Sunday, 29 July 2007

Carta abierta de Jorge Luis Arcos


Madrid, 29 de julio, 2007

Sr. Pomar, no lo conozco personalmente. He tratado de recordar posibles encuentros en Cuba entre usted y yo. No los recuerdo, sinceramente. Sí recuerdo personas en Cuba, amigos míos (presumo que al menos conocidos de usted también), que luego de haber firmado usted la Carta de los Diez, me hablaban de usted con admiración, por su valiente gesto, o con cariño. Cuando hace apenas tres años llegue al exilio, leí algunos artículos suyos de tema político que, como le comenté creo que a Luis Manuel García, me gustaron.

Claro, es que cuando usted firmó la Carta de los Diez (1991), yo ni siquiera era miembro de la UNEAC, sino un simple investigador sin libro publicado del Instituto de Literatura y Lingüística. Fue precisamente a partir de 1990, cuando publiqué dos libros, uno sobre Lezama y otro sobre Fina, que, en una fecha posterior (no la recuerdo ahora exactamente), solicité mi entrada en la UNEAC. Nuestras historias personales, sobre todo por diferencias de edad, no han sido coincidentes.

Le confieso que cuando usted en su primer texto contra Encuentro utilizó mi nombre para tratar de inferir una delirante relación entre Encuentro y la UNEAC, lo primero que pensé, luego de mi natural sorpresa, fue: esta persona no me conoce en lo absoluto. Más allá de la gravedad de sus acusaciones festinadas, sin argumento ni prueba alguna con respecto a mi relación –pero ¿es que esto es posible ahora?- con la UNEAC, y, para colmo, a través de mi persona, del propio Encuentro con esta, me dije: esta persona tiene un prejuicio, se ha construido un estereotipo por el hecho de haber sido yo director de la revista Unión desde enero de 1995 hasta mi salida de Cuba en julio del 2004, donde por cierto trabajaba con dos personas, Enrique Saínz y Horacio García Brito, quienes siempre me hablaron bien de usted en el plano personal.

Creí, sinceramente, que había -una de dos, o acaso las dos-, o una gran confusión o una muy mala intención de su parte, difamación mediante. Incluso puedo comprender que a usted le moleste el hecho de que, luego de haber dirigido la revista Unión durante diez años, ahora sea miembro del consejo de redacción de la revista Encuentro, con la que colaboro además desde su fundación. Puedo comprender esto como motivo de recelo en una persona que no me conoce, pero no puedo por ello aceptar sus inferencias falsas. La historia no es tan sencilla. Ciertamente, todos, incluido usted, tenemos un pasado insular, ¿qué duda cabe?

Le digo todo esto para tratar de reconstruir una relación inexistente, y porque en mi soledad me he preguntado muchas veces qué extraño conocimiento o desconocimiento más bien, pueden haber justificado sus inferencias. Sin embargo, me parecieron tan delirantes sus acusaciones que, contra mi natural modo de ser (le confieso), me abstuve de responderle, sobre todo porque hubiera tenido que hablar también en nombre de una asociación, revista, periódico, que creo que rebasan mi caso particular (aunque yo haya sido generosamente aceptado como miembro del consejo de redacción de la revista), y que tienen sus conocidos directores, una muy larga trayectoria en ese proyecto, etc. Mi opinión sobre Encuentro, por ejemplo, la que le compete a mi experiencia personal, más insular que diáspórica, la escribí, por ejemplo, sea cual sea su valor, en “Diez años de Encuentro en Cuba”. Pero no me quedé, no obstante, conforme con mi silencio ante sus acusaciones peregrinas.

Ahora usted vuelve a relacionarme con sus ataques a Encuentro, a propósito de la reciente polémica en torno a Padilla, y esta vez no voy a quedarme callado, aunque quiero advertirle algo: lamento defraudarlo, pero voy a hablarle a título exclusivamente personal. Sobre todo lo relacionado con Encuentro, repito, sin duda hay personas más competentes, con más responsabilidad y con más experiencia dentro de ese proyecto que podrán satisfacer o no sus expectativas. No es que yo no pueda intentar hacerlo pero, insisto, creo que no me corresponde a mí ni es mi interés en este momento. Por tanto me voy a concentrar (al menos en esta ocasión) en lo que me atañe a mí directamente.

Trataré de ser breve. Con respecto a sus acusaciones de que yo soy ese delirante vínculo entre Encuentro y la UNEAC, sólo puedo desmentirlo sencillamente. ¿Qué otra cosa puedo hacer ante tan difamante y estrafalaria acusación? ¿Me pide usted acaso que trate de probar mi inocencia? Le repito, usted y yo no nos conocemos, pero menos mal que muchas otras personas me conocen como para no tener que desgastarme en aclararle algo sin fundamento alguno. Sería ridículo de mi parte que intentara siquiera responder algo para lo cual no da ni pruebas ni argumentos, sólo su presunción personal, y ante lo cual me obligaría a referirme a cuestiones que sólo existen en su imaginación o deseo. Si usted, ante cualquier duda, se hubiera dirigido a mí, con mucho gusto habría conversado con usted, y le hubiera aclarado cualquier cosa. Pero no, usted optó por difamar antes que dialogar.

Por favor, no intente “utilizarme” más para sus fines, sean cuales sean estos. No soy “utilizable”, sencillamente, mucho menos por usted que no me conoce. No soy su comodín ni su pretexto. Siga usted si quiere su batalla contra Encuentro, del que yo soy, efectivamente, voluntaria y conscientemente parte, pero no me mencione más en vano. Eso a quien daña en su reputación es a usted mismo.

Para tratar de ser breve, como prometí, me centro en su más reciente comentario.

Como cualquier lector podrá comprobar, no he injuriado a Belkis Cuza Malé, a quien admiro como poeta y así lo digo en mi texto. Sólo disiento de que para defender a Padilla en contra de las opiniones de Pablo de Cuba trate de descalificar al crítico con acusaciones ideológicas e insultos personales. Si se leen bien mis dos comentarios, lo que hago es defender a Padilla, tanto literaria como políticamente, y no comparto el punto de vista de Pablo de Cuba, a quien por cierto, conozco personalmente y, como ya [ha] hecho también muy certeramente Duanel Díaz, doy fe de que más allá de nuestras diferencias de juicio, no es un “castrista”, ni lo mueve ningún interés de dividir el exilio, más allá de lo pertinentes o no que puedan ser sus juicios. Pero a usted todo, cualquier cosa, le viene bien para su “batalla de ideas” contra Encuentro, como ese Fermín Gabor apócrifo que publicó, creyendo que era el verdadero, haciendo el ridículo.

No escribo a nombre de ninguna revista o periódico (al menos no en esta ocasión), sino en el mío propio. Ejerzo mi criterio, mejor o peor, errado o no. En fin, ejerzo mi criterio personal. No soy, en los textos que he escrito a favor de Padilla, vocero de nadie, sino de mi propios juicios.

No tengo que despejar ninguna duda (lamento que usted la tenga o que sencillamente intente crearla) acerca de mi persona, porque, que yo sepa, usted no es un tribunal, ni yo tengo que rendirle cuentas de mi vida. Las únicas cuentas se las debo a mi conciencia. Respondo por lo que escribo. Soy un exiliado como usted, con mi propia historia particular, como hay miles y miles, todas diferentes. Tengo un pasado, un presente y un futuro, como usted, y como miles de cubanos más, todos diferentes. Yo no soy juez de Padilla, mucho menos de Belkis, ni de nadie –usted sin lugar a dudas se erige en juez de los demás sin tomarse el trabajo de probar sus acusaciones.

Sólo he expresado mi opinión como crítico, ni más ni menos. A eso me atengo. Usted dice: “Inaudito”, y cree que diciendo eso ya está dicho todo. Ve conveniencias y componendas donde no las hay. Claro que usted quiere verlas a toda costa. Pero, por favor, le repito, no mezcle mis juicios profesionales, personales con sus superobjetivos ya conocidos. Sencillamente, no le sirvo para eso. Búsquese otro pretexto u otro comodín más idóneo e, incluso, le advierto, más conveniente.

No tengo que avergonzarme de haber ejercido como “catedrático”. Sí, efectivamente, he sido investigador literario, profesor universitario, ensayista, crítico, antologador, editor de libros y director de revistas, conferencista, trato de escribir poesía..., y claro que otras muchas cosas más, por supuesto, como cualquiera. Me halaga que me digas “sofisticado”. No sé si lo soy. Soy lo que soy y punto. Usted trata populistamente de vincular lo sofisticado con la pedantería intelectual. Me extraña que un ensayista, germanista, traductor, periodista, editor, etc, como usted, caiga en esa trampa que puede revertirse contra usted mismo.

Para colmo, como cualquier lector podrá comprobar, cuando usted ofrece sus argumentos a favor de Padilla, ¡coincidimos en casi todos los argumentos! Algo que se cuida usted mucho en reconocer. Vaya, qué extraño, qué casualidad… ¿Es que no se ha dado usted cuenta, o acaso es tanta su pasión que no se percata de lo más obvio, diferencias de lenguajes aparte? Pero los lectores sí se dan cuenta, Pomar. Los lectores no son analfabetos ni tontos, y más allá de cualquier diferencia profesional, de gusto literario, etc., saben leer. No tienen que creer lo que les dice Pomar solo porque lo dice Pomar. No es tan sencilla la cosa. Pueden leer solos y sacar sus propias conclusiones.

Insistiendo en este último punto, ¿así que no queda claro en mi primer texto cuál es la Historia, el totalitarismo al que me refiero? ¿Cuál si no la Historia y el totalitarismo cubanos, refiriéndome a Padilla, pueden ser? Pero ¿usted cree que los lectores son imbéciles? Asimismo, quién habla de “evasión” en Padilla sino usted. Yo digo todo lo contrario ¿o no? Comprendo que usted aproveche todo, cualquier cosa, para atacar a Encuentro, pero, por favor, sea al menos más inteligente al hacerlo. No insulte la inteligencia de los demás.

Por último, termina usted diciendo: “Como para enloquecer. Yo aquí ¿qué remedio?, ya solo estaba haciendo literatura”. Vamos, Pomar, ese final no lo salva ni su presunta ironía. No pose de víctima cuando usted ha elegido el papel de victimario y de juez. Tal vez haya enloquecido y, como sería entonces de rigor, no se da cuenta. Pero no, no lo creo. Hay demasiada mala intención y mala maña en sus más que transparentes intenciones (razones atendibles o no según el caso, eso es otra cuestión), como para pensar que ha enloquecido, más allá de lo “locos” que podamos estar todos los cubanos.

Concluyendo. Yo sé, todos saben, que su batalla es contra Encuentro. Opiniones mías aparte (también muy personales y que no es mi objetivo ventilar aquí ahora, como ya he aclarado), no le discuto su derecho a emprender esa batalla a toda costa. Pero fíjese que digo a toda costa. Pero, por favor, al menos no a costa mía. Usted, para sus fines, me ha convertido en su enemigo. Me ha difamado, ha tergiversado mis juicios, etc, como podrá comprobar cualquier lector inteligente.

Yo, ciertamente, diferencias de pensamiento aparte, y acaso hasta las comprobables coincidencias mediante (con respecto a Padilla), no he sido nunca su enemigo. Desgraciadamente, gracias a usted, y a no ser que usted quiera reconsiderar su posición para conmigo, ahora lo soy. ¿A quién ayuda esto, Pomar? ¿Qué buena política puede fundarse sobre presupuestos tan falibles? ¿Es que sus argumentos y sus fines son tan absolutos, tan perfectos, tan puros, que no viene a cuento si por el camino tiene que jugar con el prestigio de otra persona?

Vuelvo a repetirle, usted no me conoce. Quiero que sepa que me hubiera gustado conversar estas cosas personalmente, frente a frente, y aclararlas o no. Pero usted se empeña en continuar utilizándome para sus fines (sean cuales sean, en este momento no es lo que más me interesa precisar), y no le puedo permitir que lo haga, al menos con esa festinada e irresponsable impunidad, en más de un sentido, a mi costa. Presumo que, además, al responderle, acaso sirvo a sus intereses. Pero eso depende más de usted que de mí. En este instante, al menos, sólo me interesa aclarar mi posición ante los lectores. Ni más ni menos.

Jorge Luis Arcos


********************************************************************

Estimado Jorge Luis:

El apelativo no es en absoluto irónico. Tampoco es falta de respeto o hipocresía de mi parte. Simplemente, no resisto el “ustedeo”. Ando por el mundo mentalmente en mangas en mangas de camisa. Detesto el empaque y la etiqueta. Por lo demás, noto que en tu misiva, sin querer, me tuteas.

¿Cómo decírtelo? Cuesta arriba hacerte comprender porque tú, por qué singularizarte. Puedo asegurártelo: nada personal me mueve contra ti. Créeme, siento haber tenido que lacerarte. Sé lo que es. De veras. Mis especulaciones sobre tu tráfago no denotan odio.

Trátase, digamos, de la esgrima foral al uso en cualquier democracia que se respete. Esto no es más que un diálogo. Abre El País, El Mundo o el ABC , mira este asunto desde ese ángulo y te persuadirás. Yo, por ejemplo, soy mucho más caballeroso que tus correligionarios del PSOE, o los míos del PP (soy fan de Aznar y Rajoy, ¿sabes?) en las Cortes, donde no es raro verlos "botarse para el solar". Mi modelo es la Cámara de los Comunes británica o el Congreso nortamericano, donde los diputados se dicen hasta del mal que van a morir en lenguaje elevado, sin perder la compostura.

En cierto modo, eres para mí una magnitud abstracta. Porque, en efecto, ¿cómo odiar a quien no se conoce? No siendo de esos neosamaritanos con el corazón “más grande que la cavidad”, no amo a todo el mundo. Lo cual no implica que lo odie. No me agrada buscarme enemigos por puro gusto. Ya me van sobrando desde hace rato los que no me he buscado.

Algún día, cuando todo haya pasado, suponiendo que aún valga la pena y lo desees, me sentaré a explicarte por qué a Jorge Luis Arcos. Aunque, si te esfuerzas a testa fría, no tardarás en descifrar la clave del secreto. Sencillamente, juega el asunto como una partida de ajedrez en la AECC: mueve un poco sobre el tablero imaginario caballos, alfiles, torres, dama y reina. Al menos, a grandes rasgos, seguro darás con la respuesta. Tampoco es imprescindible que lo intentes o logres.

Me ha causado regocijo tu carta abierta, el hecho de haber reaccionado al fin. Constato que por tus venas corre sangre y no horchata. Has demostrado pudor. Lo cual es un buen anticipo. Te honra. Si bien, no has despejado casi ninguna de mis interrogantes, es tu derecho ignorarlas. Y como bien dices, no soy juez para juzgarte.

Habría dado cualquier cosa por continuar colaborando en Encuentro. Colegialmente, con independencia de las respectivas filiaciones, sin censura ni autocensura, responsabilizándose cada cual con sus textos y criterios, enzarzándonos a diario en debates de gran calado y calentura sin malquistarnos.

Pero me echaron, sin ceremonias, arbitrariamente. Y nadie se solidarizó conmigo. Tu tampoco, que sin embargo habías oído hablar bien de mí en Cuba y leías mis textos. Así las cosas, sucedió lo que sucedió, pues tampoco por mis venas corre horchata en vez de sangre. No aspiro al monopolio de la nobleza.

Por el momento, ya es demasiado tarde para sentarme contigo ni con la dirección de la Asociación a fumar la pipa de la paz doctrinaria. No quiero satisfacciones personales sino soluciones democráticas.

La suerte está echada y el hacha, enterrada. Lo que me restaba en el tintero para ti ya se ha gastado. Quedan graves interrogantes pendientes de respuesta. Conque, sigamos intercambiando estocadas retóricas, limpiamente, sin rencor, como buenos caballeros de las letras. Te deseo suerte, éxito, lucidez y salud.

Saludos,

Jorge A. Pomar

65 comments:

Anonymous said...

No te pongas magnifico, Pomar.No quieras justificar el varapalo que te acaba de dar Arcos con su carta. Lo de la esgrima foral es entre contendientes que se conocen, lo tuyo fue usar un articulo de Arcos para volver a tu obsesion: Encuentro.
Te alarmo que alguien de la catadura moral de Arcos hablara de Padilla, la tomaste ahi con Encuentro, y no te paso por la cabeza que, por sus estudios publicados y por la mas ambiciosa antologia de la poesia cubana publicada por el, el derecho de Arcos a meterse en el tema estaba probadisimo.
Ahora te pones magnifico, hablas de enigmas ajedrecisticos, de esgrima foral, para justificar lo miserable de tu ataque.
Segun se ve por tu respuesta, a ti no te interesa la democracia. Te interesa el lloriqueo. Y magnificar los hechos. Contaste antes que en Encuentro te habian negado la publicacion de un articulo, ahora dices que te echaron de alli. Manhana vas a decir que no te dieron la presidencia de la Asociacion Encuentro.

Narciso said...

Lo siento, Pomar, estás descaracterizado. Ahora resulta que todos los años que escribiste en Encuentro nunca te procupaste de dónde venia el dinero, ni si era castrista o no. Hay que tener un poco de verguenza, señores. Esto es pura pataleta...

Anonymous said...

Dice J.L.Arcos:...Sobre todo lo relacionado con Encuentro, repito, sin duda hay personas más competentes, con más responsabilidad y con más experiencia dentro de ese proyecto que podrán satisfacer o no sus expectativas...

(?)

Embabia Pérez

Anonymous said...

Claro que Jorge Luis Arcos no volverá a contestar a Pomar y de veras es una pena. Pomar, sigue equivocandote si esto garantiza tu honestidad. La carta de Arcos no me convence del todo.

Avispado

Anonymous said...

Arcos oculta bastante y se hace el que nos sabe...

Harina de otro Costal

Anonymous said...

El pensamiento y lógica que arguce arriba Narciso, es una típica ramplona reacción oportunista.

Oxiuro C.C.

Anonymous said...

Elemental Watson

Anonymous said...

Dónde ve el 1mer Anonimo que a Pomar no le interesa la democracia? Será estúpido o no nota que este blog es en su estructura un acto profundamente democratico que beneficia a muchos?

Andreas

Anonymous said...

Bueno, pero es apócrifo o no ese artículo de Gabor contra Encuentro?

Anonymous said...

Dice categórico en comentarios a este Blog un tal Fermín Gabor desde Europa, que NO, no y no, NO es de él. El misterio permanece igual que todo lo demás que se toca con el tema "Asociación Encuentro de Madrid"

Dingo

Jorge A. Pomar said...

Estimado Jorge Luis:

De acuerdo. Infórmale a esas "personas más competentes, con más responsabilidad y con más experiencia dentro de ese proyecto" que este blog está plena e instantáneamente a su disposición para cualquier comentario o réplica que deseen dar a conocer en el mismo sitio donde han sido cuestionados. Será un placer publicar tambien sus textos. Ningún problema.

El Abicú

Anonymous said...

todos se equivocan. acaben de una vez y por todas esta mierda y miren al futuro! al menos no se ofendan, ni recrimeinen al uno o al otro. PAZ y mucha salud, senores!
a los contrincantes, un consejo: si se van a pelear, avisen para ir a verlos...
es ridículo todos estos ataques a nivel de barrio, chisme y da vergüenza. cuidense, además, que en cualquier momento les cae un jucio y llegan a plan de abogados...
quien gana en todo esto? ni el uno ni el otro.
jorge luis arcos tiene toda su razón en constestar y sentirse ofendido por pomar. este no ha hehco otra cosa. pomar tiene todo derecho de atacar a encuentro, pero olvida y lo hace contra las personas de allí y no contra la institución en sí. es ahí donde está el error.
cuidense la boca, que el pez muere por ella.
buenas noches o buenos días.

Cuco said...

Ese pomar es un neo-fascista como sus amiguitos, un pendejo sietemesino admirador de las cortes anglo. Muy noble me parecio la carta de Arcos, aunque no te conozco personalmente tampoco.

cochinillo said...

Pido ayuda a Precisa mente, para que ayude a entender un poco mejor como es la cosa, el contexto como quien dice, y los antesedentes de esta polemica. ¿quien es el señor Arcos? ¿que puesto tiene en Encuentro? ¿que es la UNEAC? Por favor, desen cuenta que todo el mundo no tiene el mismo nibel cultural.

Anonymous said...

Querido Pomar:
Tengo ganas de tratarte de usted, por admiración y respeto. No lo hago para no 'ustedearte', porque ya veo que eres alérgico al pronombre del respeto y de la distancia.

Tu respuesta al señor Arcos ha sido excelente. Y siendo breve además, muy al gusto mío.

A Arcos no había que dedicarle más tiempo. Y salió en coche, porque lo trataste con la cortesía y el respeto que él no se merece.

Hiciste muy bien en despacharlo pronto y bien. No caíste en la trampa que él hace personalizando el desencuentro de muchos cubanos (legiones de ellos) con 'Encuentro', no importa toda la baba que se gaste el señorito de las letras diaspóricas para afirmar lo contrario.

Su carta no es personal. Él habla a nombre de AECC, aunque diga lo contrario. Y su andanada no la disparó sin el OK de la Artillera Mayor. Que no te quepa duda. He vivido mucho y conocidO a mucha gente. Mi intuición me lo dice claro.

'Encuentro' te respondió oblicuamente porque ellos son oblicuos. Ésa es su posición favorita, la oblicuidad. Con lo cual aparentan la vertical y al mismo tiempo descansan en el oportunismo de una horizontalidad al sesgo.

Por cierto que la respuesta a nombre de Arcos fue mala, aparte de falsamente respetuosa. Lo menos grave que te dice es que estás loco. No es el texto que se espera de un intelectual de tantos cascabeles.

Es reiterativo, prolijo y ampuloso. Su único argumento es que no te conoce y por eso no puedes juzgar su trabajo y sus vínculos turbios con Encuentro.

Yo no conozco a Raúl Castro personalmente y eso no me impide levantarme y acostarme defecándome en él. Podrá ser buen padre o buen tío, pero a mí eso me tiene sin cuidado.

No es posible combatir a la dictadura castrista sin personalizarla y señalar a los grandes culpables, lo mismo que a sus cómplices, incluyendo los de ultramar --- entre los cuales hay fundadas sospechas de que ocupan un lugar destacado la Dama Oblicua y su staff de abaniqueros.

PALOMA PARDO

Anonymous said...

Como Cuco es un Facista, encuentra a Pomar neofacista.

OReja

Anonymous said...

Gracias Paloma por tu intuitiva claridad. Estos nuevos fascistoides aburgesados que no quieren responder a nada y que se hacen los ofendidos son solo unos cobardes oportunistas y en eso no hay vuelta de hoja.

Oxiuro C.C.

Anonymous said...

Los irracionales como cuco son unos cobardes q ni siquiera vale la pena responder

A.A.

Anonymous said...

...y todavía cuco firma con su Alias; normalmente los de su sorte ni se molestan en ello.
Dale duro Pomar, la razón está contigo y con todos los que libremente hacen preguntas!

Oxiuro C.C.

Anonymous said...

Querido Jorge Luis Arcos usted y su Asociación ofenden a mi inteligencia con vuestro oportunismo taimado y falta de respeto al no responder a las preguntas que se le hacen.

Ulises F.

Anonymous said...

¿Ya vieron lo último de Gabor? La ha emprendido contra Belkis, con lo que se coloca, tácitamente, en el bando contrario al Abicú. ¿por qué será?

Amadeus said...

anónimo 31/07/07 20:43

Lo más interesante es como Jorge Luis Arcos puede estar tan seguro y además le da pleno crédito a que el artículo de Gabor publicado por Pomar era apócrifo.

¿Por qué está tan seguro? ¿Acaso se conocen? Hmm...

Anonymous said...

Trabajan en la misma revista.

Jorge A. Pomar said...

Ante todo, gracias de nuevo a los que han asumido mi defensa. También por los argumentos y datos aportados al debate.

Igual, pero en segundo lugar en la cola, reconocimientos abicueriles a esos anónimos hostiles, cejijuntos, malencarados, refunfuñantes... Tan adictos se ha hecho al Abicú Liberal que, no bien acabo de subir un texto y aún lo estoy chapisteando, ya puedo leerse sus primeros comentarios. ¿Qué habré hecho para merecer tan altos, instantáneos honores?

No sabía, Anónimo de las 20:43, lo del Gábor contra Belkis. Vaya, hombre, qué oportuno! Leeré el artículo. (Acabo de recibirlo.) Entre otras cosas, es / son buen / buenos humorista / humoristas.

Paloma Pardo, me has puesto colorao, o cenizo, que así nos sonrojamos los prietos. Te felicito por tu depurada y chispeante prosa periodística. El Abicú me ha pedido, encarecidamente, que te curse una invitación formal --de mano besada, me ordenó-- para publicar lo que se te antoje en este blog. Espera respuesta a vuelta de correo. Va en serio.

Narciso, ¿cómo quieres que indagara “por un dinero que”, recuerdas a Guillermo Portabales, “en la mano no se ve”. No abuses. Fíjate, el monto total de los honorarios pagados –por este medio te autorizo a cobrar los adeudados-- no rebasa los 200-300 euros, para no roñosear. Ni para la fuma, hermano mal llevao.

Cuco, de “sietemesino” nada: nací pesando 9 libras sobradas, prediabético. En cuanto a lo de “neofascista”, si no me equivoco, sácame del error: el único entre tú y yo que ha tenido carné de comunista y un fusil en la mano en África es este humilde servidor, que no ascendió en la Isla halando levas sino cortándolas. Amén de ser de ambos el único opositor activo, recluso político reconocido por Amnistía Internacional, y exiliado aún en la pelea ¿Te quedó bien el traje? Relájate, compadre, sonríe... ¡Qué lindo eres!

Por último, mis respetos al personal de guardia de la Brigada de Respuesta Rápida, SA (Sociedad Anónima), destacada en el frente de combate blogosférico euroocidental con sede, presumiblemente, en la capital de un país madre, según By location.

Si por ventura vuestros mayimbes os estimulan con botellaje per cápita de coñac español, recomiendo Torres 10® o, al menos Torre 5®, la marca preferida del Abicú, quien se trajo a Colonia cuatro litros, a razón de dos por añada, de sus vacaciones estivales en Alicante entre el 28-06 y el 17-07. ¡Diecinueve días a la jila!

Sin contar cuatro mazos de habanos de regular calidad (en España cuestan la mitad), pareja de ruedas de carreta de queso de cabra, ristra de chorizos, flotilla de latas de mariscos en aceite de oliva extravirgen, etc., etc. Plus la color tropical recuperada en las playas de El Postiguet, San Juan, Arenales, El Campello y Torresvieja! No te me pongas verdoso que al instante te acusan de castrista. Viva la Pepa, aserecó!

Jorge A. Pomar

Anonymous said...

Pomar

No te conozco. Pero te leo con agrado como un cubano mas....(mi pc tiene problemas y no pone los acento, y eso que la compre aqui en la otra capital... pero bueno, como dice el Gabo, no hacen falta si de entendedores se trata......).

Tranquilo, hermano, lo esencial esta dicho, lo demas son notas dominicales. Oye, y no te animas, para ese time que te tomaras, a cargar con un juego de domino, de nacar, para extraerlo, como un mago, de la nostalgia en que se nos convierte el caiman caribeno, hoy inaccesible, y colarlo en algunos momentos en que este abundando el aromatico humo y corriendo el etilico elixer.....vaya, como para trasladar un bochornoso domingo habanero hacia esos parajes que has mencionado...?. Nada, un poquito de cubaneo, que mitiga (o agranda?) tanto dolor de lejania...

Cosas buenas, Abicu.

Al Rodriguez, un cubano mas....

Anonymous said...

Abicu
Ahora veo que ya paso lo del disfrute pero igual, no lo olvides para la proxima. Recuerda que el cubano domino, ese jueguito de los mortales normales, tambien nos diferencia del Borges, o del Neruda, o de cualquiera de ellos, que se lo perdieron......

Al Rodriguez

Anonymous said...

Hay información fidedigna de que el agregado cultural de la embajada cubana en Madrid, Luis Toledo Sande, sostiene relaciones muy fluidas con los de Encuentro. Con Annabelle, en primer lugar.

Toledo ha tenido como tarea prioritaria reunirse individualmente con escritores de la 'diáspora' española. Trata, por un lado, de halagar el ego de los más vulnerables con un trato cortés y, por otro lado, promete posibles ediciones y reconocimientos. Jorge Luis Arcos ha visitado varias veces su despacho. De buena tinta.
El Calamar

Anonymous said...

Recibido y hojeado el último número de Encuentro. Casi al final, sección reseñas, y oportunamente encajado entre la reseña de su libro "La fiesta vigilada", un anuncio publicitario de la editorial Anagrama sobre el libro. Que sería sólo oportuno si el autor del libro no fuera también el nuevo codirector de la revista. Con mal pie empezamos, Sr. Ponte. Se le ruega mayor pudor: los directores de revista no suelen publicar publicidad de sus libros en la revista que dirigen. Digamos que se ve mal.

Anonymous said...

La verdad que la envidia es el deporte nacional. ¿qué de malo hay en que se anuncie en las páginas de Encuentro un libro tan bueno como ese? Ponte es el mejor escritor cubano del momento, y al que le pique que se rasque.

Amadeus said...

¿Ponte el mejor escritor cubano del momento?

¿Y còmo se mide eso; existe un aparato?

Anonymous said...

Así lo reconoce casi todo el mundo. Lo confirman la mayoría de los críticos literarios. Su reconocimiento público es indiscutible.

Anonymous said...

Ponte es un excelente escritor. Pero es feo que publique un anuncio publicitario de su libro en la revista que él mismo dirige.

Amadeus said...

¿Cuánto son la mayoría de los críticos literarios; 50.3%,73.4%?

¿Dónde está publicada esa estadística?

Según Castro la mayoría del pueblo cubano apoya plenamente la Revolución ¿Qué tu crees?

Anonymous said...

Acabaste con él, amadeus. Ese anónimo debe ser un estadista cubano de los de ahora, formados en la escuela revolucionaria. No le preguntes por las fuentes porque te va a responder como suelen hacen los mayimbes en Cuba o la AAECC: Asociación Anónima Encuentro C.C.

Oxiuro C.C.

Anonymous said...

Amadeus, no hay estadística, pero es así. Enrico Mario Santí, Roberto González Echevarría, Rafael Rojas, Francisco Morán, todos coinciden: Ponte es el uno. Es raro encontrar algún crítico cubano que no haya comentado elogiosamente alguno de sus libros. Si no estás al tanto de eso es problema tuyo.

Anonymous said...

bueno.., por lo menos se reconoce que no hay estadisticas..., algo es algo.... y va y un día descubre que hay más cubanos a ese nivel.
Oxiuro C.C.

Anonymous said...

Sabichozo: Te dicen algo por ejemplo los nombres Rogelio Sáunders, Ernesto Santana, Rolando Sánchez Mejías, etc, etc?

Anonymous said...

El socio con su dále con su número uno me recuerda brisas totalitarias y me lo imagino cuál piano de una tecla, insípidamente monocorde, monocotiledón, monofásico, mononuclear
Oxiuro C.C.

Anonymous said...

Si Ponte lee toda la boberia que sus ensalsosos fanáticos publican aquí, seguro que se reiría de lo gracioso que es tener incondicionales tan, pero tan, requete tontos.

Nena

Anonymous said...

Ni Sánchez Mejías ni Ernesto Santana son la chancleta de Ponte, y Rogelio Saunder ni hablar. ¿quién es es ese?

Anonymous said...

Alfabetísece compay

Anonymous said...

¿Quién es es ése que conoce a Ponte y no conoce a Rogelio? Mira, mejor pregúntale a cualquiera, incluso a Ponte, él sí que sabe.

otra variante es usar el buscador de Yahoo o Google
Saludos

A. Campo

Anonymous said...

Todos ellos y otros más son muy buenos y entre ellos se conocen y respetan. Solo alguien que cuando habla de literatura saca impulsivamente una chancleta puede decir cosas como el bueno de Ponte ES EL No.1!

Anonymous said...

Información a despistados y otras personas que aún no le conocen: El nombre del poeta y ensayista es Rogelio Sáunders, con S al final. Todavía más correcto: Felix Rogelio Sáunders Chile. Léanle, es muy bueno y Ponte disfruta su lectura desde hace mucho. Así que a leer!

y gracias a Pomar por este Blog en el cuál lo mejor son sus artículos; aunque claro que también valoro mucho la posibilidad de foro que aquí ofrece

1rey

Anonymous said...

dice que Rogelio no cuenta, aunque No lo conoce, Mnmmmmmmmm..

creo que no me convence su profundo y sabio mensaje.

Anonymous said...

Señores, por favor, comparar a Rogelio con Ponte es comparar a Carilda Oliver Labra con Dulce María Loynaz, o a Serafina Núñez con Fina García Marruz.

Anonymous said...

A votar por Ponte, Ponte concejal que cuando Ponte triunfe de todos se va a acordar

congero antiactualencuentro

Anonymous said...

.. y comparar a tu abuela con una bicicleta (china).

Anonymous said...

La cosa no es comparar, todos ellos son muy buenos. Es así, aunque le duela tanto a los esclusivistas.

Avispado

Anonymous said...

Que viva la "Asociación Anónima Encuentro"

arquero

amsdeus said...

Los fans de Ponte insisten en santificarlo como el escritor cubano más importante de todos los tiempos, pero sin embargo no acaban de mostrar los parámetros por los cuales se midieron esa cualidad.

Hay uno que me quiere tomar el pelo dicendo que porque "Enrico Mario Santí, Roberto González Echevarría, Rafael Rojas, Francisco Morán coinciden", ya hay que aceptarlo a rajatabla e ir a misa con ese misal. Eso no es serio colega, para subjetividad, ya basta la del Comandante con sus absolutismos y relativismos.

Para decir que Ponte es el mejor de todos, hay que demostrarlo con hechos, datos y números. Que el muchacho promete, nadie lo duda, pero de ahí a estar diciendo que él es el non plus ultra, porque sí, es una banalidad suprema.

Anonymous said...

Ponte se va reir cuando conozca de la existencia y los "argumentos" de sus acólitos(¿voluntarios?)
x

Anonymous said...

A ver si Ponte hace honor a su nombre y resulta un Puente desde la AE para los cubanos discriminados

Anonymous said...

Si quisiera ser ese puente, ya se hubiera pronunciado en este debate. ¿no crees?

Anonymous said...

me parece lógico, pero Ponte nunca fué demasiado extrovertido en situaciones peligrosas

Ü.

Anonymous said...

¿Rogelio Saunders es un seudónimo, no?

Anonymous said...

http://lacintasinfin.blogspot.com/
bajo esta dirección está el Blog de Roge (y q me perdone Pomar por colgar esta propaganda aquí)

Rey Alfonso

Anonymous said...

Información biográfica -especial para los vagos- sacada la ficha del Blog de Rogelio Sáunders.

La Habana, 13 de enero de 1963. Poeta, cuentista, novelista y ensayista. Ha publicado cuentos y poemas en diversas antologías. En 1996 se publicó en La Habana su libro de poemas Polyhimnia, y en 1999, la plaquette de poesía “Observaciones”. La editorial Aldus publicó en septiembre de 2001 su libro de cuentos El mediodía del bufón. Otro libro suyo, La cinta sin fin, apareció en abril de 2002 en la Colección Calembé (Cádiz, Andalucía). La editorial suiza teamart ha publicado en 2006 una antología de sus poemas con el título Fábula de ínsulas no escritas, en edición bilingüe. Obras inéditas: “El escritor y la mujerzuela” (novela) “Nouvel Observatoire” (novela) “Discanto” (libro de poemas) “Observaciones” (libro de poemas) “Sils Maria” (libro de poemas) “Una muerte saludable” (9 cuentos y un relato) “Crónica del decimotercero” (relato)

Anonymous said...

Gracias, Abicú, por la gentil invitación de Pomar a colaborar en el blog. Pues algo te enviaré antes de partir para el Sur por unas breves vacas. ¿Cómo nos comunicamos? UFA, Paloma

Jorge A. Pomar said...

A Paloma Pardo:

Qué bien. Te tomo la palabra. Como ves, se van sumando colaboradores. Puedes enviarme el texto a jorgeapomar@hotmail.de. Fíjate, por favor, en el formato de los artículos de Yoani y Reinaldo.

O sea, debes enviarme un par de datos biográficos para el recuadro corresponiente y una foto en formato blogueable: JPEG o GIF, que son los que uso.

¡Buen viaje!

Saludos,

Jorge A. Pomar

Anonymous said...

El tiempo pasa y no gana en credibilidad la má$ podero$a Asociación cubana del universo,
Parece que:
El flamante Ponte no resultará ningún Puente,
Encuentro no Encuentrará,
la Asociación no necesitará asociados y
seguirá predicando Democracia sin transparencia,
etc,
etc
habrá q sentarse a esperar a las Calendas Madrileñas.

Imagino a egregios intelectuales cubanoencuentrosos queriendo hablar de todo menos de Encuentro.
Tabú es Tabú.
En silencio tiene que ser.

Oxiuro C.C.

Anonymous said...

Chistoso y atractivo eso de
"La má$ podero$a de la$ Aso$iacióne$ cubana$ del Univer$o.
¿tendrán trabajo pa mí?

tomatiko en Barcelona

Savoiddgcj said...

me parece lógico, pero Ponte nunca fué demasiado extrovertido en situaciones peligrosas Ü.

Anonymous said...

If you disregarded the Ugg guidelines and wore your boots in water, or else
you dropped liquid on your own boot, you may have stains along your boots.
These varieties of Ugg Boots Clearance might be found in 2 colors
from the store at fine sand at the same time
as saying. As an outcome of peculiarity for the physical
appearance of these boots, a great deal of people will not likely want to wear them ahead
of time of.

Also visit my blog; プラダ バッグ

Anonymous said...

Many customers have stated that whenever they have ordered
these counterfeit, fake, imitation UGG's, they would arrive in a very plain, brown box that looked battered. People of each and every class and level can simply get these because their price is of every range. What most are finding are imitation, fake UGG Boots.

Have a look at my blog: プラダ バッグ