Saturday, 1 March 2008

Los cubanos son felices allá...

Un feature progre estándar sobre Cuba

Por Jorge A. Pomar, Colonia

...Una calle medio inundada apenas preocupa a cubanos. En Alemania
hace rato que habrían
llamado a
los bomberos. Aquí
convierten
la calle en un "tren de lavado de vehículos".

Moderadora

En su horario estelar (9 pm) del 22 de octubre pasado, la televisión pública alemana (copyright 3Sat/ZDF) transmitió Cuba, más allá del mito y la escasez. Puesto sobreaviso por un paisano de Colonia, sintonicé el canal correspondiente y, como de costumbre, me dispuse a darme un zambullida audiovisual en el día a día insular sin mayores expectativas.

Aunque a sideral distancia de
Habana, mi amor en cuanto a estética cinematográfica, objetividad y autonomía subjetiva, una a todas luces falsa pero no menos hábil problematización del enfoque, así como la óptima calidad fotográfica, factores que hacen que el documental se deje ver con placer al margen de su evidente indigencia argumental.

A que el espectador del patio y de fuera experto en manipulaciones sutiles del tema no cambie de canal hasta el final, contribuyen esporádicos accesos de hilaridad trufada de rabieta provocados por frecuentes, risueños eufemismos del director. Amenizan igual la media hora de expectación las inevitables ingenuidades de la mirada foránea.

El resto del interés lo pone, en el caso de los exiliados, nuestra crónica hambruna de imágenes del terruño sin censura oficial.
Buceando ayer en You Tube, descubrí por azar que el filme ya estaba disponible en tres partes. Y ahí se me ocurrió la idea de que, precisamente por tratarse de un feature estándar y hacerse eco de los criterios más comunes divulgados aquí diario sobre la Revolución Cubana en la prensa, ex cátedra y en eventos forales, podría ser de interés para espectadores de otras latitudes intrigados por la persistencia mediática del mito de la "excepcionalidad" de la Revolución Cubana aun después de la caída del muro berlinés.


Si bien con la usual visión exótica del temperamento criollo,
Cuba, más allá del mito y la escasez traza un balance halagüeño del statu quo y las perspectivas de la Isla a raíz de la primera proclama del Magno Paciente. Desde luego, con énfasis en la utilidad de las inversiones alemanas. (Detalle interesante: vemos por primera vez el interior de las oficinas de Agustín Lage, hermano del vicepresidente, en el Centro de Inmunología Molecular de Marianao, que colabora con una firma de Hamburgo.)

Todas en craso conflicto con el mensaje visual involuntario recibido por los espectadores, sus promotores persiguen al menos tres finalidades: (1) captar un entusiasmmo popular inexistente; (2) mostrar un no menos imaginario auge económico, negado
para urbe y orbe por el propio Raúl Castro justo durante los días del rodaje; (3) extender la idea de la excepcionalidad de la Revolución Cubana a la sucesión raulista, que en sus absurdos deseos no tiene por qué acabar dando paso a una transición democrática, que para ellos equivaldría a un retorno al pasado, ni adherirse a la Perestroica o calcar el modelo sino-vietnamita.

Desde luego, para desvelar las reales intenciones detrás del respaldo autoral a este esquema continuista al estilo "socialismo del siglo XXI" (Cuba, nos lo recuerda enfáticamente la moderadora, forma parte de la alianza izquierdista latinoamericana) basta con halar el hilo conductor del documental: la pretensión maniquea de que existe una considerable diferencia ética entre las inversiones de la Unión Europea (provechosas) y las de sus competidores de Estados Unidos (peligrosas), país a cuyo embargo se debe, según el cortometraje, el desastre económico insular. (Foto: voluntarios alemanes cortando marabú en Guantánamo.)

Lo cierto es que el objetivo estratégico de los inversionistas alemanes en Cuba no es tanto una expansión imposible en las circunstancias actuales como asegurarse una buena posición de arrancada en un futuro libre mercado insular. Desde esa óptica, el continuismo al que obviamente apuesta el texto de moderación nunca puede ser el objetivo final de los consorcios alemanes, que preferirían competir con los norteamericanos en una economía de libre mercado con una clase media pujante y más de 11 millones de consumidores con poder adquisitivo. No hay que interpretar al pie de la letra lo declarado por los empresarios entrevitados.

Por tanto, los autores proyectan en sentido psicoanalítico. La escena inicial de la tercera parte del documental, donde aparece el mecánico negro con medio cuerpo sumergido en un charco de agua colorada debajo de la camioneta que está reparando, da la clave de como nos ven: una especie de cándidos indígenas voltairianos a prueba de toda clase de calamidades cotidianas.

Como se dice en el argot alemán, el filme mogelt, hace trampas. Ensalza, por ejemplo, la agricultura (de subsistencia) ecológica en el reparto Alamar como un proyecto modélico incluso para el Primer Mundo, pero silencia el dato oficial de que más del 60 por ciento de las tierras cultivables están abandonadas, en parte cubiertas de marabú, un arbusto espinoso que brigadas de incautos voluntarios alemanes supuestamente ayudan a arrancar en Guantánamo.

Pinche para acceder a marabu-brigade.de, la página de los promotores de esta divertida variante de turismo alternativo con trabajo voluntario. Ahí podrá comprobar que la estancia de tres semanas no es gratis y un detalle interesante como que esta iniciativa solidaria es auspiciada por el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), presidido hasta su reciente fallecimiento por el actor Sergio Corrieri (foto).

Tampoco mencionan el absurdo desmontaje de la industria azucarera, la permanente cola frente a la Embajada de la RFA en La Habana, la renegociación de la antigua deuda con la RDA (unos 500 millones de dólares) ni el turismo sexual y las jineteras, cuya clientela más codiciada son los generosos Freier (putañeros) teutones, etc.

Para no hablar ya de que no es cierto que estén aumentando las inversiones alemanas, y por ejemplo, las aspirinas, no patentadas por la competencia norteamericana, figuraban hasta hace poco entre los fármacos racionados. Según datos de la Embajada de la RFA, en 2006 Cuba exportó unos míseros 34,4 millones de euros contra importaciones por 412 millones de euros, mientras que el número de turistas alemanes ascendía a poco más de 114 mil, con tendencia a la baja hasta la fecha.

Ahora bien, insisto, nada de esto es culpa originaria de los germanos. Las prostitutas "más cultas del mundo" son el gancho número uno de la industria turística, controlada por la tecnocracia castrense, y La Habana prefiere pagar al contado artículos que podría comprar a crédito en la RFA.

En cuanto a la demonización del pasado prerrevolucionario, ídem: otra falacia echada a rodar desde el Palacio de la Revolución, con mención especial para numerosos intelectuales de ayer y de hoy. Si bien, no hay fuerza humana capaz de obligar a la mayoría de los documentalistas alemanes a hojear los anuarios estadísticos alemanes disponibles antes de ponerse a despotricar, de manera implícita o explícita, sobre pasado tenebroso y presente esperanzador cubano. Es un artículo de fe cinematográfica.

Pero no se trata del todo de estafas a sabiendas, de mala fe, por parte del autor o los autores de
Cuba, más allá del mito y la escasez. En buena medida, su enfoque engañosamente equidistante (imperativo categórico que manda estar siempre como máximo en el medio y nunca al lado de la víctima) de la cuestión cubana es fruto de una ingenuidad buenista que, por un lado, retroalimenta con la infatigable propaganda edulcorante del régimen.

Campaña de agit-prop de la que se hacen eco los ubicuos secuaces del castrismo en la izquierda antisistema local, (DKP, Die Linke, las falanges zurdas de Los Verdes y el SPD, hasta el sindicato de servicios Ver.di, eje aquí de la campaña por la liberación de los "Cinco Héroes" de la chivatería en bandeja presos en Estados Unidos) y notorios sectores del llamado "exilio moderado". Conste que no pongo ejemplos para que nadie vaya a pensar que otra vez estoy hablando mal de la contemporizadora Asociación Encuentro de la Cultura Cubana, la todopoderosa y fantasmagórica FECU, etc.).

Por otro lado, la parcialidad del documental remite a los efectos de un estereotipo mediático impuesto por la mezcla de virulento antiamericanismo y tercermundismo trasnochado, dominante en los medios periodísticos, académicos e intelectuales.

De ahí que no sea preciso asociar el escandaloso
Wunschdenken (wishful thinking o pensamiento ilusionista) del guionista al patrocinio del Gobierno Federal, muy crítico por cierto con La Habana. Harina de otro costal son los consorcios alemanes activos en la Isla, en particular los farmacéuticos. Beneficiarios directos al fin, arte y parte han de tener en el referido sesgo que, si bien están lejos de compartir en el fondo, les sirve para guardar las apariencias de cara a la contraparte cubana. (Foto: embajada de la RFA.)

Con todo, reitero que la culpa es mayormente de nuestro propio complejo de inferioridad, interiorizado por muchos y propalado por el Gobierno a los cuatro vientos como coartada principal para justificar la catástrofe castrista. Hecha la aclaración, las intenciones del documental dejan mucho que desear. Prueba adicional de ello es que, haciendo omiso caso de lamentos concretos del Hermanísimo en sentido contrario, oímos decir a la moderadora que los gerentes alemanes atribuyen "virtudes casi prusianas a los cubanos".

Qué coraje. ¡Me caigo y me levanto!, como diría mi amigo Matojo. Al menos en parte llevan razón pues, aparte de amantes del orden, la puntualidad y la eficiencia, los prusianos descollaban por su vehemente culto a la
jerarquía y el ordeno y mando castrenses, a la Kadavergehorsamkeit u "obediencia cadavérica".

Parafraseando uno de los lemas de la Unión de Jóvenes Comunistas, el cortometraje parece decir: "A pesar de todos los pesares, los cubanos son felices allá en su paraíso insular". En fin, decidan Ustedes. Filmado con motivo de los --seamos optimistas-- penúltimos festejos gubernamentales por la aciaga efemérides del asalto al Moncada
(26 de julio), el feature no ha sido traducido o doblado al español.

Para superar la barrera lingüística (moderación en alemán), he calzado cada una de las partes con sendas sinopsis de los comentarios en off de la moderadora y de los parlamentos de los alemanes entrevistados. Las voces de los cubanos son audibles. Por lo demás, las imágenes hablan por sí solas...


PRIMERA PARTE


Gobierno ha cometido errores. Dificultades económicas a la vista por doquier. Falta de libertad, escasez de víveres y bienes de consumo. Problemas de transporte, comunicaciones y energética, deterioro arquitectónico...

No obstante, “¿milagro Económico del Caribe?”. Cuba, principal exportador de fármacos en América del Sur.

Monto de cooperación alemana en alza (¿!). Hombres de negocio de la RFA contraponen las inversiones de la Unión Europea (positivas para el desarrollo sostenido) a las exportaciones de empresarios de la costa oriental de Estados Unidos (negativas).

Ejemplos: edificio de la antigua Compañía Telefónica, antes de la ITT y ahora felizmente propiedad “del pueblo cubano”. Filial egipcia de Mercedes Benz.

Restauración de La Habana Vieja, boom hotelero, proliferación de filiales de consorcios extranjeros en Miramar.

Cambio de viejos efectos electrodomésticos. Anciana: refrigeradores de reposición son peores que los viejos frigidaires americanos.

SEGUNDA PARTE


El embargo “pesa como plomo sobre la economía cubana”. Franz Seifert: “Blockade”. Secretismo de empresas extranjeras se debe al temor a represalias en virtud de la Ley Helms-Burton.

Astillero Ástica, segundo del país. Se reparan “barcos de todo el Caribe hasta Sudamérica”(¿¡) . Joint-venture cubano-alemana, único productor de gases industriales, tuvo que desgajarse de la casa matriz alemana a causa del embargo.

El gerente Jürgen Nicklaus: los cubanos son muy buenos socios, cumplen los contratos. Ancianas haciendo gimnasia en la Plaza Vieja. Longevidad, alegría (ficticia) debida a atención médica “modélica para América Latina”; alfabetización y mortalidad infantil “a niveles occidentales”...

Clínica oftalmológica. Justo ese día falla , debido a “las fluctuaciones del voltaje”, la sesión de tratamiento quirúrgico en serie de enfermos de la vista de varios países. “Operación Milagro”. Embargo impide adquirir aparatos.

Médicos cooperantes cubanos prestando servicios en toda América Latina. Profesor Vigoa: alta demanda, firmas alemanas impedidas de exportar piezas de repuesto debido al “bloqueo” (¡?). También pacientes europeos “porque Cuba es un destino favorito del turismo de salud”.

Petróleo venezolano a cambio de servicios médicos beneficia también a los conductores. Hugo Chávez apoya con 2-3 millones de dólares.

Centro de Inmunología Molecular. “Dicen que gracias a la biotecnología Cuba mantiene buenas relaciones con Irán”. Denuncias de los americanos respecto a que aquí se diseñan “armas biológicas”. No existen pruebas. Apoyo estatal salta a la vista.

Científicos cubanos suplen la falta de high tech occidental. “Hoy son el mayor exportador de fármacos de América Latina” (¡?) Productos son más baratos que los occidentales. Investigadores americanos buscan contacto con el Centro.

Agustín Lage fanfarronea acerca de las vicisitudes de sus colegas yanquis para burlar el bloqueo... Firma hamburguesa se beneficia del embargo, ya que de lo contrario “los grandes consorcios americanos le habrían birlado los derechos delante de las narices”.

TERCERA PARTE


El tono serio, admirativo, del comentario a la primera escena da la tónica sobre el modo de vernos tanto de los autores de este documental como de otros muchos: “...don para la improvisación tan apreciado por muchos turistas en los cubanos”.

Ing. Jürgen Nicklaus (10 años en Cuba) sobre burocracia: “Se requiere mucho tiempo y paciencia... A menudo, no contestan a faxes, emails. Hay que tener a alguien en el lugar que presione, indague...

Teléfono y acceso a Internet, rarezas. Comunicaciones digitales, lentas denido a la falta de acceso al servicio de banda ancha, por culpa al embargo. Los más sólo acceso a Intranet a través de Mozilla, no Microsoft.

“....ingreso promedio de 14 euros (error, de 6 a 8, si acaso). Salud y educación gratis. Primera nación del mundo en deporte. “...Fidel rechazó contrato porfesional en las Grandes Ligas. Prefirió una carrera muy diferente”. (¡Qué salación! )

Un auto hay que ganárselo “como artista, atleta...”. Folclore transportacional. Autobuses de uso donados por Alemania, Canadá, Estados Unidos; de paquete comprados a China.

Colón y “La tierra más fermosa que...”. Trinidad, Patrimonio Cultural y su historia colonial. “Alegría de los cubanos” (brilla por su ausencia en pantalla). Hotelería militarizada; alquiler privado a turistas (Luisa).

20% menos de presos políticos. Raúl, "esperanza liberal". Agricultura ecológica: cero abonos sintéticos ni pesticidas... Huertos modélicos en Alamar surgidos durante el Período Especial ”Elevados rendimientos agrícolas gracias al nivel cultural...” . Jürgen Roth, de Ayuda Alemana contra el Hambre: “...intercambio con Venezuela y otros países. Ecocampesinos de Canadá, Estados Unidos y Europa...” (¡caray!). Alamar como país de Jauja: “...el Estado ni siquiera regula los precios”. Patrocinio de... ¡Raúl!

7 comments:

y con alias. said...

Esto es una vergüenza hombre, igual que la del Vaticano y de cuanto aprovechao hay en este mundo. El pueblo cubano jamás ha sentido la solidaridad de ningún gobierno, pues su propio DesGobierno es el más cruel de todos, y con este negocian y han negocidado los otros, en fin...
¡ViVa CuBa LibrE¡

Hormiguita retosona said...

Adalverto Alvarez en noruega Drammen el 11 de abril de 2008 espero que vengan para comprar las entradas
http://www.unionscene.no/kalender.cfm?p=p&FuseAction=Event&pAction=Day&mode=day&day=29&month=2&year=2008&pFromDate={ts%20'2008-02-29%2000:00:00'}
Los Van Van estuvieron aca el 29 de febrero y fue un exito lo mejorrrrrrrrrrr
900 personas y se vendieron todas las entradas espero que vengan.
para matar la nostalgia

Anonymous said...

No sabía que se habia muerto el hp de Sergio Corrieri que tanto jorobó al pueblo cubano desde su puesto "(contra)inteligente" de presidente vitalicio del Instituto Cubano de "Amistad" con los Pueblos. Ahora vendría bién que se "fueran" otros como ése grandísimo oportunista de Juán Padrón que cada vez tiene más prebendas y que tantas malignidades desarrolló directa e indirectamente desde su poder en el ICAIC.
¡Que ViVa El Abikú¡
Me gusta este sitio

Güajiro con conuco en Darmstad

Anonymous said...

¡Abajo el Terrorismo!
¡Cárcel para Luís Posada Carriles!
¡Libertad para los Cinco Héroes Prisioneros del Imperio!
¡Patria o Muerte, Venceremos!

Richard, Brigadist No. 1
Marabu Brigade

Anonymous said...

Tremendo documental!!
Schon GEZahlt? Solavaya!!

Anonymous said...

Perdone, pero Verdi no es exclusivamente el sindicato de los profesionales libres, revise ese concepto. Verdi es el sindicato alemán de "Los Servicios" en general incluyendo los trabajadores de los medios de comunicación, cultura, servicios comunales, etc. Efectivamente ese poderoso sindicato alemán se inmiscuye activamente en la defensa del gobierno de los Castro y nunca en defensa de los que luchan contra la falta de sindicatos libres en Cuba
Muy buena su página

Jorge A. Pomar said...

Gracias, Anónimo del 04/03/08 11:40. En efecto, Ver.di --mi sindicato hasta que me decida a cancelar el contrato-- representa en general a los servicios. Corregido el error.

Saludos a todos,

El Abicú