Monday, 3 March 2008

El inquietante fallo de los ordenadores de las FARC

¿"Efecto Savimbi" en Colombia?

Por Jorge A. Pomar, Colonia


Con la caída en combate la pasada madrugada del primero de marzo de Luis Edgar Devia, alias (comandante) "Raúl Reyes", portavoz oficial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, se inicia el canto de cisne de la última guerrilla maxista en América Latina.


El bochorno internacional suscitado por las conmovedoras imágenes de la secuestrada diputada Ingrid Betancourt, la muerte del Número Dos y, como colofón, la captura de su centro de computación completo, señalan el ocaso de las aguerridas FARC, que acaban de perder la batalla mediática.


Las posibles repercusiones del trágico suceso marcan un nuevo hito --aún más trascendental éste que la victoria del NO en el Referendo Constitucional chavista-- en el declive general de la izquierda antisistema en toda la América hispana. Por carambola, el narcotráfico, aliado y financista de las FARC, sufre su mayor descalabro después de la caída en combate en 1993 de Pablo Escobar Gaviria, el todopoderoso jefe del cártel de Medellín que llegara a desafiar al Gobierno de Colombia.


Ese formidable trío de ordenadores, cuyos discos duros originales o copiados ya deben de estar en los cuarteles de la CIA en Langley, guardan casi todo lo que hay que saber acerca de las FARC y sus redes en el extranjero. A estas alturas aún no debe de haber cesado el corre-corre de mandos, agentes y contactos en todas las ciudades de Colombia, previa destrucción de documentos comprometedores, si hay tiempo antes de poner pies en polvorosa.

Por otro lado, una vez esfumado el mito de las invencibilidad de las FARC, los distintos frentes guerrilleros tendrán que recolocarse a la carrera, bajo constante acoso y con acceso limitado a sus escondrijos transfronterizos.
Si como es de suponer, además del registro de direcciones y contraseñas digitales obran en poder de la contrainteligencia colombiana --gracias a confidencias de prisioneros o la pericia de los hackers al servicio de la CIA y el Pentágono--, entonces el chorro de top secrets va a ser abrumador, involucrando a todas las capitales del bloque chavista.

Incluida La Habana, cuya cooperación con las FARC quedó a la vista gracias a la involuntaria cooperación de un oculista cubano el pasado 8 de febrero, cuando el médico cubano Emilio Muñoz Franco cayó preso, junto con otros 38 encartados, durante una razzia del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), la Fiscalía, la Policía y el Ejército, con asesoría del FBI.

El operativo
conjunto desarticuló una vasta red logística de apoyo al Frente Primero. Muñoz Franco, especialista en optometría, era el encargado de pulir los lentes de los jerarcas de las FARC, entre ellos las elegantes gafas bifocales de Raúl Reyes. Para realizar su trabajo solía pasar semanas en campamentos de la jungla. Víctima de un ataque de angina de pecho al momento de la detención, permanece ingresado en una clínica bajo custodia de agentes del DAS. A estas horas ya debe de haber desembuchado. Úrgele, pues, una Biblia. Mas no de las que el Magno Paciente planea adquirir con sus derechos de autor para los galenos de la Isla, sino de las que hacen repartir los obispos prorraulistas a las puertas de las iglesias.

Menos de un mes después vuelve a cundir el pánico. A más de un mandatario progresista de Chile, Argentina, Brasil, etc., que haya reforzado el poder seductor de su retórica electoral con donativos extraídos a la coca colombiana. Ya se verá qué hay con eso.

El resto del mundo civilizado, en su mayoría como siempre: indiferente, equidistante o de luto por el enemigo, a sus ojos caído en el campo del honor. Ni modo, los colombianos hacen bien en seguir su propia pauta imperturbable. (Foto: Ingrid Betancourt cautiva.)

Por lo pronto, con unos índices de popularidad en descenso, el presidente ecuatoriano Rafael Correa ya pelea contra las cuerdas dentro de su país. Las primeras pruebas de contubernio con las FARC en la frontera, aportadas por las computadoras de Reyes, serán bazas irresistibles en manos de la robustecida oposición. Una auténtica bomba de relojería mediática, porque los argumentos de Correa, tan insostenibles como contradictorios, no se los cree ni su abuela.


Por ejemplo, el detalle de que el estado mayor de las FARC, que es lo que parece haber sido en realidad el grupo bajo la batuta de Reyes, haya sido sorprendido en piyamas o paños menores, según la fuente, del lado ecuatoriano, corrobora las declaraciones del ministro del Interior colombiano respecto a que los jefes militares destacadas a cargo de la frontera con Colombia eran escogidos por su fiabilidad o vista gorda para incursiones de las narcoguerrillas.


La espectacular pataleta de Hugo Chávez, a quien nadie dio vela en este entierro, demuestra que, habiendo visto arder las barbas de su marioneta ecuatoriana, ha decidido poner las suyas en remojo.

A su extravagante minuto para el memento moris personal (¡qué horror!) y el homenaje empático al mártir terrorista, añadió de inmediato la retirada del embajador venezolano en Bogotá y la orden de desplegar en la montañosa frontera común (más de dos mil km) diez batallones de tanques y escuadrones de cazabombarderos, amén de regimientos de infantería y artillería.

Todos ellos,
curtidos en encarnizados desfiles caraqueños, planean obligar al Ejército colombiado a combatir a la vez en dos frentes, habida cuenta de que ya unos 3.200 efectivos ecuatorianos toman posiciones con sus cantimploras llenas de pisco peruano en la frontera sur. Menos mal que, aunque de seguro pululan los oficiales cubanos en las torretas de los carros de asalto venezolanos, Uribe no está por la labor y --a sabiendas de que sus Fuerzas Armadas son un hueso duro de roer y las de Chávez y Correa sendos merengues en puertas escolares-- ha resuelto no oponer resistencia a la doble invasión ecuato-venezolana.


Impartida ante las cámaras a un paquidérmico ministro de Defensa, que enseguida volvió a sentarse sin transmitirla siquiera por celular, la aparatosa orden bolivariana de zafarrancho de combate (del latín amejicanado: "zafen y al rancho, mis coates") da pie a pensar que se trata de otro farol del "Mico Mandante" (recuerda a uno de esos simios jabaos de templos hindúes). No habrá guerra con Colombia, como tampoco se han concretado las amenazas de cerrarle el grifo petrolero al Imperio.


Siendo ése el estilo de mando único del presidente, igual cabe suponer que ese bufonesco desenfado, esa mussoliniana teatralidad, va a jugarle una enésima mala pasada en los ficheros digitales de Reyes. Decididamente, su lengua lo va a matar.

En contraste, la popularidad del presidente Uribe (81% antes de la crisis y ahora con tendencia al alza), el villano de la aldea en este trágico largometraje colombiano, toca techo. Y lo que es más prometedor aún para la salud de la democracia en el país de la coca: los partidos opositores han cerrado filas en torno al presidente. ¿"Popularidad sin populismo", como ya dicen sus agradecidos paisanos? Cuánta sana rabiosa envidia la tuya, Abicú. Del tiro te has puesto verde pastel, mi negrón. (Foto: Uribe tratando de detectar el arrollador avance de las columnas blindadas de Chávez rumbo a Bogotá.)


Significativamente, la belicosidad del Palacio de Miraflores contrasta con la actitud del alto mando guerrillero, que ha prometido no tomar represalias contra los rehenes. Al fin y al cabo, ser sorprendido en brazos de Morfeo durante una contienda armada es, según todos los manuales de instrucción militar, sin duda una negligencia imperdonable, pero forma parte de los gajes del oficio de Marte.

Lo cual parece confirmar que, en efecto, las columnas de las FARC están acorraladas y tal vez contemplen por primera vez en serio la perspectiva de unas negociaciones de paz que hasta la fecha su jefe supremo, Manuel Marulanda Vélez, alias "Tirofijo", se ha empeñado en boicotear. Cúmplese así un viejo proverbio romano:
Si vis pacem, para bellum o "Si quieres la paz, prepárate para la guerra".

De facto, con Reyes y sus ordenadores ha caído el cerebro estratégico del entramado político-militar de las FARC, el centro de control y coordinación de toda la logística internacional. Las comunicaciones electrónicas no sólo con los mandos clandestinos en las distintas ciudades del país sino también con los capos del narcotráfico.


A diferencia de su jefe y yerno Marulanda (77 años), campesino astuto y cruel, Raúl Reyes (59), obrero cruel, inteligente y relativamente culto, era uno de los líderes más instruidos de las FARC. Su baja añade la cuenta más vistosa a un rosario de bajas sensibles sufridas por la narcoguerrila en las últimas semanas. A su lado, cayeron varios cuadros con cultura y experiencia. Así las cosas, el fiasco de las narcoguerrillas queda sellado con broche de oro.

Probablemente, la muerte del Número Dos desate en Colombia lo que el Abicú llamaría el "efecto Savimbi". Recuérdese que la caída en combate a principios de 2002 de Jonás Savimbi, el escurridizo jefe de la UNITA que había sobrevivido durante 17 años al asedio combinado de las FAR y las FAPLA, dio paso sin demora a la amnistía general, la desmovilización de los rebeldes y los acuerdos de paz.

Como ahora las FAR, entonces los guerrilleros de la Unidad Nacional para la Independencia Total de Angola, cansados de tantos años de lucha y sacrificios sin desenlace a la vista, se sentían descorazonadas, frustradas. El resto lo puso la habilidad del ladino Dos Santos quien, justo es decirlo, ya mucho antes se las había ingeniado para, aprovechando la caída del Muro, desembarazarse de los impertinentes mercenarios cubanos.

(Por cierto, uno de esos soldados de mala fortuna socialistas era el Abicú, que a la sazón ya no estaba allí pero en 1975-76 ayudó a espantar a cañonazos a los sudafricanos, acción por la cual no está reclamando aquí ninguna clase de recompensas.) Una diferencia sustancial a favor de los colombianos: asistirían al proceso con un estado de derecho cujeado a lo largo de varias décadas de fuego cruzado y un presidente de férrea vocación demócrata.

En cuanto al bloque chavista, pronto se verá que lo hasta ahora sabido por boca del ministro del Interior colombiano Óscar Naranjo (acaba de dar a conocer pruebas fehacientes de que el Gobierno venezolano donó 300 millones de dólares a las FARC) no es más que la punta de un témpano informático con cuya base saldrá a relucir a la postre, sin que esta vez haya forma humana de impedirlo, la matriz castrista del bloque chavista. De ahí la premura del Magno Paciente en dar la voz de alarma en una Reflexión urgente.

Su proverbial olfato político le advierte de que la nueva crisis diplomática pone en inminente peligro la ya de por sí precaria estabilidad de su torpe discípulo venezolano. Un inesperado corte de los vitales envíos de petróleo subvencionado a la Isla daría al traste con la Sucesión en curso. Esas "trompetas de la guerra" que "se escuchan con fuerza" anuncian más bien, por intuirlo él, el Juicio Final de la lenta pero terca realidad a su legado en Sudamérica.


Sería el fallo inapelable de una Historia a última hora desbocada que, lejos de absolverlo a título póstumo, parece amagar con condenarlo en vida.
Mira que dejarse pillar durmiendo. Nada, que no aprenden, rezongaría el Comandante en Jefe, reconociendo para su capote que quizás su hermano no anda descaminado al irse abriendo alguna ventana de emergencia, con Lula --como se rumoró hace poco --o el mandarín Hu Jintao.

El poblema es que ninguno de los dos sería tan manirroto como Chávez, y quién sabe si a Raúl no le quede otra que congraciarse con el nuevo inquilino de la Casa Blanca.
Si de la tiempo. Los archivos de esos malditos ordenadores de Reyes bien podrían aportar pruebas contundentes para una primera fase de instrucción de cargos históricos. Y él con el cerebro a media máquina... ¡Ay, Dios!

Dos odus (pronósticos) optimistas del Abicú: (1) Antes del próximo fin de año, habrá negociaciones de paz en firme en Colombia. (2) Se acerca a paso doble el derrumbe del bloque chavista en Sudamérica, que tendrá lugar por desgajamiento sucesivo de países o efecto de dominó provocado por la debacle final del chavismo antes de la noche de San Silvestre (31 de diciembre).


Por desgracia, en cuanto a la suerte del castrismo en la atribulada tierra de la Siguaraya, las artes adivinatorias yorubas del Abicú no son tan tajantes. Sin embargo, así, a calva fría, deduzco que lo que ha de pasar en Sudamérica precipitará sin falta el proceso de transición a la democracia en la Isla.

Sin descartar, desde luego, lo que pueda obrar el impredecible azar concurrente encarnado en algún
desconocido Oggún el Guerrero que, sin dejar de ser "pueblo uniformado", dé rienda suelta a su larga obstinación y entonces... ¿Para qué contarles?

Secuencia videográfica del conflicto


Última arenga
a los "bolivarianos" de Raúl Reyes,
(Nótese la
sintonía con el castrismo)



Campamento de las FARC bombardeado



Canciller Fernando Araujo presenta
excusas a Ecuador




Respuesta del presidente ecuatoriano



Alocución de Chávez en Aló Presidente

(Advertencia: no es un sketch humorístico)



Gral
. Óscar Naranjo sobre
ordenadores
capturados a las FARC


8 comments:

Joaquin Estrada-Montalvan said...

Abicu

he leido las noticas, comentarios, ... de este hecho, que por un lado es bochonorsa la reaccion de los lideres internacionales , que en su mayoria no han condenado claramente a las FARC y que por otro deja "desnudo" todo el entramado "castro- chavista-(neo) bolivariano".

Bueno solo queria decirte que lo que escribes aca , es en mi opnion lo mejor que he leido

saludos y congratulations por tu blog

Joaquin Estrada-Montalvan

Anonymous said...

Ya te comenté hace meses Pomar que Venezuela-Chavez, aunque parezca algo loco e imposible, juguetea con la baza de intentar aunque sea un amago de guerra con Colombia para salir de su crisis política interna y así poder legitimar una radicalización de su política nacional.
saludos
1rey

Isis said...

Bravo!, Pomar. Excelente artículo, y coincido contigo en todo.

luisc said...

Abicú, una observación:

En esta oración "(..) a sabiendas de que sus Fuerzas Armadas son un hueso duro de roer y las de Chávez y Uribe sendos merengue en puertas escolares", supongo que te refieres a las FFAA de Chávez y de Correa, y no precisamente a las de Uribe....

Saludos.

Jorge A. Pomar said...

Razón que convence, Luisc. Enseguida enmiendo el entuerto.

Gracias por la lectura.

El Abicú

Anonymous said...

PALABRAS DEL EMBAJADOR CAMILO OSPINA, EMBAJADOR DE COLOMBIA ANTE LA OEA, SESION DEL CONSEJO PERMANENTE,
4 MARZO DEL 2008
Señor Presidente,
Colombia acude hoy a este Foro de las Américas, convencida como está de su proyecto de Nación sustentada en la seguridad desde la democracia; del valor de la inversión desde la responsabilidad social, y del principio de la cohesión social desde la libertad.

Nuestro país ha sido y será garante del cumplimiento de los principios sobre los cuales se construyeron la Carta de la Naciones Unidas y la carta de la Organización de los Estados Americanos, así como de la Carta Democrática de las Américas.

Colombia no tiene tradición ni lenguaje belicista. No hemos desplazado tropas a nuestras fronteras. Frente a nuestras naciones hermanas, frente a sus pueblos y frente a sus instituciones nuestra única vocación es la de estrechar vínculos de amistad y cooperación. Frente a los terroristas que amenazan nuestra seguridad interior y la de nuestros vecinos, hemos desplegado todos nuestros esfuerzos en ejercicio del deber constitucional de garantizar seguridad y protección a nuestros compatriotas.

Colombia ha sido víctima del terrorismo y en su lucha por superar ese flagelo ha contado con la solidaridad continental. El terrorismo invasor y transnacional, violenta no solo la soberanía de Colombia, también irrespeta la soberanía de los países vecinos.

Quién era el terrorista “Raúl Reyes”?
Permítanme detenerme para explicarles quien era alias “Raúl Reyes”, uno de los criminales más buscado en el mundo.

El terrorista alias “Raúl Reyes” tenia circular roja de la INTERPOL, 14 condenas y 121 procesos penales por crímenes de lesa humanidad, tales como masacres, homicidios, secuestros, terrorismo y crimen organizado, entre otros.

En días recientes había sido denunciado por el gobierno Colombiano por el delito de trata de personas, relacionado con niñas menores de edad, sometidas a explotación sexual.

Por mencionar algunos ejemplos, Raúl Reyes fue el responsable en el 2007, del envío a México de 700 kilogramos de estupefacientes, y con cabecillas de la comisión internacional de las FARC participó en el secuestro y homicidio de Cecilia Cubas en Paraguay.
Señor Presidente, hago entrega a este Consejo del prontuario criminar de “Raúl Reyes” para su constancia. (ANEXO 1).

Los Hechos

Es cierto, y así Colombia lo ha reconocido, que el terrorista “Raúl Reyes” murió en territorio ecuatoriano, a 1.800 mts de la línea fronteriza con Colombia.

Por el contrario, no es cierto que los aviones colombianos hayan incursionado en territorio ecuatoriano. Se disparó desde el norte, desde territorio colombiano, a una distancia aproximada entre 3 y 5 millas dentro de la frontera de Colombia. De haber incursionado en territorio ecuatoriano, el radar militar de ese país, situado en Lago Agrio, lo hubiese detectado. No es un argumento válido decir que los aviones colombianos han podido incursionar a baja altura para no ser detectados, puesto que para lanzar bombas necesariamente tendrían que haber subido de altura y por lo tanto, ser detectados por el radar en mención.

Es cierto que helicópteros colombianos con personal militar ingresaron a territorio ecuatoriano para registrar el campamento terrorista, razón por la cual el Gobierno Colombiano ha pedido disculpas públicas al Gobierno del Ecuador y lo hace de nuevo en el día de hoy. En desarrollo de ese registro, se detectaron los cadáveres de “Raúl Reyes” y de 16 terroristas más, así como amplia documentación personal y 4 computadores.
El gobierno de Colombia cuenta con información precisa que le permite aseverar, sin temor a equívocos, que el campamento hallado en territorio ecuatoriano no era un lugar de tránsito sino por el contrario un campamento permanente, tal y como se comprueba a través del abundante material que se anexa a esta presentación y que contiene comprometedoras revelaciones de acuerdos entre las FARC y los gobiernos del Ecuador y Venezuela, que el Gobierno Colombiano ha decidido poner en conocimiento de la Organización de Estados Americanos y otras instancias jurídicas competentes.

En los últimos días, algunos han afirmado que se atacó a ciudadanos indefensos mientras dormían. Señores Embajadores, eso es una falta de respeto con el pueblo colombiano; referirse de esa manera a unos terroristas que han cobrado miles y miles de vidas de ciudadanos de todas las nacionalidades resulta inadmisible para la nación que represento.
La información preliminar hallada en los computadores
A continuación, me permito presentar apartes del informe preliminar sobre la evidencia encontrada en los computadores pertenecientes al terrorista “Raul Reyes”. La incautación de dichos computadores del terrorista, han permitido conocer hechos muy graves, que requieren una explicación al pueblo colombiano. Para efectos de preservar la prueba y garantizar su fidelidad dichos computadores han sido puestos a disposición de esta Organización para que realice el peritazgo técnico del caso y se proceda al acompañamiento a las autoridades que tienen bajo su custodia ese material.
Presentamos documentos que no solo afectan la seguridad nacional de mi país sino también la de la región, y hacen imperativas las explicaciones por parte de las autoridades ecuatorianas y venezolanas sobre sus vínculos con las FARC; sobre la presencia permanente de campamentos del grupo terrorista en territorio ecuatoriano; sobre el adoctrinamiento ideológico de la población de la frontera; sobre el tráfico ilícito de drogas y de armas por dicho grupo bajo la protección de los gobiernos de Ecuador y Venezuela, y sobre el tránsito de secuestrados por esos territorios.
Me refiero en primer lugar a un documento fechado el 18 de enero de 2008, firmado por alias ‘Raúl Reyes’, del cual se concluye que este terrorista tuvo contacto directo con el Ministro de Seguridad del Ecuador, Señor Gustavo Larrea. (ANEXO 2/ DOC 1).
Dice textualmente ‘Raúl Reyes’ en este documento dirigido al secretariado: “Atendimos la visita del Ministro de Seguridad de Ecuador, Gustavo Larrea, en adelante Juan, quien a nombre del Presidente Correa trajo saludos para el camarada Manuel y el Secretariado”, exponiendo así entre otros puntos, el interés del Presidente Correa de oficializar las relaciones con la dirección de las FARC por conducto de su ministro de seguridad.
¿Cómo es posible señores embajadores, entender esta conducta, a la luz de las Resoluciones 1373 y 1368 de 2001; 1456 de 2003; y 1624 de 2005 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y las Resoluciones 2170 del 2006 y 2272 del 2007 de la Asamblea General de la OEA, así como las disposiciones que regulan la obligación internacional de hacer cumplir las circulares rojas de la INTERPOL?
También señala el referido documento, enviado por ‘Reyes’ al secretariado, con relación al gobierno ecuatoriano que: “…Están dispuesto (sic) a cambiar mandos de la fuerza pública de comportamiento hostil con las comunidades y civiles de la zona para lo cual solicitan nuestro aporte con información”….y adicionalmente que “Para el Plan Ecuador nos piden cursos de organización de masas para nativos de la frontera. Los que luego serán encargados por el gobierno de coordinar con las FARC el trabajo fronterizo. Con la ventaja que una gente de esta (sic), es parte del Partido Clandestino o participan del Comité Binacional orientado por el Frente 48”.
El texto mencionado, se acompaña de otro, fechado el 28 de febrero del presente año, en el cual ‘Raúl Reyes’, reitera a los miembros del secretariado la necesidad de avanzar en la respuesta al contacto del Ministro Larrea, emisario del señor Presidente Correa. (ANEXO 2/ DOC 2)
Sorprenden las declaraciones del Ministro Larrea cuando afirma que los contactos que mantenía con las FARC eran conocidos por el Gobierno de Colombia. Esto no es cierto, por el contrario, el Presidente Correa siempre aseguró al gobierno colombiano que no adelantaría ninguna gestión con las FARC sin conocimiento y autorización del Gobierno colombiano.

Las declaraciones del Presidente Correa y su ministro Gustavo Larrea confirman que si existió la reunión a la que hace referencia el terrorista Reyes en las cartas encontradas en su computador. El acuerdo que estarían negociando con las FARC, según el elemento probatorio conocido, sería un acuerdo con fines políticos, con decisiones compartidas en el nombramiento de comandantes militares en la zona y para ejercer actividades proselitistas en el Ecuador.
Esto no tiene relación con la justificación que ha dado el Gobierno ecuatoriano que estaría adelantando acciones humanitarias. Lo que revelan los documentos tiene más bien las características de tráfico de secuestrados con fines políticos. Temas por los que tiene que responder el gobierno del Presidente Rafael Correa.

Quizás el hecho más grave aún, es la referencia que en un documento de fecha del 14 de febrero de 2008, se hace sobre al financiamiento por parte del gobierno de Venezuela al grupo terrorista de las FARC por un monto de 300 millones de dólares. (ANEXO 2/ DOC 3-4-5-6-7). Cabe aquí analizar el alcance de este ofrecimiento de cara a la Resolución 1373 del 2001 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y de la Convención Interamericana contra el Terrorismo.
En el proceso de examen del abundante material contenido en los computadores hallados a los miembros del grupo terrorista, han aparecido hasta el momento, otros datos vinculados directamente con la entrega de armamento y dinero por parte del Presidente Hugo Chávez a las FARC.
Este hecho configura una violación a la ley penal internacional y será denunciada por Colombia ante la Corte Penal Internacional para que investigue al presidente Hugo Chávez Frias por el delito de financiamiento directo de grupos terroristas.
Es de destacar que de manera oficial, el gobierno colombiano había informado por la vía diplomática sobre la presencia de las FARC en territorio ecuatoriano. Asi consta en las notas: DA/CAL No. 4167 del 31 de enero de 2006, DM No. 8050 del 10 de febrero de 2006, VRE No. 13277 del 16 de marzo de 2006, VRE/DSF No. 12995 del 7 de marzo de 2007, MRE/DSF/CAM No. 39671 del 6 de agosto de 2007, DM/DSF/CAM No. 49336 de 24 de septiembre de 2007, DM/VR No. 50856 del 2 de octubre de 2007, DM/DSF/CAM No. 51593 del 3 de octubre de 2007, DM/VR No. 55485 del 25 de octubre y E No. 032 del 25 de enero de 2008, enviadas al gobierno del Ecuador y que se entregan a este Consejo para su constancia. (ANEXO 3).
Es del caso señalar que Colombia tiene serios indicios de que en la actualidad subsisten campamentos de las FARC en territorio ecuatoriano. Los indicios que presenta el gobierno colombiano indican que este territorio existen campamentos de las FARC según coordenadas que se adjuntan en este documento. (ANEXO 4)
Son muy notorios los documentos relacionados con el tráfico de droga por parte de las FARC utilizando territorio ecuatoriano, se habla abiertamente de cientos de kilos de coca y de millones de dólares, tal como consta en el documento que se acompaña. (ANEXO 5).
Señores miembros del Consejo Permanente y ciudadanos del hemisferio, que no quepa la menor duda de que los gobiernos de Venezuela y Ecuador han venido negociando con terroristas narcotraficantes, las pruebas están a su disposición.

Tampoco puede olvidarse que los miembros de las FARC son terroristas registrados en la circular roja de la INTERPOL tal como lo demuestra el anexo que se acompaña. Quien los protege viola la ley penal internacional. (ANEXO 6)
Señor Presidente,
En las Naciones Unidas así como en el seno de esta Organización, se ha condenado enérgicamente y de manera reiterada al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, por considerarlo criminal e injustificable bajo cualquier circunstancia, en dondequiera y por quien quiera sea cometido, porque constituye una grave amenaza para la paz y para la seguridad internacional, para la democracia, para la estabilidad y para la prosperidad de todos los países de la región.

También, los países hemos sido reiterativos en la importancia de que los Estados miembros de la OEA cumplan con los compromisos adquiridos en las disposiciones internacionales sobre el terrorismo, y específicamente, trabajen de manera mancomunada en un marco de cooperación para prevenir los crimines producto de la actividad terrorista y sus delitos relacionados.

Colombia desea apelar especialmente a la Resolución 1373 de 2001 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Es deber de los Estados Miembros de esta organización honrar los preceptos en ella contenidos, es su deber denegar refugio a quienes financian, planifican o cometen actos de terrorismo e impedir que quienes financian, planifican, facilitan o cometen actos de terrorismo utilicen sus territorios para esos fines, en contra de otros estados o de sus propios ciudadanos.

Permitir que grupos terroristas tengan campamentos en la frontera de un país vecino y que desde ellos se planeen y ejecuten actos terroristas, es en sí un acto criminal y una clara violación a los tratados internacionales sobre la lucha contra el terrorismo, al igual que al principio de respeto a la soberanía de los Estados, entre otras obligaciones internacionales.

Permítame Señor Presidente reiterar que Colombia es un país amante de la paz, respetuoso de los principios de la Carta de las Naciones Unidas y apegado al Derecho Internacional. Nunca hemos sido un país agresivo ni en lo político ni en lo militar. Hemos sido respetuosos del principio de la no injerencia en los asuntos internos de los Estados. Jamás hemos querido expandir un sistema distinto al de la Democracia. No aceptamos ninguna provocación que ponga en peligro la estabilidad de la región. Continuaremos, eso sí, siendo firmes en la lucha contra el problema mundial de las drogas y contra el terrorismo, dentro del respeto a los derechos humanos y al derecho internacional.

Colombia es un país abierto al diálogo, dispuesto siempre a la confrontación de las ideas, en el marco de la democracia y en estricto apego a la solidez de sus instituciones. Mi gobierno, en aras de buscar solución a la crisis con el país hermano, apoya la convocatoria de la Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores del Hemisferio como mecanismo de diálogo político y vehículo de búsqueda de formulas de entendimiento. Para tal efecto, proponemos se conforme bajo la dirección del Secretario General, una Comisión de Exploración de Alternativas Políticas con el fin de buscar las alternativas posibles para superar la situación actual haciendo uso pleno de las vías diplomáticas. Cualquier alternativa que profundice las diferencias no puede ser aceptada

Lo que hoy pedimos es una posición clara frente al terrorismo. Una posición honesta, una posición sincera. Ofende al pueblo colombiano, que algunos de nuestros vecinos sigan creyendo que las FARC representan los intereses del pueblo. Mi país reclama que las cosas sean llamadas por su nombre: Las FARC son una mafia narcotraficante, que para nada representa los intereses del pueblo colombiano. Son una mafia sin patria, que delinque en Colombia y en el exterior. Sorprende que mientras ahora se nos quiere condenar por una acción para liberar a nuestro pueblo de un yugo de 40 años de terror, en Venezuela se le rinden homenajes a un criminal y genocida.

Ahora la discusión se centra sobre 1800 metros mas allá de la frontera, pero nadie habla de los miles de colombianos secuestrados y masacrados por las FARC. Nadie habla del prontuario criminal de “Raúl Reyes”. Nadie habla del derecho a la libertad de los colombianos.

Qué valor han mostrado los Presidentes de Ecuador y Venezuela para expulsar a nuestros Embajadores dignos representantes de una democracia legítima. OJALA mostraran similar valor para expulsar a los terroristas de su territorio.
Muchas gracias

Anonymous said...

Buena operación de colombia.mató mil pájaros de un tiro bién dao
orujo

Anonymous said...

Colombia hoy (Frag.)
Por Plinio Apuleyo Mendoza:

Hasta sólo ayer, antes de que el nuevo gobierno de Uribe Vélez intentara un cambio radical de rumbo, el único real muro de contención que encontraban las Farc y el ELN era otra organización armada, fuera de la ley: las Autodefensas Campesinas de Colombia, mal llamadas paramilitares, que agrupan unos 8000 hombres y que utilizan los mismos métodos bárbaros de la guerrilla contra quienes sospechan ser auxiliares de esta última. El resultado escalofriante de la acción de estos tres ejércitos irregulares que operan en el territorio es el siguiente: 34 mil homicidios por año (cuando la tasa de homicidios en un país como la Gran Bretaña es de 200) y 3.600 secuestros , o sea el 60 por ciento de los que se perpetran en el mundo. Y, para colmo, esta guerra —no hay otra manera de llamarla— ha ocasionado dos millones de desplazados que han venido a engrosar los cinturones de miseria de las ciudades. (...)
Sus tres temas fundamentales fueron, en su orden, las siguientes: seguridad, a base de mano firme para combatir a quienes actuaran fuera de la ley; lucha contra la corrupción y el clientelismo político (o politiquería, en su lenguaje); reducción del Estado, austeridad y severo control del gasto público.

Cada tema venía acompañado de un catálogo de medidas concretas. El fracaso de las negociaciones de paz emprendidas por el gobierno de Pastrana, contribuyó a su éxito, pues recogió el voto de cuantos perdieron las ilusiones de paz y vieron en su firmeza la única alternativa viable para el país. El hecho es que ganó en la primera vuelta con un 53 por ciento de los votos, derrotando a los barones políticos y a las maquinarias de los partidos tradicionales.

Hombre de acción, acostumbrado a que los hechos acompañen a las palabras, apenas asumió el mando puso en marcha los programas que había estudiado y propuesto.

Para enfrentar a la guerrilla, ha tomado hasta el momento las siguientes medidas:
1. declarar el estado de conmoción interior que le da a su gobierno atribuciones excepcionales;

2. imponer un impuesto, llamado impuesto de guerra, del 1,2%, por una sola vez, a todo patrimonio superior a 160 millones de pesos (aproximadamente 70.000 dólares), a fin de aumentar en cien mil soldados el pie de fuerza del país y en 40.000 agentes el pie de fuerza de la policía, y mejorar su armamento y dotación;

3. establecer una red de un millón de informantes en campos y carreteras, como soporte de la Fuerza Pública, a fin de controlar desplazamientos y posibles acciones de la guerrilla y de los paramilitares;

4. crear un cuerpo adicional de 20.000 campesinos soldados en las poblaciones para reforzar la defensa de las mismas;

5. crear zonas desmilitarizadas o teatro operativos en las regiones más candentes del país, en los cuales la policía puede ejercer funciones de Policía Judicial con autorización para hacer detenciones, allanamientos, control de vehículos, etc.

6. incorporar a filas a 20 mil agentes de policías ya retirados completándoles su pensión con una bonificación especial, a fin de ahorrar gastos y de evitar los plazos necesarios para la formación de un nuevo agente.

7. Pagar cada lunes recompensas a quienes con sus informes permitan la captura o localización de subversivos, sea en el campo o en las ciudades, y liberación de secuestrados.
Además de estas medidas, tomadas en los primeros 60 días de su gobierno, Uribe ha asumido su papel de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas exigiendo intervenciones inmediatas de la tropa y de los oficiales en los lugares donde se producen asaltos o secuestros. Al frente del Ministerio de Defensa, puso por primera vez en la historia del país a una mujer, Martha Lucía Ramírez, bien calificada como una exigente administradora de recursos y dinámica ejecutiva.

El liderazgo asumido por el propio Uribe en estas tareas de seguridad y los requerimientos hechos a los altos mandos para que asuman operaciones de carácter ofensivo contra la guerrilla, ha permitido por primera vez en mucho tiempo éxitos en las operaciones militares, gracias a la utilización permanente, como apoyo a las acciones de tierra, de la Fuerza Aérea.

La acción contra la corrupción y lo que ha dado en llamarse politiquería o clientelismo político se ha iniciado con las siguientes medidas:

1. Veeduría cívica en licitaciones y contratos públicos;
2. supresión total de los llamados auxilios parlamentarios que, con el pretexto de ayudas a obras regionales, dejaban tales recursos en manos de congresistas con el consiguiente peligro de manejos irregulares.
3. Designación por concurso, con ayuda de técnicos privados o de asociaciones de empresarios, de los gerentes o directores de institutos regionales del Estado;
4. Eliminación en el gabinete ministerial de toda cuota dada como tal a los partidos y directorios políticos, y designación en estos cargos de personas bien calificadas en el sector privado como ejecutivos competentes (la mitad de los ministros son mujeres de este perfil).

El tercer programa de Uribe encaminado a reducir las dimensiones del Estado y disminuir y controlar el gasto público están representadas en varios decretos y leyes, pero también en la realización de un referéndum cuando para ello se requieran reformas constitucionales.

Las iniciativas en este sentido han sido las siguientes:

1. Fusión en uno solo de los Ministerios del Interior y de Justicia, de Desarrollo y Comercio Exterior, de Trabajo y Salud;
2. elaboración de un Plan de Reorganización Administrativa que dispone la supresión de 60 entidades estatales;
3. supresión de 14 embajadas en el exterior y de un número mayor de consulados; Por vía de referéndum, el expediente más rápido para realizar una reforma constitucional, se contempla la reducción del Congreso a la mitad de sus miembros, la supresión de las llamadas Contralorías Departamentales, el aumento de la edad de la jubilación para aliviar la carga pensional del país y la congelación por cuatro años del gasto público, incluyendo el sueldo de funcionarios.

Para conjurar el déficit fiscal se ha dispuesto, al lado de estos recortes, un aumento en el IVA de ciertos productos hasta hoy exentos ( como frutas y verduras) y el aumento del impuesto sobre la renta, sí como severas sanciones a los evasores.

Contra el tráfico de droga, el mejor instrumento sigue siendo el Plan Colombia, puesto en marcha bajo el anterior gobierno con el apoyo de Estados Unidos, para el cual el gobierno de Alvaro Uribe ha obtenido el envío de instructores americanos para las Brigadas de Lucha Antinarcóticos y espera obtener colaboración técnica en la intercepción de naves aéreas y subsidios para un plan piloto de reinserción de 50 mil familias cocaleras o amapoleras a fin de obtener de ellas la destrucción de cultivos de coca y amapola y la reconstrucción del bosque.