Monday, 24 August 2009

Un Fidel recuperado coherente en su delirio o delirante en su coherencia...

¿Se invierte la secuencia biológica?

Por Jorge A. Pomar, Colonia

Cuando a algún orate aquejado de delirio de poder le da por creerse Napoleón Bonaparte en campaña, sólo existe un remedio para hacer que su mente extraviada retome el contacto con el entorno: nombrarlo emperador de Francia y mariscal de campo al frente de una Grande Armée de medio millón de hombres en plan de conquistar el mundo sobre la marcha. [Foto: Fidel durante una visita familiar en el Presidio Modelo de Isla de Pinos. El niño es su primogénito "Fidelito".]

Las imágenes del penúltimo vídeo del Magno Paciente disertando acerca del imaginario cambio climático con un grupo de aprendices de abogado bolivarianos trae a la mente el viejo chiste sobre la eficacia terapéutica de semejante tratamiento factográfico de la esquizofrenia. Sólo que me da la impresión de que aquí quien alucina de verdad no es el Comandante en Jefe. Su poderío actual no habrá sido tan inmenso como el del golpista del 18 de Brumario (09-11-1799); dura en cambio varias veces más y aún surte efectos sensibles a nivel subcontinental.

En esa puesta en escena los chiflados sin remedio serían más bien esos embobados estudiantes de Derecho venezolanos y el Gorila Rojo, junto con sus clones sudamericanos. Lo son más que nadie los anfitriones de la Alta Nomenclatura. Sobre todo, lo es "nuestro pueblo" de a pie, que no tiene acceso a las enrevesadas elucubraciones del Abicú al respecto y desespera por ver llegar la hora de librarse de ese bufo del absurdo gótico mediante unas Magnas Exequias que, por el momento, no le cuadran ni atrás ni alante antes que el velorio presidencial.

Lo ya a todas luces incuestionable para tirios y troyanos: cada vez es más plausible que, por el bien de los más, acabe cumpliéndose el lúgubre pronóstico de mi Alter Ego sobre una probable inversión de la secuencia biológica entre el mayor y el menor de los Castro. Aquí --insisto-- el orden de los factores, o sea, de los funerales, altera el producto a favor de los "desafectos". A despecho del meticuloso trabajo de edición para extraer justo esos siete minutos de transmisión entre meses de desvarío, Fidel luce asombrosamente bien de salud dentro su extrema gravedad. Enhorabuena...

De hecho, lo veo mejor que nunca antes en sus tres años de convalecencia. En cuanto a la ocasión, los figurantes extranjeros y el abstruso tema, de nada sirve hacerse ilusiones: delirio en la coherencia o coherencia en el delirio, todos estamos cansados de saber cuánto privan al Máximo Líder los escenarios planetarios. Desde su extravagante infancia en el rústico feudo paterno de Birán, pasando por su breve y confortable cautiverio en el Presidio Modelo de Isla de Pinos, mora de sólito en el mundo de sus mitos y fantasías. La megalomanía es consustancial a su muy hispano complejo de inferioridad-superioridad.



Otrosí, consta de sobra que, a nivel insular, cada vez que está en juego el poder parcial o absoluto, hace infaliblemente gala de un agudo sentido de la realidad objetiva y el cálculo político digno del príncipe renacentista (ideal) ansiado por Maquiavelo. Mientras le quede un hálito de vida o, al menos, hasta que sesione el ahora indefinidamente aplazado Congreso del PCC, simultanea los cargos de Secretario General y Líder Espiritual. Hay que consultarle previamente todas las decisiones trascendentes (petición redundante de Raúl a la Asamblea General, puesto que en virtud de la Carta Magna vigente, él es su subalterno) de agenda y personal.

De lo cual da fe la ejemplarizante defenestración de Lage y Pérez Roque, truene fulminante incoado por una de sus reflexiones. Mientras el problema no conlleve la merma o pérdida total del monopolio del poder, ahí está Raúl para dar las malas noticias sobre ulteriores apretones de cinturón, decretar reformas a fin de perfeccionar el dislate socialista y ocuparse de los sinsabores cotidianos. Hasta que el día menos pensado nos desayunemos con el notición sobre el ingreso de urgencia en el CIMEQ o, mejor, la muerte súbita del...

...¡Menor de los Castro! Con lo cual el rol del Magno Paciente, sujeto a intermitentes apagones y relumbrones mentales, quedaría enteramente a merced de unos secuaces de la vieja guardia castrista carentes de carisma, energía vital y legitimidad. Eventualidad que no sería para nada de extrañar, habida cuenta de la probada fortaleza física del convaleciente Fidel, quitado de malos rumores y sobresaltos locales en su confortable papel de ayatolá supremo y asesor global.

Desde luego, inhumado Raúl, la gerontocracia en el poder igual podría optar por una sucesión a lo Corea del Norte. A saber, como en el 94 el vetusto generalato norcoreano a Kim Jong Il en sustitución del padre fallecido patriarca Kim Il Sung, sentar en la poltrona presidencial a uno de los retoños del Magno Paciente: por ejemplo, el primogénito de 57 años en la foto titular, a quien en su día tronara como ministro de Energía Nuclear. O bien, en su defecto a Antonio, el médico y manager extraoficial del equipo nacional de béisbol, si no al calavera de Alejandro...

En tal caso, comandantes de la Revolución y generales (tecnócratas, castrenses y represivos) ejercerían el poder a título colegial detrás del trono. Más o menos discretamente, según la debilidad o fortaleza de carácter del delfín elegido. A diferencia de Kim Il Sung, por alguna desconfianza paterna desconocida, ni siquiera en artículo de muerte Fidel ha designado delfín oficial entre su abundante y díscola prole de niños mimados y playboys...

Enroque precario que, hasta donde se sabe, los involucrados, ellos mismos en tuno para la capilla ardiente al pie del obelisco martiano en la Plaza de la Revolución, no dan muestras de contemplar un Plan B o C como solución de emergencia. Sin embargo, según mi truculento Alter Ego (se frota las manos), sería mucho más interesante.

La muerte previa del Hermanísimo, especula, a buen seguro no desataría un final con horror: el otrora revoltoso Liborio (encarnación caricaturesca del criollo descontento durante la República) se ha metamorfoseado en un guiñapo apolítico al que basta atarle su propia sombra detrás, ponerle una llavecita en la espalda y darle cuerda para que eche a correr despavorido incluso en una noche sin luna. [Triunfo de la Muerte, 1562, óleo sobre tabla de Pieter Brueghel el Viejo.]

Pero nos libraría a la vez de los peores Castro (gustarle, no le gusta a mi Otro Yo nadie con ese apellido), metiendo a la monarquía marxista de lleno en una dinámica sucesoria mucho más elástica y azarosa que su improbable --y para el cautivo Pánfilo y sus émulos insulares en hambre y miseria, indeseable-- longevidad. No huelga recordar aquí al lector foráneo que, mientras a Fidel le apodaban "El Caballo" en la Sierra Maestra por su reciedumbre física, salud y voluntad de hierro, Raúl siempre fue un enfermizo del que su entrañable cuñada Mirta Díaz-Balart, madre de Fidelito, cuidara en casa a causa de una neumonía.

Por lo que respecta a su personalidad, se sabe de buena tinta que flaqueó ante la policía batistiana y volvió a cojear manifiestamente de la misma pata durante el juicio al general Arnaldo Ochoa y sus compañeros de la Causa No. 1 del 89. Tras su enésima profesión de fe anticapitalista el pasado 26 de julio, hasta los dialogueros más recalcitrantes de La Habana, Miami y Madrid han perdido fe en el "pollo viejo" de sus cacareadas reformas.

Desde luego, tampoco es que la decepción nos mueva a derramar lágrimas de cocodrilo si por ventura Dios, el Diablo o Natura alteran nuestro común vaticinio desiderativo. Conque, paciencia que la Parca, igualitarista y voluble como para ella sola, no deja a nadie para semilla en este Valle de Lágrimas. Por ende, pronto se verá a cuál de los dos siega primero con su implacable guadaña.

Tal como pinta el dado de un tiempo a esta parte, con el pato cojo de Obama en la Casa Blanca y el azar repartiéndole los chispazos de lucidez a la oposición por la libreta de abastecimiento (después de la purga raulista de las llamadas "gratuidades indebidas"), mucho ha de depender nuestro futuro inmediato de la frecuencia
con que esa veleidosa mensajera del reino de las tinieblas.entre a saco en los predios geriátricos del Palacio de la Revolución...

10 comments:

Reflexiones de Chocolatico Pérez said...

Coñó al fin, ahora a leer. Gracias. Tu te ocupas solo de cosas magnas!

Reflexiones de Chocolatico Pérez said...

Después de verlo junto a Correa, que anunció la creación de los CDR y viene a buscar consejos contra un posible Zelayazo, de verlo requetemejorado con estos abogados que no pueden ni siquiera improvisar una muela digna de ser filmada ( que estarán haciendo sus maestros cubanos?), no me abe duda que veremos un nuevo empuje en el movimiento bolivariano, seguramente surgirá la Unión de Repúblicas Socialistas Bolivarianas, Hugo quiere expandirse, dice que si Venezuela va a la guerra no irá sola, y Evo ya propuso la alianza ,ilitar de los países del ALBA, por otra parte, con la administración de Obama como un perro con el rabo entre las patas, mejor momento no podría darse...

Lazaro Gonzalez said...

A los obispos siguieron los artistas, ahora suben la parada y Bill Richardson esta en La Habana.

Lazaro Gonzalez said...

Hoy escribia sobre algo de eso Jorge:
Una de las claves del poder castrista, que consiste en excluir a todos los sujetos involucrados de los procesos de la toma de decisiones estratégicas. Outsiders, en tanto ejecutores de los objetivos estratégicos diseñados, son entonces convenientemente ubicados en un sistema piramidal de castas en que el poder estructura a todos los individuos del país, no importa si alguien es miembro del Buró Político o un simple ciudadano del barrio Chicharrones, en Santiago de Cuba.

En tanto pirámide flexible, es un sistema dinámico que se modifica bajo la influencia de factores externos e internos y por la vertiente temporal, y en la cual las migraciones de un estrato social a otro son oportunamente estimuladas, reprimidas, condicionadas o provocadas, según la conveniencia.

Al menos dos elementos esenciales cualifican al sistema de castas:

Nadie es inamovible en la pirámide. Los movimientos laterales y ascendentes y descendentes son posibles. Incluso los tres Comandantes de la Revolución, sin hasta el momento perder su status de tales, han sido desplazados en todas direcciones.

Tema de interés en las correlaciones de poder seria analizar la posibilidad que alguno de ellos perdiera esa condición honorífica. Aun más interesante seria examinar la posibilidad que Raúl Castro enfermara gravemente, perdiera el favoritismo del Big Brother, o que un golpe de mano lo sacara de su actual posición.

Anonymous said...

Al fin un nuevo artículo!! Aunque a mi me da igual cuál se muera primero, Hauptsache que se mueran los dos cuanto antes!!.

Belfegor said...

Estás por la goma abicú.
Si el dos se va primero queda la posibilidad que descalabren al uno.

EL uno debe haber previsto eso. Se estará preguntando, en quién confiar, que tenga el poder sobre el ejército y el MININT. Y que no quiera salvarse mandándolo a él para la hoguera.

Isis said...

Querido Pomar,
incisivo, como siempre.
Me temo que el number two se va primero.
Saludos,

Anonymous said...

Abicu,
como se ve que su tiempo en prision fue como vacaciones en Isla de Pinos. Ademas de sus proipias confesiones de como comia choclates, fumaba habanos, cocinaba spaguetis con calamares etc, en la foto se ve hasta vestido de traje. Increible! Todo esto despues de alatar un caurtel sin provocaion, matar a varios soldados y recibir solo 15 años d elos cuales cumplio solamente 22 meses antes de su indulto. Ahora este hijo de las mil putas, no tiene ningun problema con condenar a muerte y fusilar a tres negritos cuya unico delito fue querer emigrar a Miami.
Ojala que la muerte se lo lleve pronto y vaya para el infierno donde merece estar este asesino, su hermanisimo, y toda su maldita familia.

Anonymous said...

la noticia no es que reaparezca en la televisión la noticia es cuando desaparezca de la televisión, ha pasado toda su vida en la tv, vaya satisfacción por el culto a la personalidad, tanto que dice a los jovenes que se autocritiquen y se sacrifiquen.

Anonymous said...

esto que ahora parece muy exitoso, su relacion con chavez y demás presidentes latinoamericanos es todo una burbuja, no es igual que la que tenia con los rusos, esa si fue la que le salvo el pellejo, pero esta son mucho ruido y pocas nueces, el lo sabe y trata de utilizarlas lo mas que puede, pero esta acojonado, aunque ya con 83 años poco le importa, sabe que el dia menos pensado va pa el hueco como juan que se mata.