre se nos antoja tan artificial y mecánica que nos recuerda a los animados japoneses: comisuras labiales hacia abajo, ceja derecha enarcada, mohín de desprecio apretando la boca, frente y nariz arrugadas, relumbrón de ojos...

Todo para aburrir, y aburrar, a los telespectadores con las mismas monsergas somníferas de siempre. En general, los programas de la tele española viene siendo, si caso, un tin a la maraña mejor que los bodrios de
Cubavisión. (Por fortuna la radio española, aún recomendable al turista hispanoparlante, es harina de costal más halagüeño.) Vistos en los programas humorísticos, hasta andaluces y gitanos, que todavía lo hacen reír a uno de sólo oírlos charlar y caminar por la acera, parecen tan pelmas como aquel circense Chiquilicuatre súbitamente desinflado en el último certamen de Eurovisión.

El otrora proverbial gracejo español degenera a ojos vistas bajo los embates de la "corrección política" zapaterista. De modo que ya se pueden ir haciendo una idea del nivel de mentecatería alcanzado por nuestros exultantes beneficiarios de la Ley de Abuelo a su retorno a la Isla una vez despejada la incógnita castrista.

A pesar de todos sus pesares retroprogres, conserva intacto ese arte del buen vivir y mejor mesa que el ingrato Abicú y su consorte tedesca por nada del mundo se privan de disfrutar al menos dos veces al año: playas, ramblas, paseos marítimos, librerías, Museo del Prado; Corte Inglés, Mercadona, plazas del mercado, jamones para negra, chorizos y embutidos, tapas, pescados y mariscos, paellas, quesos de cabra y oveja, vinos y coñaques, habanos a mitad de precio (en Alemania cuestan el doble) y, sobre todo, ¡ay Dios!, unas "gallegas" (los chavales se los dejo al reojo de Anna) que el Diablo con su pérfida sociedad de consumo sabrá por qué hermosean a porfía y ya no son planas por el lado que solía criticárseles en la Perla de las Antillas...

Valga esa penúltima parrafada para que a nadie le pase por la mente acusar de hispanofobia a mi Alter Ego, que por otro lado es enfermo a los placeres sui géneris de la Península y apenas teme la pérdida de esas virtudes epicúreas a manos del beato Zapatero y sus desaforados adláteres puritanos.

En fin, por hoy basta de darle cuero a la también sufrida Madrastra Patria. Finalmente, a los que creen que cargo demasiado las tintas, como de sólito, les recomiendo leer varias opiniones entresacadas de artículos y comentarios de lectores sobre el caso de marras en el
ABC. Un verdadero vacilón didáctico de la modélica "España invertebrada" (Ortega y Gasset) del siglo XXI creada por el taumaturgo socialista José Luis Rodríguez Zapatero:

***************************************************


(Todo sic.) La sociedad civil zapaterista respalda el veredicto: ABC ( ) "La Asociación Pro-Derechos del Niño y de la Niña (Prodeni) descartó nada más conocer el fallo judicial que sea excesiva la pena de 45 días de prisión impuesta a la madre, y alegó en su favor que «a los niños no se les pega». El portavoz de Prodeni, José Luis Calvo, incidió en que un niño es una persona a la que nadie debe pegar y que, «por suerte», la normativa sobre esta materia ya cambió hace tiempo y se está castigado infringir malos tratos a menores, por lo que consideró «correcto» que el juez haya penado de esta forma a la mujer.

...fue condenada a nueve meses de prisión y un año y 9 meses de incomunicación con su hija por haberle propinado una bofetada y un empujón el 4 de septiembre de 2005 en el ascensor de su domicilio. [...] a día de hoy la madre lleva un total de 38 meses sin ver a su hija [...] Según el abogado, su clienta C.S.A. abofeteó a su hija, que entonces tenía 7 años, "en una situación de desbordamiento emocional y falta de control de impulsos". Tal actitud, pese a no ser justificable, "está ocasionando un daño que se puede convertir en irreversible a la propia víctima", según dijo el letrado a la Audiencia.

Al sr portavoz de Prodeni, José Luis Calvo, deberáin denunciarlo por incitación a la violencia. Esta invitando a los niños "·bordes", desobedientes a humillar a sus padres y a utiliza la violencia. Cuando los hijos son los que agreden a los padres, este tipejo no sale en la prensa "defendiendo" a los padres. Los hijos son personas, ¿y los padres son seres extraterrestres?. Lo dicho, un impresentable.

A mi mis padres, en su momento, y justificadamente me dieron un bofeton para corregir conductas y no me siento traumatizado ni soy un ser anormal.La sra jueza se ha planteado donde vivira la madre este tiempo, si tiene capacidad moral para separar un niño de su madre por un caso puntual.¡Ojalá la conciencia, si la tiene, le plantee problemas todas las noches y no le deje dormir.


Hemos pasado de «Como me pegues, se lo digo a mi madre», a «Mamá, como me pegues, te denuncio». A ver ahora qué le hace más daño al niño, si la bofetada o un año sin su madre. Te lo he dicho mil veces, Cangui: esto lleva muy mal camino...


En España somos expertos en ir de una estremo a otro. Hace siglos no se podía ni responder a los padres, aunque estuviesen totalmente equivocados. Ahora hay que dejarles hacer lo que les da la gana, porque hay que ser realistas !Espero que a nadie se le ocurra intentar fomentar la natalidad con estos planteamientos utópicos.


Llevo 2 años soportanto malos tratos por parte de mi hijo adolescente, probablemente ES MI CULPA POR SOLO DARLE amor, un hogar, ordenador, mp3, móvil, nikes y hasta olvido y perdón de esos malos tratos que me ha dado, será QUE LE HE EXIGIDO MUCHO: estudiar, recojer su ropa y su plato, demasiado para muchos de estos niños y jóvenes de hoy, egoistas e insociables, otros no, no generalizo, MEA CULPA. Por fin tengo una salida: darle una torta, y por delante un año de asueto, de lectura tranquila, de no levantarme a kas 5:30 para ir a trabajar. Aunque esto pueda parecer mentira, desgraciadamente no lo es.

Tiene que haber un principio de autoridad. un niño de 10 años ni un joven de 25, puede imponer bajo el techo de sus padres su voluntad por encima de estos. [...] Y a los profesores, mas parecen unos puros chivatos que otra cosa ¿porque no llamaron a la madre y hablaron con ella? ¿es que en este pais ya todos somos polcias de nuestros vencinos, pero no de nosotros mismos?

estos descerebrados de "La nueva ola" están ¡castigando al niño!, y no a la madre, (a quien deberían dar una medalla por dedicar su vida a educar a su hijo). Efectivamente, el niño es el castigado al no poder disfrutar de la tutela, amor y compañía de su madre. ¿Y todo por qué?... Porque estos nuevos moralistas quieren romper la unidad de la familia a toda costa. ¡Enhora buena, "señora Juez"!


Esa sentencia es completamente absurda. Según eso, mis padres, hermanos mayores, tíos y abuelos, ítem más, todos mis maestros y profesores, tenían que haber ido a parar a chirona. Los jueces, es que se pasan ya de listos y de democráticos y de modernos. A veces da la impresión de que España está en manos de los jueces, más que de los gobernantes. Nos estamos convirtiendo en puro esperpento.

Este país se ha vuelto loco, por hacerle caso a cuatro cortos mentales con asociación subvencionada estamos dispuesto a destrozar familias enteras por incidentes ridiculos. Estos iluminados consideraran que alejar un niño de su madre un años es mejor que un cachete. este tipo de gente es la que alimenta la delincuencia juvenil.


¿QUE COÑO ESPERAN QUE RESPETE ESE NIÑO CUANDO CREZCA Y SE CONVIERTA EN ADULTO? Esta educación y todos estos derechos sin obligaciones dará lugar... ya lo está haciendo... a una sociedad de maltratadores, egoistas, insensibles, vagos, ineptos y al caos.

Este sistema está viciado y si no se cambia a tiempo dará lugar en unas generaciones a un pais en donde lo mejor para cualquier persona con dos dedos de frente será marcharse y emigrar a lugares donde no exista esta educación que nos quieren imponer. Yo ya estoy buscando lugares a donde emigrar...


Definitivamente la Justicia en este país es un cachondeo.Que unos pederastas salgan a la calle al cabo de unos pocos años y que castiguen a una madre ahora por darle una bofetada a un hijo y encima la separan del hijo, es que algo no funciona bien en la mente de nuestros legisladores y jueces.¿ En manos de quién estamos?


La ley no nos permite dar un cachete a nuestro hijo, cuando en la mayoría de los casos lo hacemos para corregirle y educarle, pero eso si, si nos molesta el niño en el utero, entonces podemos matarle para quitarlo de en medio. Viva la modernidad.


Qué lástima que este Juez no haya juzgado a De Juana Chaos. Ahora veo que la justicia es democrática, cualquiera puede llegar a juez. Espero que este niño, sin educar un año por su madre, sea ayudado en sus deberes por este defensor de la ley durante todo ese tiempo.


SI A LOS HIJOS NO SE LES CORRIGE TENDREMOS UN FUTURO PAÍS POBLADO DE DELINCUENTES, MALANDRINES, TERRORISTAS, ASESINOS, CONSUMIDORES DE DROGA, NARCOTRAFICANTES, CARGADOS Y PERFORADOS CON ALAMBRES Y PIERCES, DESQUICIADOS, Y OTROS. ENTONCES METAMOS PRESOS A TODAS LAS MADRES Y PADRES QUE REPRENDAN REPRENDEN A SUS HIJOS

Mierda de pais, mierda de sistema. Esto lo vamos a pagar muy caro en el futuro. Un niño separado para siempre de su madre, (con diez años, y tras tras un año y medio sin verla, ya ni se acordara de ella). Y ello despues de que el niño agrediera a su madre. Los jueces y los politicos han perdido por completo el pulso a la sociedad. Vamos de cabeza hacia el precipicio, y empieza a ser tarde para frenar. Yo, como padre, en cuanto pueda me voy de este pais. No quiero que mi hijo crezca aqui.


Pues a mi madre (q.e.p.d.) tenían que haberle echado la perpetua, porque MERECIDAMENTE cada cuatro días me tenía que endiñar un sopapo de mucho cuidado, y me quedaba más suave que un guante hasta que se me olvidaba y volvía a hacerlas. Y mi madre hubiera dado por mí cien vidas si las hubiese tenido. Y hoy a un mozo de 17 años que lesiona a otro y lo graba no le pasa nada, y si ostia a un maestro es que le dan la medalla del amor.


Por lo que se ve, esta juez ha estudiado en los manuales de Educación para ciudadanía. Qué manera de romper familias y fomentar el fracaso escolar y la malcrianza y delincuencia. Por estos medios y otros parecidos lograrán que la secta inculque sus preceptos a los niños con desprecio total a los principios naturales de los padres y madres. ASCO DA esta justicia.

¿De donde han salido tales leyes?
Votad por mi en las proximas elecciones y yo os aseguro que vuestros niños no podran estar en mejores manos que las mias, El Estado y sus dignos y sapientisimos jueces se encargaran de todo. no os preocupeis de nada. ya habeis demostrado lo incapaces que sois para criar a vuestros hijos. a todos esos padres que corrigen a sus malcriados hijos yo los mandare a Siberia, donde no puedan hacer daño a los inocentes crios, y cuidado con repartir tortazos que os encarcelare para que vuestros propios hijos sepan que clase de pillos y delincuentes sois, asi se dara ejemplo de justicia, que para eso estan los tribunales y sus magistradas inteligentisimas.

En favor del progreso, están cercenando la intimidad personal y la libertad individual y conculcando derechos básicos de la familia, pero lo cierto es que Gran Hermano ha entrado en nuestras casas, y no nos damos cuenta, o preferimos ignorarlo para que no nos tachen de maltratadores y fascistas. Esta sociedad tiene un cáncer con metastasis. Y creo que ya no tiene cura.

Sunday, 25 January 2009

La Juana de Arcos colombiana o el discreto encanto de la oligarquía sudaca

Ingrid Betancourt romanceando en Miami

Por Jorge A. Pomar, Colonia


La revista del corazón Caras (Gracias por la sugerencia, Embabia) acaba de publicar un sensacional reportaje sobre las vacaciones de Ingrid Betancourt y su nuevo amante francés nada menos que en Miami, capital de la mafia contrarrevolucionaria cubana-venezolana.

Como recordarán los memoriosos, a raíz de la exhibición de aquel patético vídeo que la mostraba emaciada y catatónica El Abicú Liberal se hizo eco de los datos biográficos aportados al debate en "Ingrid Betancourt: De
espanto y brinco" por el francés Yves Girad, un connoiseur de las andanzas de las hermanas Betancourt en París --entre ellas el romance de ambas con el ex ministro de Exteriores Villepin-- para divulgar la tesis de que, en realidad, la ex diputada no sólo habría sido todo el tiempo supliciada, sino que era la pieza clave electoral de un plan alternativo del alto mando de las FARC de cara a un probable proceso de paz y reconciliación nacional.

Al efecto, ella misma contó después que había elaborado un circunstanciado programa político del cual se desentendió tan pronto se vio en libertad. Comprensiblemente, porque entretanto había tenido sobradas ocasiones para conocer de cerca la índole criminal de sus supuestos captores.

Sin embargo, al hacerlo, habría traicionado su compromiso solemne con las FARC, que por ese motivo la condenaron a muerte. De ahí el feo a los colombianos al largarse intempestivamente a su adorada Isla de Francia apenas 24 horas después de la cinematográfica "Operación Jaque" que la rescatara de las garras de la narcoguerrilla.


Igual de feas y significativas las inesperadas calabazas que, no más haber sido milagrosamente rescatada por un comando del ejército colombiano, la rehén más famosa del mundo diera en TV al esposo leal que durante seis años de cautiverio había echado rodilla en tierra por ella. Nada ético que objetar por parte del Abicú, que no es ningún mojigato, si no se hubiese tratado de una bella oligarca erigida en Juana de Arco.

Filón positivo de este rocambolesco culebrón progresista: Ingrid no sólo se la dejó en la mano a las FARC y a sus interesados valedores en el Palacio del Elíseo, desairando de paso a los aguerridos comités de apoyo en Europa Occidental, que por soberana decisión de su protegida se vieron obligados a quitar su nombre de las pancartas. Hizo más, pues de sus solemnes promesas de no descansar hasta que el último de los rehenes en poder la narcoguerrilla fuese puesto en libertad apenas quedan en pie, si acaso, las trenzas sin cortar.

Trepidante, espectacular su metamorfosis de ecologeta radical (¡en medio de una guerra civil?) en devota de la madona de Lourdes y del Sumo Pontífice; de Juana de Arco colombiana
en añosa amazona locamente enamorada en las playas de Miami. Por su propio bien (como siempre) y el de sus desencantados compatriotas (por primera vez), Ingrid ha optado por retomar su rutilante tren de vida burgués justo a partir del instante en que se apeara del lujoso vagón de su dorada juventud para (supuestamente) consagrarse en cuerpo y alma a la misión de redimir a sus sufridos compatriotas.

Por el bien de sus compatriotas, cuenta habida de que --a juzgar por las ambiciones políticas de esta Venus casquivana y el rol colombiano asignado a su figura por sus interesados promotores de la enarquía (ex alumno de la École Nationale d'Administration, donde se forman las élites políticas galas) del presidente Nicolas Sarkosy, ese Luis XIV del siglo nXX, y la eurocracia de Bruselas-- su reinserción por todo lo alto en la partidocracia nacional escondía mal el propósito geopolítico, más o menos consciente, de franquearles a las vapuleadas FARC el paso a la vida civil a tono con la reestrenada estrategia de Frente Amplio o Popular predominante en Sudamérica.

De esta manera la proyectada Colombia progre de Ingrid (como la Argentina de Cristina, el Brasil de Lula, etcétera) pasaría a ser una punta de lanza contra Estados Unidos y, por ende, una baza más en la manga de las cancillerías francesas y comunitarias. Por suerte, la artera traición de Ingrid a sus captores la invalidaba de antemano y sin remedio para ese protagonismo vicario.

Pese a ingentes cabildeos foráneos por salvar el ambicioso plan original, el colérico Alfonso Cano, nuevo comandante en jefe de las FARC y --según malas lenguas locales-- amante secreto de la senadora y presidenta del esperpéntico Partido Verde Oxígeno antes o después de su voluntario secuestro, no le perdonó la costosa travesura, poniéndole al luengo cuero cabelludo de la bella fugitiva el precio comanche a pagar por los tránsfugas de alto nivel.

Jayme Bayly entrevista Jiménez Losantos sobre
Ingrid. Su pronóstico "...la nueva Carla Bruni"




Para redimirse a los ojos de sus vengativos verdugos de la jungla --quienes por cierto tan mal la trataron que ni el rostro ni en el resto del cuerpo ahora a la vista presenta siquiera la huella de una picadura de mosquito infestada--, Ingrid aún tenía la opción de mantenerse fiel al pacto fáustico contraído en la jungla amazónica a partir de aquel 23 de febrero de 2002 en que, entre queriendo y no queriendo, fue secuestrada.

Al principio, mareada por la enorme ola de popularidad a su llegada al Viejo Continente, quizás haya contemplado esa perspectiva, pero muy pronto todas las cuentas empezaron a darle que a la larga no convenía a su salud seguir fingiéndose santa y estando por tan peregrina labor una vez en libertad a orillas del Sena.

"Más vale pájaro en mano que cien volando", pensaría. Por lo demás, meto la mano en la candela por lo siguiente: aparte de hacer las paces con Álvaro Uribe, de algún modo llegó a un arreglo mutuamente ventajoso con el gobierno colombiano, que desde hace meses tiene en chirona a casi todos sus custodios en la selva, para que bajo ningún concepto permita la divulgación de sus reales condiciones de cautiverio. Un pacto tácito similar pudiera haber sido hecho con las FARC, cuyo testimonio sería menos creíble si no fuera por el detalle de que podría venir avalado por material fotográfico comprometedor.

Las amenazas de muerte explican la vergonzosa estampida de Ingrid rumbo a la Cité Lumière de sus
felices años estudiantiles, de igual modo que la impotencia de las FARC su metamorfosis hedonista y esta sensacional consagración en el santuario contrarrevolucionario de Miami a la licenciosa Afrodita colombo-francesa.

Siempre en la grata compañía de su calculadora progenitora Yolanda Pulecio y del resto del clan Betancourt, desde luego. El desconocido pertenecía también a la parentela. un familiar incógnito: un primo hermano por línea materna llamado Francisco, hijo de tía Nancy. Y colorín, colorado, este cuento todavía no ha terminado...

Fazit: A diferencia de los hijos de vecina metidos a guerrilleros, que en caso de fiasco suelen llevar la peor parte en tales aventuras subversivas, los hijos pródigos de padres solventes, cultos e influyentes (como Ingrid y
la estudiante mexicana de clase media profesional Lucía Moret, que salió herida pero moralmente limpia de polvo y paja de sus malos trotes en el campamento de Raúl Reyes gracias a una coartada inverosímil) siempre pueden volver al redil tiernamente arropados en el cálido aplauso y la magnanimidad espiritual y financiera de clan, casta, Iglesia, universidad, gobierno...

E incluso, por un pelo en el caso particular de Ingrid, la Comisión del Premio Nobel en Estocolmo.
Por fortuna, en el último minuto escabullósele entre los dedos la presea dorada más codiciada del planeta. Al punto de que la víspera del anuncio oficial del ganador en Estocolmo ya ella, convencida de que se lo otorgarían sin falta, había convocado al efecto a una conferencia de prensa. Atribuible sin duda al irreversible desdén de la narcoguerrilla, tan sonado revés mediático debe de haber sido la espina que pinchó el gigantesco globo de la esperanza inflado a la sazón por el progrerío universal.

Para la propia Ingrid, paradójicamente aquel papelazo tal haya sido la unica salida de emergencia posible frente a una situación de gana-pierde en la que corría el riesgo de perder el pellejo a cambio de una ilusión incierta. Con todo, aunque las FARC estén ahora mismo en franca desbandada, esa espada de Damocles sigue pendiente sobre su tornadiza cabeza, obligándola a extremar las precauciones en vez de solazarse ante las cámaras de una revista del corazón en un balneario internacional. [Foto: Ingrid, Cristina y Madonna en la Casa Rosada.]

En fin, ya sabrá ella lo que hace y por qué lo hace. En cambio,
para gaudio de la inmensa mayoría de sus obstinados paisanos, este benéfico epílogo romántico en las páginas ilustradas de Caras marca el happy end de un guión político perverso que, llevado hasta sus últimas consecuencias, habría prolongado innecesariamente el largo, sangriento calvario nacional.

La moraleja de esta historia consiste en que el caso de Ingrid Betancourt dista mucho de ser un caso sui géneris en América del Sur; es más bien un paradigma, un ejemplo que corrobora el leitmotiv de la Comedie Humaine de Honoré de Balzac, a saber: el absurdo afán de los hijos de nuevos ricos por borrar el origen burgués de su estatus, y sobre todo escapar a los para ellos anodinas profesiones liberales de sus padres, ennobleciéndose a toda costa. Modernamente, aun a expensas de su propia clase social. Parafraseando al célebre cineasta español Luis Buñuel, estamos ante una muestra más del
"discreto encanto de la oligarquía sudaca"...

***************************************

Extractos del reportaje de Caras:

En la playa…¿y enamorada?", tituló la revista “Caras Colombia”, del grupo editorial Televisa, un artículo en el que se muestra a la ex candidata presidencial colombiana disfrutando en Miami de un soleado y apacible día de playa".

No son fotografías tomadas por un paparazzi. Las tomó un periodista colombiano que vive en esa ciudad y que logró acercarse a Betancourt porque, como ella, también padeció el flagelo del secuestro.

La persona que captó las imágenes tuvo la oportunidad de hablar bastante con Ingrid esa mañana y fue testigo de todo el afecto y de las expresiones de cariño que tuvo con ese señor, que desafortunadamente nunca le fue presentado...

Las imágenes de Betancourt en traje de baño develan que la ex rehén conserva una buena figura gracias a que hace ejercicio diario, una costumbre que no abandonó ni durante los duros días de cautiverio en lo profundo de las selvas colombianas.

Saturday, 24 January 2009

Cristina: Fidel vestía un... "jogging azul"

Sombras traicioneras y tango en mala hora

Por Jorge A. Pomar, Colonia

Según palabras textuales de Cristina Fernández de Kirchner en el vídeo de abajo, el jogging (mono) negro que vestía el Magno Paciente durante la entrevista entre ambos era ¡AZUL! ¿Se le olvidó el color que vio o el color que debía haber visto? Curioso lapsus cromático, el suyo y el del (para nosotros los cubanos) desconocido adlátere que le sopla de manera audible que era "blanco".

Por si fuese poco motivo para dudar de la veracidad de la entrevista de marras, ahí está el sospechoso detalle de las sombras en un fotograma frontal en recinto cerrado (pinche aquí para opinar al respecto). A lo mejor el mono era azul prusia, que igual sirve para ocultar el abultamiento de sondas debajo de la tela.

Pero, bueno, siendo yo lego en la materia, cabe la posibilidad de que la intensa fuente de luz lateral que proyecta ambas siluetas a la izquierda de la cronológicamente (que no desde el punto de vista facultativo, ya que es sabido que la bella dama está sicosomatizando fatal el infamante tutelaje de su autoritario consorte y antecesor) dispar pareja sobre la pared de fondo provenga, en dependencia de la hora
y el clima del día, de una ventana abierta o de un reflector situado a la derecha.

En todo caso, el flash de la cámara digital debería haberlas opacado un poco más. Curioso detalle observable en una de las fotos con el presidente chino Hu Jintao tomadas en un entorno hospitalario (foto I) mientras que brilla por su ausencia en otra toma (foto II) hecha instantes antes o después exactamente en el mismo sitio.

Un jogging... ¿azul?



Ahora bien, si como es de suponer, la foto digital entregada
a Cristina en Caracas dos días después del shooting es justo la única mostrable entre vaya usted a saber cuántas, no se puede menos que colegir que el Magno Paciente debía de encontrarse en un estado físico y mental bastante peor.

Al extremo de no haber dejado constancia gráfica de la presencia de Raúl Castro, que sin embargo es el homólogo de la presidenta. Fuentes argentinas aseguran que no fue invitado por el hijo de Fidel, que fue a recogerla para la ya inesperada entrevista. Señal de que se mantiene vigente el vaticinio abicueril sobre una deseable inversión de la secuencia natural. Por lo demás, el ofuscamiento en la expresión facial del Magno Paciente da pie a pensar que, si no hay postproducción, en esta penúltima ocasión también nos quedaremos sin verlo monologar y locomoverse.

Con todo, mi testarudo Alter Ego insiste en que, por su propio bien, se equivocan los cantores de victoria. Tiempo al tiempo. En cambio, que a la vuelta el tiro le salió a Cristina por la culata a todos los efectos propagandísticos, lo demuestran las pestes de todos los hedores que aún están echando contra ella y su Legendario Anfitrión la inmensa mayoría de los lectores de (por ejemplo)
La Nación.

Igual la cancillería y casi todo el gobierno argentino creen que Cristina se dejó mangonear. Nada que lució regia en la foto con Fidel pero en mala hora se le ocurrió ir bailar el tango con Raúl en La Habana. Amén de que,
a la vista de la gravedad del Magno Paciente, la visita ha servido de pretexto a algunos pibes malintencionados para sacar a colación la reconocida pericia peronista en el arte de embalsamar caudillos.

Finalmente, el citado diario bonaerense confirma que, en efecto, al afamado fotógrafo presidencial le hicieron el feo de darle con las puertas en las narices:
"Víctor Buggé, que retrata a los presidentes argentinos desde hace más de 25 años, se enteró en La Habana de que no podría entrar en la reunión de media hora entre Cristina Kirchner y Fidel Castro".