Friday, 8 February 2008

Sin el Che desde el Río Bravo hasta la Patagonia

Donde el Abicú confiesa su amor al euro y desbarata una intriga

Por Jorge A. Pomar, Colonia


Hace unos días recibí un email del colega Camilo López Daria donde me alertaba acerca de un ataque a mi persona en su blog Estancia Cubana, una de las bitácoras criollas de obligatoria consulta por la actualidad de sus informaciones y su constante estímulo a la polémica.


A decir verdad, conociendo el paño, no me había sorprendido semejante diatriba en mi contra del comentarista alemán de un artículo de Camilo sobre el hispanista Harald Neuber, otro teutón igualmente caracterizado por sus despelotes procastristas, prochavistas, a favor del "socialismo del siglo XXI", del tándem de corazón-teutón-que-late-a-la- izquierda integrado por Georg Gysi-Oskar Lafontaine (Die Linke), etc.


O sea, hablo de dos alemanes. El uno, retratado por Camilo, es el tal Harald. El dos, un tal Christian Kliver --con quien es muy posible que el Abicú haya cruzado sables alguna vez aquí en Alemania-- sale a la palestra en defensa de su correligionario zurdo Harald, a quien en uno de los comentarios al artículo de Camilo fustigué con pleno conocimiento de sus deyecciones orales gracias al desencuentro entre ambos durante una mesa redonda en Berlín de la Deutsche Welle-TV (Voz de Alemania-TV) varios años antes.


Dos detalles sorprendentes en el ataque
ad personae et ad nauseam de Herr Kliver: (1) Me acusa nada menos que de haber cobrado la friolera de 150 euros por mi participación en aquel programa televisado. (2) El artículo de Camilo data del 29 de mayo de 2007 y la vicaria respuesta llegó, con efecto retardado, el domingo pasado. Cuenta habida de que el pugilato oral es el del tipo de polémicas que, por desgracia, solemos sostener acá con el progrerío eurooccidental y de los mezquinos argumentos esgrimidos contra nosotros, pudiera ser de interés para el lector de otras latitudes seguir aquí uno de esos pleitos caninos en brevísimo mano a mano tripartito.

Por cortesía con el adversario ideológico, citaré en orden inverso lo dicho por las tres partes involucradas, es decir, el artículo original de Camilo, mi comentario de entonces y el contracomentario de Kliver. Sobre los motivos del titular de Estancia Cubana para encenderle la leva al tal Neuber, el lector puede hacerse una idea pinchando aquí para degustar un ajiaco surreal de su autoría en Rebelión donde demuestra con lujo de detalles que el desencanto del estudiantado venezolano con Chávez es, adivinen, fruto de las trapacerías de la CIA.

Finalmente, a nombre del Abicú daré cabal, pertinente, heterodoxa respuesta al argumento sobre un supuesto lucro de mi parte, so pretexto de mi "campaña contra Cuba", a costa del presupuesto de la Voz de Alemania, el Instituto Iberoamericano de Berlín y otras entidades mediáticas de la República Federal de Alemania.


Contracomentario de Kliver:

Lo que Pomar olvidó mencionar: La Deutsche Welle le pagó 150 Euros por su participación en el programa. Como en este caso recibió en diferentes ocasiones dinero para su campaña contra Cuba (por ejemplo en el Instituto Iberoamericano de Berlín). Así se vive bien en el "exilio". Porque, en resumen, es más lucrativo ganar euro en lugar de pesos cubanos, verdad Jorgecito?!

Christian Kliver 03.02.08 @ 19:19

***********************************************

Comentario de Jorge A. Pomar:


Neuber es, en efecto, un apologista del castrismo en Alemania. Hace unos años tuve el disgusto de participar con él en un debate de la DW sobre Cuba. Defendió exactamente los mismos estribillos de Granma, La Jiribilla, Rebelión y la Mesa Redonda (la "Retonta", como le dicen en Cuba).

Sólo que con el lenguaje de palo oficial de la extinta RDA: monocorde y machacón hasta el bostezo. Tuve que pedirle, en plena transmisión, que echara un vistazo por el panel de cristal del fondo: "Fíjese, el muro se cayó. El socialismo real ya no existe.

Según él, se acerca el fin del capitalismo. Pero, en efecto, coincido contigo, está haciendo su agosto. No es ningún berraco.

De ahí su alegría por saber que al fin alguien ha tomado nota de su existencia: un mérito que se anota ante sus patrones. Teóricamente, es un cafre, un Betonkopf, "cabeza de hormigón", como se decían los erredeanos. En la mejor prensa rentada alemana no tiene el menor chance, pero si en... ...Freitag y Junge Welt, el diario del PDS.

Con el chavismo se está forrando. Pero, a pesar de estarse gastando un
billete gordo en Alemania y Europa Occidental, Chávez no goza de la
mínima simpatía por estos lares.

********************************************

A sueldo: Harald Neuber

29.05.07 @ 17:59:40.

Por Camilo López Darias

Harald Neuber nació en Aachen, la Alemania derrotada. En la universidad estudió a los clásicos de la literatura latinoamericana y también arqueología, quizás por aquello de las ruinas en las calles de su ciudad natal. Pero su carácter aventurero lo llevó a ejercer el periodismo militante, cubriendo noticias en conflictos bélicos y sirviendo de corresponsal para el panfleto Junge Welt. [Foto de al lado: Harald Neuber.]

Neuber se ha convertido en uno de los miembros honorarios del pelotón proselitista que justifica dictaduras y totalitarismos. Algunos denominan a esta clase como “eurotontos”. Pero no es tan simple. Cumplen una agenda.

Desde su bastión de pseudo progresía moralmente “superior”, Neuber defiende sin complejos al régimen cubano y al experimento chauvinista del “bolivarismo” caraqueño. Y gracias a su posición sesgada ha conseguido entrevistas con Abel Prieto y otros tantos. Sus numerosos artículos abogan por el paraíso socialista y por las bonanzas del colectivismo caribeño. Es así como su pluma es invitada frecuente a bodrios del estilo de “La Jiribilla” y “Aporrea”, reflejo de lo más reaccionario que se publica hoy en la red.

Desde inicios de este siglo, Harald se ha dedicado con disciplina franciscana a participar en foros pro castristas y a firmar esas famosas cartas colectivas que condenan la liberación de Luis Posada Carriles o el encarcelamiento de los cinco “héroes” por el vil imperio. Lo curioso, y casi surrealista, es que muchas veces se le suele presentar como un intelectual “latinoamericano” comprometido con las causas “justas”. Francamente ridículo, sobre todo si tomamos en cuenta que a Neuber no le basta con ensalzar a la “nueva izquierda” de la zona, sino que también llena de elogios a una retrógrada guerrilla colombiana como las FARC.

El último, por ahora, show mediático de éste espécimen fue el de participar en las jornadas de debates del esperpento “Tele sur”, nada más y nada menos que por el derecho a informar y ser informados. Curiosamente también acaba de firmar una declaración de “intelectuales progresistas” a favor del cierre de la estación RCTV.

Simplemente, un mercenario a sueldo.

***************************************

Inefables Kliver y Neuber:

Para empezar, nada tengo en contra de cobrar por servicios prestados. Ese capcioso argumento, caro a la izquierda antisistema occidental, atortoja a exiliados que se autoclasifican como moderados, ya sea por convicción, comodidad o con tal de complacer a la maniática progresía local, cuyos adeptos predominan en círculos académicos, mediáticos y fundacionales. Siempre tan magnánima toda ella a la hora de costear causas afines con fondos estatales. El Abicú no es santo de su devoción y viceversa. De hecho, estamos en guerra abierta y permanente.

En esa trampa para eurotontos caen con facilidad también los subvencionados (por esa misma dadivosa mano zurda) con algo o mucho que ocultar en materia pecuniaria. No, liebe Genossen (queridos camaradas), lo que es éste que está aquí no juega en esas ligas hiperestésicas. Soy insensible a ese género de chantajes puritanistas. Me resbalan.

A propósito, ya que andan en pareja y en plan (fiscalizante) de Sherlock Holmes y su ayudante Watson, les daré una pista caliente: investiguen las cuentas de la Asociación Encuentro en la Red. Con apenas una docena de colaboradores recibe donativos millonarios de múltiples fundaciones de Estados Unidos y la Unión Europea para editar un blog y un magacín en rústica a cada cual más anodino.

Aunque el pálpito me da que no les cuadra ni atrás ni alante esa línea de combate. No les sugiero averiguar también de dónde procede la plata con les pagan sus torpes artículos en la prensa digital filocastrista, sus conferencias y viajes. Coincido con Camilo: ambos son "mercenarios a sueldo" del Gorila Rojo y su Revolución Bolivariana.

Como reconociera el propio Kliver en un artículo reciente para el diario juvenil del PDS (Partido del Socialismo Democrático) titulado "Juntos por Venezuela" (Junge Welt, 15-01-2008), la causa chavista no ha prendido aún en Alemania: "Aunque operan ya en Alemania numerosos grupos provenezolanos, todavía no existe una coordinación efectiva del trabajo después que han fracasado tentativas correspondientes en el pasado".


A pesar de vuestros buenos oficios, o tal vez también gracias a ellos, la imagen de Hugo Chávez, vuestro manirroto patrón, anda hoy a ras de suelo. Ocurrentes artistas del Kabarett (teatro bufo) alemán se ensañan con el grotesco personaje, caricaturizado año tras año en forma de muñecón de unos irreverentes carnavales renanos que no se atienen para nada a las pautas de corrección política.

No se si habrán sacado a relucir el dato de mis honorarios por prusiana cicatería personal o falta de sentido del humor, pero 150 euros (la misma flaca cifra girada a la cuenta corriente de Neuber) por el concepto de marras sólo es una remuneración exorbitante allá en la paupérrima Isla de vuestros amores. Y conste, queridos, que ni siquiera allí para todo el mundo.

Lo justo hubiera sido pagarle a Neuber 150 por recitar el catecismo castrista y 500 a este servidor, ya que fui el único de los participantes que, amén de hacer lo mismo en tres idiomas, no le doró la píldora sociata y tercermundista a la teleaudiencia germana, única del planeta con millones de espectadores que han padecido en carne propia los dos totalitarismos del siglo XX. Una incidental: aproximadamente esa modesta cantidad me la gasto yo al mes en puros y picadura de cachimba.

Despejada esa desmañada insidia vuestra, añado algo más, inter nos y para darle por la vena del gusto a toda la galería progre. No se lo tomen a chacota, por favor. Hablo en serio. Fíjense bien, si alguna entidad me ofreciera ayuda financiera sin poner condiciones de ninguna clase, de seguro que no me negaría de plano a recibirlo. Les juro que la aceptaría de buen grado, aun cuando viniera de la "mafia de Miami" --como gustan de repetir ustedes dos--, de las arcas de la Casa Blanca o de la mismísima sede de la CIA en Langley.

A lo que ni muerto accedería es a embarrarme las manos con dinero de Fidel Castro (siempre poco, sangreado y envenenado, como saben los agentes encubiertos de la STASI criolla que pululan también por estos pagos teutónicos) o Hugo Chávez (siempre fácil y bastante, como saben los paisanos míos que acá se dedican a realzar su escasa talla, como Ustedes dos).

Por desgracia, hasta ahora el Imperio y sus agencias no han tenido a bien subvencionar al Abicú Liberal, pero confieso que me chala la idea de hacerle competencia a vuestra virulenta falange en el idioma de Goethe y Schiller, tan maltratado por vuestros teclados. Prometo que tan pronto vacíen el cuerno de la abundancia en mi bolsillo todos lo sabrán con lujo de cuantía y transparencia.

Dicho sea de paso: no sólo para mí y para ti, oh neobeato Kliver, "es más lucrativo ganar euro en lugar de pesos cubanos". Te garantizo que los cubanos de a pie en la Isla opinan de esa guisa. ¿A qué mencionar a tus tan venerados hombres nuevos del mundo mejor de la nomenclatura insular?

Son el ejemplo a seguir, dicunt (dicen) Solbes y otras instancias duchas en fortunas privadas. Por lo demás, te pago lo que pidas si me traes a un solo alemán que esté dispuesto a cambiar divisa por moneda nacional fuera de la Isla. ¡Qué falta de imaginación la tuya! Prueba fehaciente de que el socialismo, cualquier socialismo, además de inducir a la más rastrera hipocresía, mata de paso la fantasía y el sentido del humor.

Conque, no les quepa la menor duda a ninguno de los dos: el Abicú es un contrarrevolucionario consecuente, un reaccionario opuesto a cuanto huela o suene a socialista, neoliberal y neoconservador a la vez, hincha de Uribe, Aznar y Bush junior sin asquitos progres, así como partidario acérrimo del republicano McCain en las presidenciales de Estados Unidos. ¿A que Ustedes están por Obama o Hillary, en ese orden? ¿Qué pasa? El Abicú también es prieto de cepa...

La euforia por la derrota de vuestro gran mecenas petrodolarizado en el Referendo Constitucional a duras penas ha sido más salvaje que el orgasmo psíquico que experimento viendo los vídeos de las marchas del 4 de febrero en Colombia: por primera vez en la historia de Sudamérica sin cruces de hoces y martillos, banderas rojas, rojinegras y rojiverdes, arco iris; camisetas con la efigie del Che, sin quemas del Tío Sam ni trovas de Silvio Rodríguez, Pablo Milanes, Fito Paez, Manu Chao, etc. Contra las FARC, y de ramalazo contra Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega, Rafael Correa, Ollanta Humala, López Obrador. Todos ellos va ya cuesta abajo en su rodada...



Gente mucha y bien plantada, toda una "humanidad que ha dicho BASTA y ha echado a andar". Hacia adelante, no hacia atrás como el cangrejo castroguevariano. Por la salud de vuestras tarjetas de crédito, cuiden sobre todo a Chávez. Cierto, infinito es el número de los estultos, pero no todos los días aparece un Midas con tantos petrodólares que convertir en oro del que c... el moro y/o derrochar en alabanzas a su chatura. Igual que el Muro de Berlín que Neuber se empecinaba en seguir viendo en pie a través de la pared de vidrio de los estudios de la Voz de Alemania, en el momento menos pensado vuestra Nueva Izquierda latinoamericana se vendrá abajo sin pena ni gloria.

América Latina sin el Che Guevara desde el Río Bravo hasta la Patagonia, ¡qué maravilla! (Si bien, doy por sentado que que Argentina y México serán probablemente los últimos reductos de vuestra nociva solidaridad neoprogresista.)

Y sin Comandante en Jefe, con cuyo postrer aliento ha de empezar a fenecer en breve, para póstuma satisfacción suya, el movimiento revolucionario tanto en la Isla como en el subcontinente. Será el comienzo de un happy end latinoamericano que dará al traste con cierto próspero negocio intelectual y mediático de sobra conocido.

En fin, ya es hora de que ambos vayan pensando en mudarse con vuestra doctrinaria fanfarria a "otras tierras del mundo que reclamen el concurso de vuestros modestos esfuerzos. Los abraza con fervor contrarrevolucionario", incordialmente...

El Abicú

8 comments:

Kubalgie said...

y yo les digo a la parejita:
Después no digan que No lo sabían.
Solo un par de ejemplos buscados en menos de 1 minuto:
aquí o aquí o aquí

Anonymous said...

ja, ja, ja!!!! Si pudiera te pagaba algo yo también abiku por divertirnos a tantoS. Me encanta tu sátira y al que no le guste que le heche azucá! Fuego a esos cabronazos minusválidos mentales-morales del oportunismo internacional!
Arique

PolO said...

El Abicù se tirò pal solar en chancletas de palo y con el machete en la mano.

Anonymous said...

Esbirros "internacionalistas" como esos hay mil y que se creen muy inteligentes. Sus actos demuestran que son muy primitivos; tanto como "las causas" que dicen defender.

Anonymous said...

yo también pagaría por leer al abicú
;)

Amadeus said...

Bueno y si cobraste 150 Euros (que es una ridiculez) QUÉ?

¿Y no le pagan a Neuber los pasajes, las estancias, las mulatas (o las indias venezolanas), los rones que se bebe y el Taschengeld que le dar a este discipulo de Honecker?

Dales duros Abicú, dales duro.

Agustin Farinas said...

Jorge,
excelente tu respuesta a los "progresistas" alemanes. Me sco el sombrero. Como tu, soy enemigo de todos estos socialistas, progresistas, zapateristas y otras yerbas malas que pululan por el mundo. Ya sebmos lo que esconden detras de esas mascaras. La dictadura totalitaria del comunismo. Dales duro y a la cabeza, Abicu!

luisc said...

como siempre, abicú, excelentisimo...
me has hecho recordar un episodio en la UH, que te contaré en otro momento.