Thursday, 10 January 2008

¿Conoce Usted a Yoani Sánchez?

La chica de Generación Y en vídeo

Por Jorge A. Pomar, Colonia

Para los que han leído a Yoani Sánchez en su blog Generación Y, para todos los que estén al tanto de la baja polémica acerca de su confiabilidad, pero sobre todo para quienes, por ignorancia, liviandad o mala fe habitual, hayan puesto en duda su integridad disidencial, ahí abajo va el vídeo de una entrevista reciente concedida por ella a The Wall Street Journal en La Habana. el que pueden psicoanalizar a la titular de Generación Y.

Con imágenes del paisaje habanero de impecable nitidez, la entrevista dura apenas 5 minutos en los que Yoani se las ingenia para resumir en unas pocas frases precisas la situación cubana y, consciente de las dudas acerca de ella misma, aborda el tema del papel paralizante de la paranoia interior en el universo concentracionario castrista y tampoco soslaya el dato biográfico de su paradójica repatriación voluntaria.

De esto último creo saber algo: su marido Reinaldo, un periodista de ley que no estaba dispuesto a tranzar con la progresía a cambio de un plato de lentejas y probablemente por eso el establishment meditático-cultural-académico helvético le cerrara puertas y ventanas, me confesó por teléfono poco antes de irse que, haciendo de tripas corazón, prefería --no mil veces sino una sola-- retornar a la Isla junto con Yoani antes de envejecer él mismo limpiándoles a diario el trasero a los jubilados suizos del pulquérrimo asilo donde consiguiera tan humanitario pero al fin y al cabo nauseabundo empleo.

Decisión peliaguda --se me erizan los pocos pelos de la calva--, pero razón convincente. El Abicú mismo se vería en un terrible dilema puesto a escoger entre la blanca, corrugada palidez de esos nalgatorios sucios y su repugnancia a volver arrepentido a la Isla cual bíblico hijo pródigo, besarle el anillo al Magno Paciente, admitir con ojos arrasados por lágrimas que el mundo no era como yo pensaba y resignarme a vivir por tiempo indefinido bajo la pupila insomne de la Seguridad del Estado (DSE). (Cuadro de Rembrandt: El regreso del hijo pródigo, óleo sobre lienzo pintado en 1669; Hermitage, San Petersburgo.)

Pero, desde que me enteré de que ambos repatriados seguían sin dar su brazo a torcer sobre el duro pavimento habanero, duermo tranquilo por ese lado; ya sé que, si por desgracia en este mi país adoptivo ganara las parlamentarias una coalición del SPD (socialdemocracia) con los ambisiniestros de Die Linke (La Izquierda de Gysi y Lafontaine) y Alianza 90/Los Verdes (sin Joschka Fischer en rol de loquero), igual podría liar tranquilo mis bártulos y volver con la frente en alto a la Isla.

Habida cuenta de que Reinaldo y Yoani me han mostrado el rumbo de la decencia en un hipotético caso de emergencia con retorno forzado a la patria socialista. No lo creo pero todo es posible en esta Europa Occidental desquiciada por el neoprogresismo irracionalista. Y es que el Viejo Continente, queridos lectores, no es nada condescendiente con los exiliados liberales irreductibles. Se lo asegura el Abicú, pese a disfrutar de las bondades de la sociedad de consumo en Colonia...

A saber, padezco aquí de insomnios que no sufrí ni siquiera en el confortable hotel con cama en el retrete colectivo para cuarteto del antiguo convento "Villa Marista", sede de la DSE en la barriada habanera de Santos Suárez, donde fui huésped involuntario durante un mes allá por el año 91. Hasta en Ariza, "el Secadero" o el "tiburón, como llaman los reclusos a la prisión provincial de Cienfuegos, lo pasaba espiritualmente mejor que a orillas del Rin.

Imaginénse no más de lo que sería capaz si tuviera que faenar en una Senionernhaus (asilo de ancianos).
Tanto para que se hagan una idea cabal del dilema enfrentado por la pareja de marras en el gélido terruño de Guillermo Tell, cuyos leñosos aborígenes son aún más puntillosos que sus congéneres prusianos de Teutolandia.

En fin, volvamos al vídeo y a los detractores de Yoani. Aunque en inglés, las voces superpuestas de los dos moderadores dejan escuchar con claridad lo que explica esta adorable y carismática flaca criolla en español en casa, en el Malecón, en la Plaza de la Revolución, en la Habana Vieja...


Yoani brilla, conmueve y convence tanto a presentadores como a espectadores. Su secreto propio y consejo a los demás: "...un buen ejercicio para empezar es ser cada día más sinceros, más honestos, decir lo que uno piensa [...] tratar de comportarte como si fueras libre...". ¿Algo más que objetarle?


No se puede menos que agradecerle de todo corazón al equipo de TV de
The Wall Street Journal, aparte de esas excelentes imagenes capitalinas, el gesto de haberle facilitado a nuestra joven compatriota la oportunidad de asumir ante las cámaras su propia defensa, principio elemental no siempre sobreentedido incluso en la prensa alternativa.

Ahí en pantalla pueden sentar a la controvertida, sospechosa chica unos minutos en el sofá mediático para psicoanalizarla a su gusto. Vista hace fe. Calzo la entrevista con el comentario que acaba de circular esta noche desde su exilio suizo mi colega Tania Quintero, quien conoció a Yoani en Zürich hace unos años e, igual que el Abicú, mete la mano en la candela a favor de esta chica y contra la conjura de las lenguas largas que han despotricado de mala fe contra su bella persona.

A Yoani no he tenido el placer de conocerla en carne y hueso. En cambio, sí a su media naranja Reinaldo, a quien conocí en Bonn 13-14 años atrás (en memorables circunstancias que, por cierto, pronto he de relatar en este blog) y por quien meto a mi vez la mano en la candela sin pensármelo dos veces.

Texto del email de Tania:


...Cuando la conocí en Zürich, a principios de 2004, como hacía frío y llevaba abrigo no me pareció tan delgada. Cuando en 2005 vi sus primeras fotos en La Habana, su "delgadez extrema" me preocupó. Y Un amigo común que la conoce hace años me dijo que siempre había sido flaca y que difícilmente engordara porque además de vegetariana, es hiperactiva y caminante.

Sin más, con sumo placer, para buenas y malas lenguas del patio y de fuera, Blogging from Cuba, transmitido por Market Watch:

3 comments:

Anonymous said...

Pocas veces me ha conmovido una persona como esta mujer cubana, auténtica y valiente como no son sus detractores ni en mil años. Me sumo a partir de ahora a sus seguidores incondicionales. Mis bendiciones para ella.

PolO said...

Yoani es una flaca divinamente natural y yojonua.

Juan Pablo said...

La foto no le hace justicia. Quizás el video, un poco... ella se mueve con una vida que da gusto verla.