Monday, 28 December 2009

Breve "retiro espiritual" a orillas del Danubio

Queridos amigos:

Siguiendo la saludable pauta trazada el pasado otoño por nuestra colega Zoé Valdés (saludos), partimos esta tarde por vía aérea hacia las riberas eslovacas del Danubio Azul, donde planeo permanecer en absoluto retiro espiritual hasta el 5 de enero.

A no ser que el receso del Cambio Climático me fuerce a la clausura, en cuyo caso cabe la posibilidad de que mate el hastío chapisteando algunos de los numerosos borradores en lista de espera. Deseándoles a todos, como se dice aquí en Teutolandia, "un suave resbalón hacia el Año Nuevo"...

El Abicú

Sunday, 27 December 2009

Apuesta por la Violencia como partera de la Historia en Cuba

Dialogando con los lectores: Un deseo abicueril para la Navidad insular del 2010

Por Jorge A. Pomar, Colonia

Así es, María Elena (¡bienvenida al blog!), Chiquitacubana, Pako, Oxiuro y 3M. Qué se puede esperar de un progrerío mediático capaz de, por ejemplo, atribuir a la cartilla de racionamiento efectos preventivos contra enfermedades cardiovasculares. O de reconocer como aporte ecológico de la vetusta Revolución Cubana el uso de heces fecales como abono entre los edificios prefabricados de Alamar.
[Cuadro.- La balsa de Medusa, óleo sobre lienzo, 1819. Jean Louis André Théodore Géricault, El Louvre, París.]

Por eso, como apostilla Nic, Están los viejos cuchillos tiritando bajo el polvo. Diógenes x Dios, gracias por la sugerencia. Hurgando sobre el tema en el cajón de sastre de Youtube, preferí insertar el vídeo de Bayly sobre el conspicuo sacerdote chavista. Ignoraba que el humorista peruano había “traginado” en su momento al camarlengo Bertone en un vídeo idóneo para ilustrar el comentario abicueril a la homilía navideña de nuestro inefable purpurado. Échenle un vistazo para reírse a mandíbula batiente.

Cristy y Oxiuro, en sentido general ambos están en lo cierto respecto a las culpas de "nuestro pueblo". Es también mi punto de vista. Sin embargo, la cronología del incontenible ascenso del Magno Paciente y el triunfo de su Nuevo Régimen aclara el orden: imaginario mesiánico de Martí como antídoto contra la Primera República, sangriento ajuste de cuentas con el mambisado “de color”, intensa labor de ilustración subversiva a cargo de la intelectualidad y la academia, crack del 29, politización de universidades e institutos de bachillerato, boga del sindicalismo marxista y el terror revolucionario, caída del Machadato, septenio de turbulencias culminante en la Constitución del 40 y el nacimiento de la Segunda República, prédicas catastrofistas (Chibás, Pardo Llada, Kuchilán, Jorge Mañach, Portuondo et allii), apogeo del gansterismo político bajo los gobiernos auténticos de Grau y Prío, golpe incruento del 10 de marzo del 52.

Maqueta de la primera silla eléctrica con esqueleto parlanchín
expuesta en la sala del apartamento del Abicú en Colonia
(Imagen de lado para abarcar toda la figura en close-up)




A partir de ahí en vertiginoso crescendo: intransigencia del estudiantado “bonchista” y la aristocracia obrera (telefónicos, eléctricos, banqueros...), unánime condena del asalto al cuartel Moncada, parcialidad de la curia católica y evangélica, ataque comando al Palacio Presidencial con ayuda financiera de de auténticos y ortodoxos, absentismo suicida de las "clases vivas", glorificación de Castro-Echeverría y demonización de Batista por obra de la prensa burguesa, sabotaje consciente contra cualquier solución electoral, oportunismo de los comunistas del PSP, boicot de la Casa Blanca, defección de la alta oficialidad del Ejército Nacional, fuga de Batista...


En realidad, "Nuestro pueblo" como tal entra en escena a mediados de diciembre del 58, contagiado por el delirio tremendo de las mal llamadas "clases vivas". El Magno Paciente --sin duda uno de los pocos, si no el único estadista criollo con vista larga, voluntad de poder y pleno conocimiento de lo que quiere -- enseguida utilizaría eficazmente a las masas populares para desbancar a la burguesía y su partidocracia junto con el primer Gobierno Revolucionario y la República que ellos mismos les habían enseñado a aborrecer.

A día de hoy todo parece indicar que estamos asistiendo a una todavía vaga y subrepticia pero cada vez más evidente involución histórica hacia un cambio de actores clasistas, dizque “generacional”, y una concatenación de sucesos , tácticas y estrategias que, cambiando lo que haya que cambiar, de alguna torticera manera empiezan a recordarle a mi suspicaz y retrógrado Alter Ego el tipo de dialéctica suicida que hace más de medio siglo aupó a nuestro astuto Magno Paciente al poder omnímodo en la Isla.

Esta vez, de cara a la solución biológica, a fin de legitimarles un suave, plácido deslizamiento de escape del socialismo totalitario y vuelta a la “pluriporquería” y el consumismo turbocapitalista bajo disfraz “progresista” a los inermes, inútiles, parasitarios niñatos de la gerontocracia castrista.

Desde luego, manteniendo a toda costa cerradas bajo siete llaves, evitando por todos los medios alebrestar a nuestras de nuevo extrañamente indiferentes, abúlicas pero siempre volubles, acechantes, oportunistas y, sobre todo, potencialmente sanguinarias masas populares.
[Cuadro.- La libertad guiando al pueblo, óleo sobre lienzo, 1830, Eugène Délacroix, El Louvre, París.]

Ojalá los ángeles rebeldes que rigen el infierno cristiano hagan saltar por los aires ese otro camino hecho de buenas intenciones. Por la ínfima parte que corresponde al Abicú y su Alter Ego, no en balde ex camaradas del “glorioso e inmortal” PCC con ciertos para ellos entrañables, irrenunciables rezagos teóricos, a sus 62 años de edad, 16 de ellos en el exilio colonés, ambos siguen apostando en firme al axioma marxista del “conflicto antagónico entre fuerzas productivas y relaciones de producción”.

A menos que Cristo obre el arduo milagro de ablandarles el corazón al Magno Paciente y su Hermanísimo, le juego toda mi esperanza al odio y la guerra civil antes que a las monsergas de moda sobre el amor y la paz, al final con horror antes que al horror sin final. Tal vez un poco por haber visto anteayer en el canal ARD el capítulo cubano de la serie televisiva
Expedition Humboldt donde, entre otras escenas elocuentes, la vendedora mestiza de un destartalado agromercado señala sobre el mostrador la única mercancía a la venta durante casi todo el año en curso: un par de pomos de plástico desechables de Tropicola llenos de puré de tomate casero.

Pena, rabia, sensación de impotencia y ganas de estrangular en los dedos engarrotados, he ahí lo que siente el espectador exiliar tras haberse vuelto a empujar sobre la azotea del Palacio del Segundo Cabo el teque del compañero Eusebio Leal, nuestro infame, monacal y engolado Historiador de La Habana, acerca de lo bien que están los nativos de a pie en comparación con sus pares en Centro- y Sudamérica...

En suma, para quitarme el mal sabor de boca que me dejó ese execrable personaje, hube de sentarlo simbólicamente en la silla eléctrica de mi Gabinete del Horror particular y accionar la palanca roja. No sin antes acurrucarle al cascarrabias del Wammo sobre el regazo para que le desgrane el rosario de la paz de los sepulcros en su cansina versión diversionista.

Así, pues, dadas las circunstancias imperantes, confío en que la "Violencia, partera de la Historia” de nuestra desgraciada Isla pase por La Habana a recoger los candelabros de las Magnas Exequias. [Cuadro.- Detalle del infierno en El jardín de las delicias, óleo sobre tabla, hacia 1500, Hyeronimus Bosch, alias "El Bosco", El Prado, Madrid.]

Preferentemente, del presidente primero y del Guía Espiritual enseguida después, nunca huelga repetírselo a la Parca para que traiga el dato secuencial subrayado en su agenda habanera. Cierto, ni está en mis manos ganar la partida ni hay razones a la vista para decantarse por esa alternativa.

Ahora bien, fiel a los importantes residuos de idiosincrasia revolucionaria adheridos a mi dura corteza cerebral, expreso aquí una vez nuestra firme convicción de que, hoy más que nunca antes, la vía de la rebelión cívico-militar es la única forma humana de enderezar el entuerto celebrar en la Isla la Navidad del 2010 como mandan Dios y el Diablo juntos...

¿Cuántas arepas se ha comido este cura?

Jayme Bayly: "Por mí que el papa Benedicto lo excomulgue"

Saturday, 26 December 2009

Viendo este vídeo sobre la Navidad en Cuba ahora mismo...

...al desterrado con causa le cuesta reconocer a la misérrima isla represiva de donde alguna vez, por suerte y desgracia,"lo fueron". Una auténtica elegía audiovisual del complaciente reportero de CNN a la austeridad feliz --léase, anticonsumista al gusto progre-- a través de un ambiente de clase media inconforme pero orgullosa. Toda la secuencia meticulosamente expurgada de penurias, colas, estanterías desiertas, mugre, ruinas, propaganda, jineteras, pingueros, chivatos, porristas, gendarmes, gerontocracia, desolación, balseros...



______________________________________________________

"Mensaje de Navidad" [Pinche para leer el texto completo)

Por monseñor Jaime Ortega

Queridos hermanos y hermanas:

Al dirigirles mi mensaje anual en ocasión de la celebración del nacimiento de Jesús, les deseo, ante todo, una Feliz Navidad y un nuevo año con salud y esperanza... En estos días en muchas de nuestras casas y en nuestras iglesias brillan las luces del árbol de Navidad. La luz produce alegría, los niños se detienen a contemplar su parpadeo. De hecho cada ser humano es un buscador de la luz... A esta luz me refiero, queridos hermanos, porque nos dice también el evangelista San Juan acerca de Jesús que: “la luz brilló en las tinieblas y las tinieblas no la recibieron”. Dios siempre respeta nuestra libertad... esa luz del corazón, puede no ser acogida por nosotros y permanecemos entonces en la oscuridad, y nuestro mundo interior se puebla de tinieblas.

No sólo las cosas exteriores pueden alegrarnos o satisfacernos. La sede de la felicidad es la interioridad del corazón humano. Allí pueden anidar las tinieblas del odio, del desaliento, de la desesperanza, de la apatía, que ahogan la luz de la fe y siembran desasosiego e intranquilidades... Cuántos caminos equivocados tomamos envueltos en esa bruma interna que no nos permite ver el bien más allá de lo que me agrada, me satisface, o me resulta de provecho material... Cuántas veces se toman desde esa oscuridad interior las decisiones de romper una unión matrimonial, de cobrarnos el mal que nos han hecho con otro mal o, simplemente, vivimos desencantados, tristes, sin esperanza. La fe verdadera lleva consigo el amor y la esperanza.

Jayme Bayly sobre la visita a La Habana del camarlengo Tarcisio Bertone



Aunque la situación económica sea preocupante y me afecte a mí y a los míos, aunque la enfermedad, dificultades de convivencia u otras nos limiten, aunque nuestros justos deseos de bien y de equidad no se cumplan, la fe sigue brillando como una luz en nuestra mente y en nuestro corazón, porque ponemos todos nuestros anhelos y deseos en manos de Jesús y El, que es la luz de mundo, nos hace salir de esa oscuridad. La luz de Cristo siempre vence las tinieblas, y en cada recodo del camino está Jesús convocándonos: “Vengan a mí todos los cansados y agobiados y yo los aliviaré”, “no teman, pequeño rebaño mío, yo he vencido al mal”. No des por lo tanto espacio en tu corazón al desaliento y la desesperanza.

Que nuestras familias no se dejen vencer por las tinieblas, que brille la luz de Cristo en nuestros hogares, no sólo en el árbol de Navidad de estos días hermosos, sino en lo que es más importante, en los corazones de todos sus miembros cuando en la noche del 24 de diciembre, que es nochebuena, se reúnen a comer juntos... Si en estos días se reconcilian las familias divididas, si tendemos la mano a alguien que la está pasando más mal que yo, si sembramos un poquito de alegría y amor a nuestro alrededor, podrán ustedes imprimirle una nueva dimensión de paz y esperanza a sus vidas en esta Navidad...

Las familias se alegran este año de poder recibir a familiares de Estados Unidos que deseaban venir a visitarlos y no podían hacerlo. Damos por esto gracias a Dios. Pero entre penas y alegrías debe brillar por encima de todo la estrella de Navidad, la que indicó a los reyes magos dónde estaba Jesús recién nacido, luz del mundo, que trae consigo el amor y la esperanza... Al aproximarse estos días santos les deseo de nuevo una Feliz Navidad y los bendigo en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.”
________________________________

Comentario del Abicú:

En general, nada que objetar. Sólo que, si la curia criolla hubiese asumido esa hoy más que nunca antes cuestionable neutralidad leal antes del 59, la pasada Nochebuena --sin duda una de las peores en toda la historia de la Cubanidad--, nuestro cardenal no tendría necesidad de agradecerle a Dios la dádiva castro-obamita de la reunificación parcial de los insulares.

No habría habido ni éxodos ni exilios masivos. Tampoc insilios ni mascaradas clericales. El Vaticano no habría tenido que llegar a un concordato tan vergonzoso con la dictadura totalitaria, que sus propios ministros ayudaran a triunfar. Entre otras apostasías y ruindades, su ministro plenipotenciario en la Isla no se vería comprometido a sopesar sus palabras para que el texto no incordiase a los censores del Comité Central del PCC y estos le diesen el placet para leerlo ante las cámaras.

Monseñor Jaime Ortega deja a sus corderos inermes frente al lobo castrista. Para colmo, le hace el juego al gobierno al insuflarles falsas esperanzas al ya de por sí dócil rebaño. Maquilla la fea, bruta cotidianidad de los insulares a fuerza de vaguedades y lugares comunes que habrían sentado mejor en circunstancias normales. Sin embargo, el asunto no deja de ofrecer su filón positivo justo de cara a la era posterior al cumplimiento de esa honda esperanza cardenalicia.

A saber, con tal de que la homilía de ayer haga escuela y las futuras curias locales se muestren igual de comedidas y circunspectas con los gobiernos poscastristas. Sería el mejor favor del alto clero criollo a la paz, prosperidad y felicidad de su díscola feligresía. El mensaje catóclico no se confundiría con el marxista.



Tampoco con el multiculturalismo retroprogre, adicto a legitimar cualesquiera supersticiones populares, como esas truculentas escenas de la peregrinación al santuario-leprosorio de San Lázaro el pasado 17 de diciembre. (Pinche AQUÍ para ver la del 2009, que por algún motivo no se puede insertar). Ruegos a Babalúayé: "Salud, mejoría, un viaje a Miami...".

La Iglesia Católica generaría así en la mayoría de los creyentes un amor a Cristo que, en el pero de los casos, al menos dejaría de servir al régimen a guisa de "opio" metafísico para anestesiar la conciencia popular, de provisorio acordarse de Santa Bárbara para seguir bajando la cerviz cada vez que truena...

Conato de atentado islamoterrorista en Detroit con heridos leves

Obama tuitea desde Hawai: "...that all appropriate measures be taken to increase security for air travel"


Por Jorge A. Pomar, Colonia

El presidente, leo en otro vídeo de CNN, "monitorea" el desarrollo de los acontecimientos desde su balneario favorito en Honolulu. Vía celular, tuiter y demás parafernalia digital en bermudas con el agua a media cintura. Cierto,
Hawai es la capital del quincuagésimo estado de la Union. Ahora bien, si la cinta métrica de mi Ecarta 2009 no yerra, las islas Emparedado distan poco menos de 8 mil kilómetros de Washington.

¿Acaso no podía el presidente elegir las playas de Miami para pasar sus vacaciones? Basta con imaginarse lo que hubiera sucedido si, en vez de arrellanado en su sillón de ruedas en el Despacho Oval de la Casa Blanca o en sus oficinas del Capitolio, el ataque aéreo nipón de 1941 hubiese pillado a Franklin Delano Roosevelt con una guirnalda de flores sobre un palanquín en Honolulu.

Por entonces, aún Estados Unidos no estaba en guerra con ningún país. A quienes encuentren exagerada la comparación, bastaría recordarles que el simple traslado de George W. Bush a Washington el 11/9 del 2001 fue una operación secreta de alto riesgo en medio del caos aeronáutico.

Imagínense ahora el lector el nivel de complejidad logística de semejante vuelo del Air Force One desde el corazón del Pacífico. Sin contar el desastre climático en casa, añada al cuadro el detalle de que, si bien ninguna gran potencia amenaza hoy el vasto limes (frontera) de la nueva, vergonzante Roma Imperial, estamos en la era de los "estados rufianes" dotados de ojivas nucleares y de las llamadas "bombas sucias". No obstante, hasta el momento Barack Hussein no ha estimado necesario adelantar la fecha de retorno.

Pero, aparte de que en la Polinesia no hay que temer atentados de Al Qaida contra la familia imperial, sobre las verdeazules costas de Honolulu brilla un sol que raja las piedras. Allá, en contraste con las intensas nevadas por cortesía del Calentamiento Climático en Norteamérica, tampoco ha muerto ningún aborigen víctima de la furia de los elementos.
En cambio, los amargados anglosajones del lejano Medio Oeste no están como para surfeos, guirnaldas de flores, bermudas y hula-hulas: cerca de medio centenar de ellos han perecido en lo que va de invierno.



Desde luego, aunque todavía los progretas le echan en cara al Gran Villano Jubilado de la aldea Global no haber volado --o navegado-- enseguida hasta Nueva Orleans para ayudar a achicar las aguas del Katrina mientras los parientes de los damnificados saqueaban los comercios, nadie le está sugiriendo al Messiah la idea de emplear parte de su ocio familiar en echarles una mano a los damnificados del Midwest en la faena de contener la avalancha de nieve que amenaza con sepultar sus confortables pero frágiles bungalós.

Pero el caso es que, mientras Obama se solaza su Fisrt Lady y sus princesitas en Honolulu, muchos de sus votantes afrontan el ataque combinado de uno de los inviernos más crudos del tercer milenio y los secuaces voluntarios del fantasmagórico Bin Laden. Cabe colegir que aquel discurso apaciguador del Cairo no surtió el efecto deseado. Fallaron todos los controles en Amsterdam y el ubicuo enemigo, culto y al acecho, irrumpió por la brecha abierta en la Vieja Europa.

Ayer las cosas salieron bien. Pero "tanto da el cántaro a la fuente...". De hecho, de no haber sido por el nerviosismo, la impericia o calambrina del ingeniero (nunca es un beduino de los que sobreviven a duras penas como arrieros de camellos y dromedarios) nigeriano Abdul Farouk Abdulmutallab, la hidra moribunda del terrorismo islámico habría sumado otros 278 cadáveres a los de Fort Hood, para un gran total cercano a los tres centenares desde el inicio de la legislatura del Home & Global Change. Entretanto, el primer inquilino negro de la Casa Blanca de espaldas a la realidad frente a una remota playa del Pacífico...

Tuesday, 22 December 2009

Raúl acusa a Obama de tentativa de "desestabilización" y...

...y el cacique cocalero de Bolivia lo identifica como heredero negro de George Bush

Por Jorge A. Pomar, Colonia

Estimados Cristy (las damas primero), Chocolatico, Pong & Charlie: discúlpenme la vagancia de haber publicado el borrador de este post sin explicitar las debidas coñas. Ruego aceptarme como excusa el gorrión navideño del desterrado y la urgencia de salir de compras para adquirir los víveres de la cena de Nochebuena antes de que el proletariado renano colapse los supermercados plebeyos de las cadenas Aldi, Penny, PLus, Stüssgen y Kaiser.

En su arrogante ignorancia bolivariana, el estelar victorioso indio con levita del altiplano boliviano acaba de enseñar la oreja racista cara a los de su variopinta subespecie precolombina. Pongamos a un lado el dato de que, a tenor del código antropológico de los antiguos colonizadores, Evo Morales clasificaría como "cuarterón", o sea, mestizo de blanco con indio.


No vamos a permitir paternalismos de ningún país del mundo. Se acabaron las actitudes de carácter colonial, por lo menos mientras yo sea presidente. Hillary Clinton se equivoca al advertirme, amenazarme, sacarme una tarjeta amarilla...

La sutileza que deseaba subrayar es el racismo, la alergia al negro mal disimulada en el toque a rebato del líder indigenista contra el Mesías Negro del Progrerío Glauco de Ojos Azules: "Pero creo --dijo textualmente el histriónico caboclo boliviano a su entrevistador español-- que el negro está siendo el mejor alumno del blanco George Bush".



Cabe deducir que, a su modo de ver, la supuesta negritud de Barack Hussein, mestizo de padre keniano y madre anglosajona de clase media que jamás en su vida fueron segregados en sus respectivos países -- lo obliga a ser antigringo y hacer causa común con los de su raza. Y por extensión, con sus expoliados "hermanos" indígenas de Sudamérica. De lo contrario, el First Nigger of the World traicionaría su origen africano y, por ende, a los ricchi sempre più ricchi a costa de los poveri sempre più poveri, como reza en original el eslogan plagiado por Zapatero a esos impresentables bambini hipnotizados por Berlusconi..


Y ahora, con más fuerza, vamos a seguir teniendo relaciones con los países revolucionarios y antiimperialistas… Nuestros pueblos, históricamente, lucharon contra el antiimperialismo [sic] no estamos en esos tiempos. Y por eso no acepto ni voy a permitir que se ejerza esta clase de control.


Desde luego, para el de la chompa los "indios", igual que los "negros", no pertenecen a múltiples etnias y clases sociales. Como pretendía el Che de los moradores de la región de los lagos. Tampoco es de recibo que piense cada cual con su propia cabeza o disientan entre sí hasta el genocidio, como ocurrió después con hutus y tutsis en Burundi.

Tanto el semianalfa de la Pacha Mama (Madre Tierra) como sus valedores retroprogres pasan por alto también las evidencias documentales de que, mucho antes de la llegada de las carabelas de Colón, en América las noblezas guerreras azteca, maya e inca esclavizaban a las tribus vecinas para erigir pirámides donde saciar la sed de sus horripilantes dioses con la sangre de los cautivos.



Causa número dos (la principal fue, como hoy el llamado socialismo del siglo XXI, un mito suicida) de la relampagueante derrota de aquellos imperios frente a un par de centenares de facinerosos de piel blanca y (algunos) ojos azules. Medio milenio largo después, basta con que Hernán Cortes se cambie yelmo y nombres por la gorra verde olivo para sus descendientes que el de la chompa no lo reconozca ni atrás ni alante. Con todo, obviamente algo han avanzado: Evo ya le descubre el truco cuando se cambia de piel...

En cuanto a atrocidades los salvajes caribes no les iban a la zaga a aztecas, mayas e incas: bajo la consigna de Ana karina rote ("Sólo nosotros somos gente"), sus veloces piraguas asaltaban las apacibles aldeas costeras de los arahuacos, entre ellos nuestros tainos y siboneyes. La gracia consistía en pasar a flecha y jabalina con curare a los adultos (ancianos de ambos sexos incluidos) y arramblar con hembras fértiles, niños y cosechas. No sin antes darle candela el batey por los cuatro costados...

Yo podría darle clases [a Obama] de cómo mejorar su imagen y eso es trabajando por la igualdad, por la vida de nuestros países. Es lamentable que un hermano negro, con sus padres discriminados, igual que el movimiento indígena, haga esta política… A ver si los indios y los negros nos unimos para resolver los problemas estructurales. Pero creo que el negro está siendo el mejor alumno del blanco George Bush.

Es una ofensa, una vergüenza para los países con industrialización irracional. Los conocidos como ricos ya no son ricos; les falta mucha riqueza desde un punto ético-moral a esos países. La deuda ecológica, la deuda climática no tiene precio.

Pero todo eso es historia antigua. La historia actual del subcontinente dice lo siguiente: los indios, que no se tratan entre sí de igual a igual sino según etnia y pecunia, discriminan a pardos y morenos. Pardos y morenos, que se tratan ídem o peor entre sí atendiendo a la claridad de la tez, sólo les envidian a los indios el pelo lacio, mirándolos a su vez por encima del hombro en todo lo demás.

[Güicho comentando hoy un fulminante post de Isis Wirth sobre el tema de marras en La Reina de la Noche: Un amigo peruano me explicó una vez el credo racial andino: "Siempre es preferible emplear a un negro bellaco que a un indio lerdo, peor si es boliviano." Casualmente, ahí está un indio lerdo boliviano en el puesto de presidente.]

Pardos y morenos son discriminados por los hispanodescendientes, que a su vez juran amar a los cubanos de la Isla casi tanto como odian a los de Miami y a Estados Unidos, lo que no les impide emigrar de preferencia a ese país. No obstante, Su meca cultural, raigal, es la Península, donde castellanos, vascos, catalanes, asturianos y hasta extremeños y andaluces tratan a los "sudacas" como los antiguos griegos a sus metecos.

Según El País hoy mismo, uno de cada tres españoles tiene una mala imagen de América Latina. Añada el lector al menos un 50 por ciento de cifra oscura,
por mor de no exagerar, y rozará la verdad. Por su parte, los peninsulares envidian la suerte de los franchutes, para los cuales África empieza justo detrás de los Pirineos.

Los galos sufren de un endemoniado complejo de inferioridad histórico con respecto a alemanes y anglosajones. Lo que no es óbice para que su políticamente desprestigiado, culturalmente fuera de juego y, sobre todo, incurablemente revanchista París siga siendo el santuario cultural predilecto de la intelectualidad ladinoamericana. Eso sí, justo es reconocer que posee todo el embrujo de la décadence...


El mejor precio es que hay que cambiar el capitalismo, los modelos económicos vigentes, que sólo buscan el consumismo, el lujo, y no hay políticas sociales que permitan acabar con la pobreza. Por eso es condenable esa propuesta. No reparan ningún daño, ni a un ser humano.

A contrapelo de lo opinable acerca de su supina ignorancia, en Copenhague quedó fehacientemente demostrado que sus desvaríos indigenistas no son otra cosa que una vulgata del pensamiento único de la retroprogresía occidental. En otras palabras, Evo, sus mentores y epígonos sudamericanos, cuyo caletre remite al del profeta de café uruguayo Eduardo Galiano, desaprende a ojos vistas al guiarse en la capital danesa por en el Viejo Continente.

A decir verdad, la mentalidad pseudocientífica de los chamanes del Cambio Climático está por debajo del nivel de cualquier aborigen aimara dotado de un mínimo de sentido común y del ridículo. El disparate sobre “los países con industrialización irracional” obligados a indemnizar a los pueblos racional, humanamente subdesarrollados, no brotó de la embriaguez causada por la ración de hojas de coca reforzada que llevó consigo a Dinamarca, sino del “Manual del Perfecto Idiota Occidental” redactado por Al Gore y tomado por los numerólogos de la ONU como base para elbaorar sus tremebundas profecías milenaristas.

Por lo demás, siguiendo esa absurda pauta reivindicativa, alguien debería preguntarle a ese energúmeno cuándo y con cuántos trillones de dólares los descendientes de Aztecas, Mayas, Incas y Caribes piensan indemnizar a su vez a los sobrevivientes de los incontables millones de indígenas de un sinfín de tribus menos civilizadas esclavizados, sacrificados, masacrados y/o saqueados por sus antepasados desde tiempos inmemoriales. Una cuenta enmarañada de suma cero, pero sin duda fuera del alcance de la aritmética escolar de Evo y del encomendero cubazuelano que lo mangonea a su antojo por el narigón como la vicuña mansa que en el fondo es...


La seguidilla de arriba se puede extender a gusto hasta abarcar a los escandinavos. Pero, como ya estamos preparando condiciones para la cena de Nochebuena, cierro con un panorama sucinto de la xenofobia sudamericana: argentinos y uruguayos, que carecen de negradas e indiadas a las que culpar de sus calamidades, se odian entre sí y aborrecen de los chilenos; los chilenos les tienen tirria pero, a su vez, consideran execrables a bolivianos, peruanos, ecuatorianos, venezolanos y colombianos...

A su turno, éstos últimos se arman también unos contra otros y abominan de los centroamericanos tanto como los mexicanos, que no se cansan de asediar El Paso, cuando no tratan a los inmigrantes sudamericanos como perros sarnosos mientras pasan las de Caín de paso por territorio territorio comanche rumbo al ansiado "Norte revuelto y brutal que nos desprecia" pero igual, para su perdición actual y futura, no les cierra las puertas en las narices.

Pues, bien, el siglo XXI abre colmando la copa de los desatinos históricos al sur del río Bravo con la expansión de la ruinosa Revolución Bolivariana por nuestras díscolas "tierras de Ámérica". Ya se lo profetizaba en noviembre de 1830, tras amarga y rocambolesca experiencia propia, al general Flores el a la sazón obstinado y escarmentado "Libertador":

Usted sabe que he mandado 20 años y de ellos no he sacado más que pocos resultados ciertos: 1. La América es ingobernable para nosotros. 2. El que sirve a una revolución ara en el mar. 3. La única cosa que se puede hacer en América es emigrar. 4. Este país caerá infaliblemente en manos de una multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas…

A Fidel Castro, Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega y sus incontables antecesores los pintó como si los estuviera viendo en el futuro a través de una bola de cristal. Pero ni en sus peores pesadillas de perro apaleado --según García Márquez en el alucinante relato factográfico El general en su laberinto, bandadas de chiquillos callejeros le gritaban "gallinazo" al verlo pasar-- imaginó el defraudado Simón Bolívar que, además de ser adorado por una logia de mangantes y huevones, iba a ser electo un black president empecinado en extender la fatídica pandemia sudamericana a Estados Unidos, justo el modelo estatal que en su época de gloria y esplendor él se había propuesto trasplantar a la Gran Colombia de sus sueños de grandeza...

Sunday, 20 December 2009

"Mis amigos escritores me aseguran...

...que hacer este blog es hacer política"

Por Ángel Santiesteban, La Habana


[Ángel Santiesteban (n. 1966, La Habana), narrador, cineasta (en paro forzoso) y bloguero abicueril. Mención en el género de cuento del concurso Juan Rulfo 1989. En el 95, gana el premio de la UNEAC con un libro de cuentos que, sin embargo, permanece inédito en la Isla hasta el 98. Un año después se alza con el premio "César Galeano", del Centro Literario Onelio Jorge Cardoso. Y en 2001 se adjudica el codiciado "Alejo Carpentier", del Instituto Cubano del Libro. Cinco años más tarde su antología Dichosos los que lloran sería la elección del jurado de Casa de las Américas. Sus cuentos han sido publicados en cerca de veinte países. Entre ellos, México, Colombia, Portugal, Italia, España, Suiza, Inglaterra, Francia, Canadá, Estados Unidos y China. Su bitácora Los hijos que nadie quiso acaba de romper amarras espinosas con Cubaencuentro para apalencarse en la blogósfera liberal. ¡Post antológico éste! A la vez, un homenaje del titular al periodismo realmente independiente. No se lo pierda...]

MIS AMIGOS ESCRITORES me aseguran que hacer este blog es hacer política, que debo mantenerme en mi literatura, esa es la manera de defenderla, de continuar publicando en mi país, sobrevivir con el estatus de escritor. Que andar metido en internet es una forma de irme a la manigua, evadir, ser ilegal, libre albedrío, convertirme en cimarrón.

Mis amigos creadores piensan que hacer público lo que se piensa, es meterse en política. Aseguran que mis libros denuncian más que un partido político en la oposición. Que ante todo debo pensar en mi obra, luego en los lectores, en la cultura, en mí.

Mis amigos literatos me crean contradicciones: no quiero hacer política. Lo que más deseo es defender mi literatura. ¿Pero cómo amordazo mi boca?... ¿Callar el grito espontáneo? Si cuento es porque mis historias se escriben solas, saltan ante mí, independientes, y a veces se burlan de mi desamparo. Tampoco les pido que agradezcan. Sólo cumplo con ponerlas ahí, servir de escribano, darles “vida” a ellas que existieron siempre, una especie de Geppetto* que forja, a puro golpe de emoción, los personajes de una realidad sumergida en el secreto.



Mis amigos letrados reciben publicidad y sus libros se reeditan. Conforman jurados de concursos que jamás ganaron. Aplauden cuando las cámaras del noticiero se acercan. Viajan a Ferias del Libro en países distantes, plazas culturales que sueño visitar, pero en pago no podría dar más que mi honestidad creativa.

Mis amigos eruditos dicen que no puedo quejarme, que a pesar de mi literatura contestataria, he tenido más oportunidades que ellos si lo hubieran intentado en su tiempo. Que a cambio debo callar, soportar que me marginen y demostrar en todo momento mi agradecimiento al espacio que habito, y a su bondad de no reprimirme. Así hasta podría engañarlos, me dicen, clamar perdón por mi literatura, una especie de complicidad entre funcionario y escritor. Facilitarles su trabajo, pienso.

Mis amigos instruidos quieren que adopte una actitud cínica, es su manera de protegerme, así han hecho ellos para cuidar su propia existencia. Pero por mucho que les explico que incursionar en el blog es una manera de continuar mi función como espectador y escritor, ellos no pueden entenderlo. Me lanzan una mirada de “allá tú, después no te quejes cuando te enseñen los instrumentos”. [Foto: Espinario, 200 a.C. Escultor desconocido, Palacio de los Conservadores de Roma.]

Mis amigos ilustrados son admirados por mí: no poseo la capacidad que ellos tienen para callar. No tengo su resistencia de soportar el silencio. No disfruto cuando tiran sus migajas de pan ni el pan completo. A veces los envidio, porque sólo yo sé las prebendas que rechazo, y a cambio todos los desprecios que recibo.

Mis amigos pensadores deberían aceptarme como yo los acepto a ellos...


______________________________________________

* Geppetto, personaje ficticio que,
a partir de un trozo de madera parlante, talla al protagnista de la fábula infantil Las aventuras de Pinocho (1881), del italiano Carlo Colli.

Saturday, 19 December 2009

"Si te gusta la obra de un autor, evita por todos los medios conocerlo en persona"

Dialogando con los lectores sobre la actitud de la intelectualidad exiliar ante cisma angelical en Cubaencuentro

Por Jorge A. Pomar, Colonia

Estimado Lázaro, Luis Manuel es hijo legítimo de los ambientes intelectuales que engendraron su conducta y forma de pensar. A saber, la UNEAC y, casi sin transición, la AECC. Ambas instituciones están unidas por un cordón umbilical común: su dependencia del mecenazgo estatal bajo un régimen totalitario que, de manera más o menos laxa según la coyuntura, asfixia la libertad de expresión artística, restringiéndola a la esfera formal, y condiciona el éxito autoral al ejercicio, consciente o inconsciente, de la autocensura.

Las une también un nexo histórico que es el pecado original de la intelectualidad criolla. Me refiero a la total coincidencia entre ambas entidades respecto a la interpretación del caso Padilla y el subsecuente "Quinquenio Gris". Enderezando el tradicional entuerto a la luz de la documentación disponible, se llega a la ineludible conclusión de que aquel benévolo desencuentro con el Gobierno Revolucionario en las postrimerías del llamado "Período Romántico" nada tuvo que ver en concreto con las atrocidades del régimen a la sazón.


Lázaro González comentó: Para un ríspido economista con la obligación de diagnosticar y dar respuestas concretas y comprensibles, las palabras de algunos intelectuales cubanos como es el caso del Sr. García en esta ocasión que cita el Abicú están fuera de mi árida comprensión... Por cierto, si mal no recuerdo, cuando no tenía aún 20 años en esas lecturas juveniles leí en la vieja edición de la obras completas de Martí que "¡El vino, de plátano; y si sale agrio, es nuestro vino!" Que ya sabemos que el fatalismo encefálico del que padecemos lo convirtió en "Nuestro vino es agrio, pero es nuestro vino". Espero de una personalidad de la cultura cubana como Don Manuel un poco mas de precisión a tono con la que estamos acostumbrados los ríspidos.

Antón Arufat y Félix Sautier sobre el "Quinquenio Gris" I




Por más que uno escudriñe el corajudo poemario Fuera de juego, de Heberto Padilla, por ningún lado se topará con una denuncia explícita, coherente y sistemática de otra injusticia que la marginación de los intelectuales. Brillan más bien por su ausencia temáticas subversivas como las expropiaciones, los fusilamientos, los arrestos del G2 , los "plantados" del presidio político --por entonces aún regía esa luego desaparecida figura penal--, las arbitrariedades policiales, el hambre y la miseria o la desastrosa sovietización de la Revolución Cubana.

Del propio Padilla, que fue el detonante del escándalo, se puede decir sin temor a equivocarse que se metió en camisa de once varas al desacatar en el 68 el ultimátum castrista al gremio intelectual en el 61: "Dentro de la Revolución todo, contra la Revolución nada". O sea, que el Máximo Líder apenas pretendía hacer extensivas a escritores y artistas las reglas de juego ya aplicadas al resto de sociedad marxista- leninista.

Cierto, el poeta lo hizo a conciencia, pero en el fondo de buena fe. En modo alguno había sido su intención de partida cuestionar la deriva socialista del Nuevo Régimen, con la que estaba plenamente de acuerdo. "Constructivas", las críticas de Padilla tenían como meta reencauzar al proceso revolucionario de vuelta a sus ideales originales por los carriles checos del "socialismo con rostro humano".

De todos los involucrados, sería él, demiurgo involuntario del Quinquenio Gris, quien pagaría el precio más alto en forma de trauma y quiebra familiar. Justo por haber hecho lo que, a la corta o larga, los demás no tuvieron agallas para imitar a cara de perro: romperle la pipa de la paz en la cara a las autoridades y elegir el camino del desterrado, desechando el del Hijo Pródigo dispuesto a sacarle partido a toda costa a la ordalía sufrida. Es el caso de ese Antón Arufat y Félix Sautier: cuarenta años después persisten en hacerse creer a sí mismos y al mundo la fábula de la reivindicación de las víctimas del Quinquenio Gris a partir del 76...

Cae así otra de las falacias favoritas de los intelectuales: la premisa de que el gobierno cubano se ensaña en los intelectuales y su obra porque éstos, en tanto que suprema conciencia social e instancia ética de la Isla, representan un peligro antisistémico superior a cualesquiera otras actividades y agentes subversivos. Se parte aquí de tres corolarios igual de gratuitos:

(1) Los intelectuales, por ser más eruditos que la media poblacional, poseen una mejor visión de conjunto del pasado, el presente y el futuro de la sociedad.
(2) Dicha superioridad cultural e histórica les confiere una incuestionable preeminencia moral y cívica sobre el resto de la población.
(3) Acosarlos, encarcelarlos, torturarlos, ejecutarlos, constituye un crimen mayor que hacer otro tanto con víctimas provenientes de estratos menos cultos.


Antón Arufat y Félix Sautier sobre el "Quinquenio Gris" II




Si la premisa fuese veraz, habría que dar por sentado que, verbigracia, una anciana que aspira el aroma de una rosa en el jardín de su casa es incapaz de abarcar todo el espectro de matices olfativos y estéticos captados por el más ramplón de los poetas. Que la noticia de la muerte de un ser querido hace vibrar cuerdas más finas y sensibles en el alma de un narrador que en las gruesas y romas de su hermana farmacéutica o despalilladora de hojas de tabaco.

Cristina García comentó: Voy a seguir tu consejo de no medir la estatura de los autores por sus acciones públicas y sus posturas éticas cuando ellos dejen, a su vez, de pretender ser guía y referencia de nuestro exilio y nuestra nacionalidad... Cada vez que un artista, como L. M. García en esta ocasión, con ese tono santurrón de misionero de tres al cuarto, invoca a los dioses pidiendo paz y reconciliación, concordia y diálogo democrático entre los cubanos, me recuerda por qué tantos cubanos sienten esa aversión profunda e instintiva hacia toda la intelectualidad "comprometida con un mundo mejor" que expulsan, entre regüeldos, las instituciones culturales cubanas hacia el exilio.

O que la uña arrancada con un alicate a un poeta dentro de una cámara de tortura dolería más si el torturado fuese un carpintero encofrador o un rústico guajiro. Asimismo cabría interrogarse: ¿El carretero de la canción de Portabales, que no engrasa los muelles de su carreta porque "yo no tengo en quién pensar", soportaría mejor la soledad en una celda carcelaria que un escritor?

Dudoso, porque el primero pasa la mayor parte de su vida vagando por los campos para sacar el jornal. En cambio, el segundo necesita la soledad para crear y ganarse la vida. Si bien es cierto que el primero está más habituado al dolor y las penalidades, no lo es menos que el bajo umbral de resistencia física del segundo es proporcional al narcisismo inherente a su oficio. Tiende, por ende, a cotizarse a sí mismo muy por encima de la causa de su cautiverio.

Por otro lado, el dominio de materias como historia, política, sociología, psicología, antropología, filosofía y ciencias naturales que posee la mayoría de los escritores profesionales es muy inferior al que alcanzan en los géneros literarios que cultivan. De hecho, lo normal es que sean conocimientos rudimentarios y esquemáticos, cuando no doctrinales por efecto de la filia política o ideológica (religión incluida) del autor.

Habida cuenta de que, de sólito, el literato se ha metido a tal, en el mejor de los casos, por vocación y/o por sus pésimos resultados en otras asignaturas del canon escolar. Por lo común, es uno de esos colegiales precoces que aprenden a hablar "bonito" antes que a pensar a derechas. El prototipo de los que sobresalen en Lectura & Composición y dejan bastante que desear en Matemática, Física, Química, Geografía, Biología, etc.

Añádase ahora la salvedad de que vocación, talento, excelencia y originalidad literarias son cualidades dispares en un mismo autor; de que se puede contar, versificar, dramatizar y disertar verbalmente, cosa que hasta los legos --pongamos, el versátil Pánfilo-- hacen a diario sin ser genios en morfosintaxis o lógica.

Y sobra constancia de que abundan los que no saben contar una historia, sienten mal, escriben peor y piensan pésimo. Lo que no les impide reclamar aplausos e ignorar críticas. De todo hay en las floridas viñas literarias del Señor de Birán y su virreinato madrileño...

Dicho por lo claro: desde el punto de vista formal, la rigurosa clasificación pro domo entre "genios" (todos los afiliados) y "mediocres" (todos los no afiliados menos los afines) que tanto gustan hacer la UNEAC y la AECC es un globo viejo que recién acaba de volver a reventar como un siquitraque en Infanta Mercedes # 43: dirigidos por la mujer fantasma en lugar del criador de perritos falderos de 17 y K en el Vedado, los intelectuales de la Diáspora están cortados por la misma tijera que sus homólogos del Archipiélago Cubensis.

En cuanto al mensaje, el contenido, la presunta preeminencia moral y cívica, quedan unos y otros muy por debajo de la vox populi de los cubanos de a pie. Aserto que,
por ser una verdad evidente, huelga tanto demostrar aquí como la perogrullada de que el castrismo no persigue a intelectuales como tales. Más aún, les ha alargado un poco el dogal censorio para no asfixiarles del todo a las musas. Sabe que a los que se pasan de raya basta con enseñarles los instrumentos. O soltarlos al extranjero para que vayan por sí solos derecho al regazo selectivo de Annabelle Rodríguez, que les aporta la coartada perfecta para nadar y guardar la ropa.

Insisto: en Cuba --ni en ningún otro país del mundo-- existe algo que pueda llamarse persecución de intelectuales propiamente dicha. Al contrario, un somero cotejo retrospectivo ratifica la hipótesis de que las autoridades se ha cuidado muy bien de tratar con guantes de seda incluso a los contados escritores y artistas consagrados que han osado desafiarlo.

Por idéntico temor al que da lugar al mito de su incompatibilidad con el régimen, a saber: tienen muy buena prensa global garantizada por la bombomutual y la solidaridad gremial. Qué digo, por la progresía occidental en pleno, siempre que llenen los requisitos sin-los-cuales-no de moderación, equidistancia, corrección política, etc.

Sobre todo el de hacer el vacío alrededor de cualquier colega imprudente que "se señale" en un asunto sensible, poniendo en peligro los sacrosantos intereses pacotilleros del refinado, noble gremio de los más cultos. Disculpen que lo recuerde otra vez aquí, pero mi Alter Ego lo sabe por doble experiencia propia.

Cuando en el 89 protestó durante la plenaria de la UNEAC contra el inminente fusilamiento del general Ochoa, se estrelló contra los rostros petrificados del auditorio, ansioso por pasar al tema número uno en el orden del día: el lucrativo papel de los miembros en el desarrollo de la industria turística. Comenzaba el Período Especial. Y hace uno sobrevino el ya-visto con la AECC.

En ambos casos, se estrelló contra el silencio compacto de sus socios de la víspera: todos apartándose del apestado para que el consabido francotirador no errase el blanco, en este caso el mismo negro insolente de antes. Terminados los tiempos de jauja, empiezan los de sorda, sórdida rebatiña por no ser uno de los destetados por la Nodriza Anabelina en medio de la grave crisis de desempleo que azota la Península.

La agonía de los lechones sedientos es el principal acicate a la traición fratricida de los mamalones; callar, un mérito de lealtad; aferrarse con uñas, dientes y lengua a uno de los dos muladares jimaguas resultantes de la cordial escisión, un imperativo kantiano de carácter existencial...

En efecto, queridos Cristy y Lázaro, "nada nuevo bajo el sol" del exilio rosa. El elocuente silencio colegial ante el reciente cisma angelical en la Asociación Encuentro de la Cultura Cubana (AECC) y los safaris insulares de su benemérita presidenta, forman parte de una complicidad profesional cuyas causas de fondo corren junto a los sudores fríos que les erizan el frágil espinazo ético.

Antón Arufat y Félix Sautier sobre el "Quinquenio Gris" III



Por lo demás, insisto, Cristy, si te gusta la obra de un autor, evita por todos los medios conocerlo en persona. Salvo excepciones, remedio santo: desechar la tesis del compromiso intelectual y dejar de atribuirle el papel de instancia moral al autor de marras. El esteta Julian del Casal era mejor persona que el poeta combatiente José Martí. Sobre todo era incapaz de hacerle daño a su país. La obra literaria flota o se hunde por sus valores estéticos, es arte. Lo único perdurable es la calidad artística a secas. El resto anecdótico se rastrea mejor en la crónica periodística del día a día.

En menor escala, de modo más sutil, con la poesía, la narrativa, el teatro e incluso con el ensayo, pasa algo similar que con las memorias o la autobiografía: en última instancia, nadie escribe a rajatabla contra sí mismo. Y salvo matices vivenciales, el reflejo crítico (realista, surreal, abstracto, expresionista, impresionista, minimalista...) de la sociedad es políticamente superfluo bajo la democracia, donde la prensa colma ese vacío. Y harto peligroso bajo dictaduras totalitarias, donde sólo trasciende al público en forma atenuada, subrepticia, parcial o distorsionada por descuido del censor. O si acaso, durante las etapas iniciales de reajuste gubernamental, como ocurrió en la Isla en los años 60.

Como jefe de la redacción de Europa Occidental y América del Norte, me tocó evaluar y editar, entre otros clásicos contemporáneos, a José Saramago, a quien de hecho introduje en Cuba con la alucinante novela Memorial del convento, un formidable alarde de erudición y talento narrativo detrás del cual sólo se perciben celajes marxistas no invalidantes. Pues, bien, ya en el exilio, a raíz del escándalo de su retractación de aquel tajante "Hasta aquí he llegado", volví a leer el libro.

Resultado: positivo, resistía bien los oprobios de su autor. ¿Y qué decir de la Christa Wolf de Cielo dividido, El modelo de la infancia y, ay,
Casandra? Inoffizieler Mitarbeiterin, delatora de colegas en la Unión de Escritores, según los archivos de la STASI y sus propias confesiones tras la caída del Muro. Para no hablar ya de genios literarios como Alejo Carpentier y Gabriel García, tan execrables como el dogmático Saramago. Sin embargo, los tres siguen figurando entre el selecto grupo de autores que releo con placer. Junto a un sinfín de rufianes literarios desde antes de la invención de la imprenta hasta la era digital.

Créeme, Cristy, la bondad, la honestidad, el altruismo, en general las buenas intenciones programáticas son más bien lastres en la obra de un literato, que debe elegir entre ser imparcial a toda costa, trancarse a lo Casal bajo siete llaves en su torre de marfil, malvivir de lo que da el teclado defendiendo la ingrata causa de la libertad y la democracia, o firmar su pacto de sangre con Mefistófeles, igual que el Fausto de Goethe...

No en balde la trama de los relatos bélicos de Jesús Díaz, Eduardo Eras y Norberto Fuentes se tornaron algo más verosímiles y amenos cuando, a fin de realzar la apología de la masacre revolucionaria, se empeñaron en dejar atrás el maniqueísmo para intentar al menos una equiparación desigual legitimante entre milicianos y bandidos en la épica del Escambray. Por esa misma paradoja apologética libra también en cierta medida Memorias del subdesarrollo, de Edmundo Desnoes.

Sergio, el protagonista burgués, encarnación del autor, se vanagloria de desertar de familia y clase social en estampida a favor de un proletariado policromo al que mira por encima del hombro, acabará en breve largándose a su vez, so pretexto de que en la Isla socialista se acabó el queso Rockeford, sin el cual su vida carece de sentido. "Yo soy elitista, aunque creo en la justicia social... Sergio soy yo", le dirá en junio de 2009 a Jorge Camacho en entrevista para el portal literario Otro Lunes. Sus 18 respuestas confirman cuánta razón tenía, a su manera diletante, el Che con aquello del "pecado original" del intelectual burgués.

Incluso la decimonónica, canónica novela costumbrista Cecilia Valdés, de Cirilo Villaverde, está bien lejos de ser un relato maniqueo: la "mulata blanconaza" Cecilia no es noble sino banal y venal. La alternativa es el héroe sin tacha en narrativa y teatro, y el yo positivo en poesía. ¿Cuál poeta derrota en cursilería, sumisión y egocentrismo a un Roberto Fernández Retamar en estos versos, tan bien cortados como egocéntricos y lacrimosos, que se gastó el año del triunfo en el poema "El otro"?:

Nosotros, los sobrevivientes,/ ¿A quiénes debemos la sobrevida? / ¿Quién se murió por mí en la ergástula, / Quién recibió la bala mía, / La para mí, en su corazón? ¿Sobre qué muerto estoy yo vivo, / Sus huesos quedando en los míos, / Los ojos que le arrancaron, viendo / Por la mirada de mi cara, / Y la mano que no es su mano, / Que no es ya tampoco la mía, / Escribiendo palabras rotas / Donde él no está, en la sobrevida?

Léase: el poeta desconoce cuál de los jóvenes mártires se inmoló y, a falta del nombre y rostro concretos de su ángel de la guardia suicida, rinde una pleitesía elegíaca rentada al poder instaurado sobre el charco de sangre que debió salir de su cuerpo. Ahí está, en nuez, toda la razón de ser, toda la prosopopeya del intelectual orgánico de la UNEAC y la AECC como parásito presupuestario. El solitario mártir fundador de Cubaencuentro hasta se llamaba Jesús, quizás crucificado por hereje, entre otros móviles, para que síndica y mendicantes emplantillados pudieran seguir cobrando en Madrid por hacer más o menos lo mismo que en La Habana.

Aunque los criterios para valorar un ensayo prioricen el contenido sobre la forma, el fantasioso, rastrero ensayo Calibán viene a ser el pendiente faltante. Los recientes textos apologéticos de Ponte y Luis Manuel no se quedan atrás. Prueba de que hasta el pensamiento acaba rebajado a ficción de bajo perfil cuando su autor ha vendido su pluma al poder.

En conclusión, descontando el ensayo, donde prima la racionalidad, el lector exigente que no se rija por el rigor estético y la coherencia intrínseca de la obra literaria está condenado de antemano a leer un par de libros memorables por cada sinfín de bodrios y panfletos. A propósito, Fuera de juego ha resistido la prueba del tiempo; Los siete contra Tebas, somnífero eficaz, apenas arranca bostezos. A Sautier no lo he leído ni pienso leerlo. A esos "maricones del culo" y "maricones del alma" de que él habla en el vídeo, se suman los híbridos, que también son legión...

Friday, 18 December 2009

Luis Manuel García entra lisamente en lisa pro domo

Al menos ha tenido el coraje de darse por aludido

Nota preliminar del Abicú.-
Lira en mano, el narrador Luis Manuel García entra lisamente en liza. Pro domo, o sea, a favor de ambos bandos editoriales en pugna gemelar no antagónica. Pena, penita, pena por nuestros escritores... Tampoco es que nadie esperase más suspense del célebre autor de Habanecer, que tendrá que hacer acopio de paciencia para ver cumplido su sueño de leer en la locación de su mejor libro antes del cambio de régimen.

A diferencia de tantos otros prominentes del gremio de la ficción lírica, narrativa, teatral y --sobre todo-- ensayística e historiográfica, Don Luis al menos ha tenido el coraje de darse por aludido y salir a la palestra, aunque sólo sea para quedar mal y, de paso, ponerse en evidencia. Lamentable. Como dice el refrán: "Nuestro vino es agrio, pero es nuestro vino". ¿Hasta cuándo?

En fin, como en los textos anteriores sobre el tema del momento, juzgue el lector por su libre albedrío. Eso sí, siempre teniendo presente que, aun cuando sea una de las principales claves exegéticas, no es aconsejable valorar la obra de un autor por la entereza de sus posturas en asuntos concernientes a polis real. Son dos esferas que ciertamente suelen intersecarse pero --se lo ha dicho a mi Alter Ego su larga experiencia como lector, traductor y editor literario-- casi nunca se solapan del todo...
[Cuadro de arriba.- Dos querubines, detalle de la Capilla Sixtina, 1513-14. Rafael Sancio, Gemäldegalerie, Dresde.]

******************************************************************

Polifonia

Por Luis Manuel García Méndez, Madrid

Encuentro en la Red, Madrid,18-12-2009


La libertad nos muestra un mundo donde la palabra es cada vez más equitativa: diarios de todas las tendencias, blogs, redes sociales.

En Sierra Mágina, cuando se producía un nacimiento, los padres enviaban a una "recadera" que comunicaba la buena nueva a vecinos y familiares. Los enterados acudían a dar la enhorabuena y se les convidaba a un anís o un brandy, acompañados de borrachuelos o pestiños. Los celtas presentaban el bebé a los dioses para solicitar su protección, y tanto en México como en Europa central se cerraba a cal y canto el sitio del parto para que en ese delicado instante no se infiltraran los malos espíritus. Entre los cubanos, por el contrario, se ventilaba la habitación para que corriera la brisa. [Foto: Luis Manuel García.]

Lo anterior viene a propósito de un nacimiento. Ha aparecido en la red un nuevo medio digital, Diario de Cuba, aún en construcción. Tras ese proyecto hay un grupo de profesionales competentes que durante años se encargó de convertir Encuentro en la Red, más tarde Cubaencuentro, en el diario de referencia de los asuntos cubanos, y Antonio José Ponte, escritor de primera línea, codirector durante varios años de la revista Encuentro de la Cultura Cubana y, sobre todo, amigo. Cada nacimiento dispone de un futuro abierto a todas las posibilidades, es un espacio de esperanza, un acontecimiento promisorio. Pero en este caso no es mera confianza en el porvenir; son muchas las razones que permiten augurar a Diario de Cuba un espacio privilegiado entre los lectores.

El exilio tiene, entre sus múltiples tragedias cotidianas, una virtud: es un banco de prueba de la libertad. Y la libertad es un largo aprendizaje. Si algo contribuiría a prefigurar el futuro que deseamos para nuestro país, sería que aprobáramos con buena nota esa asignatura. A 38 años de su independencia, los cubanos de todas las tendencias e ideologías supieron encontrar un espacio de diálogo, conciliar sus diferencias y gestar en 1940 una de las constituciones más avanzadas de su tiempo. Aunque lastrados por medio siglo de totalitarismo, no creo que seamos hoy menos capaces de encontrarnos en la diferencia (o en la coincidencia) que aquellos compatriotas de hace setenta años. [Cuadro de arriba.- La bella jardinera, óleo sobre lienzo, 1507, Rafael Sancio. El Louvre, París.]

Pierre Clastres nos dice que "el hombre de poder, sea príncipe, déspota o jefe de Estado, es no solamente aquel que habla, sino la única fuente de la palabra legítima", y Blanchot enunciaba que todo régimen social "desarrolla sus propias técnicas para administrar la palabra, imponer el silencio y regular las relaciones entre significantes y significados", algo que comprendió precozmente la dictadura cubana al monopolizar toda palabra, erigirse en la única fuente de legitimidad e imponer un silencio que tiene aún como su primera premisa de gobernabilidad.

La libertad, en cambio, nos muestra un mundo donde la palabra es cada vez más equitativa: diarios de todas las tendencias, blogs, redes sociales.

Un tratado anónimo del siglo X, Música Enchiriadis, fue el primero en hablar de la polifonía, del griego polyphonia, "muchas voces". "Un conjunto de sonidos simultáneos, en que cada uno expresa su idea musical, conservando su independencia, y formando así con los demás un todo armónico". En una obra polifónica cada uno podrá escuchar y discriminar con mayor o menor claridad las melodías independientes, pero lo que redondea la percepción es el conjunto. La polifonía imprescindible para comprender y comprendernos.

Aunque me van a perdonar el anís y el brandy, los borrachuelos y los pestiños, quisiera que estas líneas actuaran como "recadera" de la buena nueva, solicitud de protección a los dioses celtas, y, si fuera posible, ventilar con mis palabras el salón virtual de parto. [Cuadro de al lado.- El triunfo de Galatea, fresco, 1511-12. Rafael Sancio, Villa Farnesina, Trastevere, Roma.]

Una hermosa costumbre recomienda colocar en un vaso de agua un capullo de rosa en la habitación de la parturienta. Cuando el capullo comience a abrirse, empezarán a abrirse con idéntica facilidad los caminos del nacimiento. No les faltarán a los colegas de Diario de Cuba muchas flores (en sus vasos de agua, que también tienen su función propiciatoria) de los cubanos que les deseamos un parto fácil y una vida larga y provechosa, en nombre de la polifonía, el único antídoto contra el silencio.

Obama a la cumbre sobre el clima en Copenhague:

Non of you would be here unless you like me...

Por Jorge A. Pomar, Colonia

Frase que, traducida al español castizo, significa: "Ninguno de ustedes estaría aquí, a no ser que yo les guste...". Trucos elípticos aparte, otra vez words, words, words and splendid promises ad Calendas Graecas. Plus entrecejo fruncido e índice en ristre admonitorio al expresar sus serias dudas presidenciales acerca de la remota posibilidad de cumplirlas. Sin embargo, justo es admitir que el Mesías Negro de la Progresía Nórdica de Ojos Azul Celestes volvió a lucir a gran altura racional y retórica.

Al menos, comparado con el aventajado Mr. Bean del Palacio de La Moncloa, Don José Luis Rodríguez Zapatero: Profeta Mocho Leonés de la "Corrección Política", el "Diálogo de las Civilizaciones", la "Memoria Histórica", la "Educación para la Ciudadanía", la "Igualdad de Géneros Hermafroditas", la "Ley de Economía Sostenible" y otros guisasos a la progreta que no se rumiarían ni las ovejas de la Mesta después de las perennes sequías del Cambio Climático.

Su inspirado, picúo florilegio de que "La Tierra no pertenece de nadie, salvo del viento", o sea, a Eolo, será todo lo rapsódico, metafísico y ecotruculento que se quiera, pero no por ello deja de ser un axioma digno de encabezar el Guinness anual del cretinismo estatal posmoderno. Ya lo dijo hace unos días el convaleciente Guía Espiritual de la Cubanidad, parafraseando a Silvio Rodríguez, inefable primo cantamañanas del Reino de Birán:

Ojalá se les acabé / a Obama y Zapaterooo / la mirada constante / la palabra precisa / la sonrisa perfecta. / Ojalá pase algo que los borre de pronto: / una luz cegadora, / un disparo de nieve. / Ojalá por lo menos / que se los lleveee / el Cambio Climático... / Junto a mi hermano primero / y a mí mismo después...".



Desde luego, competían colegialmente en retorcerle el cuello a la verdad, dando por irrefutable una mentira desenmascarada por el escándalo del Climagate, corroborada sobre el terreno por los 17 muertos dejados por las nevadas en Estados Unidos y las heladas en Hispania. Por si no bastara, reforzada enseguida por masivas evidencias en la prensa rusa acerca del falseamiento sistemático, por la agencia correspondiente de la ONU, de datos meteorológicos en la antigua Unión Soviética.

No obstante, confieso que este Obama
en baja, atortojado y de vuelta a la vida real recién empieza a caerles algo mejor al Abicú y su Alter Ego. De hecho, está a punto de iniciar la fase rápida de aquella parábola pronosticada por mi Alter Ego. Pero también hemos de hacerle aquí justicia al de las cejas circunflejas: desde las pasadas elecciones a Cortes su nombre está escrito con letras de fuego en el selecto índice de mandatarios socialistas que no sólo han salido ilesos de una alianza con los discípulos de Marx & Lenin, sino que incluso fue orillando hábilmente a Llamazares y su Izquierda Unida hasta hacerlos precipitarse en las alcantarillas, los bajos fondos de la historia con minúsculas.

Fracasado el experimento redentorista en sus países, bien podría darles por volverlo a probar en Cuba. ¡Resucita, por favor, Fidel! Mira que que los ratones cibernéticos y sus titiriteros del socialismo del siglo XXI ya andan meroliqueando alrededor del pusilánime Raúl. Sueñan despiertos con que éste sea por fin tu postrer invierno, mientras te van tendiendo mentalmente la capilla ardiente al pie de la Raspadura Martiana entre villancicos hipócritas y planes de desmerengamiento posfidelista al estilo Obama-Zapatero. Si no es apócrifa su réplica a Ponte, hasta Annabelle Rodríguez se afila los dientes:

"...si bien pensamos que el Portal constituye el embrión de un periódico que se podría publicar dentro de Cuba con carácter comercial en el momento en que exista libertad de prensa en nuestro país (al igual que la Gazeta de Adam Michnik pasó a publicarse en Polonia)"

Mira que ocurrírsele a esa compañera la idea de tramar publicar en La Habana, cuando todavía a ti no se te hayan enfriado las barbas, semejante panfleto diversionista, concebido con tu venia a beneficio exclusivo de tránsfugas criollos y pollos de granjas comunitarias para intelectuales progres. Por partida doble, además. Pero en ti, nuestra penúltima esperanza abicueril, confiamos con los ojos cerrados para hacer abortar a esos cambiacasacas junto con ciertos fetos digitales alebrestados.

¿Dejarte ningunear así en articulo mortis? Jamás y nunca. Conque "gerontocracia caduca y obsoleta", "rescate de los ideales originales de la Revolución", "cambios generacionales"... A ti mismo con esas añejas monsergas propias de pequeñoburgueses infestados por el síndrome infantil de comunismo. ¡No faltaba más! Pregúntenselo a Lages y Pérez Roque, que pueden darse con un canto en el pecho por haber salido en coche de los malos trotes en que andaban.

¿A santo de qué cambios en Cuba? ¡Ni muerto, carajo! Por algo el Abicú y su Alter Ego no se cansan de reconocer urbe y orbe, muy a su pesar pero no sin una pizca admiración, la perogullada de que eres uno de sus contados paisanos políticos que siempre han sabido a ciencia cierta lo que quieren para sí y para el prójimo. Virtud que, aun postrado como estás a día de hoy en tu probable lecho de muerte, te distingue de la inmensa mayoría de nuestros volubles, poco fiables líderes del gobierno y la oposición.

Sabemos, pues, que, genio y figura hasta sepultura, incluso a tu fraterno presidente fantoche del Consejo de Estado lo tronarías sin pestañear, si por desventura se le aflojasen las temblequeantes piernas... Por lo pronto, si bien un tanto fuera del foco insular, ya está hoy en Cuba Debate tu penúltima Reflexión condenatoria: "La hora de la verdad". Razón de más para nuestra vil esperanza abicueril de que el Magno Paciente afine la puntería durante las próximas jornadas...