Wednesday, 16 September 2009

Un Papá Montero metido en camisa de once varas

¿En qué se asemejaba el comandante Juan Almeida al revolucionario de a pie?

Por Jorge A. Pomar, Colonia

El domingo pasado la poetisa exiliada Belkis Kusa Malé, a quien nadie conoce por dorar píldoras castristas, contó las peripecias de su fugaz encuentro con el recién inhumado Comandante de la Revolución. En el post "En este parque, con Juan Almeida: mi primer diseño", la autora nos narra el para ella inusual, inesperado contacto por encargo con el costado humano y musical del difunto.

Sin inventarse afectos ni rencores retrospectivos, nos confiesa sus dos motivos para recelar un rechazo: por un lado, su condición de primeriza en diseño de cubiertas discográficas (de eso se trataba); por el otro, el temor de que Almeida se hubiese enterado del rollo ideológico en que andaba liado el poeta Heberto Padilla, su marido. Nunca llegó a saberlo a ciencia cierta. Añade Belkis el significativo detalle referencial de que en cierta ocasión Almeida se había negado a torturar. Faceta halagüeña, a la vez que verosímil, del discreto personaje...

"Lo cortés ---alega Belkis-- no quita lo valiente". Nunca mejor citado el aforismo, porque, si bien en muy variadas proporciones, el Bien se codea con el Mal en todos los seres humanos. Somos complejos, contradictorios y, por lo general, congénitamente más propensos a la maldad que a la bondad, igual que mi pérfido Otro Yo. Tanto o más que del genoma, el carácter y la conducta del ser humano son hijos del libre juego de las circunstancias. Valga la perogrullada...

El maniqueo epitafio oficial quiere presentar al joven Almeida como un "modesto albañil" habanero. Por contra, desde el exilio fuentes creíbles de la época lo recuerdan varias veces encartado como un torpe aprendiz de carterista de los bajos fondos capitalinos. Criado parcialmente en un solar del turbulento barrio capitalino de Jesús María, este Abicú da fe de que en tales ambientes ganarse la vida con el sudor de su frente no solía reñir con hacerlo a costa de la propiedad ajena.

"Cada ladrón --me sopla al oído mi insidioso Alter Ego-- roba desde su posición. En todo caso, un golpe de azar hizo que aquel buscón inculto y marginal se cruzara en el camino de un blanco culto, de cuna rica y marginador por entonces marginado en la capital: el pichón de terrateniente fraudulento, abogado y "tiratiros" (Eddy Chibás dijo) Fidel Alejandro Castro Ruz. A la sazón, gánster político profesional sin cuadrilla propia, el Magno Paciente ya había sido fichado más de una vez por el mismo porte y uso de armas de fuego que a la vuelta de unos pocos años le permitiría apoderarse a perpetuidad de las arcas públicas tras desvalijar a su clase social primero y a todas las demás después...

Para desacreditar a Fidel, allí donde la hagiografía oficial lo vende como un héroe aquilíneo, un guerrero temerario acostumbrado a desafiar la muerte a diario por el bien del prójimo, sus detractores lo pintan como un Odiseo mañoso, destacando
invariablemente el sinuoso, rufianescco modus operandi con que aventajaba a sus víctimas desprevenidas en la ciudad. O bien, la habilidad del jefe guerrillero de la Sierra Maestra para usar a sus hombres como carne cañón y quedarse él a buen recaudo.

Pero cualquiera se quite las gafas hollywoodenses ha de admitir sin falta que tales tácticas de supervivencia forman parte del código mafioso en la vida real, la primera, y de los reputados manuales de guerra de todos los tiempos. Napoleón no se quedó en Waterloo para inmolarse junto a sus bravos soldados.
El "Guerrillero Heroico" se rindió vergonzosamente a sus captores en la Quebrada del Yuro. Como en el ajedrez, el deber del rey es sobrevivir a todos los desastres...

Aunque muchos involucrados aún no lo quieran admitir, el grueso de aquellos revolucionarios, en vez de jóvenes altruistas dispuestos al martirio, eran pistoleros profesionales. Los más nobles, destinados a morir jóvenes al estilo del Aquiles homérico, no sobrevivieron para contar sus hazañas, desenlace incluido en los cálculos de su astuto jefe.

El Comandantes de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez traficaba antes con drogas; su homólogo Guillermo García Frías era originalmente un cuatrero famoso en las montañas de Oriente; y la mayoría de los asaltantes del 13 de marzo del 57. ¿Cuán estudiantes podían ser unos jóvenes capaces de asaltar un palacios fortificado con granadas, subametralladoras Thomson y bazookas, a bordo de un camión de lavandería, o sea, al mejor estilo del Chicago hollywoodense de la época de Alcapone?

Los combatientes del llano, que a diferencia de los del monte no tenían escapatoria, mataron al jefe policial Salas Cañizares en
la Embajada de Haití, disparándole por debajo del chaleco antibalas desde una alcantarilla. Siguiendo el mismo estilo del hampa, acribillaron a balazos a la salida del elevador del Montmartre al coronel Blanco Rico, jefe del Buró de Represión de Actividades Comunistas (BRAC). Al efecto, se valieron de la jugarreta de telefonear al cabaret para anunciarle que el hijo acababa de sufrir un accidente de extrema gravedad.

Comparado, por ejemplo, con el también mulato Juan Pedro Carbó Serviá, quien estuvo matriculado durante la friolera de 11 años en el primer curso de la Facultad de Veterinaria, así como con los otros tres "mártires de Humboldt #7, Almeida era un santo de altar catedralicio. Con la circunstancia atenuante de ser tan pobre como el que más en aquella época, que no era el caso de aquellos...




En todo caso, no cabe duda de que era el criminal más inocuo entre la gloriosa camorra antibatistiana que al final se alzaría hasta la fecha con el poder absoluto. De no haber sido reclutado como soldado de fortuna por aquel pichón de terrrateniente megalómano y brutal, con algo de suerte y tesón este 11 de septiembre el maestro de obras y/o compositor popular Almeida, hijo de Changó, habría muerto feliz. Acaso con una sonrisa zumbona, de "canalla rumbero", en los gruesos labios entreabiertos. Cual genuino Papá Montero, rodeado de su numerosa prole; llorado a moco tendido entre repiqueteos de tambores luctuosos por una viuda seria en la funeraria y varias alegres en diversas cuarterías de Centro Habana.

Amén de por algún que otro hijo descarriado desde una celda colectiva del temible Castillo del Príncipe en el Vedado. En vez de velado en cuarentena como un leproso, expuesto en efigie en esos velorios ficticios y escoltado con armón y fanfarria hasta su última morada, habría sido llevado en andas al cementerio de Colón por un séquito de deudos al son de un rumbón. Como en el entierro del mítico personaje de la famosa rumba de Eliseo Grenet en el videoclip de arriba.

Ahí están, machacados hasta la saciedad, tanto el Programa del Moncada como los dogmas axiales del castrismo en el poder. La línea delgada que separa a uno de otro es la misma que separa hoy el populismo de un Domingo Perón o un Lázaro Cárdenas del de Hugo Chávez y Evo Morales. Resumiendo: El maleficio originario que a la postre condujo a la actual depauperación moral y física a la otrora próspera Isla de Cuba enchumba sus raíces en la demagogia de las élites tribunicias e intelectuales de la Segunda República.

Sin ellos, sus discursos, ponencias, lecciones y panfletos, jamás habrían surgido ni un Fidel Castro ni un Juan Almeida habrían sido jamás lo que fueron. De ahí la utilidad de distinguir, como acaba de hacer nuestra dilecta Belkis, matices en los claroscuros de la biografía de ese hijo de vecina metido en camisa de once varas, como casi todos nosotros...

A la sazón, el rudimentario bagaje teórico de Almeida se reducía a un precario adoctrinamiento juvenil como militante --o simpatizante-- del Partido Ortodoxo, otro vivero de demagogos profesionales. "En el principio fue el verbo", se lee en la Biblia...

En cuanto al joven abogado Fidel, acusado en vano de haber asesinado en el 48 al líder estudiantil Manolo Castro, su rival, y al guarda jurado universitario Oscar Fernández (sobrevivió a los disparos apenas el tiempo necesario para denunciar a su asesino con pelos y señales), a corta o larga habría llegado a ocupar un escaño en el Capitolio.

O incluso, legalmente la poltrona presidencial, pues no cabe duda de que le sobraba talento, cultura política, osadía y voluntad de poder. Visto a la luz de la indescriptible ingenuidad e ineptitud demostrada desde el asalto al Moncada hasta la fecha por la casi totalidad más uno de los políticos auténticos, ortodoxos, pesepistas, etc., es más que obvio que, potencialmente, estaba fuera de grupo entre la clase política de la época.

Quien ponga en duda lo especulado hasta aquí ha de empezar por preguntarse por obra de qué otro prodigio, si no los del ambiente, un falso imaginario nacional de factura intelectual y el contagio extático, millones de cubanos de todos los estratos y colores trocaron tan a la ligera sus destinos a partir de la apoteosis revolucionaria aquella fatídica Noche Vieja del 58.

Dura, por cierto, hasta el sol de hoy. Contra toda evidencia, aún se alzan no pocas voces opositoras que, por ejemplo, no se detienen un momento a reflexionar acerca de su coincidencia con la historiografía oficial respecto a aquella infantil consigna de "Vergüenza contra dinero" con que opulento Eduardo Chibás arremetía contra la corrupción de los gobiernos auténticos de Grau San Martín y Prío Socarrás.

Ello a pesar de que el segundo, depuesto por Batista el 10 de marzo del 52 so pretexto --entre otras menudencias como su de todos conocida afición a las drogas fuertes-- so pretexto del espectacular apogeo del matonismo heredado de su antecesor, desembarcó triunfalmente en La Habana en enero del 59 y Fidel lo despachó de vuelta a Miami sin la recompensa esperada pero igual sin achacarle los desfalcos y desmanes denunciados por el líder suicida de los ortodoxos. El primero, acusado por Chibás y otros furibundos tribunos de cuanta fechoría pueda cometer un mandatario en este mundo, falleció discretamente en su residencia de Miramar ocho años después sin ser rozado ni con el pétalo de una rosa.

Sin duda, a causa de complicidades delictivas ninguno unos y otros tenían sobrados motivos para no destapar cajas de Pandora: aquéllos porque pronto perdieron interés en reclamar méritos en una guerra que empezaba a dejar a los de su clase con una mano alante y la otra atrás; éstos, a fin de evitar controversias contraproducentes capaces de poner en tela de juicio su primacía absoluta en una lucha más bien decidida por la movilización de la sociedad civil, el cambio de actitud de Eisenhower y el putsch del vacilante general Cantillo en La Habana. Lo que no está nada claro para todos es el papel de jugado en aquellos sucesos por la voluble intelectualidad republicana.

Como bien señala en su ensayo "El silencio de los carneros" el ensayista Roberto Luque Escalona, mi apreciada némesis caucasiana en las filas opositoras--, los escritores prerrevolucionarios no se arriesgaron ni mucho ni poco durante la drolática contienda. Empero, precisa mi belicoso Alter Ego, al cargar sistemática- e hiperbólicamente las tintas contra la República, aportaron al castrismo una invaluable ilustración jacobina lista para el consumo masivo. En efecto, obran en nuestro poder los elocuentes fascículos mensuales con las conferencias y simulacros de debates radiofónicos de la Universidad del Aire. Concretamente, las transmitidas cada domingo en el horario estelar desde los estudios de CMQ durante el año del golpe militar.

Jorge Mañach, el renombrado director de la Universidad del Aire, y otros ponentes ilustres legitiman ya desde aquel marzo incruento la opción violenta en contra de la tesis sobre la viabilidad de una salida electoral pactada, dramáticamente defendida en solitario por el viejo diplomático Cosme de Torriente. En esas páginas de la Editorial Lex, no por casualidad la misma que contaría después en un sensiblero folleto de tirada masiva minuto a minuto, hora a hora, día a día..., el tiempo que llevaba --"cruelmente", como se aprecia en esa foto donde viste traje a la medida junto a su primogénito de visita-- aislado el jefe del M-26-07 en un calabozo de Isla de Pinos.

Nada distinto se reportaba en
Bohemia y Carteles, los semanarios ilustrados de mayor circulación en la Isla. Pero en aquellas doctas ponencias de la Universidad del Aire ya estaban en nuez, machacados hasta la saciedad, tanto el Programa del Moncada como los dogmas axiales de los futuros guerrilleros en el poder. Sin ellos, sus discursos, conferencias, lecciones y panfletos, que marcaban la pauta a seguir en toda la Isla, difícilmente Fidel Castro y menos todavía Juan Almeida habrían llegado jamás a pensar y ser lo que fueron. En resumen, aquellos polvos cultos trajeron estos lodos grotescos...

Por eso, con ánimo de ofender a todo el que sienta aludido pero en bien de su perturbado equilibrio psíquico, concluyo que el increíble pero cierto historial del albañil carterista Juan Almeida Bosque no es más que un calco agigantado del de millones de cubanos de a pie que hoy se sienten defraudados por el Leviatán dibujado sobre papel de imprenta por demagogos intelectuales de la Generación del Centenario, financiado a sabiendas en su fase homuncular de manera suicida por las frívolas "clases vivas" y amasado hasta su desmesura actual por el populacho. [Cuadro,
Funeral de Papá Montero, obra de Carreño.]

He ahí en síntesis el juego sucio ganado con ayuda de casi todos nosotros por el astuto Magno Paciente. He ahí también la utilidad de distinguir, como acaba de hacer nuestra dilecta Belkis en el objetivo relato de marras, matices en los claroscuros de la biografía de ese Papá Montero en ciernes metido con éxito en camisa de once varas. Igual que casi todos nosotros para nuestra desgracia, por causa tanto de nuestra bondad como de nuestra maldad.

Este Muerto Grande septembrino se asemejaba mucho más de lo que se suele creer al revolucionario de a pie de ayer y hoy. De hecho, buena parte del inmenso botín incautado a la "gusanera" fugitiva se empleó en comprar la lealtad de "nuestro pueblo". A lo sumo, cuestión de niveles. De ahí el valor simbólico que atribuía el sagaz Magno Paciente a aquella parca silueta oscura, con remordimientos pero siempre fiel, junto al trono...

42 comments:

Lazaro Gonzalez said...

Nunca habia visto la rumba de Papa Montero. Brillante texto en prosa e ideas que comparto.

Reflexiones de Chocolatico Pérez said...

Un viaje a las raíces del problema o donde El Abicú Liberal se bota de historiador, para los que saben y para los que tienen mucho que aprender...

Jorge A. Pomar said...

Gracias, Lázaro y Chocolatico. A la verdad, ni presumo de historiador ni poseo un concepto elevado del oficio. Para mí, que ni siquiera inventé el concepto siguiente, la "historia" es un conjunto de ficciones, una violentísima abstracción reductiva de la vida real durante un pasado imposible de abarcar en toda su infinita extensión y complejidad. Como tal, distorsiona forzosamente la realidad narrada, clasificando como género literario.

Por lo general, es siempre una versión sesgada, o sea, interpretada y contada en interés de élites en el poder o en la oposición. Su cometido consiste en adoctrinar a las nuevas generaciones según una añeja matriz escolar: encantadora maestra de monolingüe asegurándoles a sus alumnos del primer grado de la primaria que "el español es la lengua más rica del mundo".

No es que en el fondo yo pretenda algo distinto. Sería aspirar a un imposible. Parto de un punto de vista interesado pero desde una perspectiva estrictamente individual. Nadie me paga y, a la edad que tengo, cuanto puedo esperar del futuro se lo voy descontando a diario, avaramente, de la factura exiliar en clave hedonista.

En última instancia, todos los que cuestionamos de algún modo la historiografía oficial y/o profesional somos cronistas de la historia.

Si les digo que en el 91 no me descarté por la disidencia debido a causas estomacales sino tras una laboriosa reflexión historiográfica, les juro que no miento: yo lo pasaba bastante bien en Cuba. En ese sentido, ahora me regodeo placenteramente en "descontruir" ciertos tenaces mitos comunes a tirios y troyanos entre nosotros.

Por ejemplo, si oigo decir algo así como que "Martí era un hombre desgarrado entre la lealtad a la tierra donde nació y la lealtad a la tierra de sus padres", colijo (1)Que justo por esa razón tal vez no fuera él la persona más adecuada para mandar a morir a los criollos en nombre de la libertad de Cuba. (2) Que el único sofisma a disposición del "Apóstol" para cuadrar ese círculo mitológico consistía en afirmar testamentariamente aquello de "Todo cuanto he hecho hasta es para eso...". O sea, para evitar que Estados Unidos se apoderara de América del Sur "con esa fuerza más" que le daría la posesión de la Isla. Y luego viene aquello del "silencio que ha tenido que ser". (3) Si todo es cierto, entonces Fidel Castro no sólo estaba en su derecho a elegir a Martí como "autor intelectual del asalto al Moncada", sino también a forzar a a sus contemporáneos a sacrificarse en aras de ese destino manifiesto mediante el aparato de la Seguridad del Estado.

Una herejía imperdonable que, como bien saben ustedes y padezco yo, no granjea muchas simpatías exiliares. Pero, en fin, no se es abicú en vano...

Saludos a ambos,

El Abicú

c said...

Te refieres muy bien a algo clave de la mentalidad de los intelectuales entre el fin de la guerra y el fin de la república, o sea, la idealización tenaz de Martí. Ese error capital unido al eurocentrismo propio de todos los latinoamericanos que "valieran algo" en el campo del saber que tan caro ha costado a la larga por cultivar el odio a lo norteamericano, como si fuera una virtud ese desprecio, arrastró a la inmensa mayoría de esa intelectualidad a posiciones radicales y comunistas, afines a cuanta modalidad llegara de Europa, siempre por la izquierda. Tantos Mellas, Villenas y similares fueron el fruto de mirar desde el principio a Martí y a USA torcidamente.
Gracias, Pomar.

Cristina García said...

El comentario anterior es mío. Saludos.

Anonymous said...

Amigos del Blog,
Analicemos dos noticias de hoy sobre el “Concierto Blanco” de Juanes y sus amigos.

…LA HABANA, Cuba, 16 de septiembre (Jaime Leygonier / http://www.cubanet.org) - La Policía Nacional Revolucionaria inició un operativo para garantizar el orden en el concierto de Juanes el próximo domingo 20 de septiembre.
Los jefes de sector tienen instrucciones de citar o visitar a los individuos con antecedentes penales y desafectos a la revolución, para prohibirles asistir al concierto.
El operativo incluye que los citados firmen “actas de advertencia” comprometiéndose a no asistir a la Plaza ese día, ni alterar el orden, bajo amenaza de ser procesados por peligrosidad social, y condenados a prisión de 1 a 4 años.
Se prevé también el arresto preventivo de los individuos considerados problemáticos….
Hasta aqui esta esperada “blancura”.
Veamos la otra:
…”El concierto del cantante colombiano Juanes en La Habana el próximo domingo muestra que el mundo aboga por “un cambio” en la relación entre Estados Unidos y Cuba y apoya el fin del embargo de casi medio siglo contra la Isla, aseguró este miércoles el canciller cubano, Bruno Rodríguez, informó la AFP.
El evento “es un reflejo de la opinión pública internacional que se pronuncia por un cambio en la relación entre Estados Unidos y Cuba, una manifestación a favor de la paz”, porque “el boqueo es un acto de guerra económica”, dijo en rueda de prensa el canciller”…
Estan al tanto Juanes y sus amigos de la represión y politización obvia del Concierto?
Pienso que si. Nadie puede ser tan ingenuo.
Entonces, una vez mas, quienes politizan en grado superlativo, carcelario e internacional a esta “blanca” iniciativa?
Aceptar cantar para un público de antemano reprimido y para convertirse en bandera unilateral de un diferendo es ser cómplice de una inequidad. Aunque los cubanos de la isla en su mayoría las acepten, desconozcan los manejos y callen.

Anonymous said...

Sí, las declaraciones del canciller cubano son:
En Cuba no hay paz debido al embargo, Juanes y su coletilla van a cantar por la paz, ergo, van a protestar contra el embargo.

Anonymous said...

correo en relacion al premio Principe de Asturias a la Concordia para el Dr. Biscet.
————————————————————————————————

¡Muchas Gracias! y lo volveremos a intentar.

Desde la Plataforma Biscet le informamos que el PREMIO PRINCIPE DE ASTURIAS a la CONCORDIA 2009 ha recaídola en la Ciudad de Berlín en honor a la conmemoración de los 20 años de la caída del Muro de Berlín.

Queremos agradecer una vez su apoyo a la Candidatura del Dr. Óscar Elías Biscet. Aunque la Ciudad de Berlin es un buen candidato, entendemos que hubiera sido mejor prestar más atención a la Candidatura del Dr. Biscet y contribuir a derribar el terrible “muro” que supone la dictadura cubana…

Lejos de desanimarnos, los miembros de la Plataforma Biscet seguiremos en nuestro empeño de dar a conocer en todo el mundo a este gran hombre. Nuestro equipo ha elaborado la presentación que puede ver en los singuientes links:

español: http://www.plataformabiscet.or.....spanol.pps

con el fin de destacar la estatura moral y la entrega a la defensa de la libertad y de la vida humana de este cubano extraordinario. Dicha presentación ha sido traducida a varios idiomas. Esperamos y deseamos que llegue a todo hombre y lugar por lejano que esté para sonrojo y vergüenza del régimen castrista que humilla, tortura y aniquila la vida de sus mejores hijos. Desde Asturias, le agradecemos su inestimable adhesión y le animamos a colaborar con nosotros en su difusión, enviándolo a todos sus contactos e introduciéndolo en el mayor número de países.

Gracias por su apoyo. Un cordial saludo.

Efraín Canella
PLATAFORMA BISCET
Presidente

Manuel A.Tellechea said...

Amigo Pomar:

Martí tenía la razón y también Maceo (que compartía el criterio martiano en lo que se refiere a los EE.UU.): los americanos hundieron a Cuba en 1959 y Fidel Castro fue su instrumento.

¿Cómo atribuir a Martí la autoría del desastre nacional que el profetizó y trato de evitar con su muerte?

Hay que ser justos con los muertos o jamás habrá justicia para los vivos.

Jorge A. Pomar said...

Tellechea, yo no atribuyo "la autoría del desastre nacional" a Martí, quien por otro lado tampoco "profetizó" el "desastre nacional" más allá de lo que ocurrió, y sigue ocurriendo en Sudamérica. Sería un error equivalente a creerse a pies juntillas las profecías de Martí, quien labraba su propia imagen de cara a la posteridad.

Incluso Rafael Rojas reconoce el absurdo de fundar una nación a partir de las fantasías de un poeta. En ese sentido, queda claro que la culpa sería de los idólatras martianos.

Si Maceo coincidía con Martí en cuanto a Estados Unidos, era justamente porque él había bebido de las mismas fuentes por conductos ambientales.

El "Titán de Bronce" llegó a detestar a muerte al Apóstol. No por gusto el secretario de Martí, o el general Máximo Gómez en persona, tuvo a bien arrancar la famosa página del "Diario de Campaña" del 95 sobre sonado altercado entre ambos en La Mejorana. Quién sabe qué pestes habrá echado el irritable "Santo de América" sobre su interlocutor.

Lo de tratar de "evitar con su muerte" el desastre no te lo puedo tomar en serio: puro espiritismo martiano. Igual que la estrofa de "Versos sencillos" sobre la tumba con bandera y ramo de flores...

Como todo criollo de primera generación, Martí exageraba hasta el delirio sacrificial la nota patriótica. Un fenómeno ordinario de proyección compensatoria muy bien explicado por el psicoanálisis freudiano, por cierto. Por lo demás, calcado del Nuevo Testamento, donde Cristo se inmola por la humanidad sufriente...

Y eso de que "los americanos hundieron a Cuba en 1959 y Fidel Castro fue su instrumento", permíteme que me ría. Como McKingley en 1898-1902, Roosevelt en el 1933-1940 y ahora mismo Obama, lo que hizo Eisenhower en el 58-59 fue lavarse las manos y dejar caer a Batista para pasara justo lo que le pedían a gritos "nuestro pueblo", las "clases vivas",la intelectualidad republicana y la humanidad entera.

Finalmente, tu uso del gentilicio "americanos" es impropio: en todo caso lo interpreto como una metonimia. Supongo que tomas ahí el todo por la parte, dado que los americanos de carne y hueso jamás se han puesto de acuerdo sobre semejantes bagatelas.

Otrosí, te daría la razón tocante a ese último punto en el sentido de que, en última instancia, tanto la Revolución Cubana como todos los gobiernos de izquierda en América Latina benefician más a ese imperio vergonzante que los regímenes democráticos. Desde luego, trátase de una utilidad indirecta más inconsciente que consciente...

Saludos,

El Abicú

Saludos,

Jorge A. Pomar

PolO said...

¿ Hasta cuàndo Arroz-blanco-Martì va seguir jodiendo ? Coño que esto ya parece una perversiòn sexual, un sadomasoquismo platanero, una tortilla ideològica, un... Le ronca tratar de educar un paìs en las fantasìas etìlicas y decimonònicas de un pichòn de gallego abusado y traumatizado en prisiòn, jejeje.
Mejor le descargo a "Sticky Fingers Almeida", que esa es de estreno para mì.

PolO said...

¿ Hasta cuàndo Arroz-blanco-Martì va seguir jodiendo ? Coño que esto ya parece una perversiòn sexual, un sadomasoquismo platanero, una tortilla ideològica, un... Le ronca tratar de educar un paìs en las fantasìas etìlicas y decimonònicas de un pichòn de gallego abusado y traumatizado en prisiòn, jejeje.
Mejor le descargo a "Sticky Fingers Almeida", que esa es de estreno para mì.

Reflexiones de Chocolatico Pérez said...

He vuelto a releerme el Artículo o Ensayo, por que la verdad es que está interesante y profundo, si esto no es Historia, qué es escribir Historia?

Pomar tu no hablas de ficciones, tu extraes de tu bitácora un montón de hechos que muy pocos dominan o que sólo tu y unos cuantos conocen, tu Alter Ego se dedicaba a fichar todo lo que no se podía decir en tus años de trabajo en el Instituto del Libro...
Pero hay algo que me preocupa de nuestra Historia, tu afirmación de que el Magno Paciente de una forma u otra se encaramaría en la Poltrona Presidencial, es como un fatalismo y coincide casi completamente con la Historia que él mismo se ha cortado a su medida, esto me parece un poco místico, más aún ahpra que se está acercando la hora de la Rebambaramba...

Saludos y gracias por tus artículos. Chocolatico Pérez.

Wammo said...

En ocasiones los carneros hacen silencio. En otras circunstancias se desternillan estrepitosamente con berridos de aprobacion, como hacen los arriba comentantes -- mansos seguidores del miasmal abiculo -- que no importa cual sarta de sandeces este les tire siempre la consideran una sarta mas de perlas del saber, ampliamente merecedora de los mas agradecidos exabruptos ovejunos.

Jajaja. La propuesta de Mañach et al. como autores (o sustentores) intelectuales de la Revu se ajusta perfectamente al nivel historiografico de quien la propone -- y al nivel intelectual de su asiduo rebaño. Pero no importa, basta que la haya propuesto el abiculo pastor.

Y la interpretacion abiculear de la historia no valdra dos quilos, pero su ultimo comentario, donde despotrica contra el Apostol, obviamente ha tocado un fibra que inspira y mueve a sentidos berreos de adulacion a todo lanudo gringofilo que se tropiece con el.

Los gringofilos jamas perdonaran a Marti por su rechazo al Monstruo, por lo que cualquier pretexto para difamarlo es bueno...

Jajaja.

Anonymous said...

Wammo, asere, no te da pena comer tanta jiña? estás de amarrar. Un consejo, pídele a la dirección del hospital dónde metieron "por las buenas" para terminar de reeducar a Pánfilo, que te pongan en la lista de espera para cuando se desocupe su cama.
joderrrrr!

Rocco

Anonymous said...

jaja ja, Wammo, así tan vulgar y tan falto de razones no Wammo a ningun lugar. Contigo Wammo, no Wammo.

X

Anonymous said...

Cuba, 17 de septiembre del 2009

Estimado señor Juanes:
Quienes suscribimos esta carta somos familiares de prisioneros políticos cubanos que sufrimos el dolor de tener a nuestros seres queridos en prisión por sus ideas. La realidad cubana es muchas veces difícil de entender para las personas que no han vivido, ni sufrido la falta de libertad y de derechos.

Le pedimos que, utilizando el escenario que para Ud. y sus acompañantes será preparado en la Plaza de la Revolución este próximo día 20 de septiembre, haga un llamado al gobierno de Cuba para que libere de forma incondicional e inmediata a todos los prisioneros políticos cubanos.

Quedan de ustedes,

1.Alejandrina García de la Riva, esposa de Diosdado González Marrero, 20 años de prisión.
2.Magaly Broche de la Cruz, esposa de Librado Linares García, 20 años de prisión.
3.Elsa González Padrón, esposa de Víctor Rolando Arroyo, 26 años de prisión.
4.Elsa Morejón Hernández, esposa de Oscar Elías Biscet González, 25 años de prisión.
5.Aniley Puentes Varela, esposa de Fidel Suárez Cruz, 20 años de prisión.
6.Clara Lourdes Prieto Llorente, hermana de Fabio Prieto Llorente, 20 años de prisión.
7.Ana Margarita Perdigón Brito, hermana de Raimundo Perdigón Brito, 4 años de prisión.
8.Asunción Carrillo Hernández, madre de Iván Hernández Carrillo, 25 años de prisión.
9.Julia Hernández Alemán, abuela de Iván Hernández Carrillo, 25 años de prisión.
10.María Esther Blanco Aguirre, esposa de Próspero Gaínza Agüero, 25 años de prisión.
11.Blanca González, madre de Normando Hernández González, 25 años de prisión.
12.Reina Luisa Tamayo Danger, madre de Orlando Zapata Tamayo, 25 años de prisión.
13.Milka María Peña Martínez,=2 0esposa de Luis Enrique Ferrer García, 28 años de prisión.
14.Melba Santana Ariz, esposa de Alfredo Domínguez Batista, 14 años de prisión.
15.Matilde Duportal, esposa de Julián Antonio Monés Borrero, 3 años de prisión.
16.Raúl De la Cruz Barthelemy, hermano de Rodolfo Barthelemy Cobas, 15 años de prisión.
17.Yusnaimy Jorge Soca, esposa de Darsy Ferrer Ramírez, pendiente de juicio.
18.Gregoria Corrales Borges, madre de Luis Campos Corrales, 26 años de prisión.
19.Margarito Broche Espinosa, ex prisionero político bajo licencia extra penal.
20.Lourdes Esquivel Vieyto, esposa de José Díaz Silva y madre de Ernesto Díaz Esquivel ambos prisioneros políticos, pendientes de juicio.
21.Suyoani Tapia Mayola, esposa de Horacio Julio Piña Borrego, 20 años de prisión.
22.Evangelina Mederos Arozarena, hermana de Ernesto Mederos Arozarena, pendiente de juicio.
23.Idalmis Desdín Salgueiro, madre de Juan Luis Rodríguez Desdín, pendiente de juicio.
24.Odalis Martínez Pérez, esposa de Ángel Luis Santiesteban Rodés, 6 meses de prisión..

Anonymous said...

25.Julia Antonia Ayala, madre de Aurelio Antonio Morales Ayala, 2 años y 9 meses de prisión.
26.Sabiel Ávila Caro, sobrino de Luis Caro Chávez, 15 años de pr isión.
27.Aniurka Campos Díaz, prima de Joel Cano Díaz, 20 años de prisión.
28.Teresa Cuenca, madre de Andry Frómeta Cuenca, 27 años de prisión.
29.Gladys Farah Estrada- Lázaro Alejandro García Farah, 25 años de prisión.
30.Sabina Martín Gómez, hermana de Carlos Martín Gómez, 14 años y 6 meses de prisión.
31.Ariel Ramos Acosta, hijo de Ignacio Ramos Valdés, 12 años de prisión.
32.Mamiuska Rodríguez Serrano, esposa de Orestes Paino Viera, pendiente de juicio.
33.Raúl Borges Álvarez, padre de E rnesto Borges Pérez, 30 años de prisión.
34.Rita María Montes de Oca Chirino, esposa de Vladimir Alejo Miranda, pendiente de sanción.
35.Rebeca Rodríguez Souto, esposa de Alfredo Pulido López, 14 años de prisión
36.Haydé Galbán Casals, madre de Ricardo Galbán Casals, 3 años de prisión.
37.Ana Belkis Ferrer García, hermana de José Daniel y Luis Enrique Ferrer García.
38.Amelia García Vega, madre de José Daniel y Luis Enrique Ferrer García.
39.Belkis Cantillo Ramírez, esposa de José Daniel Ferrer García, 25 años de prisión.
40.Catalina Cano Vergara, tía de Marcelo Cano Rodríguez, 18 años de prisión..
41.Bárbara Yurubí Dueñas, esposa de Marcelo Cano Rodríguez, 18 años de prisión.
42.Moralinda Paneque Martínez, madre de José Luis García Paneque, 24 años de prisión.
43.Margarita Deulofeu Almirola, esposa de Eduardo Díaz Fleitas, 20 años de prisión.
44. Mariluz Almenares Almarales, madre de Leonel Grave de Peralta, 20 años de prisión.
45.Nilza Rivas Hernández, esposa de Benito Ortega Suárez, 11 años de prisión.
46.Esther Benita Martín Prieto, madre de Armando de Jesús Medel Mart ín, 20 años de prisión.
47.Quirenia Guerra Lugo, esposa de Nelson Molinet Espino, 20 años de prisión.
48.Tania Montoya Vázquez, esposa de Raumel Vinajera Estibe, 5 años de prisión.
49.Noris Morales Alonso, madre de Egberto Escobedo Morales, 20 años de prisión.
50.Sahilí Navarro Álvarez, hija de Félix Navarro Rodríguez, 25 años de prisión.

Contactos en Cuba:
Alejandrina García de la Riva: 53-5-273-7663 53-5-273-7663
Aniley Puentes Varela: 53-5-279-1720 53-5-279-1720
Ana Belkis Ferrer García: 53-5-239-6814 53-5-239-6814
Contacto en el exilio:
Blanca González: 786-302-1703 786-302-1703

Anonymous said...

Armando Tomey, artista cubano radicado en la isla, protagonista, junto son Susana Perez, de le novela Sol de Batey, ha estado enviando este correo a sus amigos y conocidos.

pego el link aqui.
http://www.desdecuba.com/reina.....tomey1.pdf

Anonymous said...

CONGELAN CUENTAS
DE ALLEGADOS
A HUGO CHÁVEZ

— Andorra congeló las cuentas de allegados del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, como parte de una investigación del Departamento del Tesoro de Estados Unidos iniciada en Miami. Las cuentas pudieran estar vinculadas al financiamiento del terrorismo. Según informó el miércoles en su primera página el Diari d’Andorra, principal periódico del principado que se publica en catalán (www.diariandorra.ad), funcionarios de la Unidad de Prevención de Lavado de Dinero (UPB) bloquearon esos activos “tras las pesquisas correspondientes y certificar la existencia de las cuentas y contrastar la información recibida desde Estados Unidos”. Entre los titulares de las cuentas estarían “familiares más o menos cercanos al dirigente venezolano”, precisó.
http://www.lanuevacuba.com/200.....9-1160.htm

Anonymous said...

Mas alla de la libertad que la gente cuestiona en cuba, te digo maria, nosotros aquino somos libres, nadie es libre!

Juanes al final de la ultima entrevista con Maria Elvira

Anonymous said...

Y dice la Tañón que no podrá cantar canciones de Celia Cruz porque no caben en su segmento de 20 minutos, en su lugar cantara otros temas que cree más populares entre los cubanos. İQué te crea Abel Prieto!

Olga Tañon nos viene a decir a los Cubanos que ella alguna vez mando dinero a los pobres en un país africano “llamado Utopia”, cuando al parecer se da cuenta por la cara de cuantos la rodean del tamaño disparate rectifica a la carrera y nos dice que se trata en realidad de “Utopía”, suerte que hubo una tercera y a esta va la vencida: Etiopia. Y ya que solo a unas horas de volar hacia Cuba y estaba a punto de llevar lápices a una escuela porque no pasa tiempo ante un mapa, luego que salga a caminar por las calles cubanas y pregunte por las madres de los varios millares de jóvenes cubanos que murieron en la guerras marxistas que Fidel Castro peleo en África, guerras apoyadas por Amaury Pérez y Silvio Rodríguez, sus colegas de escenario pacifista. Y si le sobra tiempo que medite que Fidel Castro y el régimen que la lleva hoy de la mano huelen a sangre y no son ajenos sino contribuyentes directos a la tragedia que ha vivido ese país africano del cual La Tañón ni se sabe el nombre.

http://cazadordegamusinos.wordpress.com/

Cristina García. said...

Porque la Revolu, que dicen por ahí, era inevitable, aún sin los intelectuales izquierdistas que adoraban a Marí como un Apóstol y veían a los yanquis como malos, es que creo que no es responsabilidad de los intelectuales la tal Revolu.
Sin ellos hubiera tomado el poder Castro de todas formas, sólo que con más esfuerzo. No son los intelectuales, con su miopía interesada de siempre, LOS culpables. El pueblo, esa masa amorfa y carente de fin político que sirve igual a malos y buenos que tengan la suficiente audacia de manipularlo, estaba seducida, y lo sigue estando, por el caudillo, el hombre con suficiente testosterona para dominar a los demás y que tenía a la vez el barniz de intelectual imprescindible para que las capas más altas, tan snobs antes como ahora, y que servían de referencia al populacho, lo aceptaran como propio y le dieran su apoyo. El popolo minuto es tan responsable como el popolo grasso.
Dudo que los intelectuales de antes de la Revolu fueran más efectivos formando a las masas de lo que lo son ahora en todas partes. Veo el esfuerzo de la Universidad del Aire más interesado en ensanchar el prestigio de la intelectualidad que merodeaba por los alrededores que en ampliar el saber del pueblo.
Nada, que no confío en nadie que hace en nada en beneficio de Liborio, ni antes ni ahora. Ni en el aprovechamineto de Liborio de tan "encomiables" desvelos.
Saludos.

Manuel A.Tellechea said...

Amigo Pomar:

"[Martí] labraba su propia imagen de cara a la posteridad".

La frase es lapidaria pero no creo que se le pueda aplicar a Martí, a quien no le importaba un ápice su "imagen" y no aspiraba a nada más que ser una "alfombra" para su pueblo: "De mí, trabajo y ansias, y much orgullo de la gente de mi tierra; ¡cuándo sin obligación pública, si me dejan vivo las pasiones humanas, podré ponerme de maestro de guajiros! Entonces sí vivirá contento su José Martí". (Carta a Ramón Rivera, 29.12.1893).

"Quién sabe qué pestes habrá echado el irritable "Santo de América" sobre su interlocutor [Maceo]".

No creo que Martí fuera capaz de decir "pestes" de nadie, y mucho menos de alguien que él quería y respetaba tanto como a Maceo. Vd. no sabe lo que decían esas páginas (eran varias) arrancadas del Diario de Martí; yo sí puedo citar mil elogios de Martí a Maceo. El Diario (tal como lo conocemos hoy) contiene varias críticas de Martí a Maceo, pero ninguna de Martí a Gómez, lo que me hace pensar que las páginas arrancadas por el Generalísimo no se referían a Maceo, pero a Gómez.

Sus otros criterios, aunque no los comparto, son dignos de consideración.

Anonymous said...

Sr. Tellechea si usted lee a Martí con fruición entonces sabe que Martí dijo esto y también dijo lo otro. Jajaja!
Martí es un referente romántico que sirve para cualquier cosa.
Mis respetos a usted y a los otros "martianos" que lean mi comentario esccrito en el siglo xxi.
Embabia Pérez

Wammo said...

Exacto, Embabia, jajaja.

Nunca he leido un criterio del abiculo que sea digno de consideracion alguna.

Por otra parte -- cossssssa mas grande! -- concuerdo 100% con la martifoba, gringofila y cubifuga Cristina en su ultimo comentario.

Los intelectuales nunca han sido capaces por si solos de hacer Revus. Si son capaces de decir tonterias y masturbarse mentalmente con la fantasia de que sus teorias mueven el planeta, pero siempre dependen de la llegada de algun verdadero "movedor y sacudidor" del mundo... con la esperanza que los tenga en cuenta al crear su nueva realidad.

Anonymous said...

Abiku, fíjate en lo que sigue al minuto 10:57 del siguiente video

http://www.youtube.com/watch?v=hU10-Qw-Adc&feature=channel

Cristina García said...

En octubre de 1889 Martí fue corresponsal de La Nación en la Primera Conferencia Panamericana en Washington y no escatimó críticas a USA.
El 10 de enero de 1891 publica Nuestra América y aconseja ahí no "suponer, por antipatía de aldea, una maldad ingénita y fatal al publo rubio del continente, porque no habla nuestro idioma, ni ve la casa como nosotros la vemos" y considera que, "menos favorecidos" los pueblos del sur, "suben a tramos heroicos las vías de las repúblicas", camino ya andado por los EE UU.
En 1895 le declara a M. Mercado y al mundo "viví en el monstruo y le conozco las entrañas y mi honda es la de David".
Cierto que hay Martí para todos los gustos, basta con un mínimo de esfuerzo y paciencia para hacerse uno a la medida.
Otro asunto es su vanidad de poeta, imposible de desligar de su vanidad de político. Martí llamó al más grande modernista simplemente "Hijo", como si la obra de Rubén Darío hubiera sido imposible sin la de Martí. De no haber tenido la muerte "heroica"que tuvo, no se recordaría su poesía hoy fuera de las academias como no se conocen hoy a poetas modernistas de indudable valor como Amado Nervo o Julio Herrera y Reissig.
La encarnación romántica que es Martí está fundada en un descomunal egotismo.
Saludos.

Anonymous said...

juanes con camisa roja.
http://www.youtube.com/watch?v=u53Wv44xd5A

Manuel A.Tellechea said...

Srta. García:

No sólo Martí reconoció su parentesco con Darío, pero el "hijo" también lo reconocía, y todos los críticos lo han reconocido sin excepción. Menos Vd.

La obra poética martiana no le debe su grandeza a la vida o a la muerte de Martí: es una creación orgánica e integral, nacional y universal. No importa nada que Vd. crea que no debe ser así. Lo es.

Y eso de poner la heroica muerte de Martí entre comillas es una vileza que demuestra que los muertos también pueden sufrir del odio gratuito (y quizás hasta la envidia) de los que no reconocen su grandeza ni entienden su sacrificio.

Wammo said...

Marti no se cuenta entre los gigantes de la literatura hispana, es verdad.

Y que?

Marti SI fue un gran pensador, un claro expositor de sus ideas, un gran patriota y un gran inspirador a la lucha emancipadora. En todo ello radica su importancia para los cubanos y para otros que conocen su trayectoria.

Intentar desvalorarlo a pesar de su enorme contribucion a nuestra historia y cultura simplemente porque su ideologia no concuerda con la de algun trasnochado extremista de la derecha no solo es una mezquindad -- si no una infamia -- es tammbien una soberana perdidad de tiempo.

Manuel A.Tellechea said...

Wammo:

Que José Marti "no se cuenta entre los gigantes de la literatura hispana" seguramente será una revelación a los críticos que lo han colocado en la cima del parnaso continental y entre los grandes de todos los tiempos y todas las naciones.

Martí se engrandece cada año más en la opinión del mundo. No sé, francamente, lo que está pasando entre sus compatriotas. Quizás eso de "Autor Intelectual" ha perjudicado su reputación, como patriota y literario, entre los que han sido víctimas de la falsificación sistemática de nuestra historia por el régimen.

Vd. sí tiene razón y mucha elocuencia en defender el legado cívico de Martí, que es, claro, mil veces más trascendental que su contribución a nuestra literatura, porque el hombre siempre es más importante que el artista. Pero tampoco se debe menospreciar a los Versos sencillos, nuestra epopeya nacional, que está en la médula (hoy día dicen el ADN) de todos los cubanos.

Cristina García said...

Martí fue un orador brillante. Los que lo oyeron lo admiraron enseguia. De ahí a ponerlo en un "peñasco" (¿?) de la literatura latinoamericana y mundial hay una distancia que no salva ni el más enamorado martiano, que como todo enamorado, ve lo que quiere ver y no lo que hay en realidad.
La contribución de Martí a la literatura está permeada de la admiración por el patriota, y el patriota fue hecho a mano por él mismo pensando en el futuro. No reconocer la condición humana de Martí es, créanlo, disminuirlo. Porque fue un hombre como otros, y únicamente con esa condición, es que podemos apreciar su esfuerzo de organizador en lo que vale. Cualquier otro intento de endiosamiento es tendencioso e insincero, es interesado. A quiénes beneficia esta visión sobrehumana de un hombre es la primera pregunta que sus amantes deberían hacerse puesto que ese amor que padecen no es espontáneo, está plantado en cada uno por generaciones que los precedieron y que, incapaces de enardecer y movilizar a sus iguales cuando lo necesitaban, recurrieron a la figura que todos conocían, que muchos respetaban y que ya estaba muerta, o sea, no podía desmentir, modificar una postura ante la Historia o desvincularse del manipulador en cuestión si le parecia necesario. Y si fuera sincero ese amor por Martí que no tolera ni resiste una visión de cerca del personaje, entonces la complicidad y el afán de perpetuar el mito es más deshonesto aún.
Todas las figuras públicas son objeto de escrutinio, del juicio de los demás, y sobre todo de la posteridad si se trata de personajes como Martí, vendido durante un siglo como un dios de infalibilidad absoluta, lo mismo si se refieren a política, a su labor literaria o simplemente a su muerte.
Suponernos una falla de formación, atribuíble a quienes nos impusieron a a Martí y desvincular nuestra opinión de nosotros mismos es, cuando menos, altanero y de una petulancia que resulta risible, cuando no ofensiva.
El parentesco entre hijos, o hermanos, e incluso primos tiene matices que nadie desconoce, ¿cierto? No es igual ser hijo de alguien que ser su hermano, su primo o su padre.
Sr. Tellechea, en el arte nunca el hombre es superior a su obra. Si juzga la obra por el hombre se adentra en la política, la sociología o la psicología. La obra de Martí es menor porque, desvinculada de la figura, no quedan más que algunos versos de invención feliz y una idea emocional, sensual, muy de su época y común a tantos poetas que en el mundo han sido. Martí fue un poeta más del modernismo. Llamar a los Versos Sencillos "epopeya nacional" es arriesgarse al ridículo peligrosamente.
Saludos.

Manuel A.Tellechea said...

Srta. García:

Jamás he dicho que Martí era "un dios de infalibilidad absoluta", ni creo que ningún martiano, por muy "enamorado" de él, lo haya calificado de "infalible" (lo "absoluto" es innecesario porque no hay relativos cuando se habla de la infalibilidad). Martí sí fue un hombre bueno, noble y abnegado. Y si Vd. cree otra cosa, no soy yo el "ridículo".

Cristina García said...

Martí fue un hombre bueno, noble y abnegado, y algunas otras cosas más que desdoran la imagen de Apóstol, que incomodan a martianos furibundos que consideran una ofensa no creer que fue un gran escritor ni un héroe fuera de toda comparación.
Verlo, y decirlo, como hombre es la primera medida para juzgarlo con justeza y sin apasionamientos infantiles o interesados, de los que tantos vemos todavía. Porque es necesario acabar con los mitos que contaminan nuetra historia es que todos deberíamos aplicarnos a la tarea
Yo suelo abusar del énfasis porque lleva la atención a lo que me parece más importante. De todos modos, vale la aclaración.
Saludos, Sr Tellechea.

Manuel A.Tellechea said...

Srta. García:

Muy bien, vamos a terminar en una nota de concordia: Martí era un hombre bueno, noble y abnegado, aunque no infalible.

Wammo said...

Tellechea:

Soy un GRAN admirador de los Versos Sencillos. Los considero geniales, y es porque aprecio enormemente la prosa de Marti: nitida, clara, diafana, elegante y precisa en su sencillez... y los Versos Sencillos son esa prosa llevada, por asi decir, a su logica conclusion.

Pero no veo a Marti como merecedor de un Nobel de Literatura; es eso lo que quise expresar mas arriba.

Agrego una observacion final: es simplista en extremo la sugerencia que los "amantes" de Marti somos victimas de la propaganda de endiosamiento a que hemos sido sometidos por varios manipuladores de su imagen desde el 1895.

Por favor. Creeran quienes afirman tal boberia que son ellos(as) los unicos capaces de resistir el supuesto lavado de cerebro con sus facultades de descriminacion intactas cuando los demas se han convertidos en adoradores incuestionantes del "Apostol"?

Manuel A.Tellechea said...

wammo:

¡Pero sabe Vd. qué escritorzuelos han ganado el Premio Nobel!

Ya Martí estaba muerto cuando se otorgó el primer premio del dinamitero en 1901. Tolstoy sí vivía, ¡pero fue ignorado por los jueces en favor de Sully Prudhomme! Lo que empieza mal nunca termina bien.

El Premio Nobel ha sido llamado, con mucha justicia, el "leading Swedish literary prize". Nada más.

Cristina García said...

Algunos evolucionamos. Otros no.

Anonymous said...

Esa Cristina se cree Dios y no es nada ni nadie...solo una petulante!

Cristina García. said...

Me parece que más se cree quien se atreve a juzgarme sin conocerme. Y siempre que da el recurso de no leerme, ¿eh?
Saludos.

Anonymous said...

Muy pero que muy buen análisis.Esto de hacer héroe a un vulgar ladrón
solo es posible en una robolución. Que los intelectuales sordos y mudos después del armagedón quedarón callados y aislados por temor o complicidad es mucha verdad.Hacen falta más artículos como estos para el recuento y que la juventud aparenda..soy jobven que conste

lazaro rafael