Sunday, 30 March 2008

Donde se felicita a Armengol por retornar al redil

¿U otro pretexto del Abicú para lanzar un bucán contra la AECC?

Por Jorge A. Pomar, Colonia

Ayer por la tarde el avión que nos traía de regreso de Niza hizo un aterrizaje inquietante en el aeropuerto de Colonia-Bonn. Apenas el piloto anunció el inicio de la maniobra de acercamiento, el jet entró en una zona de turbulencias que hizo palidecer a Anna a mi lado y mascullar unos ardientes rezos, sin rosario a la vista, a la pasajera que ocupaba el asiento junto a la ventanilla en nuestra hilera de a tres. (La enfermera de la foto no es Annabelle Rodríguez; su índice alude al chitón ordenado por la Doña contra el Abicú.)

La verdad sea dicha: aunque como abicú a punto de festejar la sesentena (recuerden que la mitología yoruba nos condena a muerte prematura), vivo ya felizmente curado de espanto por lo que respecta a mi retorno al reino de Ikú, La Muerte, aquellos tumbos y bamboleos provocaron en mi mente un involuntario recuento de mis últimos pecados en estas acomplejadas planicies consumistas.

Hete aquí que en esas cavilaciones ante mortem hallábame inmerso cuando, justo en el cuasi binladeano santiamén en que el tren de aterrizaje se impactó de albatrosa manera contra la pista --pavorosas sacudidas, leves chirridos de latas y resoplante frenaje-- caí en la cuenta de cuál podría haber sido la causa dolosa de mi parte o maña brujera de babalaos hostiles para aquel posible final trágico de nuestras gratas vacaciones en la Côte Azur.

Por suerte, o mis culpas no daban para tanto o, lo más probable, no llegaron al cielo los conjuros lucumíes contra mi persona en Infanta Mercedes 43. ¿Motivo aparente? Los cinco parrafillos finales de un reciente artículo donde conmemoro el primer aniversario de El Abicú Liberal. Ahí le encajo a la Asociación Encuentro de la Cultura Cubana (AECC) un amicalmente sarcástico golpe al vientre que la nunca bien ponderada presidencia --secuaz al fin de la progresía monclovita, carece de sentido del humor-- debe de haber considerado por debajo de la faja.

Por más que les atragante la rabia, no han quebrantado su ley de omertà, ese juramento de silencio a lo cosa nostra inter nos, proferido por toda respuesta a las maledicencias del Abicú, férreamente impuesto al staff editorial desde mi primera andanada contra el prestigioso establecimiento diaspórico madrileño en "Si no hablo, me ahogo".

A juzgar por el crecido número de lectores que dicen tener, hasta los tibetanos deben de estar leyendo
Encuentro en la Red; los entendidos afirman que la causa original de la revuelta de esa etnia mongol se debe al no bloqueo del URL de la AECC por las maquiavélicas autoridades del poderoso Reino del Medio, que persiguen con ello el avieso propósito de fomentar entre los monjes revoltosos y sus jóvenes seguidores un estricto culto a la ortodoxia pacifista del Dalai Lama, tan éxitosamente extrapolada por la AECC al traspaso de poderes en la Isla antillana.

Sarcasmos a la papelera, creí que esta vez se darían por satisfechos con el reciente comentario anónimo de un tal "Tu-conciencia-said" en mi blog. (¡Te conozco, mascarita!) Hombre de paja de la Doña Bárbara de Infanta Mercedes 43 o de alguno de sus jerifaltes culturales, me endilga el sambenito uneacista (UNEAC) de "intelectual frustrado". Lo reproduzco tal cual a continuación para quienes no hayan tenido el gusto o disgusto de leer esa grosería, típica del sicofante blogosférico criptocastrista. Dice así el fulano incógnito:

jajaja, tu no sabes vivir sin Encuentro. Si te la meten gritas, si te la sacan, lloras. va siendo hora de que en el segundo año de vida te apoyes menos en los errores o virtudes de "los otros" y construyas discurso propio, porque eres un intelectual frustrado. y te llevo suave con lo de intelectual. tu no formas opinion publica, tienes un blog marginal y justamente desde que abandonaste Encuentro, o cuando te abandonaron, dejaste de existir. suerte y feliz, bebé en pañales. (26/03/08 00:05)

Decididamente, es gente inconsciente de que para hacer reír a otros es mejor hacer un chiste que el ridículo. Se dan ahí de la mano todos los tópicos de la diatriba castrista. Ignoran cuánto me honran. No obstante, admito que con el participial "frustrado" tienen toda la razón, sólo que se equivocan de sustantivo. Porque jamás me las he dado de "intelectual", término que, dada la conducta habitual del mayoritariamente infamante gremio del patio y de fuera de él, estimo peyorativo. Soy, si acaso, un político que airea sus frustraciones por medio de la escritura. Ésa es, habría sido, mi vocación real en libertad allá en la Isla. Aquí apenas me desahogo. ¿Estamos? Más intelectuales serán ustedes.

Aclaración pertinente: testaferros anónimos en la WWW y sus instigadores ignoran --o eso pretenden-- que, desde el punto de vista artístico-literario, sin duda hay sus quienes más y quienes menos en cuanto a excelencia. Desde luego, siempre dentro de modestos límites marcados por un medio siglo de pobre a paupérrimo de las letras nacionales.

En cambio, desde los ángulos humano, social, ético, político-ideológico, psicológico, didácico, afecto-conductual, oracular, existencial, intelectual, etc., salvo contadas excepciones individuales que confirman la regla, plus vanidad de vanidades de los todovanidosos, sin discusión la totalidad de nuestros escritores puede y debe considerarse tan fracasada como el proyecto de cubanidad en general. Hemos hecho mucho más daño que bien. Punto. Fin de la aclaración especial para la UNEAC y su filial matritense, más conocida por AECC.

Hubo, al parecer, una segunda reacción colérica en el estado mayor de la AECC. No me he tomado la molestia de verificar el dato, pero el Anónimo de 28/03/08 14:14 da la voz de alerta en estos términos: "Por molestar a los de ECC te bloquearon desde esa misérrima publicación...".

Supongo, seguro no estoy, que alude a la supresión del enlace con mi blog en Encuentro en la Red. De ser así, están en su derecho. ¿Quién me iba a decir que compartiría simétricos honores exiliares con la bloguera insular número uno Yoani Sánchez, a quien los frikis de la Universidad de Ciencias Informáticas le han bloqueado, por orden de arriba, el portal de Generación-Y en el server de la Isla?

PD: Me entero por
Penúltimos Días de que también han tumbado
de repente un texto con críticas internas a la casa en el blog de Chago (pinche aquí para acceder al vacío digital correspondiente), anexo a Encuentro en la Red. Quizás también para evitar la acción del censor, Vicente Echerri, quien me ha sorprendido gratamente con su último texto en El Nuevo Herald, ni siquiera debe de haberse molestado en enviar a la sede madrileña un texto tan explosivo para la AECC como "A la espera del día de la ira".

Conque no estoy solo. Aun así no les dare por la vena del gusto pagándoles con la misma moneda. Mantendré el link con su soporífero portal de naftalina. Pues, tengo sumo interés en que los lectores accedan a ese portento del tedio mediático desde el mismo blog que lo ataca y vean con sus propios ojos cómo gastan allí, en apostar anodinamente por el continuismo castrista, los dos millones de euros anuales donados por el generoso patronato fundacional "internacionalista" de la progresía occidental.

Insisto: amén de que disto mucho de pensar que el encuentro cultural de las dos orillas contribuya al desenlace feliz de la tragicomedia nacional en curso, me preocupa menos lo que malversan a favor de sí mismos --conociendo la cicatería de La Habana, queda claro que no será gran cosa-- que lo que probablemente desvían hacia el aparato mediático a las órdenes de Abel Prieto, lo mucho que dejan de hacer por la causa que dicen defender y el daño moral que infligen a los intelectuales aglutinados a su alrededor, incautos o acomodaticios, cuando no ambas cosas a la vez.

En realidad, por extraño que parezca, me he convertido no sólo en su némesis sino también en la voz más silenciada y a la vez auscultada en Infanta Mercedes 43. No en balde todos los cambios cosméticos introducidos de un tiempo a esta parte, desde el diseño hasta el contenido, coincidieron temporalmente con la campaña del Abicú contra la opulenta Asociación madrileña.

Ya el viernes pasado percibí la primera señal inequívoca de que, aunque la AECC no rompa el mencionado tabú presidencial contra mis molestos aguijonazos, han encajado, a su
constructiva manera, también aquel penúltimo golpe que les propiné como de pasada, tanto para no perder el hábito de pegarle al castrismo en la cara de sus más sutiles amanuenses mediáticos en Europa.

Si pinchan ahora mismo aquí, sabrán a qué me refiero. Sí, Alejandro Armengol, cuyo artículo sobre McCain no ha sido elegido por gusto para permanecer en primera plana durante todo el fin de semana. Es un texto medular con el que la AECC, reaccionando tal vez a mi acusación de anodina neutralidad editorial, intenta retocarse el desleído colorete político-ideológico de la única forma al alcance de la corta cuerda que les ata a su discreta y secreta casa matriz allá en La Habana.

Con el tránsito hacia una política editorial aún más neutral a principios del año pasado, de un día para otro no sólo Estados Unidos y España dejaron de ser temas de rigor en
Encuentro en la Red, sino que, cortando dolorosamente por lo sano, junto a un indigesto Pomar despedido a cajas destempladas, prescindieron de un Armengol perfectamente digerible (no te ofendas, estimado colega, pronto verás que no es contigo) para el hígado graso de la presidencia.

Pongo el contrapunto entre Armengol y el Abicú como ejemplo. Existían varios más por un estilo que podríamos equiparar al conflicto entre la "mafia" de Miami adicta al modo de vida americano a la republicana y el "convento" progre de allí mismo adicto a lo mismo pero a la demócrata o, lo que viene a ser igual o extraordinarimente parecido, a la europea.

De ahí deriva todo el meollo de la política postmoderna occidental, que en mi modesta opinión gira en torno al complejo de inferioridad del resto del mundo (menos China), especialmente de Europa, ante Estados Unidos y, en para muchos inexplicable contrapartida, de los demócratas norteamericanos ante un Viejo Continente para ellos siempre más culto y civilizado a despecho de su verde envidia y de sus atroces recaídas totalitarias a lo largo del siglo XX.

A buen seguro, el pobre Armengol (y con él los lectores) se pregunta por dónde le entra el agua a este coco de la discordia, no habiendo tenido él nunca ni un sí ni un no con el Abicú. En efecto, no lo hemos tenido. Pero es el caso que, al menos dentro de los caballerosos límites del debate, sí estuvimos a punto de enfrascarnos en una agria controversia en las páginas de
Encuentro en la Red. Iba a ocurrir a propósito de un artículo suyo sobre Bush y la guerra de Irak, si mal no recuerdo, en el que tildaba a Estados Unidos nada menos que de "totalitarismo bipartidista".

Esa etiqueta retórica se me antojó entonces, y aún se me antoja, un sofisma digno de Protágoras de Abdera (aprox. 490-410 a.C), el filósofo griego que negaba la existencia de cualesquiera verdades, afirmando que sólo existían opiniones:
"Tal como las cosas me parecen a mí, así son para mí; tal como te parecen a ti, así son para ti".

Tesis relativista que, dicho sea de paso, de ser aplicada al pie de la letra, descarta de antemano el diálogo y la controversia como instrumentos de entendimiento entre la gente, dejando como único argumento convincente el recurso al improperio y la violencia. Por lo demás, evidentemente Protágoras, a quien se le puede considerar el precursor de la hodierna intelectualidad pop, no hablaba del todo en serio, visto que con él se profesionaliza por primera vez la filosofía. A saber, se ganaba vida y lujo discutiendo en el ágora y, sobre todo, como logógrafo, es decir, escritor de alegatos jurídicos por encargo.

En fin, habiéndome percatado de que Armengol, sofista pero polemista nato él también, pertenecía a la grey de Protágoras, redacté enseguida una réplica y se la envié a la redacción
Encuentro en la Red. Me la rechazaron a vuelta de correo con el auténticamente protagórico argumento de que el tema no estaba "abierto a debate".

Si bien, como es sabido, no absolutizo el diálogo, para el cual hacen falta siempre dos dispuestos a oír al interlocutor y, en política, a hacer concesiones, aquel "raspe" no fue mi primer choque sino apenas mi primer desengaño con una AECC que, por un lado, insiste hasta la saciedad en el diálogo de sordos con el Palacio de la Revolución y, por el otro, yugula hasta la asfixia el intercambio de criterios con un exilio liberal dispuesto a escuchar razones, que en buena ley debería ser su aliado natural.

Para información de mi honorable paisano, antes de asumir desinteresadamente su defensa a capa y espada, resumo en breves palabras, actualizada, mi refutación de su desatinado oxímoron. En primer lugar, apelando a la etimología latina,
totus (todo) no admite bis (dos partes). Por tanto, por definición semántica ningún totalitarismo puede ser bipartidista. Y en los casos prácticos conocidos (fascio, nacionalsocialismo, maoísmo, castrismo, etc.) nunca ha sido así.

En segundo lugar, Estados Unidos no sólo es una democracia sino la democracia más antigua y estable del mundo. El hecho, estimable colega, de que haya en ese inmenso país sólo dos partidos de masas no excluye, dentro y fuera de ellos, la existencia de todas las tendencias del espectro político inherente a las inestables democracias parlamentarias eurooccidentales, desde reformistas, ecologistas, defensores de los animales y utopistas de todos los matices, pasando por los integristas de la Nation of Islam hasta la farándula progre de Hollywood y los lobbies étnicos, gremiales y genéricos a nivel estadual y federal.

(Todos ellos ríos y arroyuelos políticos subsumibles en una dualidad conservador-liberal que, en la democracia presidencial americana, favorece el diálogo y la permanente negociación intra- e interpartidista en aras del Bien Común. En vez de fomentar cada vez más dogmas sectarios que,
en las democracias parlamentarias europeas, suelen transformar las cámaras legislativas en manicomios doctrinarios donde, como en una bolsa de valores, se renegocia a diario la voluntad popular emitida en las urnas.)

Admirable y poderoso, por ejemplo, el lobby cubano, cuyos representantes, senadores, secretarios de Estado y demás funcionarios son los únicos que realmente representan a "nuestro pueblo" a ambos lados del estrecho de La Florida. En la Unión Europea, por ejemplo, nunca ha habido nada similar. Por cierto, en España no parece que la tendencia al bipartidismo, acentuada en los últimos comicios parlamentarios, moleste a nadie más que a las menguadas huestes de Llamazares (escuchen cómo lo trajinan en el vídeo de abajo) y a los regionalsocialistas más recalcitrantes).



Se va al fin con mal viento al museo de los microsaurios zurdos ese impresentable becario vicarial de Fidel Castro en el reino de taifas administrado por el inefable Mr. Bean de las zetas donde van y donde no van. Zapatero, claro. En Alemania gobierna una Gran Coalición, y la desprestigiada clase política italiana busca a la desesperada un modelo esencialmente bipartidista que saque al país de Garibaldi de la permanente inestabilidad institucional que hace poco se llevó también a Prodi, esa engañosa, efímera esperanza de la olla de grillos del centro-izquierda. La Unión, su ingobernable coalición gubernamental, se marchitó irremozablemente el pasado 24 de enero.

Además, aquí en la Vieja Europa simplemente no tenemos lobbies, ni de nativos ni de exiliados, que defiendan al inmigrante cubano. Nos quieren mucho eso sí, pero nos discriminan laboral, social y políticamente. Y, argumento culinario de peso para preferir al universalmente aborrecido
Melting Pot, ya hace rato que los pollos de Kentucky llegaron a las mesas de los cubanos de a pie y, por ejemplo, los chorizos de la solidaria Madrastra Patria todavía brillan por su prolongada ausencia entre los ávidos dientes insulares. ¿Será que tienen ellos también patente gringa?

En tercer lugar, si da lo mismo que gobierne un presidente demócrata o republicano, ¿a qué viene tanta obsesión por ver instalado en la Casa Blanca a un Barak o a una Hillary, en vez de un John? Por cierto, McCain, quien para los que la piensan como el sería --gracias a la lamentable circunstancia de haber sido interrogado en Vietnam por un ministro de Educación Superior castrista de apellido Vecino Alegret-- la opción más deseable, ahora mismo supera en las encuestas a sus dos rivales, aperreadísimos entre sí y cada día más desacreditados.

A punto estuvo el republicano de postularse por los demócratas y, de hecho, le urge la compañía de un vicepresidente más conservador que él para ser el favorito de la mayoría de los votantes. En cuanto a Bush junior, hombre, Alejandro, dentro de menos de un año estará de vuelta en su rancho tejano cargado de méritos: unos 60 meses de crecimiento económico sostenido y altos índices de empleo; una reelección más incuestionable que la elección; la mayoría demócrata, mansa como una chiva díscola en el Congreso; el protocolo de Kyoto, aceptado sin necesidad de cumplirlo más que otros países firmantes; estadistas de los cinco continentes comiéndose las uñas entre el malo conocido y el bueno por conocer...

El terrorismo islámico, sin haberse vuelto a apuntar una en suelo norteamericano desde el 11/9; la guerra de Irak, en su mejor momento para el US-Army (el clérigo rebelde Múqtada al Sadr, súbitamente patriotizado, acaba de decepcionar a la progresía occidental arrojando la toalla resistencial); Corea del Norte e Irán, neutralizados sin guerras; el Plan Colombia, coronado por rotundo éxito; el socialismo del siglo XXI en Sudamérica, boqueando en su pecera tardotercermundista; el chavismo, aportándole al Imperio (mayormente a La Florida) alrededor de 19 mil millones de dólares al año y un flujo creciente de mano de obra de alta calificación y fiabilidad política, aparte de un suministro garantizado de petróleo; el castrismo, chochando por primera vez sin liderazgo carismático, contra reloj biológico y con la juventud, fiel a la máxima martiana de que "el deber de un hombre está allí donde es más útil", a saber, más que nunca antes de cara al Norte "revuelto y brutal que nos desprecia"...

Y paradójicamente el archineocón Bush, el "pato cojo" de la Casa Blanca, acaba de poner en marcha la mayor reforma financiera en Estados Unidos después del crac del 29, habilitando a la Reserva Federal para inspeccionar y sancionar a los consorcios que se pasen de listos en el rejuego mercantil. Como para dejar patidifusos a sus críticos más acérrimos de la izquierda antisistema occidental. ¡Ay, qué dolor, que dolor, qué pena!

Por último, querido Armengol, si la Yuma fuese en efecto, como pregonas, un "totalitarismo bipartidista", lo más probable es que en vez de estar escribiendo desde Estados Unidos en un blog adscrito al Nuevo Herald, no estuvieses
tiempo ha echando pestes a diestra y siniestra contra el establecimiento anglosajón protestante masculino. Caso de haber sobrevivido, estarías grafiteando las paredes de una celda tapiada de Alcatraz o, en el exilio peninsular, figurarías en el consejo de redacción de Encuentro.

Puesto que eres titular de un blog que --prueba de respeto por opiniones que, aunque no comparto ni mucho ni poco, me parecen muy bien redactadas-- leo con cierta asiduidad para tomarle el pulso al exilio ultramoderado miamense, te extiendo aquí un convite colegial a sostener un debate, a rajatabla pero cordial y respetuoso, que sería imposible en
Encuentro en la Red. Al mismo tiempo, felicito al consejo de redacción de ese portal zapaterista por haber tomado la encomiable decisión de volver a darte cabida en sus páginas.

Te lo has merecido con creces. Fue una atroz injusticia prescindir de tus encuentrocompatibles elucubraciones contra el llamado "exilio duro o histórico" y el establecimiento "totalitario bipartidista" yanqui con tal de librarse de las de tipos tan poco razonables y menos políticamente correctos de la calaña de este frustrado Abicú. Este que está aquí, Jorge A. Pomar, si fuese presidente de la AECC, por nada del mundo admitiría entre mis colaboradores a un checherecú tan imperfecto: enojaría demasiado a los patrocinadores, a riesgo de que esa veleidosa caterva financiera neoprogresista cierre el siempre receloso grifo de las subvenciones a cuchillos para su rancia garganta burguesa.

En fin, saludo tu inesperada reincorporación al selecto piquete annabellino y albergo la loca esperanza de que no sea más que el comienzo de un saludable "proceso de rectificación de errores y tendencias negativas" o, como le llaman ahora bajo la égida parcial del Hermanísimo, de "eliminación de excesivas regulaciones y prohibiciones".

Parece que por fin, para gaudio del Abicú y sus congéneres blogosféricos, van a dejar de "embarajar la talla", o de "marear la perdiz", como se dice en España. Al cabo, con tu retorno al redil gano yo también una nariz de Pinocho --no la tuya, por favor, Armengol, no me malinterpretes-- por donde zarandear de cuando en vez a la máxima congregación de estrellas literarias y burocrático-administrativas de la Diáspora.

Ya me estaba aburriendo porque, como solía decirme un presidiario viejo de Ariza que mantenía cariñosamente tapado un "bucán" (lata de heces fecales, orina, semén y otras sustancias nauseabundas) para arrojárselo a su eterno rival tan pronto lo viera pasar frente a la reja de nuestra celda, a falta de un amor --que no es mi caso-- hace falta contar con un perverso enemigo siempre al acecho para soportar los cautiverios prolongados. A mi me está pasando algo parecido con la AECC en este aperreado, interminable exilio colonés.

Empero, como ves, Armengol, aunque abunda aquí la mala leche abicueril y, sinceramente, no te envidio para nada el feliz reencuentro con Encuentro, la cosa no es ni atrás ni alante contigo.
Mis objeciones a tu quehacer periodístico atañen únicamente a tu insistencia en darles lecciones de democracia a los pioneros de ese sistema político.

Por más que me esfuerce, no logro explicarme cómo es que no entiendes que en ese difícil campo del saber colectivo los cubanos no estamos en condiciones de aconsejar ni siquiera a España, lo cual no es poca incompetencia. Con todo, insisto: perdón por servirme de pretexto, como hijo pródigo que de pronto te has vuelto, para arremeter contra tus avaros patrones.


En puridad, ni siquiera es nada personal contra la plantilla de la AECC que, para mi consuelo en el desconsuelo exiliar, parece resuelta a quitarse su antifaz de "entrañable intransparencia". En verdad, en cada ocasión me tomo el cuidado de afinar la puntería para que la parte de más buqué del añejado contenido de mis amorosos bucanes embarre más bien la fachada dal edificio de Infanta Mercedes 43 que a sus agazapados titulares y adláteres.

Aunque si por ventura, cumpliendo algún nuevo ukase de quienes pueden dictárselos por confidencial control remoto, osan volver a alzar su roñosa cabeza de sicofantes, juro por todo el panteón yoruba que no le garantizo nada a nadie. Por lo demás, Dios me libre de tus iras, hermano Armengol. Pavor inspiras con esa facha de colérico Zeus tonante que te gastas en la portada de tu combativo blog...

17 comments:

PolO said...

Eso del "Bucàn" me inspirò.
¿ Què tal conectar un bucàn a un ventilador turbo y ponerle en la mira del cañòn un singaòmetro ?
Tremenda demanda va a tener el invento.

Anonymous said...

Hola Pomar:
Espero hayas pasado buenas vacaciones yo mismo viajo mañana a Islas Mauricio. Te tengo una pregunta que, no tiene que ver con tu articulo resulta que entre al blog de la "unidad militar" yoandri8780, donde un tal guayabero pone estadisticas criminales de diferentes paises, entre ellas Alemania no se a que crimenes se refiere pues la cifra es mas de 6 millones, es cierto esto?. Yo creo que este comentarista se referira a todo tipo de delito, aunque me parece algo exagerada, asi tambien como las cifras que da de Finlandia y Dinamarca.

Anonymous said...

Je, je, me güta tu emperre con los cabronazos oscurantistas de Encuentro
Macabeo

Anonymous said...

muy bueno, muy bueno. Ahora a esperar la respuesta que sé que van a darte, colmada de argumentos contundentes que demostrarán fehacientemente que mientes miserable y que Encuentro brilla y dá esplendor y no es ningun agujero negro.
Un saludo
Tenia la Guerrillera

Agustin Farinas said...

Jorge,
todavia estoy por leer algun post contundente de Armengol en contra sobre la tirania castrista. Sus articulos son siempre ataques vitriolicos sobre Perez Roura o la Ninoska Perez, or el exilio de Miami tan intolerante, o la Maffia de Miami, etc. Cualquiera que lee sus articulos diria que la tirania esta en Hialeah y no a 90 millas mas para abajo. Armengol airado la emprende contra Bush, contra USA,
contra el exilio, contra cualquiera que luche contra el castrismo, pero el no habla una palabra en contra del regimen de Cuba. Cuando lo hace, es para hacerle apologias somniferas y optimistas predicciones de supuestos cambios bien intencionados, pero no como quieren los de Miami, segun el. Hasta en Julio del 2006 la emprendio contra Jose Marti. Y para colmo, en un articulo del 2007, se autodeclaro enemigo de la cocina cubana, la cual segun el, es horrible y la desprecia. Pues con estos truenos no han quien duerma, Abicu!

Anonymous said...

Distinguido Abicú: No espere respuesta de ese profesional del odio que se llama Alejandro Armengól, a él no le interesa debatir, no podría, no tendría argumentos pues sus artículos, en general, son puro "cut and paste", puros plagios dignos de ser descubiertos por el más grande "detective anti-plagio" de la cultura cubana Desiderio, "El Sabio".
Saludos desde Nueva York y sepa que le leo con gran placer.

Anonymous said...

yo también
Armando

Anonymous said...

armengol es un miserable, un cobardón, y la bruja de encuentro es una rapiñera, que vendía tabacos y carteras que le mandaba Cuba, para negociar en España... eso de exiliada que se lo cuente a otro

Anonymous said...

No me convences. Ya te he dicho otras veces que eres un mal halagador. ¿No te es mejor decirle claramente al Armengol ese lo que lo desprecias? ¡Si eso lo ve hasta un ciego, asere! Y es verdad que los de ECC tienen derecho a "bloquearte", yo sólo te avisé que lo habían hecho, esperando que tú no pagaras a la tal A. Rodríguez con la misma moneda para seguir la fajatela entre ustedes sin perder detalle, que es lo mejor que se lee en blogs y otras publicaciones digitales, después de ´El tono de la voz"

Anonymous said...

Armengol... pero no han visto la foto?. Parece una rata transgénica sacando solapadamente la cabeza de un latón de basura, tratando de ubicar su próxima víctima. Pero ese look, definitivamente, a él le parece inteligente...

Anonymous said...

patetico, patetico, 'reflexiones del compañero Pomar'. hay que leerlas en varios dias, empiezan hablando de una cxosa y terminan con otra, sin hilo comun, mal redactado, soflamas sin pruebas, sin lógica siquiera. y ya lo de la brujeria es el colmo de la estupidez. lamento tu accidente, pero achacarlo a los de la AECC es la muestra mas clara de que tui cabecita anda muy mal, muy mal. ve al psiquiatra, chico. eso se cura. no dejes de tomar la medicina. ah, y recuerda que algo parecido a lo tuyo lo hacia antes otro loquito, el tal carlos wostkow, que ahora anda alicaido, acusado por todos como seguroso. yo sé que tu no eres seguroso, pero sí un mentecato

Anonymous said...

Socio, si no te gusta el blog y te parece patético, no lloriquees más y sencillamente vete a otro lado o sos masoquista?
PAMQPC
Partei Antiplañidero Militante Que te den por C.

Max de Robespierre said...

Estimado Abicü:
Muy bueno tu artículo y tu inteligente análisis. Soy asiduo lector de Encuentro pero noto esas cosas raras a las que te refieres. A veces dejan algún artículo por días, en un lugar visible para fácil acceso, y otros los borran al momento. Para leer los comentarios sobre el reciente artïculo de Duanel Díaz tengo que ir a "publicaciones anteriores" porque lo desaparecieron al momento.
Lo de Armengol es totalmente cierto. Lo leía con interés y me parecía que adoptaba posiciones políticas muy moderadas y a veces lógicas; igual me pasaba con el Sr Edmundo García, a quién él nombra muy a menudo, moderado y honesto hasta que se convirtió en Inmundo García, ahora dialoguero y miembro de la tropa de Aruca y Max Lesnik; creo que Armengol es de esa estirpe. No se puede ser tan crítico de una sola parte (criticable, es cierto, el exilio intransigente de Miami), pero a veces hay que tocar, aunque sea con el pétalo de una rosa al TOTALITARIO MONO PARTIDISTA de nuestra Isla, cosa que Armengol casi no realiza.

Saludos

Max de Robespierre

Anonymous said...

Una verguenza que Encuentro no sea mas transparente. Con el chitón da la razón al abiku y a los otros críticos que tiene. Algo debe andar raro o mal cuando deja lo turbio a la vista de todos y tozudamente sin aclarar.
A. J. Valle

Anonymous said...

Risible y maníqueos los Links sin más de ContraEncuentro
xxx

Anonymous said...

buen Blog

Anonymous said...

Pomar por favor no repitas las vulgaridades que imbéciles en tu contra aquí te escriben. Tus textos mejor que hagan referencia pero sin citar textualmente, que te degradas, toca poco esas heces contaminantes
T.V.