Thursday, 21 February 2008

Little Little Havana is Changing

De revoluciones trabajando para el inglés

(Versión precisada y aumentada)

Por Jorge A. Pomar, Colonia

O, gracias al esfuerzo de los cubanoamericanos, más pan con sueño americano para todos los inmigrantes iberoamericanos también en la Pequeña Pequeña Habana (Union City, New Jersey), que
igual que Miami está cambiando, ha estado siempre cambiando para mejor a ritmo de vértigo desde el arribo en masa de la primera oleada de fugitivos del castrismo en 1959. (Foto: Union City.)

Contra el cliché eurooccidental de los bad Cubans cayendo como una bandada de buitres sedientos de venganza sobre la Brave Island of Liberty and Hope, los exitosos habitantes de Union City, Tercera Capital de los Cubanos, que en conjunto con La Florida producen más de 25 veces el PBI de la Isla, han preparado condiciones óptimas para el arribo de nuevas oleadas de latinos. Especialmente, venezolanos de clase media, que aterrizan cada semana en el Miami o Nueva York para elegir entre ambas ciudades y quedarse en una, o en las dos a la vez, con su know-how y sus tarjetas de crédito.

Un proceso destinado a consolidar la creciente fama de la villa como capital cultural de América Latina y --tan pronto rompa en la Isla la transición a la democracia- a convertir al eje Miami-Habana en el polo turístico número uno del planeta. Un gigantesco proceso de integración de la cultura anfitriona anglosajona con la cultura huésped latina que, a juzgar por los entrevistados en el vídeo del
Little Little Havana is Changing (pinche ahí para ver el vídeo), tiene lugar con poco trauma.

Con la particularidad de que, tanto en Little Havana (Miami) como en Little Little Havana los cubanoamericanos hacen ahora las veces de main stream en el melting pot para los sudamericanos. Con unos 70 habitantes, Union City aventaja a Miami --en verdad, un reparto residencial hipertrofiado-- en las preferencias de los inmigrantes cubanos por una peculiaridad dilecta a nuestra idiosincracia: es la ciudad más densamente poblada del país. Y a nosotros nos gusta la juntera, el calor humano. Único handicap: el frío norteño.



De ahí que Miami siga siendo the next best the next best thing to home for close to 60 percent of the one million Cuban exiles living in the United States. Lo afirmaba ya hace 15 inviernos un tal Mr. Pérez, vecino de la Pequeña Pequeña Havana, en un muy recomendable artículo del NYT titulado Union City and Miami: A Sisterhood Born of Cuban Roots. (Pinche sobre el título para leerlo.)

Da gusto ver la agilidad con que se urbaniza y diversifica esta antigua aldea-balneario de La Florida donde, al esfuerzo de varias generaciones de inmigrantes cubanos, se añade ahora una poderosa inyección de capital humano procedente sobre todo de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua. Una incesante Völkerwanderung (migración de pueblos) de Sur a Norte provocada por caudillos revolucionarios para beneficio del Tío Sam. (Foto: Calle Ocho, Miami.)

Todo gracias al castrismo y al espectro del socialismo del siglo XXI en Sudamérica, ambos el negocio más lucrativo, sin contrapartida, del Imperio en los tiempos que corren. Nunca, y en ningún otro continente, más cierto el lacónico aforismo hispano: "Trabajar para el inglés".

Sabedor de lo que es no tener prácticamente aliados sudamericanos en este largo, afectivamente ingrato exilio teutón, el Abicú se alegra por sus paisanos en La Florida y el resto de la Yuma, que cuentan con la empatía y solidaridad activa de la creciente comunidad venezolano-americana.

Cualquiera diría que en Miami, Union City, New Jersey, Nueva York..., o sea, en franco territorio imperial, empieza a materializarse, gracias a la fuerza centrífuga de las réplicas del castrismo en América del Sur, el viejo sueño de unidad de iberoamericana de Bolívar y Martí.

9 comments:

Plutarco Tuero said...

Coño abicú, no es que quiera entablar contigo una controversia, pues ni soy Naborí ni tú Angel Valiente. Ya en varios comentarios tuyos (pues los leo todos de punta a rabo y de rabo al cabo como decía mi difunta madre) te quejas del ingrato exilio alemán. ¿Por qué no regresas para Cuba? Mira, tu Yoani viró y está hasta de Opositora estrella y no le pasa nada. Pero bueno, no quiero ser tan exigente, Miami es también un "Ziel". (no he encontrado palabra en español mejor que Ziel, lo abarca todo). Te me pareces al polaco de la esquina, que se pasa el día diciendo pestes de los alemanes y de Alemania, pero ni aunque le den candela como al macao vuelve para Polonia.

Saludos

Plutarco Tuero said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Jorge A. Pomar said...

Plutarco Tuero, vuelves a equivocarte de medio a medio. Yo no me paso el día hablando pestes de los alemanes. Lo contrario es cierto: defiendo a Alemania contra los nativos izquierdosos y la subcultura occidental de la queja por todo y por nada.

Sin ir más lejos, el domingo en Dortmund puse como un trapo a unos dekapistas (del Partido Comunista Alemán)que intentaron sabotearme una disertación sobre el documental "Detrás de la cortina de Azúcar", de Camila Guzmán en el teatro Schauburg.

Esos cabezas de hormigón, que todavía asisten a los congresos de los comunistas rusos en Moscú y mandan voluntarios a cortar marabú en Guantánamo, salieron con la cola entre las piernas.

Este país es mucho mejor de lo que los aborígenes creen. Y el Abicú, en particular, lo pasa regio, como no pierde ocasión de consignar en su blog. Más aún, en comparación con Cuba, casi me sentí en libertad durante mi estancia en la RDA en 1980.

Ahora bien, no soy germanófilo sino germanista. Por eso estoy aquí y no en Estados Unidos, a donde puedo largarme cuando se me antoje en virtud de mi condición de anglista y, sobre todo, de mi carnet de identidad y pasaporte alemanes.

Deja eso a mi libre albedrío. Veo que tienes la manía de pegar etiquetas a diestra y siniestra. Ya deberías saber que a mí me resbalan. No me precio de amar ni odiar a los alemanes. Estoy en el bosque teutón y distingo entre un árbol y otro.

Pero, descuida, aclaro esto aquí para los no iniciados. Intuyendo que a ti no hace falta aclararte nada sobre mi persona, te tomo como un guasón de San Nicolás del Peladero. Saludos,

El Abicú

PolO said...

Abicù, a mì me encanta "trabajar pal inglès". ¡ La que pasè cuando trabajaba pal Gallego en Jefe !
God save the Queen !
Y no le hagas caso al Plutarco, el tipo es un vacilòn; vaya... el tìpico pesao cubiche. Aparte de que siempre hace falta uno que le tire mierda al piano para que la fiesta se ponga interesante.
Y a tì Plutarco: Tremendo bofe eres, asere. Tu eres de los que se bañan en Varadero en calzoncillos Matapasiones y botas rusas. Jajaja.

Plutarco Tuero said...

Entonces tenemos muchísimo en común.

El desarrollo del escenario político en Alemania es preocupante, por eso todos los amantes de la libertad debemos poner nuestro grano de arena, o un saco si es posible para detener la avalancha roja.

Yo he creado un blog para eso. Me alegraría de sobremanera que pusieras algún que otro post como autor, ya qué tú eres escritor y de pluma afilada.

PolO said...

Pluto, me encanta esa mentalidad de "si no te gusta, vete". ¿Què tal "si no te gusta, Quèdate y habla lo que se te antoje?
Tù sabes que el inmigrante tambièn paga impuestos... ¿ O no ?
Nada personal, desde los tiempos bìblicos siempre se ha tratado de limitar la libertad de expresiòn: "Con la misma vara que mides, te mediràn", "No tires piedras a tu vecino si tu tejado es de vidrio","Mejor me callo para no ofender", y un etc interminable.

Eufrates del Valle said...

Estimado correligionario Abicu: Muy bueno tu post. Lo unico malo de lo que dices es que en New Jersey y New York quedan muy poquitos cubanos ya. No sabes cuan solo nos sentimos los cubanos por aca!

Precisaria mejor que la verdadera revolucion bolivariana se esta dando en Miami (en Little Havana a penas quedan cubanos, ya todos viven en mejores barrios... creo que queda el pintor Jesse de los Rios todavia alli), porque por aca por NY, esos "hermanitos latinoamericanos" aman a Chavez, a Fidel y a Evo... no tienes idea!!!!! Y la prensa en espanol aca... Ni que contarte! Busca en internet al bodrio de Gerson Borrero, y veras sus arengas y loas al companero resignado o a la terrorista peruana Vicky Pelaez, que dicen que trabaja bajo la mirada de un retrato del che y del senderista preso en su buro, Abigael o algo asi.

Pero la idea de tu post es fabulosa. Gracias.

Jorge A. Pomar said...

Éufrates, tienes toda la razón. Por pura distracción deductiva, olvidé hacer esa importante distinción. Es un fenómeno típico de las grandes ciudades de Occidente.

Pero sí, claro que tengo idea, porque también aquí en Alemania el procastrismo sudamericano es un fenómeno virulento. Viven de eso. Así que procedo de inmediato a extirpar a New Jersey y New York del listado. Un millón de gracias.

El Abicú

Anonymous said...

Plutarco es es evidentemente Tuerto