Tuesday, 11 March 2008

Íngrid, ¿otro romance con hijo en el cautiverio?

Yves Girard sobre la dipudada franco-colombiana

Por Jorge A. Pomar, Colonia (comentario)

Este email, enviado vía Hotmail por mi colega Francisco Endara desde Ecuador, me ha dejado patidifuso. Entró por la tarde y, aunque dato de algo añeja dada, debió ser una primicia.

Pero sólo lo he abierto al filo de la medianoche para, parafrasenado a Matojo, levitarme de la butaca frente al monitor y caer de nalgas sobre el piso. Siguiendo un primer impulso verificatorio, le solté el tema al buscador de Google y... en efecto, el tema ya está rodando de lo lindo.

Bien, dejé enfriar la mollera humeante y lo volví a leer ya sin las gafas rojas del sobresalto. Simplemente, la rocambolesca historieta, que no es nueva, suena plausible de cabo a rabo. Cierto, la ductilidad Yolanda Pulecio, madre de Íngrid, haciéndole a campo traviesa a las FARC y a Hugo Chávez habían suscitado más de una vez en mi mente un par de efímeras dudas.

Las deseché, atribuyéndoselas a desesperación maternal. Con todo, esa muy burguesa señora, o es una fanática antiuribista sin posible vuelta atrás, o no lee periódicos, no oye radio, no enciende el televisor, no bucea en Internet... Después de todo, fueron las FARC, prohijadas por Chávez, las que secuestraron y mantienen secuestrada a su hija y no Álvaro Uribe.

En sus memorias La rage au coeur (La rabia en el corazón, feb. de 2001), la entonces candidata presidencial pinta con colores chillones corruptelas, casos de tráfico de influencias, intrigas gubernamentales, etc., estilizándose a sí misma como la Juana de Arco andina predestinada a salvar a Colombia.

Escrito desde la usual perspectiva de izquierdizante (manifiesta en el exergo de la carátula con tres versos del archipanfletario poema de Neruda "Canto a las madres de los milicianos muertos"), la coincidencia con las actuales posturas maternas apenas puede ser mayor.Incapaz de asociar a Íngrid con la recién liberada Clara Rojas, que dio a luz en cautiverio, sólo ahora ato ambos cabos hasta el corto circuito en mi cráneo. El calor de la selva tropical, la soledad, la larga abstinencia, el apremio de unas hormonas jóvenes en rebeldía, cierta afinidad doctrinaria de matriz hogareña. Hum... Pudiera ser.

Lo que la Mona Lisa del cuadro de Da Vinci tiene de socarronería en su sonrisa, lo tiene la Íngrid Betancourt de inclasificable melancolía en la pose del vídeo de marras. Sufre, pero no sabemos si de dolor y vengüenza o tan sólo de dolor, como se nos ha inducido a pensar.

Pero el cable que le dio candela a la mecha de mi volátil fantasía, el dato que definitivamente me metió los diablos cráneo adentro, fue lo insinuado por el viejo zorro galo acerca de la falsedad del famoso vídeo que muestra a la franco-colombiana sufriendo en silencio como Madona cautiva.

Por si fuera poco, siempre ha corrido el rumor de que Íngrid se hizo, como quien dice, secuestrar a título voluntario. Y las cartas a la madre, que tal vez no esté traicionando a su adorada hija, tienen un apenas velado sesgo a la izquierda.

¿Por qué las FARC iban a permitir la toma y difusión de un vídeo tan autoinculpatorio? Escudriñen el vídeo, traten de hallarle una explicación a la conducta de la madre, de los rehenes liberados, de Clara Roja, y luego den su opinión en este blog. O, parafraseando a Endara, quien a su vez se enteró de la existencia del artículo a través del email de una amiga suya llamada Adriana, "no maten al mensajero de relevo".

El email de Adriana:

No dejen de leer esto hasta el final. Creo que es mi tesis, también. Ya me lo estaba imaginado, sin ser conocedora del tema. Pero la "intuición" femenina no es para ser desechada. Íngrid Betancourt era hiper flaca cuando la secuestraron. Si hubiera dejado de comer, ya se habría muerto. Creo que el pelo largo y la expresión de infelicidad en su famosa foto, son suficientes para que uno olvide que ella ya era casi "viafrática". Su delgadez es natural en ella.

¡Pardiez! En efecto, la expresión de Íngrid no dice nada acerca de los motivos de sus inenarrables cuitas. ¿Sabía tal vez algo la madre y Sarkozy? ¿Hugo Chávez y su alcahueta senatorial Piedad Córdoba, su intermediaria con las FARC? De canallas de esa laya, con más razón que los troyanos de los griegos, cualquier infamia es de esperar. Mienten hasta por hábito y gusto.

Ensalzar mediáticamente a Íngrid hasta la santidad mariana a fin de someterla a subasta a cambio de la aceptación de las exigencias territoriales de las FARC podría ser la primera finalidad de ese impactante vídeo. La segunda sería envolver a Íngrid en una aureola carismático-hagiográfica para luego, una vez hecho el canje, relanzarla como candidata presidencial en unos comicios reconciliatorios.

Suena fantástico, pero en la coyuntura de desesperación que afrontan las FARC cualquiera sueña despierto. Como dijera de sí Goya en la vejez, en el umbral de la sesentena todavía me asombro. Dicho sea esto último, salvando la enorme distancia. Artística y jerárquica, claro, que en todo lo demás vamos parejo, además de que el autor de La Maja desnuda era también un notorio abicú.

Y hablando de Don Paco: ¡qué bien le hubiera quedado al maestro en el lienzo la sin par Íngrid, con su luenga figura de blanca palidez, tendida en una hamaca sobre la otoñal hojarasca de la selva virgen, ataviada con un peplo de traslúcida gasa, iluminada por un matinal rayo de azuladas tonalidades filtrándose entre las copas de los árboles, al fondo ondulante río de plata nacido de una catarata de espumas...

En fin, Íngrid Betancourt - ¿Historias del corazón o reazón de Estado?, que así se llama el libro de Jacques Thomet, vuelve a los primeros planos editoriales como bomba libresca de esta primavera caliente.

El Abicú

*****************************************************************

Ingrid Betancourt: De espanto y brinco

Por Yves Girard

Desde el día en que vi por primera vez el video de una Ingrid Betancourt, mujer siempre reconocida como valerosa y dinámica, no pude evitar un sentimiento de duda irreprensible frente a un escenario, montado sin gran habilidad, enseñándonos una mujer postrada cuyo único movimiento a lo largo del video fue un único abrir y cerrar de párpados.

La posición estudiada, la larga cabellera y la imagen de Madonna, que de manera ostensible se dio a la escena, eran tan exageradas que finalmente -- "quien quiere probar demasiado no prueba nada"-- quedé convencido de que me querrían imponer una visión determinada.

La conclusión no era difícil, tan burda era la presentación, pero le faltaba un elemento esencial: el motivo.

La publicación, en Francia, del libro-bomba sobre Ingrid Betancourt acaba de aportar, por lo menos, un escenario posible para este cuento fantástico que solo ahora empieza a desarrollarse y que, delo por seguro, nos reserva muchas sorpresas para los próximos meses.

Último vídeo de Ingrid


Vamos a dejarnos de hipocresías y, considerando que estamos en el siglo 21 y que la pudibundez ya no tiene vigencia, vamos a definir un hecho evidente:

Según nos cuenta el autor, las hermanas Betancourt, Ingrid y Astrid, tuvieron siempre una vida sexual bastante animada. Estudiantes en Francia, ambas tuvieron como amante a Dominique de Villepin [pinche el nombre para conocer más detalles], el futuro primer ministro de Chirac.

De Villepin podía posicionarse favorablemente con ambas jóvenes por cuanto era ex alumno del Colegio Francia en Caracas, donde fueron educados mis hijos en la misma época. No hay duda que su dominio del español, junto con un indiscutible atractivo personal, lo ayudó mucho a conquistar a estas estudiantes un poco perdidas en suelo extranjero.

Luego, el ex-embajador francés en Bogotá, Daniel Parfait, abandonó a su esposa Nicole, y comenzó a vivir una aventura sentimental con Astrid Betancourt.

Cuando llegó a Colombia, Parfait se encontraba en el final de su carrera diplomática. El secuestro de Ingrid Betancourt le cayó como un regalo del cielo y él lo transformó en una coraza política haciéndose ardiente defensor de la candidata, hecho que lo preservaba de cualquiera medida administrativa que hubiera podido interpretarse como una desaprobación del gobierno francés.

Actualmente, como jefe de la Dirección de América Latina, Parfait es uno de los funcionarios más importante de la cancillería francesa.

En su libro, Thomet denuncia los esfuerzos desproporcionados que realizó Francia para obtener la liberación de Ingrid, que no es francesa de origen sino que obtuvo la nacionalidad francesa gracias a su primer matrimonio con el ex diplomático Fabrice Delloye.

Propuesta de negociación de las FARC


Hasta ahora, me limité a copiar los argumentos de Thomet, el autor del libro que apareció en Francia en 2006 sin haber causado aparentemente el menor revuelo. Tampoco lo leí y, acabo de encargarlo ya que no se encuentra a disposición.

Solo me voy a referir al el final del libro donde se dice que, en realidad, Ingrid Betancourt no desea recuperar la libertad porque al parecer tuvo un hijo con el ideólogo de las FARC, Alfonso Cano, considerado como probable sucesor del líder guerrillero "Tirofijo". (Quien a la postre no de llama "Manuel Marulamda" sino que su nombre real es PEDRO ANTONIO MARIN ARIAS.)

Este último punto corresponde muy exactamente a la 'sensación' que tuve siempre, o sea que el síndrome de Estocolmo había operado en este caso como en la casi totalidad de ejemplos de relaciones largas entre secuestradores y secuestrados, siempre más evidente cuando se trata de personas de sexos opuestos.

Clara Rojas con su hijo Emmanuel en casa

Estamos en la inhóspita selva colombiana, Alfonso Cano, la mano derecha de Tirofijo, no puede ser indiferente a la personalidad de Ingrid, a su belleza personal y, más que todo, a su importancia política como ex candidata presidencial.

No hay la menor duda de que si Ingrid regresara hoy en Colombia, en las próximas elecciones sería elegida sin tropiezo. Cano sabe que su oportunidad no tardará en venir ya que el viejo Tirofijo, después de 40 años de clandestinidad, está a punto de desaparecer.

¡¡¡Un escenario para dar vértigo!!!

Ingrid sale de su cautiverio para transformarse en abogada de la re-inserción de las FARC en el contexto político colombiano. Todos los indicadores están en verde. Es posible imaginar toda clase de desarrollos, todo es posible, todas las esperanzas están al alcance de la mano...

Una sola condición: Que Tirofijo no esté demasiado arraigado a la vida para permitir el feliz desenlace capaz de contentar a todo el mundo. Los guerrilleros que empiezan a anhelar una vida más apacible. Los colombianos, cansados de una guerra perpetua que arrancó parte de su territorio al país. Las familias de los rehenes de ambos lados.

Y, naturalmente, de los propios rehenes. De la 'consciencia' internacional, este fantasma omnipresente y que no representa nada. De Sarkozy, que se concentró sobre la suerte de Ingrid Betancourt, francesa de adopción, y que se olvidó de Aida Duvalier, francesa de pura cepa, secuestrada en 2001 y por quien no se hizo mayor intento de liberación...

¿Todo el mundo contento?

Todos, menos uno, Hugo Chávez, quien perdería su escudo de guardia pretoriana para enfrentarse al pueblo venezolano alzado con la sola ayuda de su milicia cubana... Y vaya a confiar en unos pretorianos que no piensan sino en una sola cosa: la oportunidad para fugarse a un país acogedor...

Senadora Piedad Córdoba y Yolanda Pulecio, madre de Ingrid


Porque, al adquirir respetabilidad, las FARC dejarían de apoyar a un payaso como él; necesitan paz y paz y paz para compensar tantos años de miseria entre selva, mosquitos, arañas, monas y bombardeos y, para ello, sacrificarían alegremente al comunismo del siglo 21, que nunca tuvo ni la sombra de una aceptación entre ellos.

Los próximos meses prometen ser muy animados...

9 comments:

Anonymous said...

Las Farc la secuestraron pero es Uribe y EU los que no quieren negociar!
El intercambio humanitario es la unica solucion. Todo no se puede arregla a bala y con helicopteros y aviones lanzando misiles,los ataques militares solo ponen en riesgo la vida de los secuestrados

Intercambio humanitario ya!

disobediente

Anonymous said...

Yolanda Pulecio, madre de Ingrid esta jugando sucio y eso se refleja en el video donde llega al extremo de acusar al gobierno de Colombia como el único culpable de la instrumentalización de los colombianos de abajo. Evidentemente aunque dice (debe ser verdad) que sufre y sufrió mucho por culpa de la guerrilla, les perdona sin condiciones todas sus atrocidades inflijidas al pueblo durante tanto tiempo y de forma masiva; pero a Uribe, no, no y no, que Uribe es lo peor para esta mujer que quiere una Colombia como la Venezuela del futuro luminoso de Chávez, una Colombia tan grande y limpia como el gobierno más democrático del mundo, el ejemplo al universo, el faro y guia de CastrenceCuba con la presidencia de un comandante en jefe reelegido sin perdón desde hace 50 x 365 días
Cuidado en esta vergonzosa pobre mamacita victimosa que con su ejemplo puede victimar a muchas personas

Anonymous said...

Busque en youtube este video:
" YO NO APOYARIA LA GUERRILLA " Y se daran cuenta lo que valen las palabras y los juramentos de MicoMandante Chavez. Hasta su santisima madre se avergonzaria

Anonymous said...

Caballeros el video ese de Chavez es del 2004, ya es tiempo de que piense distinto, no?

Anonymous said...

Un poco de informativo por un nuevo e interesante Blog
www.desdecuba.com/potro

Potro Salvaje es un Blog sobre el espinoso tema de la Internet en Cuba. Habla de censura, filtros, páginas bloqueadas, proxys, en fin, de las limitaciones que tenemos los cubanos para montarnos en la "balsa virtual". Bloggers, foreros, informáticos, hackers -y hasta censores- podrán leer, descargar software, debatir y abrir la cerca a este "potro" que, por suerte, es más rápido que las riendas que intentan ponerle.
Por Una Cuba con Cubanos Libres
saludos a todos los abicúes del planeta

Anonymous said...

verdad q´huele rarín....sera q...

Anonymous said...

Si, a mí también me huele a quemao
Raspunzel

Order Antidepressants said...

I will be your frequent visitor, that's for sure.

Anonymous said...

You wrote a very interesting article. And I agree with you. hair loss Read a useful article about tramadol tramadol