Sunday, 30 March 2008

Donde se felicita a Armengol por retornar al redil

¿U otro pretexto del Abicú para lanzar un bucán contra la AECC?

Por Jorge A. Pomar, Colonia

Ayer por la tarde el avión que nos traía de regreso de Niza hizo un aterrizaje inquietante en el aeropuerto de Colonia-Bonn. Apenas el piloto anunció el inicio de la maniobra de acercamiento, el jet entró en una zona de turbulencias que hizo palidecer a Anna a mi lado y mascullar unos ardientes rezos, sin rosario a la vista, a la pasajera que ocupaba el asiento junto a la ventanilla en nuestra hilera de a tres. (La enfermera de la foto no es Annabelle Rodríguez; su índice alude al chitón ordenado por la Doña contra el Abicú.)

La verdad sea dicha: aunque como abicú a punto de festejar la sesentena (recuerden que la mitología yoruba nos condena a muerte prematura), vivo ya felizmente curado de espanto por lo que respecta a mi retorno al reino de Ikú, La Muerte, aquellos tumbos y bamboleos provocaron en mi mente un involuntario recuento de mis últimos pecados en estas acomplejadas planicies consumistas.

Hete aquí que en esas cavilaciones ante mortem hallábame inmerso cuando, justo en el cuasi binladeano santiamén en que el tren de aterrizaje se impactó de albatrosa manera contra la pista --pavorosas sacudidas, leves chirridos de latas y resoplante frenaje-- caí en la cuenta de cuál podría haber sido la causa dolosa de mi parte o maña brujera de babalaos hostiles para aquel posible final trágico de nuestras gratas vacaciones en la Côte Azur.

Por suerte, o mis culpas no daban para tanto o, lo más probable, no llegaron al cielo los conjuros lucumíes contra mi persona en Infanta Mercedes 43. ¿Motivo aparente? Los cinco parrafillos finales de un reciente artículo donde conmemoro el primer aniversario de El Abicú Liberal. Ahí le encajo a la Asociación Encuentro de la Cultura Cubana (AECC) un amicalmente sarcástico golpe al vientre que la nunca bien ponderada presidencia --secuaz al fin de la progresía monclovita, carece de sentido del humor-- debe de haber considerado por debajo de la faja.

Por más que les atragante la rabia, no han quebrantado su ley de omertà, ese juramento de silencio a lo cosa nostra inter nos, proferido por toda respuesta a las maledicencias del Abicú, férreamente impuesto al staff editorial desde mi primera andanada contra el prestigioso establecimiento diaspórico madrileño en "Si no hablo, me ahogo".

A juzgar por el crecido número de lectores que dicen tener, hasta los tibetanos deben de estar leyendo
Encuentro en la Red; los entendidos afirman que la causa original de la revuelta de esa etnia mongol se debe al no bloqueo del URL de la AECC por las maquiavélicas autoridades del poderoso Reino del Medio, que persiguen con ello el avieso propósito de fomentar entre los monjes revoltosos y sus jóvenes seguidores un estricto culto a la ortodoxia pacifista del Dalai Lama, tan éxitosamente extrapolada por la AECC al traspaso de poderes en la Isla antillana.

Sarcasmos a la papelera, creí que esta vez se darían por satisfechos con el reciente comentario anónimo de un tal "Tu-conciencia-said" en mi blog. (¡Te conozco, mascarita!) Hombre de paja de la Doña Bárbara de Infanta Mercedes 43 o de alguno de sus jerifaltes culturales, me endilga el sambenito uneacista (UNEAC) de "intelectual frustrado". Lo reproduzco tal cual a continuación para quienes no hayan tenido el gusto o disgusto de leer esa grosería, típica del sicofante blogosférico criptocastrista. Dice así el fulano incógnito:

jajaja, tu no sabes vivir sin Encuentro. Si te la meten gritas, si te la sacan, lloras. va siendo hora de que en el segundo año de vida te apoyes menos en los errores o virtudes de "los otros" y construyas discurso propio, porque eres un intelectual frustrado. y te llevo suave con lo de intelectual. tu no formas opinion publica, tienes un blog marginal y justamente desde que abandonaste Encuentro, o cuando te abandonaron, dejaste de existir. suerte y feliz, bebé en pañales. (26/03/08 00:05)

Decididamente, es gente inconsciente de que para hacer reír a otros es mejor hacer un chiste que el ridículo. Se dan ahí de la mano todos los tópicos de la diatriba castrista. Ignoran cuánto me honran. No obstante, admito que con el participial "frustrado" tienen toda la razón, sólo que se equivocan de sustantivo. Porque jamás me las he dado de "intelectual", término que, dada la conducta habitual del mayoritariamente infamante gremio del patio y de fuera de él, estimo peyorativo. Soy, si acaso, un político que airea sus frustraciones por medio de la escritura. Ésa es, habría sido, mi vocación real en libertad allá en la Isla. Aquí apenas me desahogo. ¿Estamos? Más intelectuales serán ustedes.

Aclaración pertinente: testaferros anónimos en la WWW y sus instigadores ignoran --o eso pretenden-- que, desde el punto de vista artístico-literario, sin duda hay sus quienes más y quienes menos en cuanto a excelencia. Desde luego, siempre dentro de modestos límites marcados por un medio siglo de pobre a paupérrimo de las letras nacionales.

En cambio, desde los ángulos humano, social, ético, político-ideológico, psicológico, didácico, afecto-conductual, oracular, existencial, intelectual, etc., salvo contadas excepciones individuales que confirman la regla, plus vanidad de vanidades de los todovanidosos, sin discusión la totalidad de nuestros escritores puede y debe considerarse tan fracasada como el proyecto de cubanidad en general. Hemos hecho mucho más daño que bien. Punto. Fin de la aclaración especial para la UNEAC y su filial matritense, más conocida por AECC.

Hubo, al parecer, una segunda reacción colérica en el estado mayor de la AECC. No me he tomado la molestia de verificar el dato, pero el Anónimo de 28/03/08 14:14 da la voz de alerta en estos términos: "Por molestar a los de ECC te bloquearon desde esa misérrima publicación...".

Supongo, seguro no estoy, que alude a la supresión del enlace con mi blog en Encuentro en la Red. De ser así, están en su derecho. ¿Quién me iba a decir que compartiría simétricos honores exiliares con la bloguera insular número uno Yoani Sánchez, a quien los frikis de la Universidad de Ciencias Informáticas le han bloqueado, por orden de arriba, el portal de Generación-Y en el server de la Isla?

PD: Me entero por
Penúltimos Días de que también han tumbado
de repente un texto con críticas internas a la casa en el blog de Chago (pinche aquí para acceder al vacío digital correspondiente), anexo a Encuentro en la Red. Quizás también para evitar la acción del censor, Vicente Echerri, quien me ha sorprendido gratamente con su último texto en El Nuevo Herald, ni siquiera debe de haberse molestado en enviar a la sede madrileña un texto tan explosivo para la AECC como "A la espera del día de la ira".

Conque no estoy solo. Aun así no les dare por la vena del gusto pagándoles con la misma moneda. Mantendré el link con su soporífero portal de naftalina. Pues, tengo sumo interés en que los lectores accedan a ese portento del tedio mediático desde el mismo blog que lo ataca y vean con sus propios ojos cómo gastan allí, en apostar anodinamente por el continuismo castrista, los dos millones de euros anuales donados por el generoso patronato fundacional "internacionalista" de la progresía occidental.

Insisto: amén de que disto mucho de pensar que el encuentro cultural de las dos orillas contribuya al desenlace feliz de la tragicomedia nacional en curso, me preocupa menos lo que malversan a favor de sí mismos --conociendo la cicatería de La Habana, queda claro que no será gran cosa-- que lo que probablemente desvían hacia el aparato mediático a las órdenes de Abel Prieto, lo mucho que dejan de hacer por la causa que dicen defender y el daño moral que infligen a los intelectuales aglutinados a su alrededor, incautos o acomodaticios, cuando no ambas cosas a la vez.

En realidad, por extraño que parezca, me he convertido no sólo en su némesis sino también en la voz más silenciada y a la vez auscultada en Infanta Mercedes 43. No en balde todos los cambios cosméticos introducidos de un tiempo a esta parte, desde el diseño hasta el contenido, coincidieron temporalmente con la campaña del Abicú contra la opulenta Asociación madrileña.

Ya el viernes pasado percibí la primera señal inequívoca de que, aunque la AECC no rompa el mencionado tabú presidencial contra mis molestos aguijonazos, han encajado, a su
constructiva manera, también aquel penúltimo golpe que les propiné como de pasada, tanto para no perder el hábito de pegarle al castrismo en la cara de sus más sutiles amanuenses mediáticos en Europa.

Si pinchan ahora mismo aquí, sabrán a qué me refiero. Sí, Alejandro Armengol, cuyo artículo sobre McCain no ha sido elegido por gusto para permanecer en primera plana durante todo el fin de semana. Es un texto medular con el que la AECC, reaccionando tal vez a mi acusación de anodina neutralidad editorial, intenta retocarse el desleído colorete político-ideológico de la única forma al alcance de la corta cuerda que les ata a su discreta y secreta casa matriz allá en La Habana.

Con el tránsito hacia una política editorial aún más neutral a principios del año pasado, de un día para otro no sólo Estados Unidos y España dejaron de ser temas de rigor en
Encuentro en la Red, sino que, cortando dolorosamente por lo sano, junto a un indigesto Pomar despedido a cajas destempladas, prescindieron de un Armengol perfectamente digerible (no te ofendas, estimado colega, pronto verás que no es contigo) para el hígado graso de la presidencia.

Pongo el contrapunto entre Armengol y el Abicú como ejemplo. Existían varios más por un estilo que podríamos equiparar al conflicto entre la "mafia" de Miami adicta al modo de vida americano a la republicana y el "convento" progre de allí mismo adicto a lo mismo pero a la demócrata o, lo que viene a ser igual o extraordinarimente parecido, a la europea.

De ahí deriva todo el meollo de la política postmoderna occidental, que en mi modesta opinión gira en torno al complejo de inferioridad del resto del mundo (menos China), especialmente de Europa, ante Estados Unidos y, en para muchos inexplicable contrapartida, de los demócratas norteamericanos ante un Viejo Continente para ellos siempre más culto y civilizado a despecho de su verde envidia y de sus atroces recaídas totalitarias a lo largo del siglo XX.

A buen seguro, el pobre Armengol (y con él los lectores) se pregunta por dónde le entra el agua a este coco de la discordia, no habiendo tenido él nunca ni un sí ni un no con el Abicú. En efecto, no lo hemos tenido. Pero es el caso que, al menos dentro de los caballerosos límites del debate, sí estuvimos a punto de enfrascarnos en una agria controversia en las páginas de
Encuentro en la Red. Iba a ocurrir a propósito de un artículo suyo sobre Bush y la guerra de Irak, si mal no recuerdo, en el que tildaba a Estados Unidos nada menos que de "totalitarismo bipartidista".

Esa etiqueta retórica se me antojó entonces, y aún se me antoja, un sofisma digno de Protágoras de Abdera (aprox. 490-410 a.C), el filósofo griego que negaba la existencia de cualesquiera verdades, afirmando que sólo existían opiniones:
"Tal como las cosas me parecen a mí, así son para mí; tal como te parecen a ti, así son para ti".

Tesis relativista que, dicho sea de paso, de ser aplicada al pie de la letra, descarta de antemano el diálogo y la controversia como instrumentos de entendimiento entre la gente, dejando como único argumento convincente el recurso al improperio y la violencia. Por lo demás, evidentemente Protágoras, a quien se le puede considerar el precursor de la hodierna intelectualidad pop, no hablaba del todo en serio, visto que con él se profesionaliza por primera vez la filosofía. A saber, se ganaba vida y lujo discutiendo en el ágora y, sobre todo, como logógrafo, es decir, escritor de alegatos jurídicos por encargo.

En fin, habiéndome percatado de que Armengol, sofista pero polemista nato él también, pertenecía a la grey de Protágoras, redacté enseguida una réplica y se la envié a la redacción
Encuentro en la Red. Me la rechazaron a vuelta de correo con el auténticamente protagórico argumento de que el tema no estaba "abierto a debate".

Si bien, como es sabido, no absolutizo el diálogo, para el cual hacen falta siempre dos dispuestos a oír al interlocutor y, en política, a hacer concesiones, aquel "raspe" no fue mi primer choque sino apenas mi primer desengaño con una AECC que, por un lado, insiste hasta la saciedad en el diálogo de sordos con el Palacio de la Revolución y, por el otro, yugula hasta la asfixia el intercambio de criterios con un exilio liberal dispuesto a escuchar razones, que en buena ley debería ser su aliado natural.

Para información de mi honorable paisano, antes de asumir desinteresadamente su defensa a capa y espada, resumo en breves palabras, actualizada, mi refutación de su desatinado oxímoron. En primer lugar, apelando a la etimología latina,
totus (todo) no admite bis (dos partes). Por tanto, por definición semántica ningún totalitarismo puede ser bipartidista. Y en los casos prácticos conocidos (fascio, nacionalsocialismo, maoísmo, castrismo, etc.) nunca ha sido así.

En segundo lugar, Estados Unidos no sólo es una democracia sino la democracia más antigua y estable del mundo. El hecho, estimable colega, de que haya en ese inmenso país sólo dos partidos de masas no excluye, dentro y fuera de ellos, la existencia de todas las tendencias del espectro político inherente a las inestables democracias parlamentarias eurooccidentales, desde reformistas, ecologistas, defensores de los animales y utopistas de todos los matices, pasando por los integristas de la Nation of Islam hasta la farándula progre de Hollywood y los lobbies étnicos, gremiales y genéricos a nivel estadual y federal.

(Todos ellos ríos y arroyuelos políticos subsumibles en una dualidad conservador-liberal que, en la democracia presidencial americana, favorece el diálogo y la permanente negociación intra- e interpartidista en aras del Bien Común. En vez de fomentar cada vez más dogmas sectarios que,
en las democracias parlamentarias europeas, suelen transformar las cámaras legislativas en manicomios doctrinarios donde, como en una bolsa de valores, se renegocia a diario la voluntad popular emitida en las urnas.)

Admirable y poderoso, por ejemplo, el lobby cubano, cuyos representantes, senadores, secretarios de Estado y demás funcionarios son los únicos que realmente representan a "nuestro pueblo" a ambos lados del estrecho de La Florida. En la Unión Europea, por ejemplo, nunca ha habido nada similar. Por cierto, en España no parece que la tendencia al bipartidismo, acentuada en los últimos comicios parlamentarios, moleste a nadie más que a las menguadas huestes de Llamazares (escuchen cómo lo trajinan en el vídeo de abajo) y a los regionalsocialistas más recalcitrantes).



Se va al fin con mal viento al museo de los microsaurios zurdos ese impresentable becario vicarial de Fidel Castro en el reino de taifas administrado por el inefable Mr. Bean de las zetas donde van y donde no van. Zapatero, claro. En Alemania gobierna una Gran Coalición, y la desprestigiada clase política italiana busca a la desesperada un modelo esencialmente bipartidista que saque al país de Garibaldi de la permanente inestabilidad institucional que hace poco se llevó también a Prodi, esa engañosa, efímera esperanza de la olla de grillos del centro-izquierda. La Unión, su ingobernable coalición gubernamental, se marchitó irremozablemente el pasado 24 de enero.

Además, aquí en la Vieja Europa simplemente no tenemos lobbies, ni de nativos ni de exiliados, que defiendan al inmigrante cubano. Nos quieren mucho eso sí, pero nos discriminan laboral, social y políticamente. Y, argumento culinario de peso para preferir al universalmente aborrecido
Melting Pot, ya hace rato que los pollos de Kentucky llegaron a las mesas de los cubanos de a pie y, por ejemplo, los chorizos de la solidaria Madrastra Patria todavía brillan por su prolongada ausencia entre los ávidos dientes insulares. ¿Será que tienen ellos también patente gringa?

En tercer lugar, si da lo mismo que gobierne un presidente demócrata o republicano, ¿a qué viene tanta obsesión por ver instalado en la Casa Blanca a un Barak o a una Hillary, en vez de un John? Por cierto, McCain, quien para los que la piensan como el sería --gracias a la lamentable circunstancia de haber sido interrogado en Vietnam por un ministro de Educación Superior castrista de apellido Vecino Alegret-- la opción más deseable, ahora mismo supera en las encuestas a sus dos rivales, aperreadísimos entre sí y cada día más desacreditados.

A punto estuvo el republicano de postularse por los demócratas y, de hecho, le urge la compañía de un vicepresidente más conservador que él para ser el favorito de la mayoría de los votantes. En cuanto a Bush junior, hombre, Alejandro, dentro de menos de un año estará de vuelta en su rancho tejano cargado de méritos: unos 60 meses de crecimiento económico sostenido y altos índices de empleo; una reelección más incuestionable que la elección; la mayoría demócrata, mansa como una chiva díscola en el Congreso; el protocolo de Kyoto, aceptado sin necesidad de cumplirlo más que otros países firmantes; estadistas de los cinco continentes comiéndose las uñas entre el malo conocido y el bueno por conocer...

El terrorismo islámico, sin haberse vuelto a apuntar una en suelo norteamericano desde el 11/9; la guerra de Irak, en su mejor momento para el US-Army (el clérigo rebelde Múqtada al Sadr, súbitamente patriotizado, acaba de decepcionar a la progresía occidental arrojando la toalla resistencial); Corea del Norte e Irán, neutralizados sin guerras; el Plan Colombia, coronado por rotundo éxito; el socialismo del siglo XXI en Sudamérica, boqueando en su pecera tardotercermundista; el chavismo, aportándole al Imperio (mayormente a La Florida) alrededor de 19 mil millones de dólares al año y un flujo creciente de mano de obra de alta calificación y fiabilidad política, aparte de un suministro garantizado de petróleo; el castrismo, chochando por primera vez sin liderazgo carismático, contra reloj biológico y con la juventud, fiel a la máxima martiana de que "el deber de un hombre está allí donde es más útil", a saber, más que nunca antes de cara al Norte "revuelto y brutal que nos desprecia"...

Y paradójicamente el archineocón Bush, el "pato cojo" de la Casa Blanca, acaba de poner en marcha la mayor reforma financiera en Estados Unidos después del crac del 29, habilitando a la Reserva Federal para inspeccionar y sancionar a los consorcios que se pasen de listos en el rejuego mercantil. Como para dejar patidifusos a sus críticos más acérrimos de la izquierda antisistema occidental. ¡Ay, qué dolor, que dolor, qué pena!

Por último, querido Armengol, si la Yuma fuese en efecto, como pregonas, un "totalitarismo bipartidista", lo más probable es que en vez de estar escribiendo desde Estados Unidos en un blog adscrito al Nuevo Herald, no estuvieses
tiempo ha echando pestes a diestra y siniestra contra el establecimiento anglosajón protestante masculino. Caso de haber sobrevivido, estarías grafiteando las paredes de una celda tapiada de Alcatraz o, en el exilio peninsular, figurarías en el consejo de redacción de Encuentro.

Puesto que eres titular de un blog que --prueba de respeto por opiniones que, aunque no comparto ni mucho ni poco, me parecen muy bien redactadas-- leo con cierta asiduidad para tomarle el pulso al exilio ultramoderado miamense, te extiendo aquí un convite colegial a sostener un debate, a rajatabla pero cordial y respetuoso, que sería imposible en
Encuentro en la Red. Al mismo tiempo, felicito al consejo de redacción de ese portal zapaterista por haber tomado la encomiable decisión de volver a darte cabida en sus páginas.

Te lo has merecido con creces. Fue una atroz injusticia prescindir de tus encuentrocompatibles elucubraciones contra el llamado "exilio duro o histórico" y el establecimiento "totalitario bipartidista" yanqui con tal de librarse de las de tipos tan poco razonables y menos políticamente correctos de la calaña de este frustrado Abicú. Este que está aquí, Jorge A. Pomar, si fuese presidente de la AECC, por nada del mundo admitiría entre mis colaboradores a un checherecú tan imperfecto: enojaría demasiado a los patrocinadores, a riesgo de que esa veleidosa caterva financiera neoprogresista cierre el siempre receloso grifo de las subvenciones a cuchillos para su rancia garganta burguesa.

En fin, saludo tu inesperada reincorporación al selecto piquete annabellino y albergo la loca esperanza de que no sea más que el comienzo de un saludable "proceso de rectificación de errores y tendencias negativas" o, como le llaman ahora bajo la égida parcial del Hermanísimo, de "eliminación de excesivas regulaciones y prohibiciones".

Parece que por fin, para gaudio del Abicú y sus congéneres blogosféricos, van a dejar de "embarajar la talla", o de "marear la perdiz", como se dice en España. Al cabo, con tu retorno al redil gano yo también una nariz de Pinocho --no la tuya, por favor, Armengol, no me malinterpretes-- por donde zarandear de cuando en vez a la máxima congregación de estrellas literarias y burocrático-administrativas de la Diáspora.

Ya me estaba aburriendo porque, como solía decirme un presidiario viejo de Ariza que mantenía cariñosamente tapado un "bucán" (lata de heces fecales, orina, semén y otras sustancias nauseabundas) para arrojárselo a su eterno rival tan pronto lo viera pasar frente a la reja de nuestra celda, a falta de un amor --que no es mi caso-- hace falta contar con un perverso enemigo siempre al acecho para soportar los cautiverios prolongados. A mi me está pasando algo parecido con la AECC en este aperreado, interminable exilio colonés.

Empero, como ves, Armengol, aunque abunda aquí la mala leche abicueril y, sinceramente, no te envidio para nada el feliz reencuentro con Encuentro, la cosa no es ni atrás ni alante contigo.
Mis objeciones a tu quehacer periodístico atañen únicamente a tu insistencia en darles lecciones de democracia a los pioneros de ese sistema político.

Por más que me esfuerce, no logro explicarme cómo es que no entiendes que en ese difícil campo del saber colectivo los cubanos no estamos en condiciones de aconsejar ni siquiera a España, lo cual no es poca incompetencia. Con todo, insisto: perdón por servirme de pretexto, como hijo pródigo que de pronto te has vuelto, para arremeter contra tus avaros patrones.


En puridad, ni siquiera es nada personal contra la plantilla de la AECC que, para mi consuelo en el desconsuelo exiliar, parece resuelta a quitarse su antifaz de "entrañable intransparencia". En verdad, en cada ocasión me tomo el cuidado de afinar la puntería para que la parte de más buqué del añejado contenido de mis amorosos bucanes embarre más bien la fachada dal edificio de Infanta Mercedes 43 que a sus agazapados titulares y adláteres.

Aunque si por ventura, cumpliendo algún nuevo ukase de quienes pueden dictárselos por confidencial control remoto, osan volver a alzar su roñosa cabeza de sicofantes, juro por todo el panteón yoruba que no le garantizo nada a nadie. Por lo demás, Dios me libre de tus iras, hermano Armengol. Pavor inspiras con esa facha de colérico Zeus tonante que te gastas en la portada de tu combativo blog...

Tuesday, 25 March 2008

Aviso del Abicú

Estimados lectores:

Desde el domingo Anna y yo disfrutamos de una semana de vacaciones en la Costa Azul francesa. Puesto que despegamos de Colonia con malos augurios sobre el tiempo que haría aquí en Niza, pensé que tal vez podría matar el tiempo muerto por lluvia manteniendo el ritmo de posteo anterior.

Afortunadamente, no ha sido así. Aunque algo más frío de la cuenta para la estación primaveral aquí, el clima es espléndido: cielos despejados y una temperatura del agua que ayer por el medidodía no le impidió al Abicú darse una zambullida de 15 minutos en un bello paraje rocoso ubicado del otro lado del puerto, al pie de un restaurante llamado La Réserve, donde flotaba ya un osado nadador galo.


Así que, como dice el refrán, "Mono ve, mono hace": me lancé. Solo, porque a mi media naranja no le agrada ese tipo de aventuras gélidas. Una práctica de lo más saludable para el moropo y la circulación. Sale uno del agua con la piel hecha un tapete eléctrico, pero con la cabeza despejada como un bebé recién nacido.

Por lo demás, a diferencia de Londres, acá la gastronomía francesa e italiana --predominante-- no dejan nada que desear y, contra lo que pudiera pensarse, los platos no son mucho más caros que en Colonia. Incluso, la hotelería de dos y tres estrellas, de óptima calidad, es mucho más barata que en cualquier ciudad de Alemania.

Anna desayunando

video

Cuestión de 50-80 euros la habitación matrimonial. Reservando con mucha antelación, conseguimos por un precio menor un excelente estudio con balcón, cocina y baño bastante amplios. Hoy martes, primer día no feriado de nuestra estancia, saldremos a hacer las compras y luego a andar Niza hasta eso de las 2 de la tarde, cuando volveré a enmediterranearme por un cuarto de hora.

Mañana, nos daremos una vuelta por la cercana Cannes; y pasado conoceremos Mónaco. O al reves. En fin, como dicen los gaitos, lo estoy pasando tan de "puta madre" aquí que, a menos que llueva fuerte, malditas sean las ganas que sentiré de chapistear un borrador sobre unas reformas raulistas que caminan para atrás como cangrejo en patines. Bueno, a no ser que San Isidro nos agüe la fiesta, hasta el lunes...

Wednesday, 19 March 2008

El Abicú Liberal cumple un año

Ocasión que aprovecha para agradecer a sus fans e incordiar a sus detractores

Por Jorge A. Pomar, Colonia

Queridos amigos, no amigos, detractores encubiertos y descubiertos:

En este primer aniversario de mi blog se dan dos circunstancias que hacen honor a mi bien ganada fama de espíritu de contradicción más amante del mal- que del buen trato. Una es que --como suele pasarme con el día en que vine al mundo entre efluvios de alambiques de Arechabala, marismas cangrejeras y enjambres de mosquitos allá en el muy plebeyo barrio cardenense de La Marina-- olvidé la fecha exacta en que abrí el blog. Razón por la cual este frote de ombligo al descaro, que yo también tengo mi corazoncito egocentrista, llega algo retrasado.

La otra es que inauguré
El Abicú Liberal un 10 de marzo de 2007, o sea, justo el día en que se cumplía el quincuagésimo quinto aniversario del golpe de Estado del general Fulgencio Batista y Zaldívar. Por mi honor les juro que, nunca atento a las hojas del calendario como soy, no elegí ese día a propósito, como podría suponerse. Fue sin querer.

Pero igual les garantizo que, de haberme percatado de la coincidencia con esa efemerides incruenta, ni por la mente me hubiese pasado la idea de dejar pasar la fecha. En primer lugar, porque sé que, con independencia de lo luego sucedido, ese día y hasta más allá de mediados del 58, la inmensa mayoría más uno de los cubanos de a pie no encontró motivos para inmutarse.

El hecho de que a continuación, cual veleta al viento, para su mal se dejaran elebrestar por el flautista de Hamelin de turno vitalicio, prueba fehacientemente que, igual de un modo u otro, tarde o temprano nuestros padres probablemente se habrían ido con la de trapo de todos modos.

Tampoco es cosa de que el Abicú meta la mano en la candela por lo que hagan dentro de poco nuestros hijos y nietos de la cínica generación de la barraca y la pacotilla, por aquello de que "hijo de gato caza ratón". Además de que ya no estaré de espíritu presente para volver a recondenarme durante tanto tiempo con las nuevas veleidades perfeccionistas de "nuestro pueblo" durante ese otro futuro mejor poscastrista.


En cambio, quienes sí motivos de sobra encontraron ya la mañana del 10 de marzo, que por lo general no viajaban a pie, acabarían incurriendo en un error mucho más garrafal que el de su "mono encaramado" o su reyezuelo bembón. Y es que, con el tiempo plus dos años de cárcel férrea y 15 de exiliar, he aprendido a apreciar más al general negroide de Banes, ex peón agrícola y retranquero, que al comandante mau-mau de greco-latino perfil y cuna zafia pero rica que, para efímero gaudio de nuestras caucasianas "clases vivas", lo destronara la medianoche de San Silvestre de 1958.


Me he reafirmado en esa creencia sobre todo después de leer la irrefutable primera parte de Fulgencio Batista: From Revolutionary to Strongman, de Frank Argote-Freyre, Ruttgers University Press
, 2006, muy recomendable por cierto como antídoto contra la historiografía de la main stream burguesa republicana y socialista.


E incluso al pichón de terrateniente de Birán (aldea natal de Fidel), como muchos lectores habrán notado en algunos de mis textos anteriores, al Innombrable Yacente empecinado en ponerle la retranca al tren de la historia, lo sé poner en su justo nicho histórico.

Y es que, como dejara testado sobre sí mismo el ilustre suicida Miguel Ángel Quevedo, otrora su principal demiurgo mediático en tanto que dueño y director del ameno, prestigioso, e ideológicamente errático, semanario Bohemia, también nuestro imperdonable Magno Paciente está lejos de ser "el único culpable".

Un viajecito a la ciudad natal del Abicú



[Digresión: Cárdenas, "Ciudad Bandera", y de los baches, los coches, las
y la primera, y aún única o casi, cacerolada masiva contra el hambre durante la ya mediosecular era castrista. Ahí fue donde el anexionista Narciso López, un abicú caraqueño ejecutado a garrote vil en 1851, izó por primera vez la bandera de la estrella solitaria que debía sumarse a las 48 de la norteamericana.

Y pensar que, si el infortunado mariscal de campo no hubiese hecho romper en balde sus tambores de guerra en Cárdenas sin que casi ningún vecino de la ingrata villa acudiera a su persistente redoblar, otro gallo cantaría hoy en la Isla y el Abicú no habría considerado tan grave votar por Hillary u Obama en contra de su favorito McCain. Pero así de dura es la historia. ¡Ay, Dios! Fin del desvío.]


Retomando el hilo, digo más: habiendo a mi entender ajustado caballerosamente cuentas con el más enciclopediado de los cubanos, no voy a negar que, aunque prefiero de calle --ensangrentada o no-- a su antecesor y paisano oriental, a la postre su truculenta figura me inspira un mínimo respeto.

Sentimiento en modo alguno extensible a sus secuaces de ayer y de hoy, mucho menos a los contemporizadores que se entretienen en hacerle corte y juego dentro y fuera de la Isla. Y ni siquiera a "nuestro pueblo", que tiene lo que merece y dejará de tenerlo tan pronto deje de merecerlo. Una dialéctica hegeliana que, a juzgar por la actual calma chicha, pica y se extiende allá en la Isla.

Desde luego, mi favoritismo por el general golpista de origen proletario sin resabios anticonsumistas puede tener en el fondo algo que ver con raza y clase comunes. Albergo esa razonable, sibilina sospecha contra mi aviesa psique, nada exenta de humanos prejuicios.

Colócola, pues, al lado de la siguiente retrospectiva Sibila, quien me susurra al oído este bocadillo insidioso: "Por el escaso, apacible daño que tú pudieras haberle hecho a la Revolución para que se te echaran encima a montón en un paso de escalera y enseguida te pusieran a contar barrotes en Ariza, a buen seguro el Batistato ni siquiera se habría enterado de tu paso por aquel valle de sangre con mártires iracundos (convertidos en "frías máquinas de matar") y generalizado vacilón perpetuo del populacho imperturbable. (Retrato de Narciso López. Grima da imaginarse lo que habría hecho este prócer con su pardo compatriota Hugo Chávez de habérselo topado en Caracas en su turbulento siglo XIX.)

A no ser, claro está que, en mi relativa, esporádica propensión a la violencia justiciera, me hubiese dado por imitar a aquellos héroes luego embromados por el gestor de su gesta en eso de caerles a tiro y bomba yo a ellos primero que ellos a mí, que era lo que enfurecía a aquel ya difunto general mestizo admirablemente self man made (le gustaban las blancas, lo cual tampoco era señal de mal gusto en él que, a diferencia de sus dos fraternales sucesores, empedernido monógamo era) más ducho en refinados tejemanejes políticos que bélicos.

Y hablando de difuntos y malos gustos, un tercer móvil para mi para muchos contraproducente anacronismo preferencial consiste precisamente en que éste, refulgente Fulgencio, lleva largo rato mirando crecer las papas desde abajo y aquél, el siempre infiel Fidel, se resiste como gato boca arriba a dejar de atormentar a sus súbditos y seguirle los pasos a su tan por él y comparsa odiado paisano y antecesor.

Por último, cómo no, existe una cuarta razón de mayor peso aún para que el Abicú incurra en esta extravagancia fuera de pico: el irresistible deseo de aprovechar la ocasión para complacer a sus amables lectores y, de paso, seguir incordiando a sus detractores mediante el recurso de aportarles argumentos para intentar hacerme talco con mejor fortuna que hasta la hodierna frialdad colonense.

Abicú, tronco de negro reaccionario, "imperfecto", mafioso, traidor, vendepatria, fascista! Pero a mí, plin. A mucha honra, mientras no les dé por tacharme a gritos de fidelista, de raulista o --lo que no les perdonaría ni muerto-- de zapaterizado "encuentroso"...

Tanto para no cerrar sin darle cuero a la benemérita Asociación Encuentro de la Cultura Cubana (AECC). A propósito, ¿se fijaron en la circunspección con que dieron el parte sobre la para ellos providencial, gloriosa reválida electoral de su idolatrado Zeta? Cuántas botellas de champán no habrán descorchado la madrugada de la segunda victoria al hilo del PSOEZ.

Tan sofisticados se nos han vuelto en su aséptica cautela estos chicos del piso de Infanta Mercedes 43 que ya casi ni el mismísimo Abicú les halla cola, orejas o nariz de Pinocho por dónde zarandearlos a su aire anticamaleónico, como cuando intrigaban sin rebozo a las dos manos. Celebro, pues, el primer aniversario de El Abicú Liberal con ese inconsolable desconsuelo.

¡Cuánta crueldad, cuánta desconsideración hay en esa pérfida táctica suya de desmaterializarse para pasar inadvertidos a toda costa! Si siguen así, cuando viene a ver, dentro de poco a alguien del alto mando allá en Langley podría ocurrírsele la malhadada idea de bajarme de categoría como agente de la CIA por falta de enemigo visible. Y acá en Colonia la vida cuesta cada vez más cara. No en balde olvidé hasta el primer aniversario de mi blog. Jueguen sucio, pero jueguen. Piedad, por favor...

Sunday, 16 March 2008

Maldita UNESCO

Una vez más, un organismo de la ONU se pliega ante las dictaduras, ante los enemigos de la libertad.

Por Antonio José Chinchetru, Libertad Digital

Cuando me enteré de que la UNESCO iba a apoyar el día por la libertad en internet promovido por Reporteros Sin Fronteras (RSF), con manifestación virtual y listado de países enemigos de la red incluidos, no me lo podía creer. Me costaba admitir que esta organización participara en algo así. No en vano esta agencia de la ONU se opuso durante la Guerra Fría a lo que entonces se llamaba libre flujo de información. Esto es, su postura era contraria a que los ciudadanos de cualquier país pudieran acceder a los contenidos informativos producidos en cualquier lugar del mundo. Simplemente, apoyaba la censura que entonces practicaban decenas de gobiernos dictatoriales de distinto signo.

Además, la UNESCO ya tenía al menos un antecedente de fobia a la red. En noviembre de 2005 acusó a Internet de ser culpable de la futura desaparición de 3.000 lenguas. Algo que resulta un absurdo absoluto. Y no es esta agencia el único apéndice de la ONU con antecedentes liberticidas referidos a la web. La Unión Internacional de Telecomunicaciones organizó una Cumbre Mundial Sobre la Sociedad de la Información que sirvió de púlpito a dictaduras para que clamaran contra la libertad de expresión en general y en la red en particular. Por todo ello, no me sorprendió que a última hora la UNESCO anunciara que no iba a apoyar la iniciativa de RSF.

Una vez más, un organismo de la ONU se pliega ante las dictaduras, ante los enemigos de la libertad. Nada nuevo en esta organización o en cualquiera de sus agencias. La UNESCO prefiere ser cómplice de los gobiernos de los quince países incluidos en la lista de RSF (en alguno de ellos, como Cuba, se ha llegado a condenar a 20 años de cárcel a una persona bajo la única acusación de buscar un lugar donde conectarse a Internet) a ponerse de lado de quienes acusan a los liberticidas. Y lo hace con fondos procedentes en buena medida de los impuestos de los países democráticos.

Basta un breve repaso a algunas prácticas de estos países para comprender lo indecente de la espantada de la UNESCO. Los saudíes tienen bloqueado el acceso a 400.000 sitios web por su contenido "inmoral". En Bielorrusia, el Gobierno no ha dudado en impedir el acceso a los sitios web de la oposición. En Cuba está prohibido acceder a la red sin permiso oficial y en los cibercafés existentes para cubanos tan sólo se accede a una intranet nacional. En China encontramos una cifra contundente: 48. Es el número de ciberdisidentes encarcelados en el país, la mayor cárcel de internautas del mundo.

Estas prácticas y muchas otras son las que no quiere denunciar la UNESCO. Prefiere, agarrándose a la excusa de que no puede apoyar manifestaciones virtuales, tener contentos a los dictadores y despreciar, mediante el silencio, a sus víctimas. Maldita UNESCO.


Thursday, 13 March 2008

"Palante... No hay más na"

Siete futbolistas cubanos desertan en Tampa

Por Jorge A. Pomar, Colonia


Al menos siete de los 18 jugadores que el martes pasado, tras meritorio empate 1-1 con la selección imperial en el Preolímpico de La Florida, habían saltado al hit parade de la gloria deportiva del boletín oficial
Granma, desertaron ayer en Tampa. (En la foto, Yenier y Yordanis: "Somos libres".)

Aunque de media 10 años más jóvenes, encajan todos ellos en el segmento poblacional que Yoani Sánchez ha rotulado certeramente como la "Generación Y". Sólo uno de ellos, el portero José Manuel, gasta hispánico nombre de pila sin la letra griega ípsilon ("ye") y/o las ies y erres-eles puestas de moda en la Isla por la serie de espionaje
En silencio ha tenido que ser, donde el telegénico actor "jabao" Mario Balmaseda encarna a un oficial de la DSE llamado Reinier.

Señas personales de los últimos insulares "quedados" en Estados Unidos: José Manuel Miranda, arquero, Matanzas; Erlys García Baró, defensa, Ciudad de La Habana; Yordanis Alvarez, centrocampista, Cienfuegos; Loanny Cartaya Prieto, defensa, Ciudad de La Habana; Yenier Bermúdez, capitán y defensa, Cienfuegos; Yendry Díaz, defensa, Matanzas; Eder Roldán, centrocampista, Cienfuegos. (Foto: el quinteto del martes.)

Con un promedio de edad de 20-22 primaveras, los primeros cinco tránsfugas se la dejaron en la mano al seleccionador Raúl González Triana el martes; los dos últimos se sumaron a la estampida al día siguiente. El cienfueguero Bermúdez era el capitán del equipo. Para más inri, cinco de los atletas que acaban de darle la patada al globo castrista integraban la alineación titular.

La selección criolla, que acude a la cita con sólo 18 de los 20 pateadores reglamentarios y con el delantero Roberto Linares imvalidado por tarjeta escarlata para el choque de hoy con Honduras, queda virtualmente eliminada por abandono. Debacle que da al traste con las aspiraciones de competir en Pekín.


A estas horas, en prevención de nuevas deserciones, los dirigentes del INDER acompañantes deben de haber ordenado el acuartelamiento del resto de los jugadores con miras a un probable adelanto del vuelo de retorno. Aun así, no se descartan entre los recluidos nuevas piras por contagio que, dadas las circunstancias, serían forzosamente mucho más espectaculares.



Lleva razón Luisc en su comentario a este artículo. Me faltaba el detalle lingüistico. Argot y el tono cheos de estos chicos raspan los tímpanos tanto como los romos spikes de sus zapatillas la grama del terreno de juego. Pero así son los "hombres nuevos de a pie". Estos nietos-aseres del Ché arrastran la cultura del barracón y la pacotilla que se les ha impuesto desde la infancia.

Parafraseando el viejo adagio: "Con esos novillos tenemos que andar". Peores los hay a montón a ambas orillas del estrecho de La Florida y no se dedican al rústico oficio de patear balones. Éstos al menos parecen tener aún un corazón de terciopelo en el pecho. Al votar desendadamente con los pies contra el castrismo, han demostrado que además saben usar la cabeza. No es poco mérito de humanidad. ¡Me agradan!


¿Ha visto el lector a esos pepillos parametrados de Cubavisión, disfrazados de postmodernos, simulando a pujo que están en la última onda de París, Londres y Nueva York? Grässlich (atroz), como dicen los alemanes. Prefiero a los de bohío y solar. Y eso que hace tiempo que estoy a mil años-luz de cualquier culto al proletariado o a la pobreza. En ese sentido, l
as notas más edificantes de esta ya rutinaria fuga sin cadenas son:

(1) La espontánea solidaridad de la "mafia" miamense: "Esto es como una cadena. A mí me ayudaron cuando yo llegué en balsa y yo trato de ayudar a todo el que viene de Cuba", ha dicho Amaury González, ex jugador del equipo de Villaclara, quien llegó a los Estados Unidos en balsa en 1999 y, avisado por un tendero, se puso enseguida las pilas para recoger al grupo y alojarlo en su casa. ¡Loable gesto!


(2) Los motivos y la resolución --se lo tenían pensado desde antes de llegar-- de los desertores, que dan una idea fidedigna del estado de ánimo predominante entre la juventud de a pie en la Isla. "Ésta era una oportunidad que no podíamos perder. [...] La decisión la tenía tomada desde antes de venir", declara Bermúdez en el vídeo.

¿Cuántos jóvenes más de la generación ipsilónica no se habrán propuesto también cumplir a rajatabla con todos los "parámetros" de lealtad al régimen y alto rendimiento en su giro para ganarse en buena lid el ansiado boleto a la libertad.
(Foto: Miranda parando un balón durante el juego contra Estados Unidos.)

En fin, lo tantas veces dicho en este blog abicueril: los índices de éxodo masivo en este comienzo del penúltimo calendario castrista porfían en demostrar que el Departamento de Orientación Revolucionaria (DOR) del Comité Central del PCC ha perdido definitivamente la batalla mediática entre los que no peinan canas.

Antonio Garcés, directivo de la Asociación de Fútbol de Cuba, a la AFP: "Como Federación estamos muy disgustados, ha sido una actitud irresponsable por parte de los jugadores, por lo que representa una eliminatoria olímpica para un país. Es un acto traición e irresponsabilidad, hay que tener responsabilidad, conciencia de que estás representando a tu país. [...] Esto nunca había sucedido en el fútbol".

No cabe duda, como decía el mozambique del Afrocán, "el Perico está llorando. Perico no llores más...". En el tercer milenio sus gemidos rebotan en los oídos de los chicos del soccer. Lo de ellos es de "¡Palante y palante!". Aquella consigna de los comendandelas de la Revolución en los años 60, ha sido direccionalmente resemantizada. Hoy por hoy significa en el argot callejero
Yuma street. Traducción al castellano: "Rumbo a Estados Unidos".

Según reporta hoy en El Nuevo Herald Wilfredo Cancio, ese periodista empecinado en atraer sobre su testa las iras de nuestro Júpiter Yacente, finalmente el diezmado equipo cayó ayer con las botas puestas frente a Honduras: dos a cero. Score asombroso, dadas las circunstancias.

Pero en la rueda de prensa celebrada al concluir el partido, el seleccionador González Triana, quien aprovechó para desairar a Fidel dedicándole la hazaña de consuelo, se llevó un disgusto mayúsculo: "Interrogado [...] sobre Dagoberto Lara, uno de sus asistentes que no estuvo ayer en el partido, el técnico cubano se levantó furioso y abandonó el local". ¿Octavo quedado?" Por lo pronto, Reuters se ha hecho eco de la noticia: "Algunos medios de prensa de Florida dijeron que Dagoberto Lara, uno de los entrenadores cubanos, dejó el equipo en la mañana del jueves".

"No hay más na", como recalca el exultante ex capitán Yenier en el vídeo. Este juvenil septeto de virtuosos del puntapié --cuyos integrantes son un perfecto corte racial del país-- no acaba de quedarse en Tampa precisamente para auscultar las vibraciones de las arengas del Apóstol José Martí sino para luchar su porvenir en igualdad de oportunidades y, de paso, pregonar urbe y orbe los funerales del cacareado "deporte revolucionario del pueblo". ¡Tápate!

Tuesday, 11 March 2008

Íngrid, ¿otro romance con hijo en el cautiverio?

Yves Girard sobre la dipudada franco-colombiana

Por Jorge A. Pomar, Colonia (comentario)

Este email, enviado vía Hotmail por mi colega Francisco Endara desde Ecuador, me ha dejado patidifuso. Entró por la tarde y, aunque dato de algo añeja dada, debió ser una primicia.

Pero sólo lo he abierto al filo de la medianoche para, parafrasenado a Matojo, levitarme de la butaca frente al monitor y caer de nalgas sobre el piso. Siguiendo un primer impulso verificatorio, le solté el tema al buscador de Google y... en efecto, el tema ya está rodando de lo lindo.

Bien, dejé enfriar la mollera humeante y lo volví a leer ya sin las gafas rojas del sobresalto. Simplemente, la rocambolesca historieta, que no es nueva, suena plausible de cabo a rabo. Cierto, la ductilidad Yolanda Pulecio, madre de Íngrid, haciéndole a campo traviesa a las FARC y a Hugo Chávez habían suscitado más de una vez en mi mente un par de efímeras dudas.

Las deseché, atribuyéndoselas a desesperación maternal. Con todo, esa muy burguesa señora, o es una fanática antiuribista sin posible vuelta atrás, o no lee periódicos, no oye radio, no enciende el televisor, no bucea en Internet... Después de todo, fueron las FARC, prohijadas por Chávez, las que secuestraron y mantienen secuestrada a su hija y no Álvaro Uribe.

En sus memorias La rage au coeur (La rabia en el corazón, feb. de 2001), la entonces candidata presidencial pinta con colores chillones corruptelas, casos de tráfico de influencias, intrigas gubernamentales, etc., estilizándose a sí misma como la Juana de Arco andina predestinada a salvar a Colombia.

Escrito desde la usual perspectiva de izquierdizante (manifiesta en el exergo de la carátula con tres versos del archipanfletario poema de Neruda "Canto a las madres de los milicianos muertos"), la coincidencia con las actuales posturas maternas apenas puede ser mayor.Incapaz de asociar a Íngrid con la recién liberada Clara Rojas, que dio a luz en cautiverio, sólo ahora ato ambos cabos hasta el corto circuito en mi cráneo. El calor de la selva tropical, la soledad, la larga abstinencia, el apremio de unas hormonas jóvenes en rebeldía, cierta afinidad doctrinaria de matriz hogareña. Hum... Pudiera ser.

Lo que la Mona Lisa del cuadro de Da Vinci tiene de socarronería en su sonrisa, lo tiene la Íngrid Betancourt de inclasificable melancolía en la pose del vídeo de marras. Sufre, pero no sabemos si de dolor y vengüenza o tan sólo de dolor, como se nos ha inducido a pensar.

Pero el cable que le dio candela a la mecha de mi volátil fantasía, el dato que definitivamente me metió los diablos cráneo adentro, fue lo insinuado por el viejo zorro galo acerca de la falsedad del famoso vídeo que muestra a la franco-colombiana sufriendo en silencio como Madona cautiva.

Por si fuera poco, siempre ha corrido el rumor de que Íngrid se hizo, como quien dice, secuestrar a título voluntario. Y las cartas a la madre, que tal vez no esté traicionando a su adorada hija, tienen un apenas velado sesgo a la izquierda.

¿Por qué las FARC iban a permitir la toma y difusión de un vídeo tan autoinculpatorio? Escudriñen el vídeo, traten de hallarle una explicación a la conducta de la madre, de los rehenes liberados, de Clara Roja, y luego den su opinión en este blog. O, parafraseando a Endara, quien a su vez se enteró de la existencia del artículo a través del email de una amiga suya llamada Adriana, "no maten al mensajero de relevo".

El email de Adriana:

No dejen de leer esto hasta el final. Creo que es mi tesis, también. Ya me lo estaba imaginado, sin ser conocedora del tema. Pero la "intuición" femenina no es para ser desechada. Íngrid Betancourt era hiper flaca cuando la secuestraron. Si hubiera dejado de comer, ya se habría muerto. Creo que el pelo largo y la expresión de infelicidad en su famosa foto, son suficientes para que uno olvide que ella ya era casi "viafrática". Su delgadez es natural en ella.

¡Pardiez! En efecto, la expresión de Íngrid no dice nada acerca de los motivos de sus inenarrables cuitas. ¿Sabía tal vez algo la madre y Sarkozy? ¿Hugo Chávez y su alcahueta senatorial Piedad Córdoba, su intermediaria con las FARC? De canallas de esa laya, con más razón que los troyanos de los griegos, cualquier infamia es de esperar. Mienten hasta por hábito y gusto.

Ensalzar mediáticamente a Íngrid hasta la santidad mariana a fin de someterla a subasta a cambio de la aceptación de las exigencias territoriales de las FARC podría ser la primera finalidad de ese impactante vídeo. La segunda sería envolver a Íngrid en una aureola carismático-hagiográfica para luego, una vez hecho el canje, relanzarla como candidata presidencial en unos comicios reconciliatorios.

Suena fantástico, pero en la coyuntura de desesperación que afrontan las FARC cualquiera sueña despierto. Como dijera de sí Goya en la vejez, en el umbral de la sesentena todavía me asombro. Dicho sea esto último, salvando la enorme distancia. Artística y jerárquica, claro, que en todo lo demás vamos parejo, además de que el autor de La Maja desnuda era también un notorio abicú.

Y hablando de Don Paco: ¡qué bien le hubiera quedado al maestro en el lienzo la sin par Íngrid, con su luenga figura de blanca palidez, tendida en una hamaca sobre la otoñal hojarasca de la selva virgen, ataviada con un peplo de traslúcida gasa, iluminada por un matinal rayo de azuladas tonalidades filtrándose entre las copas de los árboles, al fondo ondulante río de plata nacido de una catarata de espumas...

En fin, Íngrid Betancourt - ¿Historias del corazón o reazón de Estado?, que así se llama el libro de Jacques Thomet, vuelve a los primeros planos editoriales como bomba libresca de esta primavera caliente.

El Abicú

*****************************************************************

Ingrid Betancourt: De espanto y brinco

Por Yves Girard

Desde el día en que vi por primera vez el video de una Ingrid Betancourt, mujer siempre reconocida como valerosa y dinámica, no pude evitar un sentimiento de duda irreprensible frente a un escenario, montado sin gran habilidad, enseñándonos una mujer postrada cuyo único movimiento a lo largo del video fue un único abrir y cerrar de párpados.

La posición estudiada, la larga cabellera y la imagen de Madonna, que de manera ostensible se dio a la escena, eran tan exageradas que finalmente -- "quien quiere probar demasiado no prueba nada"-- quedé convencido de que me querrían imponer una visión determinada.

La conclusión no era difícil, tan burda era la presentación, pero le faltaba un elemento esencial: el motivo.

La publicación, en Francia, del libro-bomba sobre Ingrid Betancourt acaba de aportar, por lo menos, un escenario posible para este cuento fantástico que solo ahora empieza a desarrollarse y que, delo por seguro, nos reserva muchas sorpresas para los próximos meses.

Último vídeo de Ingrid


Vamos a dejarnos de hipocresías y, considerando que estamos en el siglo 21 y que la pudibundez ya no tiene vigencia, vamos a definir un hecho evidente:

Según nos cuenta el autor, las hermanas Betancourt, Ingrid y Astrid, tuvieron siempre una vida sexual bastante animada. Estudiantes en Francia, ambas tuvieron como amante a Dominique de Villepin [pinche el nombre para conocer más detalles], el futuro primer ministro de Chirac.

De Villepin podía posicionarse favorablemente con ambas jóvenes por cuanto era ex alumno del Colegio Francia en Caracas, donde fueron educados mis hijos en la misma época. No hay duda que su dominio del español, junto con un indiscutible atractivo personal, lo ayudó mucho a conquistar a estas estudiantes un poco perdidas en suelo extranjero.

Luego, el ex-embajador francés en Bogotá, Daniel Parfait, abandonó a su esposa Nicole, y comenzó a vivir una aventura sentimental con Astrid Betancourt.

Cuando llegó a Colombia, Parfait se encontraba en el final de su carrera diplomática. El secuestro de Ingrid Betancourt le cayó como un regalo del cielo y él lo transformó en una coraza política haciéndose ardiente defensor de la candidata, hecho que lo preservaba de cualquiera medida administrativa que hubiera podido interpretarse como una desaprobación del gobierno francés.

Actualmente, como jefe de la Dirección de América Latina, Parfait es uno de los funcionarios más importante de la cancillería francesa.

En su libro, Thomet denuncia los esfuerzos desproporcionados que realizó Francia para obtener la liberación de Ingrid, que no es francesa de origen sino que obtuvo la nacionalidad francesa gracias a su primer matrimonio con el ex diplomático Fabrice Delloye.

Propuesta de negociación de las FARC


Hasta ahora, me limité a copiar los argumentos de Thomet, el autor del libro que apareció en Francia en 2006 sin haber causado aparentemente el menor revuelo. Tampoco lo leí y, acabo de encargarlo ya que no se encuentra a disposición.

Solo me voy a referir al el final del libro donde se dice que, en realidad, Ingrid Betancourt no desea recuperar la libertad porque al parecer tuvo un hijo con el ideólogo de las FARC, Alfonso Cano, considerado como probable sucesor del líder guerrillero "Tirofijo". (Quien a la postre no de llama "Manuel Marulamda" sino que su nombre real es PEDRO ANTONIO MARIN ARIAS.)

Este último punto corresponde muy exactamente a la 'sensación' que tuve siempre, o sea que el síndrome de Estocolmo había operado en este caso como en la casi totalidad de ejemplos de relaciones largas entre secuestradores y secuestrados, siempre más evidente cuando se trata de personas de sexos opuestos.

Clara Rojas con su hijo Emmanuel en casa

Estamos en la inhóspita selva colombiana, Alfonso Cano, la mano derecha de Tirofijo, no puede ser indiferente a la personalidad de Ingrid, a su belleza personal y, más que todo, a su importancia política como ex candidata presidencial.

No hay la menor duda de que si Ingrid regresara hoy en Colombia, en las próximas elecciones sería elegida sin tropiezo. Cano sabe que su oportunidad no tardará en venir ya que el viejo Tirofijo, después de 40 años de clandestinidad, está a punto de desaparecer.

¡¡¡Un escenario para dar vértigo!!!

Ingrid sale de su cautiverio para transformarse en abogada de la re-inserción de las FARC en el contexto político colombiano. Todos los indicadores están en verde. Es posible imaginar toda clase de desarrollos, todo es posible, todas las esperanzas están al alcance de la mano...

Una sola condición: Que Tirofijo no esté demasiado arraigado a la vida para permitir el feliz desenlace capaz de contentar a todo el mundo. Los guerrilleros que empiezan a anhelar una vida más apacible. Los colombianos, cansados de una guerra perpetua que arrancó parte de su territorio al país. Las familias de los rehenes de ambos lados.

Y, naturalmente, de los propios rehenes. De la 'consciencia' internacional, este fantasma omnipresente y que no representa nada. De Sarkozy, que se concentró sobre la suerte de Ingrid Betancourt, francesa de adopción, y que se olvidó de Aida Duvalier, francesa de pura cepa, secuestrada en 2001 y por quien no se hizo mayor intento de liberación...

¿Todo el mundo contento?

Todos, menos uno, Hugo Chávez, quien perdería su escudo de guardia pretoriana para enfrentarse al pueblo venezolano alzado con la sola ayuda de su milicia cubana... Y vaya a confiar en unos pretorianos que no piensan sino en una sola cosa: la oportunidad para fugarse a un país acogedor...

Senadora Piedad Córdoba y Yolanda Pulecio, madre de Ingrid


Porque, al adquirir respetabilidad, las FARC dejarían de apoyar a un payaso como él; necesitan paz y paz y paz para compensar tantos años de miseria entre selva, mosquitos, arañas, monas y bombardeos y, para ello, sacrificarían alegremente al comunismo del siglo 21, que nunca tuvo ni la sombra de una aceptación entre ellos.

Los próximos meses prometen ser muy animados...

La Crónica (05-03-08)

Por José Contreras

Lucía Alicia Morett [...] es también integrante de la “Coordinadora Continental Bolivariana Capítulo México”. [...] El presidente de la Comisión Bicameral, Felipe González, comentó que aún en el supuesto de que se comprobara que Alicia Morett participaba en actividades de guerrilla con la FARC, no se le podrían fincar cargos a su regreso a México, pues no se tiene conocimiento de que haya cometido delitos en nuestro país.

El Universal (08-03-2008
Por Doris Gómora

La mexicana Lucía Andrea Morett Álvarez, sobreviviente de la incursión militar colombiana en Ecuador, encabezó una delegación de 55 connacionales, entre ellos estudiantes de la UNAM, que participó en el Segundo Congreso de la Coordinadora Continental Bolivariana.

El encuentro fue en Quito en febrero pasado y de acuerdo con información de inteligencia de Estados Unidos, Lucía ingresó por Colombia, a donde ha viajado con frecuencia para reunirse con miembros de las FARC. Sin embargo, Morett ha declarado a la prensa extranjera que salió de México el 10 de enero con destino a Cuba y luego a Quito. De todos los participantes, refiere, se tiene información que ocho mexicanos están en Bogotá y tras el ataque militar no han regresado a México.

El Universal (08-03-2008)
Por Alejandro Jiménez

Asustada, Lucía (publicar su nombre real pone en juego su vida) revela que serían hasta 40 los jóvenes mexicanos que estarían siendo entrenados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en sus campamentos en la nación sudamericana y que todos estarían allá bajo “juramento revolucionario de muerte”, que los obliga a guardar silencio sobre sus acciones. [...] “muy dogmáticos”, partidarios de la lucha revolucionaria en América Latina y México, “de ésos que piensan que hasta el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) es burgués”. [...] “Hay mucho miedo aquí. Esas gentes (los de las FARC) no se andan con tonterías; sé que tienen personas aquí en México, dispuestas a ejecutar a quien haga alguna delación. [...] “Ahorita ya no te vas a encontrar a nadie que te quiera hablar. Todos los que pudieran tener algún tipo de relación con el movimiento se fueron de viaje, del país o cuando menos de la ciudad. No es miedo, es terror.”

El Universal (08-03-2008)
Por Nurit Martínez

La UNAM reconoció que tres de los cuatro mexicanos presumiblente muertos en el bombardeo del Ejército colombiano a un campameto de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) son alumnos de esa casa de estudios. Aunque la Rectoría de la UNAM dijo que los alumnos “son responsables de sus actos”, no se deslindó de los jóvenes universitarios y también “exigió a las autoridades competentes una investigación seria, objetiva y apegada a derecho” [...] “...absolutamente temerario e irresponsable afirmar que en la Universidad Nacional existan oficinas de algún grupo guerrillero”. [...] “virtudes históricas de la Universidad radica en la pluralidad de ideologías que se manifiestan en su seno”.

La Crónica (08-03-2008)

Por José Sosa

La historia política reciente de México está plagada de personajes dominados por el protagonismo y un deseo casi incontrolable de imponer a propios y extraños su visión del mundo. [...] De estos protagonistas en exceso se pueden extraer visiones que pretenden llevar al extremo del paroxismo la necesidad de ajustes a los acuerdos políticos y sociales, y la creación de un nuevo orden de cosas en el que, casualmente, ellos están llamados a desempeñar un papel central como redentores y transformadores de la realidad. [...] Por lo tanto, la profundamente injusta y excluyente economía mexicana le proporciona a Lucía recursos y oportunidades dignas de un ciudadano de un país democrático e igualitario. Luego entonces ¿por qué la combate?

La Crónica (09-03-08)

Por Notimex en Quito

El presidente de Ecuador, Rafael Correa: “Claramente, en este caso, hay atenuantes humanitarios: fueron heridas y abandonadas en el lugar del combate […] No tengo una respuesta definitiva en estos momentos. […] Tendríamos que analizar más profundamente el caso” […] ...de acuerdo a las normas de guerra no debían haber sido abandonadas heridas […] habrían sido víctimas de un crimen. […] en algún momento estaba por el indulto, porque es un delito estar armado en nuestro territorio, aunque estrictamente hablando no las encontramos armadas, sino heridas y abandonadas. […] Todas esas cosas hay que analizar para saber si se les tiene que juzgar de acuerdo a las leyes ecuatorianas, llevarlas a Colombia o darles asilo político o darles un indulto.

Comentarios anónimos en La Trinchera
(www.latrinchera.org)

¿Dondé estarán los verdaderos cobardes que les "lavan" el cerebro a jóvenes mexicanos para ensuciar sus manos con la sangre de ciudadanos del mundo al inmiscuirlos en la podedrumbre de la guerrilla...

Ahora habrá que esperar los absurdos argumentos de que la guerrilla defiende a los pobres indígenas desvalidos del mundo, seguramente con la exportación de drogas y la compra de armas
que se traducen, en ambos casos, en MUERTE A LA JUVENTUD DEL MUNDO.

...nada más hay que observar las declaraciones de la "niña exploradora" [...] para darse cuenta que nada más son carne de cañon los verdaderos cobardes guerrilleros y paleros que los apuntalan estan dando "cátedra" lavándoles el cerebro a miles de jóvenes mexicanos para mandarlos a hacer el trabajo sucio de la guerrilla narcotraficante.

¿En qué aulas de la universidad o en el seno de qué familia o en la franja de qué veta íntima de agravios se puso en movimiento Lucía Andrea Morett hacia su camino de “joven crítica y comprometida”? ¿En qué libros, en qué autores, en qué sobremesas familiares, en qué periódicos, en la boca de qué maestros, en qué grupos políticos, bajo la guía de qué gurús, en qué mundillo de iras y prisas justicieras empezó su camino rumbo al campamento de las FARC colombianas, última tule de la degradación revolucionaria, resumidero criminal de las guerrillas latinoamericanas? [...]

Ojala y fuera tan intracendentes las actividades de los "turistas" mexicanos en zonas guerrilleras pero me parece que en verdad esta situación debe de llamarnos, como mexicanos a observar a los "profesores" e instituciones que estan envenenando la mente de nuestros jóvenes profesionistas.

... a quién le importa la golfa de ese campamento? Realmente crees que estaba allí combatiendo? Estaba asistiendo sexualmente a los hoy occisos.

La impronta más importante y más arraigada es la que deja la formación familiar, por eso protesto cuando le quieren echar la culpa de la formación de terroristas a la UNAM, mejor busquen a los padres. Esta muchacha no llegó inocentemente a la UNAM a que le lavaran el cerebro. Ella ya llegó con convicciones y buscó o encontró a similares. [...] En todo caso, la responsabilidad y/o culpabilidad de la UNAM, en este sentido, seria la de... (no recuerdo el término correcto) "hacerse guey" y permitir reuniones de jóvenes "radicales". [...] Tal permisividad ocurre porque muchas veces, esta radicalización-revolucionareidad, es pose (como fumar por verse cool ante el género opuesto) y al final no trasciende. [...] Es un proceso: los muchachos que tenian tanto tiempo libre para "querer salvar al mundo", comienzan a entender la realidad y la ingenuidad propia de la juventud cuando empiezan a "crecer" y/o trabajar. La UNAM termina, al final, como el cohetero: si reprime cualquier reunión sospechosa, es represora de la libertad de pensar, y si la permite, es el receptáculo de la mayor escoria de México.

...quienes hemos tenido la suerte de formar parte de la comunidad universitaria conocemos bien la existencia de grupos de poder que inician con los clásicos fósiles y porros que a las órdenes de directivos escolares venden exámenes, amedrentan, cohesionan, golpean y operan a favor de los intereses de profesores, catedráticos, políticos y demás sinvergüenzas que tienen en la autonomía universitaria el medio propicio para "arrear" jóvenes ingenuos a sus obscuros intereses.

La Organización de Estados Americanos (OEA) garantizará la seguridad de la mexicana Lucía Morett Álvarez, herida en el ataque de tropas colombianas al campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), informó la madre de la investigadora, María de Jesús Álvarez. Indicó que el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, le garantizó seguridad personal a Morett Álvarez durante la visita del diplomático al centro hospitalario donde se encuentra recluida la joven.

*************************************
Guerillera Girl I


Guerillera Girl II

Guerillera Girl III

Guerillera Girl IV

Guerillera Girl V

Guerillera Girl VI

Guerillera Girl VII