Sunday, 2 September 2007

Buena noticia: se reanima la blogósfera

Se reincorporan Duanel, Díaz Martínez y Sosa

Por J
orge A. Pomar

El primero en reembullarse ha sido el joven historiador Duanel Díaz, para alegría de los adeptos a una revisión a fondo, sin contemplaciones hagiográficas, de la historia de la Isla de la Ciguaraya. Aunque Duanel no ha reabierto su blog, para el caso viene a ser lo mismo: se ha sumado al piquete estrella de Penúltimos días, El tono de la voz, que tampoco tiene pelos en la lengua, etc, donde vuelve a suscitar con sus lúcidos artículos aquellas controversias de gran calado que distinguieron desde el principio a su formidable blog.

Ahora sólo cabe esperar que en breve este, mal que le pese, polemista nato reactualice su blog: Cuba: la memoria insondable. Apuntes sobre cultura, historia e ideología. Mucho ojo con este muchacho: por su juventud, talento y caudal informativo de primera mano en el exilio, será él quien haga el inventario final, definitivo, de nuestras virtudes y defectos por estos fríos lares del Viejo Continente.
Por lo pronto, Duanel ha vuelto por sus fueros. Y nada más reasomarse a la ventana indiscreta de la blogósfera, cuenta ya otra vez con vasta audiencia nacional y extranjera.


El que se ha quedado
pr
ácticamente en fase debutante es Rajando la leña está, el blog del narrador Jorge Luis Arzola, varado desde el 28 de junio. Si bien, para justificar su modorra digital, este flaco, diz que germanizado (sólo yo la lata que me da a cada rato en vivo o por teléfono con el alemán, que le enreda lengua y neuronas en inextricables nudos góticos), de Ciego de Ávila, más conocido por sus detractores del terruño comoEl Almiquí”, en razón de la semejanza facial con el insectívoro cubano, puede alegar en su descargo una coartada perfecta, por fausta, para ausentarse un rato de la bronca anticastrista electrónica: el feliz nacimiento en esta villa renana de su segundo hijo, un fermoso varón de cuatro kilos con el que sus alborozados progenitores completan la pareja. Carina se llama la menor, de 5 años.


Por más que el rollizo crío naciera un 13 de agosto, natalicio del Comandante en Jefe, no hubo forma humana de convencer a Yusleny --la bella avileña, con aspecto de una de esas lánguidas doncellas rurales salidas del pincel de Victor Manuel, que carga estoicamente sobre sus hombros la cruz jíbara de Arzola-- para que le pusieran Fidel, Fidelio o al menos Alejandro, segundo nombre del Máximo Líder. (Pinche sobre la foto para verla a toda pantalla.)

No, señor. Raúl Daniel se llama el teutoncito, no en honor al Hermanísimo sino al abuelo paterno. Al menos así se lo explicó el recién destetadopuro” de la criatura al Abicú cuando este malintencionado checherecú cardenense manifestó la injuriante sospecha de que muy bien podría tratarse de una gestión nominal preventiva de la Sagrada Familia apóstata ante el inminente cambio de nombres de pila en el Palacio de la Revolución. Pero, bien, sea como fuere...

¡¡¡FELICIDADES,
ARZOLA, YUSLENY Y CARINA!!!

El susodicho, que en serio se cree a mismo apuesto mancebo de matadora mirada a la que sucumben ipso falto blondas beldades tudescas al verlo por las calles de la ciudad, acaba de jurarme telefónicamente, por la salud de Fidel, que le quitará las telarañas a su blog tan pronto concluya esta primera fase puerperal del tocayo apátrida de nuestro vitalicio ministro de Defensa, quien por cierto ya se me va dando un aire al príncipe inglés Charles en eso de aterrillarse a la espera de la regia vacante. Con la diferencia de que al nuestro se le van acabando las hojas del calendario biológico.

Nota bene: A la hora de hacerle justicia a su sobrenombre avileño, no se vayan a guiar por la foto familiar de arriba, donde se las amaña para colocar la trompa en escorzo frontal. Me la acaba de enviar por email después de amenazar a su cámara digital (¡hay que ver cuántos aparatos hemos de agradecerle al Fifo por estos largos destierros!) con reventarla a patadas si no arrojaba de una vez un fotograma identitario publicable. La verdad es que, así al primer golpe de vista en el monitor, la foto familiar de arriba me hizo preguntarme: "¡Eh...! ¿Y quién es ése tipo que abraza ahí a Yusleny?"

La foto que ilustra el acierto del paisano que le puso el nombre es la que aparece en su blog, donde se puede apreciar nítidamente la longitud de su formidable apéndice nasal y el aguzado cono maxilar que lo singulariza facialmente. La reproduzco aquí al lado para que el lector pueda hacerse, por sus propios que se va a comer la tierra, una idea cabal de la pertinencia del nombrete.


En buena hora retorna también a la palestra digital el poeta, musicólogo, filósofo y de todo un poco Manuel Sosa, elguajiromás culto de Cuba. Para gaudio de sus fans, La Finca de Sosa recobra poco a poco su ímpetu original con vista a reabrir de par en par, en cuestión de días, la talanquera de su a ratos jocoso, a ratos académico pero siempre ameno e instructivo batey digital para darnos de nuevo acceso preferencial a esos eruditos guateques de misceláneas culturales a que nos tenía acostumbrado.

Otro que recién despertó, éste , de un largo sueño de Cenicienta es el poeta, periodista y miembro de la benemérita Real Academia de la Lengua Española Manuel Díaz Martínez . En la foto, al lado del patriarca, de izquierda a derecha, sus hijas Claudia, Gabriela y el Abicú; al fondo Javier, esposo de Claudia. (Pinche sobre la foto para verla a toda pantalla)

Ahora
mismo, me
ntalmente, viéndolo estoy balancearse en el sillón del balcón acristalado de su espléndido pisito frente al Atlántico, cortesía, el apartamento no el océano, de su hija menor Gabriela, "Gaby", otra cubanita de Víctor Manuel pero del Vedado, que es ya toda una autoridad de la arquitectura restaurativa canaria (saludos desde Colonia a ella y a su media naranja gallega Javier Villarreal).

El blog de Manuel Díaz Martínez ha reabierto su portal con los bríos que le faltaron en su día inaugural. Un tropel de nuevas entradas con poemas suyos o ajenos, textos frescos o engavetados y, sobre todo, cortos artículos escritos en prosa al grano, inapelable, restallante, mordaz que es el sello distintivo de su teclado periodístico.

A apenas 20 pasos del Atlántico allá en Las Palmas de Gran Canaria, el egregio bardo, dueño él mismo de notable viz cómica, cierto talento dramático, lingüístico, y un bien surtido catálogo de chascarrillos, parece haberse contagiado por la serie chistográfica de El Abicú Liberal.

Recuerdo una anécdota de su primer vuelo al extranjero después que le levantaran la interdicción de viajar. Invitado por unos colegas italianos, se apeó del jet en Milán o Turín, si mal no recuerdo, en todo caso un gran aeropuerto internacional donde, para su desconcierto, nadie le estaba esperando. Por ahorrarse o no tener las monedas, no hizo uso de la carretilla, por lo que hubo de cargar con el equipaje a lo largo de cerca de dos kilómetros hasta la salida, donde descubrió que las carretillas eran sine pecunia.

Llegó al hotel reservado de madrugada, muerto de cansancio y de hambre. Tanto era su jet plus Castro's Island lag de inanición que, no pudiendo conciliar el sueño, estudió a fondo el menú del servicio de habitaciones y escogió lo que le pareció más barato para aplacar su voraz apetito: una taza de café con leche y unas tostadas con mantequilla. La situación de angustia se repitió a la mañana siguiente en el bufé del desayuno.

Gourmet, enfermo a la buena mesa como es, el poeta errante se hallaba ya inmerso otra vez en el arduo proceso de seleccionar lo más semejante a una merienda de Período Especial en el Wakamba entre aquellas bandejas repletas de manjares, cuando hete aquí que aparecieron sus mecenas. Lo salvó la campana: en el acto, los Deus ex machina pagaron el estropicio nocturno y le aclararon al atónito huésped que la colazione, cioè, le petit déjeneur ou desayuno era gratis, perché già inclusa nel prezzo della camera. ¡Cóooomo! El lírico se quedó primero mudo de regocijado asombro y enseguida sordo a su generoso entorno durante el largo atracón que se dio con todo aquel fabuloso condumial.

Pero la anécdota suya que más gracia me ha hecho es aquella en la que describe a mismo bajando un día soleado por la calle 23 y, de repente, divisa a un viejo, venerable amigo de los años años y colega de la UNEAC. Tocado con blanca, inmaculada guayabera glorificada por años de brega en fastos culturales, se le acerca con los brazos abiertos.

Aquel caballero literario del ancien régime ciñe a Diaz Martínez en un abrazo de pecho y brazos trémulos de emoción. Extrañado, el poeta inquiere el porqué de tamaño arrebato. A lo que el aludido responde con voz entre engolada y temblorosa:

--Es que aún no te has dado cuenta, Manolo: ¡Un día como hoy, 28 de enero, nació nuestro apostol José Martí!

Facit: "Martí no debio de morir, ay de morir..." Y Fidel mucho menos, claro está.
Pero no, no y no. Se equivoca Usted de medio a medio, amable lector: aquel idólatra no era el ilustre Cintio Vitier. Si lo fuera, me estaría arriesgando aquí a que mi amigo, a quien quiero y respeto como a un hermano mayor, me echase una bien merecida descarga por revelar un secreto, estrictamente confidencial, que me contó en confianza al calor de unas copas de vino. ¡Dios me libre! Por eso no pongo la foto correspondiente.

O aquella otra no menos deleitosa estampa que aparece en las memorias de Díaz Martínez, Sólo un leve rasguño en la solapa. Allí el poeta cuenta cómo fue citado de urgencia a la UNEAC por aquel Papá Montero de la mulatocracia republicana llamado Nicolás Guillén en el momento más candente del affaire Padilla. Las autoridades supremas trataban de disuadir, por interposita veneranda persona, al jurado de su decisión de premiar aquel poemario subversivo, que tanta lata les daría hasta el sol de hoy. El entonces presidente de la máxima entidad letrada en la Isla, medio embolsado de pánico, le suplicó por amor a Marx y a Dios, que se humillara, que siquiera por una vez inclinara la cerviz en nombre de la Causa. Cito de memoria para no tener que levantarme a buscar el libro entre los estantes de mi biblioteca doméstica:

--Manuel, óigme, Manuel, por favor... Yo soy su amigo. Yo sé lo que le digo. Hágame caso. No vaya a esa reunión. Si Usted va, es capaz de que la policía le saque a Usted preso de allí.


Por desgracia, así son la mayoría de nuestros intelectuales de la tan agasajada generación del 50. Y de anteroposteriores también. Pero no escarbemos más en ese desván, cundido como está de guayabitos y guayabitas del pinar más jóvenes que nada tienen que envidiarle en beatería patriotera trufada de pendejitis aguda a esos dos eximios especímenes de nuestra inefable fauna literaria.

Sigamos, pues, con lo de los blogs. A modo de información: los blogs más frecuentados de la blogósfera exiliar son Penúltimos días, de Ernesto Hernández Busto,
El Tono de la Voz, de Jorge Ferrer, y Estancia Cubana, de Camilo López
Darias, por ese orden, si no me falla la memoria. Por su parte, El Abicú Liberal se desempeña bastante bien con cerca de 18.000 page views y unas 10.250 visits, según By locations.

Modestas cifras que, dadas la temática y extensión media de las entradas, no están nada mal para seis meses de vigencia en la llamadaprensa dispersa”. Por lo demás, se ufana
de poseer el indudable privilegio de gozar de atención especial, instantánea, por parte de la Brigada de Respuesta Rápida Blogosférica S.A. (BRRBSA), que no le pierde ni pie ni pisada. (Raro masoquismo de gentes encaprichadas en leer textos que tanto dicen detestar.)

Si no lo cree, juzgue Usted mismo, amable lector, por este extraño intercambio reciente entre el Abicú y dos comentaristas anónimos a propósito de la entrada "Cuatro breves de Yoani Sánchez", tomadas del blog Generación Y, entrada que nada de nada tiene que ver con el vegonzoso asunto de
marras:



Anonymous dijo...
Abicú, estas cosas se pueden leer en el blog de Yoani, por lo que no tiene sentido que las reproduzcas. ¿por qué mejor no vuelves a la carta contra Encuentro?
29/08/07 22:55

Anonymous dijo...
Pienso igual.Patro
30/08/07 14:40

Jorge A. Pomar dijo...
Estimados anónimos:Sobre Encuentro ya he dicho cuanto tenía que decir. Por el momento. La bola sigue en el patio de la sede madrileña. Pero también está en el patio de todos aquellos intelectuales cubanos que, como de costumbre, guardan silencio cada vez que el asunto les huele a quemado.

Por lo que me concierne, creo que ese largo mutismo --que extrañamente se extiende a la UNEAC, La Jiribilla y al resto del entramado cultural oficial-- no es tanto un silencio cómplice como una aprobación tácita de lo que llevo dicho. De lo contrario, ya me habrían caído encima en pandilla tirios y troyanos.

Háganse la cuenta de que el diferendo con la AECC funciona, digamos, como la Carta de los Diez de 1991: una convocatoria que provoca una reacción de pánico y abstención general. Por lo demás, la cuestión dista mucho de ser un pasatiempo para mí ni para nadie. Si ustedes estiman que se me quedó algo en el tintero, o algo tienen en pro o en contra, mucho les agradecería que me lo señalaran, afin de publicarlo en El Abicú Liberal.

30/08/07 17:18
Jorge A. Pomar dijo...
...Previa identificación con
fiable claro. Porque al efecto no vale el anonimato.

Anonymous dijo...
Pomar no seas ingenuo; la perreta tuya con Encuentro no tiene que ver nada con la Carta de los Diez. Y el silencio de la gente no indica ni complicidad con Encuentro n
i aprobación a tus ataques. Sencillamente el asunto carece de importancia. Fue solo un acto circense que entretuvo a los ociosos por unos días. Nada más.
30/08/07 21:00


Desde luego, al insertar aquí ese curioso mano a mano con comentaristas anónimos (dos o tres, a lo sumo, o uno solo que cambia de incógnito para aparentar que son más), el Abicú lo hace también para darles por la vena del gusto a esos aprendices de aguafiestas digitales por encargo y, por carambola, a sus vergonzantes contratistas.

Sin más, a fin de que los cubanos que me leen dentro y fuera, sean tirios o troyanos, no se coman las uñas durante esta elástica Magna Espera del anunciado notición planetario de los albores del tercer milenio d.C., les dejo primero con un par de chistes totalitarios, en versión Díaz Martínez, sobre el acontecer cotidiano bajo el castrismo. Al cierre, incluyo un breve glosario de mejunjes etílicos criollos
reproducido en La Finca de Sosa que tampoco deja de tener su filón jocoso. Disfrútenlos:

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

Del blog de Manuel Díaz Martínez

Cuentecitos cubanos [con arbitrario cambio de personajes y arreglo del Abicú)

–Fidel, ¿Miami está muy lejos?

–Raulito, cállate y sigue remando.

–¿Y por qué a Miami?

–Porque prefiero que me entierren allá. Debajo de una de esas infinitas cruces blancas sin letrero, va y paso inadvertido. En Cuba más temprano que tarde esos cabrones me sacan del mausoleo y hacen con mi momia lo mismo que con Santa Evita. O peor: me arrastran como un muñecón desde el Alma Mater a trompicones por la escalinata universitaria, calle San Lázaro abajo, para finalmente colgarme de una de las farolas del Paseo del Prado.

–Sí, pero ¿por qué yo también?


–Coño, porque con lo flojiñán que me has salido, mi hermanito, seguro que pronto harían lo mismo contigo, pero vivito y coleando. Rema, rema, pendejo, que por nosotros llorarán si acaso Argentina y Maradona pero no Cuba y Rigondeaux, y yo ya estoy al joderme y todo mi tango-mambo conmigo...


***********************************************
En el Zoológico de La Habana, un elefante
llora desconsoladamente y una hormiguita le pregunta por qué llora. –Hormiguita, cómo no voy a llorar: con la cantidad de carne que tengo y el hambre que hay en este país estoy condenado a que me desguacen. ¡Gua, gua, gua…!

De pronto, la hormiguita rompe a llorar también. ¡Gua, gua, gua…! El elefante, perplejo, le pregunta por qué llora si a ella no hay de dónde sacarle nada, y la hormiguita, lagrimeando, le responde:

–Ya, pero este gobierno ha cometido tantos, pero tantos y tan tremendos errores…



********************************************

Cuentecitos rusos (versiones)

En Moscú se dan a conocer los premios del Gran Concurso de Relojes de Todas las Rusias, patrocinado por la fundación ortodoxa Antiguos Siervos del Kremlin.

El tercer premio corresponde a un reloj siberiano, de madera de abedul y esfera metálica con motivos proletarios pintados al fuego, en el que, a las horas en punto, se abre una puertecilla por la que asoma un cuco que repite “Lenin, Lenin, Lenin”.

El segundo premio es para un reloj de par
ed procedente de Novgorod en el que, como en el anterior, un cuco anuncia las horas diciendo “Lenin, Lenin, Lenin”. Y el ganador del primer premio es un reloj de pie, del más clásico estilo Yeltsin, cuya maquinaria funciona con vodka.

Esta joya, salida de los talleres de la célebre relojería leningradense Bolchevikoie Vr
iemia, posee una ventanilla a la que, cada quince minutos, se asoma una cabeza de Lenin que repite “cucu, cucu, cucu”.

***********************************************

Moscú, 1917. La anciana Sofía Ilíevna, hija de un populista que arrojaba bombas a los zares, estando en su casa siente el alboroto de una multitud que irrumpe en la calzada. Inquieta, llama a su joven sirvienta y le dice:

–Irina, corre a la calle a ver qué está ocurriendo. Minutos después regresa Irina muy sofocada:

–¡Señora, señora, es una revolución!

–¡Uy, qué bueno! –exclama Sofía Ilíevna–. ¿Y qué quieren?

–Pues, no sé –responde Irina.


–Anda, muchacha, ve a averiguar qué quieren.

Irina sale como un bólido y regresa al momento con más sofoco todavía:

–¡Señora, señora, dicen que quieren acabar con los ricos! –¡Qué extraño! –exclama, cavilosa, Sofía Ilíevna–. Mi padre, que era revolucionario, lo que quería era acabar con los pobres.

**************************************************


De La Finca de Sosa

Maneras de beber el alcohol de cocina o Futungo

(según Héctor Miranda, foto de al lado)

1) Goma de camión: Alcohol mezclado con agua, mitad y mitad, sin aderezos complementarios.

2) Hueso de dinosaurio: Alcohol colado con borra de café, agregando leche cortada y agua.

3) Calentando el pajarito: Alcohol consumido en estado puro; se retiene en la boca mientras se agrega una porción de agua. Se mezcla en la cavidad bucal. Luego se toma una pizca de sal a gusto.

4) Seso de dragón: Alcohol puro, sin mezclar. El protocolo pide observar las pequeñas manchas de petróleo que sobrenadan en la superficie, y soplarlas suavemente hacia el otro extremo del vaso.

8 comments:

Anonymous said...

Abicú, me parece que aunque sea de manera indirecta, vuelves a la carga contra la AECC. Tu elogio de la blogosfera como un espacio de libertad, ¿no implica una crítica de Encuentro en la red y sus políticas editoriales? Es sabido que Penultimos días amenaza con desplazar al diario de Encuentro como sitio de referencia para el exilio cubano. Y, casualmente, Duanel Díaz y Manuel Sosa hace mucho tiempo que no colaboran ahí. Parece que la guerra continúa...

Anonymous said...

¿por ese orden? Creo que Estancia cubana tiene más lectores que PD y que El tono de la voz.

Sosa said...

Pomar, el blog se te ha convertido en un portal informativo. Un poco más y pudiera catalogarse de “blog revista” o algo semejante. Le voy a escribir a Arzola hoy mismo, para felicitarle y pedirle que cuelgue algo nuevo en su blog, pues me tiene allí cumpliendo años desde hace varios meses. Yo espero poder actualizar el mío tanto como pueda. Y no es por falta de temas. Creo que un blog le funciona bien a quien tenga su propio negocio o trabaje desde la casa. Yo trabajo lejos. Y ya tarde en la nohe es que puedo sentarme a escribir. Sólo puedo poner algún que otro comentario desde mi trabajo. Sobre el asunto Encuentro, yo creo que si alguna vez tengo un artículo que me interese enviarles, lo seguiré haciendo, sin ningún complejo. Yo he tenido suerte que la mayoría de mis colaboraciones las han publicado. Bueno, no les he mandado muchas cosas. Ellos saben las insatisfacciones que generan, y espero que les interese corregirlas. Algo que me decepcionó en gran medida fue la sección “ContraEncuentro”, donde meten en un mismo saco a todo el mundo. O sea, si le haces una crítica, o si comentas algo negativo sobre ellos, estás “contra Encuentro”. Eso, en mi pueblo se llamaba “putería”, en el sentido de que es una pendejada. Puedes decir que es algo “jiribillesco” también. Por eso, para no servirles de referencia jiribillesca, alteré el link. Si vas allí y lo pinchas, ya verás. Que ilustren a la madre de Pascual Serrano, si quieren. Saludos. Hoy estoy en casa, Día del Trabajo, ordenando los miles de CD de música ligera que poseo, y jugando nintendo con la prole.

ramiro valdés said...

Sí, parece que la gusanería ilustrada está cogiendo nuevos auges en las últimas semanas, pero no se embullen, ni canten victoria antes de tiempo, que dentro de poco se les vuelve a acabar la gsaolina. Como que me llamdo Ramiro Valdés.

Anonymous said...

POmar, en PD le están echando a Encuentro, en los comentarios del artículo de Díaz de Villegas sobre Pérez Roura.

Anonymous said...

aplaudo la precisión de Sosa con su urinaria foto; por lo demás, la sección ContraEncuentro adolece de los mencionados problemas y de otros mil, digamos (por decirlo algo pintoresco), semánticos y que se relacionan con la proyección de su interés en no querer abordar de verdad en El Tema.

Oxiuro C.C.

Elyoyo said...

Yo no se por qué los cubanos que se van de la isla siguen martllándose con esas discuciones y bretes de pasillo de la UNEAC y cia. Yo desde que me fui soy felicísimo de no tener que oir a "Quientusabes". By the way, hay muchísimos más blogs fuera de los que conoces. La blogosfera cubana supera las 500 bitácoras. Te faltó "Miislaal mediodía" que tras ser citado por la BBC ha recibido una avalancha de lectores y su calidad es inmejorable (se escribe desde la isla). También pueden visitar mi Blog Jinetero... ¿y qué? que en dos meses ha logrado estabilizar por encima de las 200 visitas diarias y en tres meses alcanzó las 15 mil visitas.
Ábrance al mundo señores que allá afuera también hay vida.
Saludos
el_yoyo
Mi Blog en: Jinetero... ¿y qué?

Anonymous said...

?