Friday, 6 July 2007

¡Encuentro ha muerto!... ¿Viva Encuentro?


La Asociación que desea y necesita el exilio militante

Por Jorge A. Pomar, Colonia



SEGUNDA PARTE


Con todo, en el fondo deseo, deseamos que Encuentro, renaciendo de sus cenizas, reinicie la progresión liberal de su segunda fase, que tanto molestó en la UNEAC y el Ministerio de Cultura, y llegue a ser, además de una revista literaria, la voz plural del exilio anticastrista en el Viejo Continente. La primera condición para conseguir ese objetivo sería que la AECC diera muestras de haber roto el diálogo secreto que, según creemos otros y yo, mantiene con las autoridades culturales del régimen. La segunda, definir la naturaleza misma de la AECC, esto es, revelar sus reglas de juego internas, sus estatutos; divulgar, si es que existen, las normas de ingreso para nuevos socios; publicar las actas de sus reuniones; esclarecer los mecanismos de nombramiento y ascenso; rendir cuentas de su gestión financiera y de los favores que dispensa o tramita; y dar a conocer, sin eufemismos ni omisiones, los puntos de vista sotenidos por sus representantes en actividades forales, etc.

Ante todo, la presidencia debe quitarse el corsé doctrinario para frenar la fuga de colaboradores discrepantes. A fin de cuentas, ninguno de nosotros pone bombas ni recibe entrenamiento militar para derrocar al castrismo por las armas. Para ello, la AECC debe romper sus nexos de vasallaje con los partidos de la coalición gobernante en España, poniendo esas relaciones al servicio de la causa de la libertad y la democracia en Cuba.

En esta España aún “invertebrada” que a más de medio milenio de su fundación todavía no tiene claro qué es ella misma, conviene aplicar la regla de oro del difunto Jorge Mascanosa para Estados Unidos, a saber: en principio, no hay que estar ni con el PSOE ni con el PP sino con ambos a la vez o por turnos, en la justa medida en que coadyuven o no al proyecto nacional que deseamos. Regirse por esa pauta inteligente es aún más perentorio en este aperreado país de Ortega y Gasset donde, incapaces de entablar un diálogo civilizado ni siquiera frente a la amenaza terrorista, gobierno y oposición usan el drama cubano como “arma arrojadiza”.

Dicho de otro modo: sin renunciar a nuestro derecho al análisis crítico, que nos asiste como parte doliente en el conflicto, Encuentro tampoco debería rechazar de plano la diplomacia apaciguadora del gobierno socialista español, cuya utilidad como ejemplo negativo consiguió el milagro de cohesionar, por rechazo, a la oposición interna.

Eso no quita que cada cual tenga sus preferencias. Por ejemplo, yo simpatizo más con la política cubana de Aznar-Rajoy-Acebes-Zaplana-Aguirre. Por pura sensatez, habida cuenta de que el PP vota sistemáticamente a favor de la oposición cubana tanto en las Cortes como en la Eurocámara. En cambio, el PSOE no sólo pone rodilla en tierra por el Palacio de la Revolución, sino que, en perfecta simetría con los demócratas de Norteamérica, que promueven los negocios de los comerciantes de la costa oriental, tiene un concepto cicatero de los intereses económicos de España en la Isla.

Peor aún, La Moncloa sigue metiendo cuñas entre nuestra disidencia interna. Así ha quedado de nuevo al descubierto en estos días con el agradecimiento unilateral de José Luis Zapatero al Partido Solidaridad Democrática (PSD), aliado de Arco Progresista. Detalle significativo: esta vez los pupilos socialistas-democráticos de Cuesta Morúa, que sin embargo eran los favoritos del PSOE hasta la rebelión de los redactores de Consenso y apoyaron también la faena dialoguera de Moratinos en La Habana, han sido excluidos del reconocimiento oficial. (Encuentro en la Red, no viendo nada censurable en tamaña discriminación, se limita otra vez a dar la noticia sin reparos.)

Ambos partidos españoles padecen, en distintos grados, de una anacrónica miopía revanchista, legada por las generaciones literarias del 98 y el 27 al imaginario peninsular, e inculcada a los españoles (y a las miméticas generaciones republicanas cubanas) por la acción conjugada de la familia, el aula y la prensa, tanto bajo Franco como en lo que va de monarquía parlamentaria. Con la importante diferencia de que los del PP, más realistas, admiten la imposibilidad de cualquier retorno al pasado colonial, reducen las expectativas de España y, en general, actúan en consecuencia.

La cobertura noticiosa y analítica de un Encuentro en la Red renovado, dando cabida a enfoques y puntos de vista contrapuestos sin más restricciones que el respeto a la calidad, al debate abierto y a las normas de la retórica, abordaría a fondo el acontecer en el mundo moderno. En razón de nuestros fuertes nexos demográfico-económicos e histórico-culturales con ellos, daría prioridad a Estados Unidos y España. Por ese orden, pues no hay que olvidar que Cuba no está en el Mediterráneo ni en el Cantábrico sino en el Caribe, a 90 millas de la megapotencia de la era de la globalización. Empero, la actual asepsia editorial incurre en el dislate de excluir a ambos países casi por completo. Sin esa focalización geopolítica, el exilio sería incapaz de articular un programa de política exterior propio frente al castrismo y de ejercer cualquier influencia sensible dentro de la Isla.

La tercera prioridad serían los cambios que se están operando en los países comunitarios. Aquí la línea editorial de Encuentro pasa olímpicamente por alto la circunstancia de que la última resolución de la Eurocámara sobre la Isla, por primera vez abrumadora y sin ambages, marca el punto de convergencia entre Bruselas y Washington, desbancando a la diplomacia contemporizadora de la Moncloa en su rol de interlocutora comunitaria de La Habana y dejando a ésta virtualmente sin asideros importantes en la comunidad internacional. Por si fuera poco, con el ascenso de Nicolas Sarkozy al Palacio del Elíseo entra en decadencia a nivel planetario el viejo antagonismo izquierda-derecha.

Dar a Encuentro un enfoque plural, convertir ambas revistas en sendos foros abiertos, permanentes, sobre el pensamiento neoliberal, antitotalitario (en alza) y esclarecer la naturaleza de los cambios trascendentales que están ocurriendo en este despunte de era postsesentaychista en Occidente, deben ser objetivos primordiales de la Asociación.

La literatura y los literatos son sin duda importantes pero, ojo, únicamente desde el punto de vista estético. A no ser que, como Silvio Rodríguez con su esperpéntica propuesta del arte trovadoresco como redentor de reclusos, creamos que las letras per se representan un desafío al régimen.

A decir verdad, incordie a quien incordie, el castrismo jamás ha perseguido a los escritores en cuanto tales. No más que a los carpinteros o los albañiles, con la diferencia de que a éstos los trata sin las contemplaciones que a aquéllos. El arte, rindámonos a la evidencia, no redime a nadie, ni siquiera a los propios artistas. Toda la cultura enciclopédica del mundo apenas le sirvió a Alejo Carpentier, mi narrador favorito en nuestra novelística contemporánea, para reptar más y mejor. El autor de
El siglo de las luces se las sabía todas, pero carecía de una dosis mínima de coraje civil.

Lo mismo les sucede a la inmensa mayoría de los miembros de la nomenclatura uneacista (UNEAC). Los intereses gremiales, los aplausos, las lisonjas, los favores de mecenazgos que elevan al intelectual por encima de la masa vil, vengan de donde vengan, pesan más a los ojos de la casta profesional más ególatra de la humanidad, que gusta de extrapolar sus facultades al campo ideológico.

Los Maquiavelos culturales de La Habana, que así lo han comprendido, juegan esa baza de triunfo también contra la intelectualidad exiliada. Por otra parte, con muchos disidentes, autoproclamados o incluso legitimados por algún acto real de rebeldía, ocurre lo siguiente: arriban al exilio sin soltar el saco de los estereotipos castristas. Sin un outing ni un conocimiento elemental de las distintas corrientes del pensamiento occidental, cambian de bando como de gorra, con tanta mayor facilidad cuanto que están acostumbrados a la simulación, a la doble moral de careta y disfraz encefálico, a estar siempre con el gobierno y no en la oposición.

De ahí que sean legión los escritores tránsfugas que empiezan o acaban pronto acogiéndose al doble juego del “exilio rosa”, congraciándose con los mentores del neoprogresismo europeo; que abunden en Estados Unidos los profesores de moral y cívica criollos que, sin haber movido un dedo contra la dictadura del patio, pretenden impartirles lecciones a la democracia más antigua del mundo; que vociferen tan alto los superpatriotas que, conscientes de que los cubanos necesitamos ayuda, exigen surrealistamente que nos la brinden tal como ellos entienden...

Así las cosas, pululan entre los opositores de dentro y de fuera literatos liberales retrógrados, demócratas autoritarios, pacifistas belicosos, cazadores fóbicos de chivos expiatorios, arribistas vendidos al mejor postor (se diría que emulan en una de aquellas aperreadas Asambleas de Reparto de Efectos Electrodomésticos), socialistas-democráticos lechuguinos, despóticos, cínicos. Los últimos me recuerdan aquella insoportable mezcla de arrogancia y cortesía típica de la vieja guardia intelectual a las órdenes del extinto Partido Socialista Popular (PSP)...

¿Qué opositor militante del exilio no ha pasado por la desconcertante experiencia de perder, por dame acá esta paja, la amistad de un ex colega entrañable de la UNEAC? Para más señas, modoso en asuntos políticos allá en la Isla y al que uno ha ayudado de mil maneras a su arribo al exilio; de esos que llevan psicológicamente en el extranjero un cuervo “seguroso” al hombro; que, cuando no rehuyen el contacto como el diablo al agua bendita, huéspedes dentro de la casa de uno, se muestran suspicaces, recelosos, cual si el anfitrión fuese un temible agente de la CIA; que, irritados de repente hasta la histeria, te arman una pelotera a propósito de Bush, Afganistán, Israel o la guerra de Irak, y con la misma se pelean a muerte contigo?

Todos esos gestos de desconfianza y aversión duelen, provocan en el afectado una especie de neurosis del disidente exiliado que a lo sumo se puede canalizar vía catarsis, como hago yo en mis tres últimos textos, para recuperar el sentido de la realidad aquí en el extranjero. Es verdad, me estoy repitiendo a riesgo de aburrir al lector, pero lo hago porque las verdades, como las mentiras de Goebbels, Pérez Roque y Alarcón (con perdón del alemán, mucho más astuto y culto) requieren reforzamiento.

Y es que esos claroscuros, esas ambivalencias, esas medias tintas intelectuales, que pasan por “moderación política” en el exilio y tan buenos réditos aportan en la cultura de la queja y el masoquismo occidentales, llevan agua a los sedientos molinos de la propaganda castrista, visto que suponen hostilidad a priori contra todo opositor tildado de radical.

Aprendí, definitivamente, a detectar a esos petimetres ambiguos durante un seminario berlinés sobre literatura contemporánea cubana organizado en 1995 por la Literaturhaus (Casa de la Literatura en Pankow, Berlín Oriental), al que asistieron María Elena Cruz Varela, Zoé Valdés, José Kozer y Heberto Padilla, todavía traumatizado por su via crucis en La Habana. Además de Jesús Díaz, con quien no tuve el mínimo desacuerdo. Estuvo allí a gran altura, con su habitual don de gentes y sin melindres ni concesiones a los anfitriones en lo político-ideológico.

La lección magistral me la dio --entre otras ruindades, como la escandalosa desconsideración de los organizadores germanoorientales hacia los invitados de la Isla Jorge Iglesias y Rolando Sánchez Mejías-- el narrador residente en Estocolmo René Vázquez Díaz. En presencia de la chica de Kubalgie y Rey Alfonso Jiménez, titular del Archivo Cubano en Colonia, adoptó de entrada, sin motivo aparente, un talante agresivo, alérgico hacia mi persona, cuyo sentido se me evidenciaría más adelante durante su lectura de un pasaje de su última novela.

No recuerdo el título, porque ni he leído ni pienso leer el amañado relato, pero utilizaba como alter ego a un personaje folclórico, supuestamente simpático: una negra orate que se complacía en enumerar una por una todas las organizaciones anticastristas de Miami soltando un “¡Puaf!” de asco después de cada sigla para gaudio y delirante batir de palmas entre el complacido público alemán.

Traigo a colación esta pintoresca anécdota, entre otros motivos, porque uno de los comentaristas de “Si no hablo...” pregunta que si por ventura me creo “el ombligo del mundo”; y otro se encarga de recordarme que Encuentro no es una entidad exclusiva para ex presos políticos, o algo por el estilo. Nunca he insinuado tal cosa. Por lo que a mí hace, concedo a todo recién llegado al exilio, cuando menos, el beneficio de la duda.

Otrosí, estimo que la tan llevada y traída “unidad de las culturas de ambas orillas” debe tener lugar, si tal fenómeno es posible, sobre la base de que los de allá hagan suyos los sueños de libertad y democracia de los de acá. No al revés.

Si de algo no me canso de quejarme es justamente de la tendencia de ciertos sectores del exilio y la izquierda antisistema occidental a segregar a todo aquel que cuente con un historial anticastrista en la Isla, pero sostenga verdades incómodas y, sobre todo, no sea famoso, no llegue a Europa avalado por una obra literaria de envergadura o, en su defecto, posea padrinos influyentes.

Nótese, a modo de ejemplo, la virulencia del email de Rivero (Miguel, no el gordo Raúl) quien, habiendo compartido podio y mesa conmigo, me trata de “señor Pomar”, insinúa que “será que desde que firmó aquella carta ya lo estaban preparando para cumplir ahora este papel de [sic] quintacolumna en el exilio?” Se refiere a la Carta de los Diez, de 1991. Dicho sea de paso, tal vez si él hubiera estado disponible entonces, el poeta Manuel Díaz Martínez no hubiese tenido que invitar a firmar aquel documento comprometedor a un militante del PCC, como lo era yo a la sazón.

Ya en el homenaje a Díaz Martínez en Las palmas de Gran Canaria, ocasión en que nos conocimos, montó una rabieta similar por el tema iraquí. Pero he aquí el desplante más revelador del email de marras para ilustrar lo que vengo diciendo: “No puedo dedicarle más tiempo. Tengo que escribir para Encuentro en la Red un artículo sobre la situación en Palestina”. ¡Qué gracioso! O ¡cómo mola!, como dicen acá en España (estoy de vacaciones en la Costa Blanca).

La Asociación Encuentro de la Cultura Cubana, para emplear la terminología castrista, necesita con urgencia una “visita de control y ayuda”, una auditoría a rajatabla con chequeo de inventario y revisión de línea editorial. Eso como primer punto. Como segundo punto, la casa madrileña podría mirarse en el espejo de la fragmentaria Izquierda Unida (IU), integrada por Los Verdes, Partido Comunista Español (PCE) y otros grupúsculos antisistema, todos ellos al mando de compinches del Palacio de la Revolución.

Como en el caso de la rebelión de los redactores de Consenso contra Cuesta Morúa, Encuentro en la Red tampoco ha tomado nota del fantasma terrible que se ha erguido de pronto ante el atónito coordinador general vitalicio de IU Gaspar Llamazares.

Sí, el mismo que, sin esperar instrucciones de “nuestra” Embajada, organiza por iniciativa propia porras para desbaratar a las malas actos, conferencias o lecturas de opositores cubanos en territorio español; el que en 2006 boicoteó una moción anticastrista en las Cortes y no se tomó siquiera la molestia de contestar a una gentil misiva de protesta remitida a su despacho por las Damas de Blanco.

Bien, ya conocen el paño. Hace unos días, hablando en una reunión del Consejo Político de la coalición, Francisco Frutos, secretario general PCE, lo puso en aprietos en estos irreverentes términos: Llamazares, siguiendo su ejemplo, “debería tener un gesto generoso”, “no ser candidato a nada”, “dejar paso a otras personas para apaciguar al Partido”. Otro tanto le está ocurriendo a la añeja dirigencia del vapuleado Parti Socialiste (PS) francés.

Cambiando lo que haya que cambiar, propongo que Annabelle Rodríguez respire esos aires renovadores que soplan en las parroquias izquierdistas de Europa, convoque a los socios de la AECC a una --para seguir aprovechando la jerga del PCC-- Asamblea de Balance y Renovación de Mandatos, y ceda su plaza a un sucesor o sucesora de mayor prestigio entre la intelectualidad militante del exilio. Ella misma sería una candidata de fuerza, idónea para ambas partes contractuales, a presidir, digamos, el Centro Cultural Español en La Habana por encargo del gobernante PSOE. Allí sería útil a la causa hispano-cubana y estaría mejor ubicada.

Con esto arribamos al último punto de esta segunda descarga contra la AECC. Soy consciente de que el cambio de política editorial que reclama el exilio militante, y sugiero aquí, acarrearía sin falta la retirada de patrocinadores solventes, acaso en masa. Sin embargo, no hay mal que por bien no venga: en los tiempos neoliberales que corren a Encuentro no le vendría mal una cura de adelgazamiento.

He ahí, en síntesis, lo que desea y necesita el exilio: una revista escrita y digital que, además de por su buena prosa, sobresalga por su coraje civil, su eticidad y pluralismo. Por lo demás, como demuestra la blogósfera, tampoco hace falta tanta plata financiar un proyecto. En fin, ¡Encuentro ha muerto!... ¿Viva Encuentro? Eso esperamos, ni más ni menos.

38 comments:

Anonymous said...

pura basura, cada vez más basura en boca de Pomar. Dedíquese a escribir libros, por dios

tania quintero said...

Pomar, no le hagas caso a los anónimos: quien no tiene valor de poner su nombre, no merece ser publicado ni leído.
Nuevamente te felicito, porque con estas dos partes terminas de decir todo lo que sientes y piensas. Siempre de las crisis y debacles han surgido ideas y proyectos más fuertes y mejores.
Es lo que espero que ocurra con Encuentro. No ya por ti ni por muchos de nosotros, sino por Jesús Díaz, quien no se merece que su obra esté siendo cuestionada como ahora lo está y menos de que vaya a tener un final así, si no da un vuelco de 180 grados.
A mi, sinceramente, no me gusta nada, sea donde sea, donde las mismas personas permanezcan tanto tiempo en un mismo puesto. Porque lo que no cambia, se estanca.
Por eso aplaudo el sistema político suizo: sólo tienen siete ministros, cada uno dirige varios departamentos y uno de ellos es elegido para representar a la Confederación Helvética DURANTE UN AÑO, porque la presidencia es rotativa. Llegué a Suiza en 2003 y ya ha habido tres presidentes federales: el último en oficiar como presidente de la CH es la ministra de exteriores, Micheline Calmy-Rey.
También por eso uno de mis grandes ídolos es Nelson Mandela: después de 26 años encarcelado, fue electo presidente de Sudáfrica y cuando se cumplieron los cuatro años dejó el poder. Y lo que más me gustó fue el argumento: para estar con mi familia y ver crecer a mis nietos.
Sabes tu, Jorge, cuál es el encanto que tienen los cargos?
Un abrazo, Tania Quintero

Antonomasia said...

Hay muchos que han comido de la mano de Encuentro cuando vivian dentro de Cuba, como esta señora que dejó un mensaje anteriormente, y ahora le muerden la mano... ¿Ya dijo estas cosas TQ en el seno de su periodico Encuentro? ¿O los jefes de Encuentro se estan enterando de sus opiniones por este comentario de blog? Siento curiosidad...

Anonymous said...

Asi es. encuentro ha ayudado a mucha gente en Cuba, y la revista allí se lee como pan caliente. los perros ladran porque encuentro anda.

pepe said...

jaja, malditos anónimos progres. Den la cara partida de IMBÉCILES

Anonymous said...

Que encuentro haya ayudado significa que los agradecidos deben sólo agradecer?

Embabia Pérez

Anonymous said...

Un Proyecto como la Asociación Encuentro NO ACEPTARÀ transparencia porque eso significará renunciar a las bondades y ventajas estratégicas que ofrece dirigir como un caudillo lo hace.

Oxiuro Cojimaratum

Anonymous said...

Imbecil es quien se hace llamar Pepe, que es lo mismo quer ser anonimo. Asi que FASCISTA DE MIERDA, no hables, porque por Pepe nadie sabe quién eres ni de donde vienes. Y para el que está embabia, la respuesta imagino que es NO, no deben agradecer a ciegas, pero por lo menos ser más transparentes y decentes. Porque la Quintero sigue colaborando con ese periodico. Al menos he leído un par de cosas de ella en Encuentro últimamente. Si tiene tan mala opinion, viviendo en un pais libre como Suiza y teniendo un blog y toda la blogosfera, por qué no se va de Encuentro si tan mal cree ella que va ese medio?

Anonymous said...

Me imagino que cuando hacen uso de obscenidades y/o diatribas en vuestro lenguaje es porque no tienen manera de argumentar; O...sí?
Entonces demuestren lo contrario de forma clara y escueta, please.

Embabia Pérez

Anonymous said...

Creo que todos, los que aquí en esta página hemos escrito algo estimamos y defendemos la existencia de la asociación como Encuentro;la única cosa que nos diferncia es que algunos podemos imaginarnos el valor que para mejorar puede tener una crítica certera. !Vívan las opiniones opuestas! !Vívan las posibilidades de debatir sobre cualquier cosa de forma civilizada!

Aplaudamos a los que usen todas las vías y como Tania publiquen dónde le dejen, sus verdades. Encuentro es de Todos!

Oxiuro Cojimaratum

pepe said...

Oxiuro, ¿por qué no infestas los culos de estos anónimos, y les haces conquillas, a ver si por ahí les entra algo de lucidez--ya que no por la cabeza?

Anonymous said...

No me subestime compadre; Lo voy a intentar; pero normalmente no es posible ni ansí ni asá.

Oxiuro Cojimaratum

Anonymous said...

No, Oxiuro, Encuentro no es de todos. Es una asociación constituida, como todas, por un número limitado de miembros, que son los que escogen al presidente. Y como son ellos los que presentan un proyecto y consiguen el financiamiento, son ellos los únicos que tienen derecho a marcar la política editorial, y quien escribe y quien no en Encuentro. Encuentro no es la UNEAC.

Anonymous said...

Por lo mismo que no es de la UNEAC y no han sabido ganarse a los colaboradores, los blogs se le han ido por arriba y son más interesantes que Encuentro y más polémicos y mejor escritos. A los colaboradores les pagaban mal o no les pagaban y a los del staff ¿les pagan o no? Es que las leyes más elementales del periodismo, las incumplen, hacen una lista de blogs que no tiene orden ni alfabético ni de ranking ni de selección.... tienen una sección firmada por Carlos Espinosa sobre libros y otra con seudónimo para ¿hablar de los libros que el otro no reseña? ¿quién es el criticón? Esta muy bien eso para publicaciones menos serias, pero Encuentro debía ser seria... la están matando ellos mismos sin querer o queriendo....y cuando se vengan a dar cuenta los españoles les van a quitar el dinero porque no gusta a las autoridades de la isla, pero por lo que se ve a muchos en el exilio tampoco. Mucho dinero concentrado en un proyecto, mala cosa... mucho dinero mal repartido, peor y una arrogancia que la mata antes de haber dado todo de sí.

Amadeus said...

Para anónimo de las 23.45

Estimado amigo, en Cuba se lee con avidez todo lo que aparezca y "venga de afuera", ya que en un país donde no hay libertad para elegir lo que se quiere leer o ver, la necesidad es muy grande. Que Encuentro se cotizada en determinados círculos, ese mérito nadie se lo quita. Como también es cotizada Babelia y otras publicaciones y semanarios (hasta la EPS de El País tienen sus fans en la UNEAC, eso me consta), pero de ahí a creer que Encuentro va a misa todos los domingos, es un poco exagerado.

Nada, que hay que vivir del cuento.

Anonymous said...

Si encuentro no es de todos; ?De quién es Encuentro?

Si tiene sólo un número limitado de miembros; ?que limita su número??Quizás el que sus Estatutos y Reglamentos permanezcan secretos? Quízás es la Asociación E. sólo una reunión de familia y amigos íntimos?

...O es algo más....

Embabia Pérez

Anonymous said...

Embabia esto son mis resultados de ahora mismo, en el buscador de Encuentro:
http://www.cubaencuentro.com/es/content/advancedsearch
Buscar en: Encuentro en La Red, Revista Encuentro, Blogs, Proyectos, Derechos Humanos, Mundo Cubano, Galerías, Cuba Enlaces, Estudios Cubanos, Casas Editoriales, Centros de documentación, Documentos, Asociación Encuentro, El Portal.
Buscar todas las palabras: Estatutos + Reglamento
Buscar la frase exacta: Asociación Encuentro
Publicado: Cualquier momento
Resultado:
No se han encontrado resultados al buscar por ""Asociación Encuentro" Estatutos o Reglamento"
Esperando haber contribuido a aumentar tu ignorancia infantil
Un servidor
Oxiuro Cojimaratum

Anonymous said...

En Encuentro colaboran ahora mismo mucha gente de primera fila, tanto en la revista como en el diario. Los miembros de la asociación, así como sus objetivos, están en el sitio web. ¿por qué se empeñan en ver falta de transparencia? ¿por qué no se dedican a criticar a Castro en vez de criticar a Encuentro?

Anonymous said...

Por favor pones el likns exacto para ver lo referente a los miembros de la Asociación en la Página de la Asociación. No encuentro allí nada al respecto.
también para poder leer Los Estatutos y el Reglamento.
Gracias por anticipado
Embabia Pérez

Anonymous said...

Embabia, ve aquí y verás ahí los miembros. son pocos, pues una asociación puede tener solo dos mimebros, tres, los que sean. como ves, no dice nada de que represente al exilio ni cosa por el estilo. Es más o menos lo mismo que la Fundación Hispano-cubana, que también tiene su propia línea editorial, de la que no tiene que dar cuentas a nadie.

http://www.cubaencuentro.com/es/asociacion-encuentro/perfil/(gnews)/1117458787

Anonymous said...

Sigo como mi nombre, en babia. ?Entonces significa que sus Estatutos y Reglamento son secretos?

....de verdad, son secretos?

Anónimo que sobre esto nos informa: ?Tú eres miembro de la asociación E`?

Embabia Pérez

Anonymous said...

Segun el anónimo zabichoso que dío el link, la Asociación tiene 10 miembros a saber:

Presidenta: Annabelle Rodríguez, Madrid
Vice Presidenta: Beatriz Bernal, Madrid
Secretario: Pablo Díaz Espí, Madrid
Manuel Desdín: Director de Tecnología, Asociación Encuentro, Madrid
Manuel Díaz Martínez: Co-Director, Revista Encuentro, Las Palmas de Gran Canaria
Carlos Caso: Director Artístico, Asociación Encuentro, Madrid
Vivian Carbó: Coordinadora de Asuntos Internacionales, Asociación Encuentro, Madrid
María Elena Espinosa: Ex-Secretaria de la Junta Directiva, Asociación Encuentro, Barcelona
Josefina de Diego: Miembro del Consejo de Redacción, Revista Encuentro, La Habana

Entendimos todos ahora?
Oxiuro Cojimaratum

Anonymous said...

Ta turbia esta agua...
Alberto Kepler
Alemania

Anonymous said...

Como si tiene dos. El caso es que no representa ni al exilio ni a la cultura cubana, aunque se llame como se llama.

Anonymous said...

El que indague sobre Beatriz Bernal encontrará un largo rastro de dinero malgastado. Ella es la persona que Annabelle usa para muchos de sus arreglos financieros.

Anonymous said...

Amiguitas del Grupito de "La Complutense"; aunque se conocen de antes.

Amílcar del Valle

Lalo said...

Beatriz Bernal es tambien miembro de la Union Liberal de Montaner, número tres o cuatro en la lista de jefes. Por si no lo sabian...

Anonymous said...

Encuentro ha muerto ... ¡Que la entierren!

Encuentro es parte de una operación de guerra psicológica creada por los servicios de inteligencia castristas para penetrar y confundir ideológicamente el exilio anticastrista.

Varios hechos incontrovertibles apuntan hacia esa posibilidad.

1. Su Director inicial, Jesús Díaz, era una persona íntimamente ligada a los servicios de inteligencia castristas.

2. La fundación de Encuentro coincidió con el envío de un grupo de intelectuales cubanos pseudo-anticastristas a España, México, los Estados Unidos y otros países clave. (La mayor parte de ellos han venido colaborando sistemáticamente con Encuentro).

3. En forma (diseño gráfico, formato, etc.) y contenido, la revista Encuentro es la hija bastarda subliminal de la revista Casa de las Américas.

4. La actual directora, quien desde el comienzo estuvo ligada a Encuentro, es la hija de quien fuera hasta su muerte un alto funcionario castrista.

5. La fundación Ford, que nuca le ha dado ni un centavo a ninguna organización anticastristra (por el contrario, le proporciona fondos a muchas procastristas), le hizo una abundante donación a la revista para que lanzara Encuentro en la Red.

6. Los ataques a Encuentro que sistemáticamente publica La Jiribilla, son parte de una técnica que en contrainteligencia se llama "el fortalecimiento de la bona fides", por la cual se influye psicológicamente en el enemigo para que acepte la "leyenda" (historia falsa) de la penetración (topo o mole).

7. Crear su propia oposición controlada es una de las técnicas favoritas de los servicios de inteligencia en todo el mundo. Tal vez el caso más famoso, pero no el único, sea el de El Trust, una organización "anti-bolshevique", creada por el jefe de la NKVD Felix Dzershinski para penetrar el exilio ruso en Francia.


El éxito de Encuentro no sólo se debió al apoyo y promoción ocultos del castrismo, sino también a la miopía del exilio original en los E.U., que, a pesar de contar con todos los recursos materiales para hacerlo, nunca ha tenido la visión de crear una verdadera revista literaria cubana independiente. En ese sentido, los líderes del exilio han demostrado tenerle tanto miedo a los intelectuales como el propio Castro.

Si más y más cubanos anticastristas en el exilio están descubriendo que Encuentro juega con dos barajas y que no es lo que dice ser, esto se debe a que, aunque es posible engañar a casi todo el mundo casi todo el tiempo, no es posible engañar a todo el mundo todo el tiempo.

Así que, por favor, no tratemos de resucitar el cadáver, pues cada momento que pasa el olor a materia putrefacta aumenta. Enterremos a Encuentro o, mejor aún, incinerémosla, para evitar contaminaciones y epidemias.

Servando González
California, USA.

andaluz said...

qué te quemen a ti, viejo frustrado. nosotros la leemos y no le vemos eso que tu dices en ninguna parte. no me interesa su inicio, me interesa que denuncie al castrismo y así lo hace. No como tu quieres, seguramente, pero hay que estar loco para ver fantasma en esto. Someta sus articulos a una valoracion independiente, sin explicar el por mqué, y luego pregunte a lso expertos sobre qué tipo de publicacion es, si castrista o no. Se llevará un buen rapapolvo, porque hay que estar muy demente para ver a Fidel detras de esto. Critiquele otras cosas a Encuentro (ideologia, politica editorial, errores y demas), pero de castrismo no veo nada. Vaya al psiquiatra, por favor

Anonymous said...

Lo que hay que hacer es mejorar Encuentro y para mejorarla sólo ayudarán la elevación de la utocrítica, el ejercicio de conceptos más transparentes y la aceptación de lo útil e inteligente que hay en los escritos de las personas como Pomar. Hacerse los ofendidos y no analizar lo esencial que se les dice es algo torpe.

1rey
Colonia

Anonymous said...

Urgente hay que leerse el documento del Congreso que se puede bajar en:
http://www.congreso.es
/public_oficiales/L5/CONG/DS/CO/CO_105.PDF

Fermin Gabor said...

Necesaria aclaración

En su blog El abicú liberal, Jorge Pomar acoge un texto firmado por Fermín Gabor, y uno de esos comentaristas anónimos que pululan en lo que ha dado en llamarse “blogosfera cubana” (parece nombre de mariposa descubierta por Poey), se permite levantar la sospecha de que tal texto fue publicado y retirado luego de La Habana Elegante. Aventura ese anónimo que se trata de un caso de censura: la lengua se soltó para luego morderse ella misma.
Contrario a tanta novelería, no hubo censura en ello. El texto que Pomar publica (y elogia) nunca mereció juntarse con los que aquí aparecen. Circuló hace meses como mensaje electrónico, salió de una dirección electrónica a nombre de Fermín Gabor, y nunca (ni en la más arrasadora borrachera, ni en recóndita depresión) resultó escrito por Menda.
Pero, en vista de que el número de parásitos crecerá en lo adelante (tan fácil es medrar bajo seudónimo ajeno), dejo escrita esta advertencia: il vero Fermín Gabor, el mero, the real one, éste que les escribe, sólo podrá ser entendido en puridad cuando lo suyo aparezca en La Habana Elegante. Aquí y sólo aquí.
Planto, además, esta maldición:

¡que sean tratados como perros y farsantes todos los que se presenten en mi nombre!

¡Que el Señor, Altísimo Seudónimo, confunda sus caminos!

¡Y que suelten espuma por la boca!

Budapest, 26 de julio de 2007

Anonymous said...

Cálmate chico..., ya está aclarao. Descansa que ya lo dijiste; Tù Eres el Verdadero y el otro que escribió el interesante artículo es un ursurpador de tu bello nombre. Nos alegramos de conocer La Verdad y ya estoy curioso de conocer tu verdadera prosa.

Oxiuro C.C.

Anonymous said...

A VECES AMO LAS REDUNDANCIAS
!Que viva el falso Gabor el falso!

Avispado

Anonymous said...

Carta desesperada y abierta a un tal Fermín Gabor.

Europa, 08.08.07
Querido Fermín nuestro, excelso,
Ferminicito Gaboriannese, tan en gracia e iluminado; ¿Porqué no sigues utilizando este fórum para expresar tus pre-claras y talentosas verdades? La llama que te alimenta a mí me falta. Anda, ven y sé solidario.

¿Cuál temor tu cuerpo "abrasa"?

¿Necesitas ayuda, un empujoncito, un sutil escarceo? estoy dispuesto.

Yo soy un ferviente servidor de la claridad. Te idealizo muy inteligente y por ello supongo, sé que sabes, que vivo en la oscuridad total gracias a Encuentro. Yo sólo sueño con ver la luz al Final del Túnel. Ando a tumbos mordiendo a ciegas y este inmundo y cruel túnel recto parece no tener fin.

Ten piedad Gabor, dime algo! De la ermética Asociación del Manto Negro ya no espero nada; pero tú; tú eres distinto, ya lo has demostrado aquí y acullá. Oye la plegaria de tánto náufrago en la mar bravía. Nosotros esperamos el dulce sabor de tu manantial diáfano e intelectual. Tú Sí Que Puedes; Por favor no te resistas más, te lo pido en nombre de una parte de La Masa, la que clama y en el mío propio:¿Podrías al menos para un segundo, intentar encarnarte en una suerte de Lámpara de Diógenes? Anda, sólo por un ratico, ángel nuestro dispersa las tinieblas. Yo y algunos otros te lo van a agradecer (Ponte también) eternamente.
Un admirador a per se

Oxiuro Cojimarense Cojimaratum

Anonymous said...

Gracias Pomar, abicues como tú hacen una falta tremenda para que el paisaje no sea llanura cómoda y le salgan mogotes y hondonadas

Tu ayudas mucho mas a Encuentro que los lame.cu. que solo saben de alabar sin critica posible. Los conformistas te van a criticar duro, te van a odiar, pero se lo tienen bien merecido y van a tener que mover el puding aunque no quieran despegarse del cómodo cojincito de plumas.
saludos de una admiradora que te lee
Teresa D.

Anonymous said...

Fragmentos de lo publicado por Manuel Díaz Martínez Co Directoor de la Revista Encuentro en su blog ayer, sin comentarios actuales de cara a la discución sobre el tema "Asociación Encuentro".

"Una revista para la libertad"
Agosto 16th, 2007
(...)Cuando hace cuatro años asumí, junto al historiador Rafael Rojas, la codirección de la revista, anuncié, en esta misma Casa de América, que la muerte del fundador de Encuentro no significaría ni la desaparición de la revista ni la modificación de sus propósitos. Y así ha sido.
Encuentro es una publicación con fines propios, cuya línea editorial la hemos fijado siempre quienes la dirigimos. La diversidad de las instituciones y organismos que han auspiciado o auspician nuestro proyecto es una señal de nuestra independencia. Ni uno solo de esos patrocinadores ha pretendido jamás imponernos criterios a cambio de su ayuda (...)En sus diez años de vida, Encuentro ha demostrado ser una revista para la libertad (...)ha fomentado el debate y ha tendido puentes entre posturas políticas y estéticas disímiles, (...)Es de justicia reconocer públicamente que Encuentro de la Cultura Cubana no existiría si no hubiese contado con la capacidad de trabajo y la competencia profesional de quienes integran su equipo de redacción. Detrás de cada una de las ediciones de la revista están estos compañeros, a los que también la intelectualidad cubana de ambas orillas debe agradecer el espacio de libertad que han garantizado a sus fantasías e ideas(...)Queridos amigos:
Me sumé a Encuentro respondiendo a una invitación de Jesús Díaz, y lo hice con el entusiasmo que me proporcionaba saber que mi inolvidable amigo me daba la oportunidad de defender la libertad de prensa practicándola(...)Palabras leídas en la fiesta celebrada en la Casa de América, de Madrid, el 20 de junio de 2006, por los diez años de existencia de la revista Encuentro

Anonymous said...

pues muy bonito que el tal Martínez sea tan bueno, tan idealista, tan sacrificado por el futuro de su isla y no se refiera a lo que civilizadamente aqui se plantea y discute, que tanto le ataña y que es tan urgente. Shit! pero quizas en esto me equivoco y ya está trabajando en su opinión al respecto